Ecuador | El 66 % de las mujeres perdió su trabajo durante la pandemia

1.414

El 48 % de mujeres perdió su trabajo con la pandemia y 18 % tuvo que renunciar por miedo al contagio del COVID-19 o para asumir la responsabilidad del cuidado de su familia ante la crisis sanitaria. Es decir, el 66 % quedó fuera del mercado laboral.

Son algunos de los resultados del primer estudio de la campaña Data For Equality de la Organización y Promoción de la Economía Violeta (OPEV), realizado en julio pasado a 600 mujeres que estaban trabajando antes de la pandemia para poder realizar el seguimiento de su situación actual.

Después del confinamiento los números se repiten: 48 % continúa sin trabajo y 18 % se quedó sin trabajo por despido o renuncia.

¿Quién se hace cargo de los gastos que tenían al quedarse sin empleo? El 73 % responde que su esposo o pareja. ¿Qué están haciendo ahora una vez que se quedaron sin trabajo? El 46 % intenta trabajar con un emprendimiento, 27 % busca trabajo y 26 % ahora se dedica exclusivamente a las labores del hogar.

Razones de la renuncia %
Miedo al contagio de COVID-19 51 %
Asumir cuidado de hijos, adultos mayores o personas del hogar 26 %
Disminución del sueldo 7 %
Aumento de la carga laboral 5 %
Confinamiento, restricción en movilidad 5 %

Son datos que preocupan debido a que una cuarta parte de la población femenina que perdió su empleo sigue en casa sin trabajo. “Las mujeres que en una crisis dejan de trabajar posteriormente es más complicado acceder a puestos de trabajo, a oportunidades de desarrollo profesional, incluso no les pueden llegar a pagar lo que ganaban antes de la pérdida, puede tardar muchos años para esta recuperación”, advirtió la presidenta de OPEV, María José Zambrano.

El 35 % de mujeres mantuvo su trabajo durante la pandemia. De ellas, el 33 % tuvo un aumento de la carga laboral, para el 21 % disminuyó y el 47 % no tuvo cambios.

Nueve de cada diez mujeres realizaron actividades domésticas antes, durante y después del confinamiento. Eso no varió. Una de cada diez mujeres solicitó licencia para tener tiempo para las tareas del hogar y dos de cada diez utilizaron sus vacaciones con ese propósito.

Lo que sí cambió con la pandemia fue la modalidad de trabajo. Antes de la pandemia el 77 % de ellas trabajaba solo fuera de casa, durante el confinamiento bajaron al 36 % y ahora están en el 47 %.

En la modalidad híbrida de trabajar mitad fuera de casa y mitad en casa estaba el 5 % de mujeres y en la actualidad son el 8 %. El estudio revela que esa dinámica incrementa las horas trabajadas (de ocho a diez horas), sostiene Zambrano.

Ella comenta incluso que en Inglaterra mujeres renuncian “porque la situación es insostenible, al no poder equilibrar la demanda del trabajo con las responsabilidades del hogar”.

Los datos levantados en Ecuador sobre productividad, equilibrio y salud, con apoyo de la empresa privada, buscan ayudar a detectar y entender los desafíos y las oportunidades de la nueva normalidad para los mercados laborales.

“Ya año y medio después de la pandemia los datos nos han brindado evidencia clara de que los impactos de la crisis originada por el COVID ponen en juego la autonomía económica de las mujeres, la calidad de vida por la carga excesiva del tiempo total de trabajo remunerado o no remunerado, el pleno goce de sus derechos y se profundiza una realidad que aún no estamos dispuestos a modificar, en la actualidad la conciliación es casi inexistente, la pandemia puso en manifiesto que los estereotipos de género ponen a la población femenina en la ocupación de las labores del hogar y cuidados, donde las actividades domésticas y cotidianas, como la limpieza del hogar o la cocina, siguen siendo la tarea exclusiva de mujeres, alejándonos también de las oportunidades de desarrollo profesional y generando mayor vulnerabilidad”, comenta Zambrano.

Esto porque el estudio indica que las mujeres tuvieron apoyo en las tareas del hogar, pero más de los hijos que de sus parejas.

Los resultados fueron expuestos en el panel ‘Pandemia y situación laboral de la mujer ecuatoriana’, el jueves 26 de agosto, en el que participaron autoridades del Gobierno y empresarios que respaldan los proyectos de Economía Violeta.

El ministro del Trabajo, Patricio Donoso, ratificó que las mujeres y los jóvenes son los más perjudicados en las cifras de empleo. Y por ello en un proyecto de ley se contemplan incentivos tributarios para quienes los contraten.

Pichincha Comunicaciones


VOLVER

Más notas sobre el tema