Las claves de la consulta popular para enjuiciar a expresidentes por corrupción

867

Consulta Popular sobre juicio a expresidentes: 6 preguntas clave

La cuenta regresiva para que se lleve a cabo la consulta popular del próximo 1 de agosto ha comenzado.

Si eres uno de los ciudadanos interesados en participar en este primer ejercicio al que el presidente Andrés Manuel López Obrador convocó y que el Instituto Nacional Electoral (INE) organiza, aquí te informamos algunos aspectos clave al respecto.

¿Qué es una consulta popular?
De acuerdo con la Ley Federal de Consulta Popular, expedida desde 2014 y reformada en 2021, las consultas populares son un mecanismo directo de participación en el que la ciudadanía, mediante su voto, toma parte de las decisiones de los poderes públicos.

El artículo 5 de esta ley dice que “serán objeto de consulta popular los temas de trascendencia nacional o regional competencia de la Federación”.

El Instituto Nacional Electoral (INE) determinó que el resultado de la consulta será vinculante para los poderes Ejecutivo y Legislativo federales, así como para las autoridades competentes, solo cuando la participación total corresponda, al menos, al 40% de los ciudadanos inscritos en la lista nominal de electores de la entidad o entidades federativas que correspondan.

¿Quién puede proponer una consulta popular?
La Constitución señala que las consultas populares deben ser convocadas por el Congreso de la Unión a petición de:

El Presidente de la República
El equivalente al 33% de los integrantes de cualquiera de las cámaras del Congreso de la Unión.
Los ciudadanos, en un número equivalente, al menos, al 2% de los inscritos en la lista nominal de electores.
Todas las peticiones de consulta deben ser aprobadas por la mayoría de cada cámara del Congreso de la Unión.

¿Qué se aprobará con la Consulta Popular 2021?
De acuerdo con el INE, esta primera Consulta Popular 2021, que se llevará a cabo por petición del presidente Andrés Manuel López Obrador, pretende que la ciudadanía muestre su aprobación o rechazo a que, con apego al marco legal, se realicen acciones que conduzcan al esclarecimiento de decisiones políticas tomadas en el pasado.

En tanto que López Obrador asegura que el trasfondo de esta consulta es decidir si se lleva o no ante la justicia a quienes tuvieron la investidura de Presidente de la República desde 1988; es decir, Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), Ernesto Zedillo Ponce de León (1994-2000), Vicente Fox Quezada (2000-2006), Felipe Calderón (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018).

¿Cuándo se realizará?
Por ley, la consulta o consultas populares a que convoque el Congreso, se deben realizar el primer domingo de agosto, que en este año será el día primero del próximo mes.

¿Qué pregunta contiene la boleta?
La papeleta contendrá una breve descripción del tema, la pregunta aprobada en la convocatoria emitida por el Congreso de la Unión, cuadros para votar “Sí” o “No”, la entidad, distrito y municipio o alcaldía donde se emite el voto, así como las firmas del presidente del consejo general del INE y de su secretario ejecutivo.

De manera específica, la pregunta sometida a consideración y que aparecerá en la boleta será:

“¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?”.

¿Cómo ubicar tu casilla o mesa receptora para participar en la consulta?
Para participar en la consulta, el INE colocará el 1 de agosto 57,000 mesas receptoras, cuya ubicación preliminar se puede conocer en https://ubicatumesa.ine.mx/ .

Cada mesa receptora, que tendrá un presidente, un secretario y un escrutador, contará con 2,000 boletas y abrirán a las 8:00 horas y cerrarán a las 18:00 horas.

Expansión Política


El pueblo debe recordar el espionaje con Pegasus al votar en la consulta sobre ex presidentes: AMLO

El espionaje político a través del sistema Pegasus debe ser tomado en cuenta por los ciudadanos al votar en la consulta popular del próximo primero de agosto, en que se preguntará a los mexicanos si están de acuerdo en enjuiciar a los ex gobernantes que incurrieron en corrupción y violación de derechos humanos, planteó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Resaltó que no tiene afán de venganza ni persecución, pero no puede ser “tapadera” de “hechos de corrupción, que son una vergüenza”, de excesos de quienes en sexenios pasados ofrecieron al país como “botín” de empresas extranjeras.

Si la población decide, a través de esa consulta, que se investigue a los ex presidentes, “que la autoridad haga su trabajo”. De actuar por venganza o mala fe, “estaría presentando pruebas de otro tipo” e interpondría personalmente las denuncias “en contra de nuestros adversarios”, subrayó.

Durante su conferencia matutina una reportera preguntó por el escándalo desatado en España, en torno a grabaciones difundidas del ex presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, y otros directivos en las que queda al descubierto que obtenían contratos millonarios en el gobierno de Calderón, a cambio de dádivas a la entonces secretaria de Energía y actual consejera de Iberdrola, Georgina Kessel, y a Fernando Gómez Mont, ex secretario de Gobernación, entre otros funcionarios, a quienes pagaban viajes en avión y en hoteles de la capital española, además de boletos para que asistieran a los partidos del equipo merengue.

La compañía de Pérez, el grupo constructor ACS, obtuvo al menos 76 contratos en México, entre 2003 y 2018, por casi 7 mil millones de dólares, precisó la comunicadora y el presidente López Obrador respondió que por ello es necesario que los ciudadanos participen el primero de agosto en la consulta, a fin de que “se investiguen todas estas cosas, si es que así lo decide el pueblo”.

Se refirió a los dispendios cometidos por Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto durante sus respectivos gobiernos. Narró cómo dilapidaban los recursos públicos en viajes al extranjero, particularmente en España y Francia, y cómo favorecían a empresas trasnacionales que “veían a México como tierra de conquista”.

La favorita de Calderón, explicó, era Repsol, a la que hasta vendieron acciones de Pemex y le otorgaron “jugosos contratos para la extracción de gas en la cuenca de Burgos. No extrajeron ese gas, “pero cobraron lo que quisieron”.

Con Peña Nieto “la favorita fue OHL, y desde antes Iberdrola, la empresa encargada del manejo eléctrico en España y muchas otras más”.

Los ex presidentes “iban a España y como se sentían de sangre azul, los colmaban de atenciones, de privilegios” y, a cambio, les abrían la puerta del país de par en par, y sobre todo el presupuesto, pero eso se terminó”. Esas empresas ya no dominan en México”.

El presidente López Obrador expuso, asimismo, que el infarto que sufrió en 2013 fue durante su lucha por frenar la reforma energética y recordó que la Suprema Corte rechazó entonces que se realizara una consulta para que fuera el pueblo el que decidiera si estaba de acuerdo con la privatización de Pemex.

Lamentó que el Instituto Nacional Electoral (INE) y sus consejeros no participen en la difusión de esa consulta popular, pero expresó su confianza en que “el pueblo salga a participar”, a ejercer a plenitud sus derechos.

Por otra parte, comentó que “ojalá el gobierno de Israel actué con respeto a los derechos humanos y acceda a extraditar a Tomás Zerón”, quien está involucrado en el caso Ayotzinapa y enfrenta cargos de tortura, entre otras cosas.

El canciller Marcelo Ebrard, precisó el Ejecutivo, envió una nota al gobierno de Israel para preguntar por la versión de un diario estadunidense, que aseguró se rechazará la extradición de Zerón, en represalia a la política mexicana en torno al conflicto en Palestina. El embajador israelita aclaró que no era una postura oficial.

La Jornada


VOLVER

Más notas sobre el tema