En un clima de tensión se realiza el funeral del presidente Moïse

620

Haití despide este viernes a su asesinado presidente en medio de tensiones

Bajo fuertes medidas de seguridad, Haití preparaba este jueves el funeral del asesinado presidente Jovenel Moïse, 15 días después de un crimen que sumió aún más al país en la incertidumbre y reavivó las tensiones históricas de sus pobladores.

El jefe de Estado, quien fue asesinado a tiros a sus 53 años por un comando armado, será enterrado el viernes en Cabo Haitiano, la capital del Departamento del Norte, vecino a su región natal.

La segunda ciudad de Haití despertó el jueves en calma. Sin embargo, la víspera se desataron enfrentamientos debido a la presencia en el lugar del director general de la policía nacional, Léon Charles.

El jefe policial fue abucheado cuando inspeccionaba los dispositivos de seguridad instalados para el funeral. No participó el jueves por la mañana en una misa de réquiem celebrada en la catedral.

Los haitianos le reprochan que no haya sido capaz de proteger al presidente Moïse, cuyo asesinato fue perpetrado en plena noche bajo la aparente pasividad de los agentes encargados de resguardar su domicilio.

Haití está azotado por la inseguridad y las pandillas, un flagelo que se agravó durante la presidencia de Moïse.

Su muerte reavivó las tensiones históricas entre el norte de Haití y el oeste, donde está la capital, Puerto Príncipe. Entre otros factores, existe un viejo antagonismo entre los negros descendientes de esclavos del norte y los mestizos, también llamados mulatos, del sur y el oeste.

Los residentes del norte recuerdan que Moïse es el quinto jefe de Estado originario de esa región que es asesinado en el oeste, luego de Jean-Jacques Dessalines, Cincinnatus Leconte, Vilbrun Guillaume Sam y Sylvain Salnave.

“Esto dice mucho para la gente del norte. No es una casualidad. Para mí, el asesinato del presidente es el asesinato de Haití, de todos los negros como yo, de todos los hijos de paisanos, de todos los olvidados. Esto es una lucha de clases”, dijo la alcaldesa de Cabo Haitiano, Yvrose Pierre.

La catedral Nuestra Señora de la Asunción en Cap-Haitien tenía prevista una misa este jueves, mientras en Puerto Príncipe se desarrollaron varias ceremonias de homenaje al presidente asesinado durante la semana.

Una de ellas contó con la presencia de Ariel Henry, el nuevo primer ministro, quien asumió el cargo el martes prometiendo restablecer el orden para organizar las elecciones exigidas por la población y la comunidad internacional.

Diario Libre


Des capois marchent pour exiger justice pour le président Jovenel Moïse

Quelques centaines de personnes du président Jovenel Moïse ont marché pacifiquement jeudi 22 juillet au Cap-Haïtien. Organisée par la mairie de la ville et la délégation départementale, cette initiative vise à exiger justice pour le président assassiné chez lui le 7 juillet dernier. La marche a démarré à 11h10 a.m. devant les locaux de la mairie pour terminer sa course plus de deux heures plus tard à Vertières.

La plupart des participants portaient des t-shirts blancs, sponsorisés par l’ONA, et sur lesquels étaient imprimés des messages d’amour et d’attachement au président défunt. L’assassinat du président Moïse a ravivé les contentieux historiques mulâtres/nègres, gens du nord/ gens du Sud et de l’Ouest. « Je ne suis pas un supporteur de Jovenel Moïse. Je suis un citoyen du Cap-Haïtien. Nous dans le Nord, nous avons perdu 5 présidents dans les mêmes conditions. Cela doit cesser. Il faut envoyer une mise en garde aux citoyens de l’Ouest et du Sud. C’est pour cela que je participe à la marche d’aujourd’hui », a déclaré Ernst Romain, un quinquagénaire.

Les tortures infligées au président et l’état de son cadavre sont également interprétés par les manifestants. « On lui a crevé un œil parce qu’il voulait nous éclairer. On lui a cassé un bras parce qu’il voulait nous aider. Il a été assassiné parce qu’il luttait pour le peuple », a déclaré Rose-Marie, alors que la marche se trouvait à la rue L.

La mairesse du Cap-Haïtien, Yverose Pierre, a dit observer le travail de la police dans l’enquête sur l’assassinat du président. Cependant, la mairesse croit que le plus important c’est remonter aux commanditaires de l’acte. « Il faut trouver les auteurs intellectuels. C’est ce qui nous intéresse. Il n’y aura pas de justice si on ne remonte pas aux auteurs intellectuels », estime la mairesse.

Pour sa part, l’ancien sénateur Nawoon Marcellus croit que justice peut être rendue au président Moïse et à sa famille. « S’il y a une volonté politique, les institutions nationales peuvent mener l’enquête », estime-t-il. Cependant, l’ancien parlementaire appuie ceux qui demandent de surseoir à l’organisation des funérailles jusqu’à ce qu’on trouve les auteurs physiques et intellectuels. « J’appuie la population qui exige justice pour le président. Je suis d’accord avec ceux qui ne veulent pas que le président soit enterré avant qu’on arrive à élucider son meurtre », a-t-il déclaré.

La marche s’est terminé sur la place des héros de l’indépendance à Vertières. Des barricades de pneus enflammés ont été érigés dans certains endroits dans la ville en marge de la manifestation.

Le Nouvelliste


EEUU nombra un enviado especial para Haití para apoyar la estabilidad tras el asesinato de Moïse

El Departamento de Estado de Estados Unidos ha anunciado este jueves el nombramiento de Daniel Foote, un diplomático de carrera, como enviado especial para Haití, que tendrá el objetivo de “facilitar la paz y la estabilidad a largo plazo” en el país, después del asesinato del presidente Jovenel Moïse.

En un comunicado, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, ha detallado que Foote tendrá que relacionarse con los socios haitianos e internacionales de Estados Unidos también para apoyar la celebración de unas elecciones presidenciales y legislativas “libres” y “justas” en Haití.

“También trabajará con los socios para coordinar los esfuerzos para la asistencia en varias áreas, incluidas la humanitaria y de seguridad”, según Price. Asimismo, Foote “trabajará con las partes interesadas de la sociedad civil y el sector privado para buscar soluciones lideradas por el propio Haití a los desafíos a los que se enfrenta el país”.

Price ha destacado que Foote tiene una amplia experiencia diplomática para desempeñar este rol, ya que anteriormente se ha desempeñado como jefe adjunto de misión en Haití y como embajador de Estados Unidos en Zambia.

Ariel Henry asumió el cargo de primer ministro de Haití en medio de la crisis tras el magnicidio de Moise, quien lo nombró para el cargo dos días antes de su asesinato, por lo que no llegó a tomar posesión y el ex primer ministro interino, Claude Joseph, se puso al frente del Gobierno hasta que este lunes presentó su dimisión.

En total, el nuevo Ejecutivo de Haití está integrado por 18 ministros, tres del antiguo gabinete, y entre las nuevas caras se encuentran Liszt Quitel, a cargo del Ministerio del Interior y Comunidades Territoriales, y Enold Joseph, quien dirige el Ministerio de Defensa, entre otros.

El Gobierno de Henry ha recibido el respaldo de la comunidad internacional con vistas a celebrar las elecciones generales previstas para el 26 de septiembre, hasta cuando tendrá que dirigir un país polarizado, empobrecido y en uno de sus momentos más difíciles y violentos.

Antes de su muerte, Moise, quien gobernaba por decreto desde hace más de un año ante la ausencia de un Parlamento electo, encargó al nuevo primer ministro “solucionar el flagrante problema de la inseguridad y apoyar al Consejo Electoral para la realización de las elecciones generales y el referéndum”.

Inicialmente se había convocado en abril un referéndum para reformar la Constitución, pero la incertidumbre derivó en un primer aplazamiento a junio y, después, hasta el 26 de septiembre, coincidiendo con la primera vuelta de los comicios legislativos y presidenciales. Los comicios para renovar las administraciones locales tendrán lugar en principio en enero de 2022.

Acento


Oposición de Haití y grupos de sociedad civil se distancian del nuevo primer ministro

Partidos de la oposición de Haití y agrupaciones de la sociedad civil dijeron este miércoles que no se unirán al gobierno del nuevo primer ministro de este país caribeño asolado por la crisis y que acaba de padecer un magnicidio.

El día después de que Ariel Henry asumiera el cargo, la oposición pidió extender las conversaciones para alcanzar un acuerdo político antes de que se celebren las esperadas elecciones, que el nuevo primer ministro se comprometió a convocar.

Henry fue instalado como jefe de un nuevo gobierno en un intento por estabilizar Haití luego del asesinato del presidente Jovenel Moise en su residencia en la madrugada del 7 de julio.

“Cualquier gobierno instalado sin un consenso suficientemente amplio es ilegítimo y solo agravará la situación”, dijo a la AFP Andre Michel, portavoz del opositor Sector Democrático y Popular, en referencia a la nueva administración de Henry, que estará comprendida de 18 funcionarios, cinco de ellos mujeres.

Michel agregó que su partido trabaja con varias agrupaciones para “lograr una solución haitiana duradera lo antes posible para evitar el caos”.

La juramentación de Henry, quien fue nombrado para el cargo por Moise días antes de su muerte, fue vista como un paso clave hacia la celebración de elecciones, algo que exigían tanto los haitianos como la comunidad internacional.

Además de dirigir el gobierno, el neurocirujano de 71 años se desempeñará como ministro de Asuntos Sociales y Trabajo.

Pero la opositora Edmonde Supplice Beauzile dijo que el nuevo gobierno “no inspira confianza para promover un clima de calma para la organización de elecciones generales”.

“Exigimos un acuerdo político para decidir juntos una hoja de ruta y un gobierno de consenso”, agregó la exsenadora y titular del partido Fusión de Socialdemócratas Haitianos.

El exsenador Youri Latortue dijo además a la AFP que el gobierno de Henry seguía la misma línea que el partido PHTK de Moise.

Luego de que el presidente Moise fuera asesinado por un comando armado, el primer ministro en funciones Claude Joseph declaró un “estado de sitio” y se proclamó a cargo del gobierno, lo cual desató una lucha por el poder con Henry en la convulsa nación caribeña.

Pero Joseph eventualmente accedió ceder el cargo al actual primer ministro y volvió a ocupar su puesto como ministro de Exteriores.

También el activista de la sociedad civil Jacques Ted St Dic, así como Velina Charlier -de la organización Nou Pap Domi-, manifestaron su escepticismo sobre el nuevo gobierno.

Listin Diario


VOLVER

Más notas sobre el tema