Ecuador | Así fue la primera protesta nacional contra Lasso por el alza del combustible

1.289

Protestas centraron su llamado a dialogar a Guillermo Lasso para revisar política de subsidios a los combustibles

A la par de que los precios del diésel y gasolina extra incrementaron entre cuatro y diez centavos, cientos de sindicalistas, maestros, estudiantes, transportistas, dirigentes indígenas, agricultores protagonizaron una movilización nacional este miércoles, inconformes con el sostenimiento de la política de fijación de precios de los combustibles que permite su incremento gradual.

La marcha fue convocada por el Frente Unitario de Trabajadores (FUT). Desde las 16:00 en la Caja del Seguro Social, en Quito, se sumaron a este llamado la Unión Nacional de Educadores (UNE), la Federación de Estudiantes Universitarios (FEUE) y la dirigencia de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie).

El objetivo era llegar hasta el Palacio de Gobierno en la capital, que horas antes de la manifestación ciudadana fue rodeada por policías antimotines, vallas de metal y concertinas para evitar desmanes.

Minutos después de la hora programada empezaron a agruparse los manifestantes, cobijados por banderas rojas representativas de sus colectivos.

A la cabeza, el presidente del FUT, Ángel Sánchez; José Villavicencio, de la Unión General de Trabajadores (UGTE); Mesías Tatamuez, de la Confederación de Organizaciones Clasistas Unitarias de Trabajadores (Cedocut); la presidenta de la UNE, Isabel Vargas, entre otros rostros, como el de Leonidas Iza, de la Conaie.

Empezaron una caminata hasta la plaza de Santo Domingo y entre sus consignas el “¡rechazo!” a las privatizaciones, al incremento de los combustibles, y reanimaban a los docentes que están en huelga de hambre desde hace 31 días pidiendo un pronunciamiento de la Corte Constitucional (CC) sobre las reformas a la Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI).

Tatamuez dijo que han hecho intentos para dialogar con el presidente Guillermo Lasso, pero no han tenido respuesta.

Vargas criticó el llamado al diálogo que hace Lasso porque es solo un “eslogan”, y recordó que van 31 días los docentes en huelga de hambre. “Las movilizaciones se irán radicalizando si no encontramos respuesta de parte”, advirtió.

Iza anunció que convocará a una reunión a todos los sectores sociales para “planificar las acciones nacionales en este proceso de lucha”.

Cuestionó a Lasso por seguir “sosteniendo políticas perversas del expresidente Lenín Moreno”, en referencia a los decretos que liberaron los precios de los derivados del petróleo, y aseguró que no están generando presión o amenazas al régimen de Lasso. “Esto no es una desestabilización. Solo pedimos resolver. Se quiere imponer un modelo económico, nadie está amenazando, lo que se busca es resolver el problema económico”.

De forma paralela, en Guayaquil también se movilizaron. Los manifestantes eran en gran parte maestros, que insistían en que la Corte Constitucional se pronuncie sobre las reformas a la LOEI.

Incluso en horas de la mañana, la UNE recrudeció sus acciones e informó que son 100 maestros que se han declarado en huelga de hambre en doce provincias; y un grupo de ellos hasta se encadenó en los exteriores de la Corte en Quito.

Más temprano hubo una serie de acciones que fueron el preludio de esta protesta. Varias vías del Guayas amanecieron bloqueadas con camiones, tractores, sacas de arroz y quema de llantas exigiendo que se deroguen los decretos ejecutivos que liberaron los precios de los combustibles.

En Los Ríos, agricultores bananeros bloquearon la vía Quevedo-Valencia con racimas de banano, reclamando que el precio del producto sustentable que es de $ 1,50 y $ 2,00 no les permite cubrir la demanda de gastos en la producción, esto a pesar de que el precio oficial es de $ 6,25.

El Ministerio de Agricultura, en un comunicado, anunció que en los próximos días se firmarán convenios interinstitucionales para “proteger los productos agropecuarios” y garantizar acciones de control.

Otro grupo social como la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (Fenocin) anunció su respaldo a la movilización convocada, aunque no aseguró su participación.

En una rueda de prensa, Gary Espinoza, presidente de la Fenocin, enfatizó que tienen una oposición al “afianzamiento a las políticas neoliberales” del gobierno de Lasso, así como al incremento de los precios de los combustibles, por lo que pidieron la congelación inmediata.

“Nos oponemos al incremento de los precios de los combustibles, creemos que debe haber la derogatoria de los decretos y sentarnos en una mesa a dialogar y buscar una solución a la crisis. Que se cobren los impuestos, que se revisen los contratos y que los más ricos paguen la crisis que vive el país. Le queremos decir a Lasso que estamos esperando el cumplimiento de los ofrecimientos de la campaña”, expresó Espinoza.

Pero estas demandas tuvieron una respuesta del presidente Lasso. “No vamos a derogar el decreto de los combustibles, no lo vamos a hacer porque eso le causaría un grave daño al Ecuador. Si lo derogamos, se cae lo que hemos avanzado en materia económica. Sube el riesgo país y suben las tasas de interés. Seamos sensatos, estoy dispuesto a dialogar, pero con la narrativa que corresponde a la realidad del Ecuador. No con populismo, autoritarismo, no con mentiras o leyendas urbanas que no responden a la realidad”, aseveró en una entrevista con el portal digital 4 Pelagatos, la noche del 10 de agosto.

Minutos antes de las 18:00, la protesta llegó de forma pacífica hasta la plaza de Santo Domingo, en el centro de Quito, en donde los dirigentes hacían declaraciones.

El Universo


Dirigentes indígenas creen que Lasso sigue los pasos de Moreno y del FMI

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) advirtió este martes que, al parecer, el presidente del país, Guillermo Lasso, decidió seguir los pasos de su antecesor Lenín Moreno y sostener sus políticas impopulares amparadas bajo la vigilancia del FMI.

Aunque no mencionó próximas acciones contra el Gobierno, la Conaie, señaló que las soluciones presentadas por el nuevo Gobierno para encarar la crisis favorecen a los grupos poderosos, mientras que el peso sigue sobre los hombros de los sectores populares.

“Lasso ha decidido transitar, sostener y defender las políticas de Moreno”, enmarcadas en las condiciones impuestas por el FMI para entregar créditos al país, señaló el presidente de la Conaie, Leonidas Iza, en una rueda de prensa.

Moreno (2017-2021), que dejó el poder el 24 de mayo en manos de Lasso, es visto por esa y otras organizaciones sociales de Ecuador como responsable de despidos y el deterioro de las condiciones de vida de la población.

En octubre de 2019, la Conaie lideró un gran levantamiento contra Moreno, protesta que se desactivó cuando el entonces mandatario derogó un decreto por el cual eliminaba los subsidios al precio de las gasolinas que habían estado en vigor durante décadas.

Pero en medio de la pandemia, instauró después un sistema de banda fluctuante para fijar el precio de los combustibles, lo que ha repercutido estos últimos meses en un permanente aumento y, por derivación, también de los precios de varios productos de primera necesidad.

Iza, ahora, reconoció que el pueblo ecuatoriano “no soporta un levantamiento”, pero “tampoco que la crisis caiga” sobre los sectores populares.

El dirigente hizo notar que los precios de productos industriales o importados por empresas nacionales se han encarecido, mientras que los bienes de consumo masivo, como los que producen los campesinos pobres del país, han sufrido una depreciación.

Un tipo de abono cuyo valor alcanzaba en abril los 23 dólares, ahora cuesta 30, mientras que un quintal (45,4 kilos) de patatas no supera los 12 dólares, “en el mejor de los casos”, un valor que se ha mantenido por años, explicó.

Ecuavisa


El precio del diésel vuelve a subir en medio de protestas

Entre el 12 de agosto y el 11 de septiembre de 2021, el diésel pasará a costar de $ 1,5662 a 1,6088; es decir, $0,0462 centavos más en el último mes. Desde julio de 2020, se acumula un aumento de casi $ 0,61 centavos en el valor de ese combustible; es decir, más de 60%.

Dentro del vigente sistema de bandas, el precio de ese combustible puede incrementarse hasta 3% cada mes, dependiendo del precio internacional de petróleo.

Por otra parte, el galón de gasolina extra y ecopaís pasará de $ 2,1861 a $2,2864, lo que representa $ 0,10 por encima del precio anterior. En este caso, la subida puede ser de hasta 5% mensual.

Desde hace algunos meses, la responsabilidad de la actualización y el cálculo de los precios pasó de Petroecuador a la Agencia de Regulación y Control de Energía y Recursos Naturales no Renovables (ARC).
La focalización demorará al menos dos meses

A pesar de la oposición de sectores como el movimiento indígena y los sindicatos, el presidente Guillermo Lasso ha repetido en varias ocasiones que no se desmontará el proceso de eliminación del subsidio de los combustibles.

Se tiene previsto que al menos tome dos meses más concretar un mecanismo de focalización o ayuda directa tanto a transportistas como los segmentos más pobres.

Todavía se barajan opciones, pero no hay una vía clara desde el Gobierno, que ha seguido manteniendo reuniones todos los lunes para ir midiendo los avances.

Oswaldo Erazo, secretario ejecutivo de la Cámara Nacional de Distribuidores de Derivados del Petróleo del Ecuador, explicó que el galón de extra y ecopaís ya no tendrá subsidio en máximo dos meses y medio más. (JS)

DATO.- El subsidio por galón de diésel todavía está entre $0,79 (diésel premium) y $0,66 (diésel 2)

DAT0.- El subsidio de la gasolina extra está en $0,1517 por galón.

La Hora


VOLVER

Más notas sobre el tema