Haití | Los colombianos implicados en el asesinato de Jovenel Moïse son exmilitares

Foto: VALERIE BAERISWYL / AFP
1.323

Contexto NODAL
El 7 de julio de 2021 fue asesinado en su residencia el presidente Jovenel Moïse. Haití debía celebrar elecciones presidenciales y legislativas el domingo 26 de septiembre. Además, ese mismo día se celebraría el referendo constitucional impulsado por el presidente y resistido por la oposición, que planteaba la eliminación del Senado, la figura del Primer Ministro y habilitaba la posibilidad de contar con dos mandatos presidenciales consecutivos. Moïse gobernó por decreto dado que el Parlamento fue suspendido en enero de 2020 y su mandato presidencial venció el 7 de febrero de este año. Antes del magnicidio, las últimas medidas del mandatario fueron el nombramiento del quinto primer ministro de su gestión y la exención de responsabilidad total y completa a exfuncionarios para que puedan presentarse como candidatos en las próximas elecciones. Mientras tanto, Haití es el único país de la región que no recibió ni una sola vacuna contra el coronavirus.

Así llegaron a Haití implicados en crimen del Presidente

Manuel Antonio Grosso Guarín fue, hasta 2019, uno de los militares mejor preparados del Ejército colombiano. Recibió entrenamiento de Comando Especial, con instructores estadounidenses. Y, en 2013, estaba asignado al Grupo de Fuerzas Especiales Antiterroristas Urbanas.

Sus compañeros le habían perdido la pista hasta que, este jueves, lo volvieron a ver, tirado en el piso y esposado, en una guarnición militar en Haití. Grosso es señalado de ser uno de los exmilitares colombianos que participaron en el asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse, acribillado el pasado miércoles en su residencia.

EL TIEMPO tuvo acceso exclusivo al documento confidencial que tiene en sus manos el Gobierno de Haití sobre la identidad de los colombianos supuestamente involucrados en el crimen de Estado. Y estableció que varios de los capturados y otros sospechosos de estar involucrados en el asesinato llevaban un mes en Haití.

En efecto, este diario estableció que cuatro exmilitares colombianos viajaron a Punta Cana (República Dominicana) el viernes 4 de junio, a las 2:25 de la tarde, por la aerolínea Avianca.

Y dos días después salieron por el puesto fronterizo Carrizal, ubicado a 5 horas en carro de Punta Cana, con destino a Haití.

No obstante, Grosso Guarín y sus tres acompañantes alcanzaron a hacer turismo en República Dominicana. Agentes de inteligencia que están investigando el magnicidio tienen fotos de los exmilitares colombianos en el Faro Colón, ubicado No obstante, Grosso Guarín y sus tres acompañantes alcanzaron a hacer turismo en República Dominicana. Agentes de inteligencia que están investigando el magnicidio tienen fotos de los exmilitares colombianos en el Faro Colón, ubicado en Santo Domingo.

Grosso Guarín subió a sus redes varias de esas imágenes en compañía de Mario Antonio Palacios Palacios, quien aparece referido en el informe como un “compatriota que tiene documentos colombianos, pero aparentemente tendría ascendencia haitiana”.

“Este será requerido para que explique su presencia en Haití y su nexo con Grosso Guarín”, le dijo a EL TIEMPO un agente investigador de alto nivel.

También están cotejando identidades para establecer si otro de los capturados es el exmilitar colombiano identificado como Naiser Franco Castañeda, quien viajó con Grosso Guarín y el resto de connacionales.

El hombre, de 30 años y con curso de Lancero, posó en fotos en los mismos lugares en los que estaba Grosso Guarín. Y aparece anotado en libros del puesto fronterizo Carrizal.

“Cómo fue. ¿Ya viajaron o qué?”, se lee en uno de los comentarios que un militar activo, de Fuerzas Especiales, le hizo a la foto de Franco en República Dominicana.

Y hay un cuarto hombre que iba en el mismo vuelo y que aparece vinculado al Ejército a través del Hospital Naval de Cartagena. Se desempeñó como enfermero en el Ejército y también estuvo en el vuelo de Avianca a Punta Cana.

Las autoridades, quienes verifican si es uno de los detenidos, lo identificaron como Gersan Mendivelso.

Los dos colombianos muertos

Así mismo, fuentes judiciales en Haití confirmaron que entre los señalados mercenarios muertos hay dos colombianos. Estos fueron identificados como Mauricio Javier Romeo Medina y Duberney Capador Giraldo.

Ambos fueron abatidos en la Rue Pinchinat, en Pétion, muy cerca de la residencia presidencial.

Según uno de los investigadores, los colombianos detenidos llevaban sus pasaportes. Y hay otro detalle que observó uno de los jueces que atiende el caso: “Todos tienen el mismo tipo de botas”.

El Tiempo


¿Quiénes son los colombianos acusados de matar al presidente de Haití? Los perfiles de los exmilitares

Como un experimentado militar que no tuvo posibilidades de ascenso, definieron fuentes del Ejército al teniente coronel Carlos Giovanni Guerrero, el oficial colombiano en retiro y de más alto rango capturado en Haití por supuestamente estar v en el magnicidio del presidente Jovenel Moïse.

Estuvo en el Ejército hasta 2018, cuando fue retirado tras 25 años de carrera militar. Por dinámicas propias de los ascensos no fue llamado para lograr el grado de coronel, según indicaron fuentes militares. Su último cargo lo desempeñó al servicio del Batallón Sucre.

SEMANA conoció que la investigación que avanza de manera conjunta con las autoridades de Haití logró determinar que los exmilitares colombianos tenían un grupo de WhatsApp en el que el teniente coronel Guerrero se autodenominó como el coordinador de las acciones de los exmilitares en la isla, quizás porque era el oficial colombiano de más alto rango.

Las conversaciones se mantienen bajo cadena de custodia, pero serían fundamentales para esclarecer el papel real que estaban cumpliendo en Haití los avezados exmiembros del Ejército colombiano. El otro nombre que ha llamado la atención de las autoridades es el del capitán Germán Alejandro Rivera García.

Según fuentes militares, este exuniformado es un curtido hombre en temas de estrategia y de guerra militar, siempre hizo parte de las fuerzas especiales del Ejército. Se retiró de la institución en 2012 luego de 14 años de servicio. Fuentes de la investigación confirmaron que, al igual que el coronel Guerrero, era uno de los que estaban al mando de las operaciones de los otros exmilitares colombianos en Haití. La información señala que sería quien se encargó de articular el viaje de los experimentados hombres.

Dos oficiales muertos

SEMANA conoció en exclusiva las hojas de vida de los dos oficiales que murieron luego del operativo policial de las autoridades haitianas. Al igual que el coronel Guerrero y el capitán Rivera García, eran hombres con experiencia en el campo de batalla. Se trata del sargento primero Mauricio Javier Romero Medina y del sargento viceprimero Duberney Giraldo. Sobre Romero Medina, se conoció que ingresó al Ejército en marzo de 2000, era oriundo de Neiva y tenía 45 años de edad. En su hoja de vida se registran cinco felicitaciones, perteneció al batallón de infantería n.° 2 en Sucre, donde fue jefe de inteligencia.

En los sistemas de las autoridades colombianas no figuran órdenes de captura vigentes. Tras el revuelo que ha causado el crimen, las autoridades recorrieron los pasos migratorios de estos dos uniformados y encontraron que el sargento Romero Medina salió rumbo a Santo Domingo, en República Dominicana, el 4 de junio de 2021 desde Bogotá. Ahora se encuentran revisando sus últimos contactos. En cuanto al sargento viceprimero Duberney Giraldo, de 40 años de edad, de 1,70 metros de estatura, se conoce que había ingresado al Ejército en enero de 2001 y se retiró en el mismo mes de 2020. Había recibido cinco felicitaciones y perteneció a la hoy cuestionada Brigada 30 de Cúcuta, en Norte de Santander.

“Las verificaciones que hemos hecho en sus hojas de vida (de los exmilitares detenidos en Haití) señalan que los retiros se han dado entre 2018 y 2020 (…) este es un tema propio de actividades mercenarias y eso es lo que hemos podido verificar nosotros”, dijo el comandante de las Fuerzas Militares, el general Luis Fernando Navarro.

¿Quiénes son los otros detenidos?

Los otros exmilitares que se encuentran en poder de las autoridades de Haití, bajo vigilancia especial por ser piezas clave en las investigaciones, son los exsoldados profesionales Víctor Albeiro Pineda, Manuel Antonio Grosso, John Jairo Ramírez, Alejandro Giraldo Zapata, Naiser Franco Castañeda, Enalbert Vargas Gómez, John Jairo Suárez Alegría y el sargento viceprimero Ángel Mario Yarce Sierra. De acuerdo con fuentes del Ejército, estos exmilitares cuentan con una experiencia de por lo menos 20 años en la fuerza.

Alejandro Zapata, exsoldado, tiene experiencia en combatir terrorismo urbano e hizo parte de las fuerzas especiales tras aprobar pruebas antiguerrilla. Víctor Pineda, exsoldado, tiene conocimientos en manejo de explosivos, manipulación de armas de largo alcance y combatió el delito del secuestro en zonas de alto impacto.

Por su parte, John Ramírez, exsoldado, es francotirador, aunque también estuvo en operaciones en las que se requirió el manejo de equipos motorizados y es experto en equipos de comunicación. Entre los detalles que se han venido conociendo sobre los exmilitares que fueron a esta misión en Haití, se supo que uno de los detenidos se encuentra vinculado a un proceso por falsos positivos en la Justicia Especial de Paz. Se trata del exsoldado Francisco Eladio Uribe. Así lo dio a conocer el general Navarro.

¿Es ilegal el trabajo de mercenario?

Uno de los interrogantes que surgieron en la opinión pública tiene que ver con el trabajo de mercenarios llevado a cabo por exmilitares retirados colombianos. Fuentes han señalado que esta es una actividad que no está prohibida. Incluso dijeron que en la actualidad hay personal que fue miembro de la fuerza pública nacional y hoy se encuentra prestando diferentes servicios en Dubái.

SEMANA consultó con fuentes militares sobre por qué estos hombres fueron los seleccionados para viajar a Haití a una misión de la cual aún no se tiene claridad. Explicaron que se debe a su historial, pues son hombres que en el Ejército hicieron parte de las operaciones especiales, de los cuerpos élite que desarrollaban acciones de alta precisión. Son lanceros y paracaidistas puros, que recibieron entrenamiento en las bases del Guaviare, en donde hacen cursos de comandos terrestres. En síntesis, son hombres que difícilmente fallarían en una misión. Por eso la pregunta: ¿realmente a qué viajaron a Haití?

Semana


Consejero del presidente Duque es primo de colombiano capturado en Haití

El consejero presidencial para la Seguridad Nacional, Rafael Guarín, informó que Manuel Alberto Grosso Guarín, uno de los colombianos capturados por el asesinato del presidente de Haití, es su primo en primer grado.

Sin embargo, aclaró que no lo conoce y que a lo largo de su vida no han tenido trato alguno “ni siquiera en el plano familiar”.

En un comunicado el alto funcionario explicó que al enterarse de que el ciudadano comparte su mismo apellido, y nació en la tierra de su padre, consultó con su familia si tenían alguna relación teniendo en cuenta que uno de sus primos había sido soldado profesional.

“Mi padre me informó que el señor es hijo de uno de sus diez hermanos”, agregó.

A propósito, dijo que los organismos de justicia deben adelantar las investigaciones y determinar las responsabilidades correspondientes.

“Los perpetradores del abominable homicidio del presidente Jovenel Moïse deben responder ante la justicia con las mayores sanciones a las que haya a lugar”, señaló.

W radio


Cuatro empresas colombianas bajo la lupa por magnicidio de presidente de Haití

En medio de una rueda de prensa, el director de la Policía, general Jorge Luís Vargas dio nuevos detalles sobre los colombianos que estarían implicados en el magnicidio del presidente de Haití, Jovenel Moïse. Acompañado del comandante del Ejército, el general Eduardo Zapateiro, la cabeza de la institución policial informó que hay cuatro empresas colombianas que están siendo investigadas. El oficial no mencionó sus nombres pero indicó que tratan de establecer qué papel fungieron para que el grupo de supuestos mercenarios colombianos y de otras nacionalidades asesinaran al primer mandatario haitiano.

El general Vargas también precisó que hasta el mediodía de este 9 de julio se sabe que 17 colombianos fueron identificados por las autoridades haitianas: 15 capturados, dos muertos. Todos ellos fueron integrantes del Ejército y salieron de la institución entre 2018 y 2020. El comandante de las Fuerzas Militares, general Luis Fernando Navarro, advirtió que uno de los implicados se sometió a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Aunque el alto oficial no precisó su nombre, se trata de Francisco Eladio Uribe Ochoa, quién estaría siendo investigado por ejecuciones extrajudiciales.

Lo que saben las autoridades colombianas es que en dos vuelos comerciales los antiguos uniformados del Ejército llegaron a República Dominicana y luego hicieron su traslado a Haití. También que, aproximadamente, durante un mes realizaron las labores de inteligencia para perpetrar el crimen que hoy tiene conmocionada a la población de ese país, considerado como uno de los más pobres del continente.

En un primer vuelo, el 6 de mayo pasado, viajaron Alejandro Rivera García y Duberney Capador Giraldo a Panamá y luego, el 10 de mayo, viajaron desde Santo Domingo a Puerto Príncipe, la capital haitiana. El otro vuelo, registrado el 6 de junio pasado, viajaron a Punta Cana en República Dominicana las otras personas capturadas: Víctor Alberto Pineda, Manuel Antonio Grosso, Jhon Jairo Ramírez, Jhon Jairo Suarez, Germán Alejandro Rivera García, Maiger Franco Castañeda, Ángel Mario Yarce Sierra, Carlos Giovanny Guerrero, Francisco Eladio Uribe Ochoa, Jhon Jairo Suarez y Alejandro Giraldo Zapata.

El crimen de Moïse fue perpetrado en la madrugada del 7 de julio pasado y en el que estarían vinculados los ciudadanos colombianos y otros supuestos mercenarios de nacionalidades distintas y que están bajo reserva de las autoridades. Vargas también advirtió que hace pocas horas un grupo especializado de la Fuerza Pública se trasladó a Puerto Príncipe para colaborar con las autoridades de ese país en el esclarecimiento de los hechos. Entre los integrantes de esa comitiva castrense está el director de la Dirección Nacional de Inteligencia, el almirante Rodolfo Amaya.

“Ante los graves hechos ocurridos en Haití y donde presuntamente estarían involucrados ciudadanos colombianos y de otras nacionalidades, el presidente Iván Duque, emitió las siguientes ordenes: colaboración y apoyo total con prioridad para llevar a las autoridades haitianas al esclarecimiento de los hechos. Se conformó un equipo interinstitucional en cabeza de INTERPOL Colombia con apoyo de la inteligencia y contrainteligencia de las Fuerzas Militares, oficina de personal, DIJIN, DIPOL, DNI, UIAF, Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada y Migración Colombia, en permanente contacto con la Cancillería de nuestro país”, señaló Navarro durante la rueda de prensa.

El alto oficial agregó que “finalmente, queremos reafirmar como Fuerzas Militares, el rechazo total y absoluto al asesinato del presidente de Haití, y la total disposición para articular las labores de investigación, las capacidades de inteligencia y contrainteligencia, que permitan aportar la información requerida y disponible. Somos categóricos en afirmar que los ciudadanos colombianos vinculados en estos hechos no pertenecen a las Fuerzas Militares, Ejército Nacional. No están en servicio activo”.

El Espectador


VOLVER

Más notas sobre el tema