Comienza la validación de firmas para habilitar la consulta popular contra la LUC

699

Comienza este lunes la validación de firmas contra la LUC

Por Fernando González

El pasado jueves la Comisión Nacional Pro Referéndum entregó 797.261 firmas a la Corte Electoral con el objetivo de poner en consideración de la ciudadanía 135 artículos de la ley de urgente consideración (LUC). Lo que parecía imposible la militancia lo logró.

Este lunes la Corte Electoral comenzará con el primer paso previsto por las leyes reglamentarias de las disposiciones constitucionales sobre consultas populares. La primera etapa consta del conteo de las hojas entregadas, para constatar si el total de firmas entregadas coincide con las cifras declaradas por los promotores del recurso de democracia directa.

Los funcionarios numeran las hojas con una máquina y cuando esté ese paso realizado, se procederá con la validación de las firmas e impresiones digitales.

El segundo punto se tomarán 675.000 papeletas más un 30% más, de manera que cada una de las firmas desestimadas pueda ser sustituida por otra.

La Corte Electoral tendrá 150 días hábiles para validar las firmas y luego convocar al referéndum, lo que sería sobre mediados de 2022.

El vicepresidente del Frente Amplio, José Carlos Mahía, dijo que la recolección de firmas «lleva al gobierno a hacer algo que no quiso hacer de pique. Esta ley de urgente consideración de aprobó en medio de una pandemia, con un debate nulo con la sociedad y en el momento que los uruguayos estaban absolutamente asustados por el impacto que venía teniendo el mundo, durante los primeros meses de la pandemia en materia de salud». «El gobierno está obligada ahora a hacer algo que no estaba en su agenda», aseguró el astorista en declaraciones a La República.

Por su parte la coalición de gobierno se prepara para pensar y diseñarla estrategia de campaña. Cuando se supo que se había llegado a la cantidad de firmas necesarias para impulsar un referéndum, el presidente de la República, Luis Lacalle Pou aseguró que si la Corte Electoral valida las firmas suficientes y se convoca efectivamente a un referéndum contra la ley de urgente consideración (LUC), entonces el gobierno dará “el debate” para defender una ley que, dijo, “es una buena ley”.

Caras y Caretas


Firmas contra LUC: el trabajo de la Corte Electoral y el proceso para habilitar referéndum

La Comisión Pro Referéndum entregó el jueves a la Corte Electoral 797.261 firmas para habilitar la consulta popular sobre 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración (LUC).

Una vez entregadas las firmas, hay varias preguntas que surgen: ¿cómo sigue el proceso y el trabajo de la Corte Electoral? ¿Qué firmas se pueden descartar? ¿Cuál es el plazo de la Corte Electoral para tomar una decisión? El ministro de la Corte Electoral, José Korzeniak, explicó estas y otras interrogantes.

ETAPAS

Korzeniak señaló que primero «se enumeran las firmas, luego las que tienen datos completos van a un grupo y las que no van a otro». «Ese grupo, que no tiene los datos completos, se va confrontando con el Registro Cívico. Algunas firmas se desechan porque no corresponde la inscripción cívica, porque la huella digital no corresponde con la inscripción cívica o algún otro detecto de los que requiere la ley para refrendar que la adhesión es válida», comentó.

El ministro de la Corte Electoral dijo que «ese examen se realiza con técnicos o idóneos en dactiloscopía». «La reglamentación de la Corte ha establecido que haya contralor, entonces, habrá 23 mesas trabajando simultáneamente y cada pareja va a tener una persona de una filiación política favorable al referéndum y otra que esté en contra. Si hay desacuerdo en esa pareja va a una especie de triunvirato que se hace con la jefatura del registro dactiloscópico y una persona de distinta filiación de los otros», agregó.

Korzeniak sostuvo que «ese es el procedimiento reglamentado por la Corte para este tipo de procesos». «Para hacer todo ese trabajo y determinar la procedencia del referéndum la Corte Electoral tiene, según la ley, 150 días hábiles. Seguramente vaya a llevar mucho tiempo, o a lo mejor en algún momento se llega al 25% de los habilitados para votar y ahí se detiene y se declara que va a haber referéndum», añadió.

Además, luego de esa declaración «hay 120 días posteriores para fijar la fecha del referéndum si se entiende que es procedente». «Esa consulta popular es obligatoria y el elector debe votar por sí adherir al referéndum o por no querer que se derogue la ley, entonces hay dos papeletas. Para que se derogue la ley es necesario alcanzar la mitad más uno de los votos emitidos válidos, quiere decir que los votos en blanco cuentan como no, y los anulados, no cuentan», explicó Korzeniak.

VARIAS ELECCIONES

En ese sentido, el ministro de la Corte Electoral señaló que se encuentran en un contexto en el cual tendrán varias elecciones, donde tienen que organizar elecciones como las de la Universidad de la República el 29 de setiembre, en noviembre las del Banco de Previsión Social (BPS), la de la Caja de Profesionales, entre otras que se fueron postergando por la pandemia. Korzeniak comentó que en ese contexto «lo más probable es que el referéndum se lleve a cabo el primer trimestre del 2022».

Korzeniak señaló que «la cantidad de habilitados para votar se cierra en el momento en que se entregan las papeletas, el día de ayer, y eran 2.686.174». «El 25% de esa cifra son 671.544 adhesiones, que tiene que alcanzar la propuesta de referéndum. Si se consigue esa cifra de papeletas válidas se está en condiciones de convocar a la consulta popular», agregó.

Ley Nº 17.244 RECURSO DE REFERENDUM CONTRA LAS LEYES

El recurso de referéndum contra las leyes, instituido por el inciso segundo del artículo 79 de la Constitución de la República, podrá interponerse por el 25% (veinticinco por ciento) del total de inscriptos habilitados para votar, contra la totalidad de la ley o, parcialmente, contra uno o más de sus artículos, precisamente individualizados, dentro del año de su promulgación, cumpliendo con las siguientes condiciones:

1º) La comparecencia deberá realizarse por escrito ante la Corte Electoral, estampando la impresión dígito pulgar derecho y la firma de los promotores.
2º)Su nombre, la serie y número de su credencial vigente.
3º)El nombre y la identificación cívica de quienes actuarán como representantes de los promotores.
4º)El domicilio común que constituyen a todos los efectos.
5º)La ley o disposición legal objeto del recurso, cuyo texto deberán también acompañar en el ejemplar del Diario Oficial en que se hubiera publicado.

La Corte Electoral dispondrá de un plazo de ciento cincuenta días hábiles, contados a partir del vencimiento del año de la promulgación de la disposición legal objeto del recurso, para calificar la procedencia del mismo y para dictaminar si se ha alcanzado el porcentaje requerido en el inciso primero del presente artículo.

La decisión que negare la procedencia de la interposición será susceptible del recurso de revisión para ante la propia Corte Electoral, que podrán presentar los promotores de dicha interposición o sus representantes en un término perentorio de diez días continuos, que correrán a partir del día siguiente al de su notificación.

Si la Corte Electoral no se pronunciare dentro de los plazos indicados, se considerará aceptada la procedencia del recurso y se procederá con arreglo a lo dispuesto por el artículo 37″.

Diario El Pueblo


El Pit- Cnt lo vivió como un «tsunami democrático»

El secretario general del Pit-Cnt, Marcelo Abdala, en diálogo con LA REPÚBLICA, dijo que “sentimos mucha alegría, mucha emoción. Se conquistó una hazaña democrática. Estamos sumamente agradecidos a todo el pueblo uruguayo, a los que firmaron y a los militantes que hicieron posible esta hazaña. Habrá referéndum. Organizamos la presencia del pueblo, citando el principio artiguista, para ejercer la voluntad soberana sobre estos 135 artículos. Es un éxito de la firmeza estratégica, de la perseverancia, y de la amplitud con que construimos este proceso”.

En el mismo sentido, Abdala, destacó que «ahora se abre una nueva etapa. Estaremos muy atentos a la verificación de las firmas de parte de la Corte Electoral. Con esta cantidad, lógicamente habrá Referéndum. Luego se abre una etapa de diálogo con la ciudadanía, directamente para que decida. Yo digo que aquí quedó demostrado el diseño estratégico y organizativo. Cuando esta es bien concebida, es para que la gente le pase por arriba, que la supere. Lo que pasó al final fue un tsunami democrático, donde participó el vecino, la vecina. Es una hazaña, que deja muchas enseñanzas para analizar con mucho detenimiento. La quijotada se hizo realidad, y es hoy una victoria popular».

Es por ello, que indicó que «le compete a cada una de las organizaciones y a la Comisión Nacional establecer las formas de diálogo con el pueblo y los énfasis. Algo se repetirá: nosotros hablaremos con todo el pueblo. Seguiremos recorriendo los barrios, las calles, para que el segundo tiempo también sea victorioso».

Pereira: «Hay reserva democrática en el pueblo uruguayo»

Del mismo modo, el presidente del Pit-Cnt, Fernando Pereira, expresó: «siento una alegría enorme. Pero sobre todo el reconocimiento a los y las jóvenes que levantaron esta bandera e hicieron magia. A los militantes sindicales que estuvieron en todo el país, en todas las plazas. A las organizaciones del feminismo, del medioambientalismo, del cooperativismo. A todos los que se plegaron sin ninguna institucionalidad orgánica. Este campañón es hijo de las luchas populares, seguramente de muchas décadas para atrás.

Hay una reserva democrática en el pueblo uruguayo, que si hay algo que le parece que no es lo adecuado, tratan de que todos lo decidan. Si hay referéndum y perdemos, lo aceptaremos. Pero vamos a ir a ganar el segundo tiempo, y tenemos las herramientas para hacerlo. El primer objetivo será armar la campaña, que va a ser larga. La Corte Electoral tiene 150 días para verificar las firmas y resolver. Va a haber referéndum, porque hay un colchón enorme de firmas. Luego estará la convocatoria, 120 días después, y veremos cuándo es la elección».

A su vez, planteó que «queremos realizar una campaña para hablar con todos los uruguayos, sin ninguna excepción. Y eso es zurcir, hablar, ver cuáles son las diferencias y convencer. Y estas se laudan en el campo democrático. Toda nuestra arma es una hoja y una almohadilla, y terminaremos consiguiendo cerca de 800.000 firmas».

Molina: «triunfo histórico»

Por consiguiente, Gabriel Molina, presidente de Sutel (Sindicato Único de Telecomunicaciones), dijo a LA REPÚBLICA que «es un triunfo realmente histórico por el momento, el pueblo uruguayo sabe de victorias y también sabe de derrotas; hemos atravesado distintas instancias en la recolección de firmas para la convocatoria al Referéndum. Pero esta es muy distinta, hay muchos viejos que no están y muchos jóvenes que vinieron».

«Es un triunfo de todo el militante sindical, político y social. Que llevó adelante este emprendimiento y llegar a la cantidad de firmas que hemos superado ampliamente, esto no se termina acá. Es solo un descanso de algunas horas y mañana arrancaremos de nuevo como corresponde en todas las luchas que se vienen. De corazón un saludo a todos los que hicieron posible este maracanazo democrático», enunció.

González: «hoy la gente está contenta»

En el mismo sentido, Gustavo González, Secretario General de FUCVAM (Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua), sostuvo que «como decía Pablo Estramín, ‘hoy la gente está contenta’. La diferencia es que yo sé por qué será, será porque ésta es una gran hazaña del pueblo uruguayo. Un gran aplauso fraterno a los que se pusieron la campaña al hombro, que son los militantes de a pie, el que puso el puestito, el que golpeó la puerta, el que hizo la barriada».

Igualmente, González, precisó que «se vivieron momentos emotivos muy grandes.Se han dado una muestra al mundo de lo que es nuestro país. Salió la mejor reserva moral de los que firmaron y de los que no firmaron. Creo que le debemos a esta gesta la posibilidad de que la gente efectivamente conozca lo que es la LUC y se abra un debate democrático con posiciones a favor y en contra y que el ciudadano finalmente vote».

Rodríguez: «Una victoria de todo el pueblo»

Por su parte, Gerardo Rodríguez, presidente de FANCAP (Federación de Ancap), expresó que «indudablemente es una victoria de todo el pueblo uruguayo. Es tremendo, luchamos contra mil adversidades, con pandemia, obstáculos que se nos pusieron en el camino. No se nos concedió extender el plazo para la recolección de firmas, tampoco se nos cedió la cadena de radio y televisión. Pero el pueblo se sobrepuso a todo eso».

También, mencionó que «me gusta llamarla la rebelión de los humildes, es increíble lo que estamos viviendo y lo que vamos a vivir. Estamos que nos explota el pecho, la gente nos dio su confianza, fue realmente una patreada de la militancia», finalizó.

La República


Partido Nacional sale a defender “a muerte” la LUC y el directorio comienza a analizar la estrategia

Por Pablo S. Fernández y Carlos Tapia

La Ley de Urgente Consideración (LUC) se votó en el Senado el 8 de julio de 2020, tras unas modificaciones realizadas en la Cámara de Diputados. Era el fin de una etapa protagonizada por cinco patas de una coalición de gobierno que, camino al balotaje de noviembre de 2019, había resuelto incluir allí una serie de normas con el objetivo de reordenar varias cuestiones tras 15 años de gobiernos del Frente Amplio.

Cuando este acuerdo se hizo, los líderes que se sentaron alrededor de la mesa fueron el hoy presidente Luis Lacalle Pou, el colorado Ernesto Talvi, el cabildante Guido Manini Ríos, el independiente Pablo Mieres y el líder del Partido de la Gente, Edgardo Novick. Hoy -si se confirma la validez de las 672.000 firmas necesarias para impulsar un referéndum que derogue 135 artículos de la LUC, algo probable ya que el FA y el Pit-Cnt entregaron el jueves a la Corte Electoral casi 800.0000- la coalición deberá salir a la cancha, pero no todos estos jugadores de peso estarán disponibles para salir a dar pelea.

Lacalle Pou y Mieres, por los cargos que ostentan, no podrán dedicarse a hacer campaña con tanto énfasis como quisieran, aunque sí pueden hablar del tema. Talvi se retiró de la política, y Novick -aunque nunca lo confirmó- también parece haber decidido hacer lo mismo. Queda Manini Ríos, el líder de Cabildo Abierto, que ha defendido la ley, pero nunca con notoria efusividad.

Quien está decidido a dar batalla es el expresidente y secretario general del Partido Colorado, Julio María Sanguinetti. Lo mismo hará el sucesor directo de Talvi, el ministro de Ambiente Adrián Peña. En tanto, en el Partido Nacional, toda la responsabilidad de salir a hacer campaña a favor de la LUC parece recaer sobre Todos, más teniendo en cuenta el momento que vive Alianza Nacional tras el fallecimiento del exministro del Interior, Jorge Larrañaga.

Los blancos.

En pandemia, con una aprobación de gobierno alta y muy alta, y con un Frente Amplio que aún no ha logrado digerir la derrota electoral que lo llevó al banco de la oposición luego de 15 años. Esto, sumado a la necesidad de explicarle a la gente que necesitaba su firma, su huella dactilar y el número de la credencial para derogar 135 artículos de una ley que pasó a ser conocida como “LUC” con temas de educación, seguridad, macroeconomía, combustibles, y alquileres, entre otras cosas. La combinación se había convertido en un combo muy complejo como para suponer que una organización juntara 700 mil adhesiones. A eso se sumaba el poco tiempo.

Por eso la orden fue clara: “Que hagan el desgaste, y si llegan, luego vemos cómo movemos”. Ese fue el concepto que el presidente Luis Lacalle Pou transmitió cuando desde el Partido Nacional le consultaron qué hacer ante la decisión del Pit-Cnt y el Frente Amplio de impulsar un referéndum contra la LUC.

Y así fue. Silencio y evitar entrar en la discusión para “no dar pasto” a los rivales y entrar en el juego político. Pero ahora el escenario cambió. Aunque todavía existe desconcierto sobre cómo se llegó a las firmas necesarias, y dudas sobre su validez, el directorio del Partido Nacional analizará mañana su nueva estrategia para defender la LUC.

Los blancos tomarán el tema como prioritario para definir, primero, la estrategia de cómo ir a controlar la validación de las firmas en la Corte Electoral. Si bien el organismo tiene representantes de cada partido, en estas instancias es natural que se envíen delegados a cada mesa de análisis.

El presidente del directorio blanco, Pablo Iturralde, dijo a El País que la “batalla” se dará en todos los ámbitos y “a muerte” porque consideran que la LUC es una herramienta “muy positiva”.

“Mucha gente joven ha estado llamando desde hace un tiempo, poniéndose a la orden y queriendo hacer cosas para defender la LUC. Ahora a dar la batalla. Si las firmas están, vamos a ir a un debate general. Comunicaremos y defenderemos lo que estamos creemos. Discutiremos porque el Frente Amplio impugna algunos de los artículos que ellos votaron”, comentó. “La barra nuestra está muy motivada para salir a dar la batalla”, remarcó.

Los socios.

Manini Ríos advierte que aún no han tocado el tema en Cabildo Abierto, aunque en declaraciones a El País sostuvo: “Honestamente, esto no es algo por lo que perdamos el sueño”. Y agregó: “Si están las firmas, se hará un debate, supongo, sobre lo que la LUC es. Verdaderamente creo que hoy mucha gente no tiene ni idea de lo que dice la LUC”.

Consultado sobre si esto, justamente, no implicaba un problema, y si hubiera sido necesario explicar mejor los artículos que la ley contiene, el cabildante respondió que “es verdad que no se explicó mucho”, pero al mismo tiempo señaló que “lo que hay es una democracia representativa, y son los legisladores los que se supone que representan a los votantes”.

En tanto, Sanguinetti dijo a El País que “no tiene dudas” de que el Partido Colorado saldrá a defender la LUC en caso de que se concrete el referéndum. “Tenemos que esperar primero la aceptación de las firmas. Hemos vivido muchos referéndums y más que nunca tenemos que atenernos a las formas, porque suele haber mucho descarte. No hay que adelantarse. Normalmente, luego, si hay referéndum, entraremos en el debate con toda convicción, porque entendemos que la LUC fue fundamental, entre otras cosas, para la seguridad ciudadana”.

Mieres, en tanto, señala: “Si las firmas están va a haber una campaña, pero ahora es momento de la Corte Electoral. Así como tuvimos una actitud de espera mientras se juntaron las firmas, lo mismo debe mantenerse mientras se produce el recuento. Cuando la Corte diga que hay referéndum, se discutirá. Estamos convencidos de que la ley es buena, que define un montón de temas acordados en el programa entre todos, y obviamente la vamos a defender”.

Dos hojas en las que se invierten los roles

De convalidar las firmas y convocar al referéndum los ciudadanos tendrán en el cuarto secreto dos papeletas: una por el “Sí” y otra por el “No”. Pero allí los roles se invertirán. Es que quienes hoy le dicen “no a la LUC” deberán votar por el Sí, ya que es un voto afirmativo a la derogación de los 135 artículos. Quienes defienden la LUC deberán poner la papeleta del No. Los votos en blanco dan peso al No, ya que se requiere de una mayoría simple.

Normas penales. Dentro de este capítulo se busca derogar las disposiciones sobre legítima defensa, así como el agravante ante la resistencia al arresto y el agravante por encubrimiento. También el nuevo delito que se estableció por daños contra comisarías o cárceles , el agravio a la Policía, el delito por evasión de prisión y el artículo que busca evitar la ocupación de los espacios públicos de manera ilegítima.

Educación. Se establece la libertad de cátedra, cambios en la gobernanza del sistema educativo ANEP, se incrementa la capacidad de decisión del Codicen, mantiene tres consejeros electos del Ejecutivo con venia del Senado y dos electos por docentes. La ley sustituye los consejos desconcentrados por direcciones unipersonales, con mayor autonomía de los centros educativos.

Regla fiscal. Se establece un límite del gasto público para evitar un endeudamiento excesivo. La regla fiscal será complementada con un tope de incremento anual de gasto real vinculado al crecimiento potencial de la economía.

Inclusión financiera. Elimina la obligación de pagar sueldos por vía electrónica, se permiten transacciones de hasta US$ 100.000 en efectivo, se permite a comercios descuentos en ventas al contado.

Combustibles. La actualización de las tarifas de combustibles se realiza cada 60 días a partir del nuevo mecanismo del Precio de Paridad de Importación, relevado por la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua, que implica hacer un ejercicio teórico de cuánto saldría cada combustible si en Uruguay existiera la libre importación (y un importador le compitiera a Ancap). De esa forma se trasladan a las tarifas el primer día de cada mes las fluctuaciones tanto al alza como a la baja, básicamente del dólar y el precio del petróleo.

Laboral. Garantiza el derecho pacífico de la huelga y el derecho de los no huelguistas a acceder y trabajar en los establecimientos.

Piquetes. Declara ilegítimos los piquetes que impiden la libre circulación de personas, bienes o servicios en espacios públicos o privados.

Celulares. Se establece la “portabilidad numérica” por la que el usuario de un número telefónico puede mantenerlo independientemente de si cambia de compañía.

El oficialismo unido.

JULIO MARÍA SANGUINETTI

“Hay que ver todavía qué dice la Corte”
“Hay que ver todavía lo que dice la Corte. No hay que adelantarse. Normalmente, luego, si hay referéndum, entraremos en el debate con toda convicción, porque entendemos que la LUC fue fundamental, entre otras cosas, para la seguridad ciudadana”.

GUIDO MANINI RÍOS

“No tienen idea de lo que dice la LUC”
“Si están las firmas, se hará un debate, supongo, sobre lo que la LUC es. Verdaderamente creo que hoy mucha gente no tiene ni idea de lo que dice la LUC (…) Quizá hubiera sido necesario explicar mejor todos esos artículos. Para nosotros es una buena ley”.

PABLO MIERES

“La ley es buena y la vamos a defender”
“Hay que ser respetuosos de la Corte Electoral y esperar. Si llega a decir que hay referéndum, se discutirá. Estamos convencidos de que la ley es buena, que define un montón de temas acordados en el programa entre todos, y obviamente la vamos a defender”.

El País


VOLVER

Más notas sobre el tema