Ecuador | La CONAIE acusa a Lasso de “prepotente” y estudiantes universitarios se unirán a la movilización del 11 de agosto

1.094

Leonidas Iza: Guillermo Lasso respondió con prepotencia, cerrando todo diálogo

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) apelará a su “derecho a la resistencia, en el caso de que el Gobierno pretenda hacerse de oídos sordos y seguir negándose a dialogar con todos los sectores organizados”.

La expresión se recoge en un comunicado suscrito por Leonidas Iza, presidente de la organización indígena, difundido al mediodía de este 6 de agosto, como una respuesta a las declaraciones del presidente Guillermo Lasso, quien zanjó su posición respecto de los pedidos para que se deroguen los decretos que fijan los precios de los combustibles por un sistema de bandas.

En la misiva, titulada “El ‘Gobierno del encuentro’ responde con prepotencia y cierra toda opción de diálogo para resolver los problemas económicos”, Iza acusa a Lasso de dar una respuesta “prepotente, cerrando todo diálogo, auténtica característica de los Gobiernos que representan a las élites y no sienten de cerca los problemas de las mayorías”.

Tildó de “un insulto a la inteligencia” que se “escuden en el discurso del contrabando de combustibles” para analizar técnicamente la realidad de los precios. “No es posible que se pretenda gobernar desde la burbuja del poder”, esgrimió.

El pasado miércoles, el primer mandatario, durante un discurso en un evento público, cuestionó estos pedidos sin mencionar nombres de los dirigentes o de organizaciones sociales.

“Aquellos que dicen representar a los pobres del Ecuador, ¿qué es lo que quieren? ¿Quieren combustibles más baratos?, ¿y para qué? ¿Para que el subsidio vaya a quién?, ¿a los ricos, contrabandistas o a los narcotraficantes? No quiero pensar que aquellos que hacen oír su voz ahora de mantener el subsidio a los combustibles pretendan responder al interés de aquellos sectores a los que la sociedad ecuatoriana no tiene que subsidiar”, expresó la noche del 4 de agosto.

En el mismo acto, añadió que el Gobierno está dispuesto a hacer los esfuerzos para proteger la economía de los más vulnerables, “pero vamos a hablar claro: nosotros los representamos a ellos (los pobres), no a aquellos que se visten como pobres pero son mercantilistas, capitalistas. Solo buscan la desestabilización de la democracia con fines simplemente protervos. Pero aquí les decimos claro: no estamos pintados en la pared y no vamos a hacer lo que ellos quieran, sino lo que le conviene al pueblo ecuatoriano”.

Esta lid empezó porque el mismo miércoles, pero en la mañana, Iza enumeró un pliego de demandas para que sean discutidas con el Gobierno nacional; y le dio como plazo hasta el martes 10 de agosto para que les dé una respuesta, pues al siguiente día volverán a incrementarse los precios de los combustibles.

Entre ese pliego de demandas se planteó que se deroguen los decretos ejecutivos que disponen la fijación de los precios de los derivados de petróleo, la defensa de la naturaleza frente a la radicalización de las políticas extractivistas, la moratoria de créditos en el sistema financiero y política fiscal para los grupos económicos.

Iza, en el último comunicado, rescató la intención de “entablar un acercamiento y exponer nuestras propuestas técnicas, viables para resolver los problemas”, pero recibieron una respuesta “prepotente” desde el régimen.

“Los pueblos y nacionalidades actuaremos en unidad para la toma de decisiones, encaminamos también la reactivación del Parlamento de los Pueblos, nuestro derecho a la resistencia está contemplado en el marco del Estado de derechos (…), en el caso de que el Gobierno pretenda hacerse de oídos sordos y seguir negándose a dialogar con los sectores organizados”, finaliza la declaración oficial.

Para el próximo miércoles, el Frente Unitario de Trabajadores (FUT) convocó a una movilización nacional para, entre otros temas, mostrar su descontento con el incremento gradual de los precios de los combustibles.

Para un día antes (10 de agosto), Iza convocó a una reunión al consejo de gobierno de la Conaie, conformado por los líderes de la Ecuarunari y las confederaciones de Nacionalidades Indígenas de la Costa (Conaice) y Nacionalidades Indígenas de la Amazonía (Confeniae), para debatir sobre este asunto y decidir si impulsarán acciones, como la protesta.

El Universo


Federación de Estudiantes Universitarios se sumará a jornada de protestas el próximo 11 de agosto

Los estudiantes universitarios anunciaron este viernes que se sumarán a la protesta convocada por organismos sociales y sindicatos, el próximo miércoles 11 de agosto de 2021, para exigir un control de los precios de los combustibles y medidas para paliar la crisis socioeconómica en el país.

“La Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador (FEUE) nos sumamos a la jornada de movilización convocada por el Frente Popular y el Frente Unitario de Trabajadores (FUT)”, informaron en un comunicado difundido hoy.

Y al igual que los otros grupos exigió “la eliminación de los decretos 1158, 1184 y 1153 que elevan el precio de los combustibles”. El alza de estos últimos meses se debe a un sistema de banda de fluctuación establecida por el anterior Gobierno de Lenín Moreno que el nuevo mandatario Guillermo Lasso ha mantenido.

En octubre de 2019, el intento de Moreno por eliminar el subsidio a los combustibles generó una violenta protesta en las calles del país que costó la vida a al menos seis personas, causó heridas a alrededor de 1.500 y generó daños cuantificados en unos 800 millones de dólares.

Al encarecimiento de los combustibles se suman las graves consecuencias socioeconómicas de la pandemia, que han incrementado el desempleo y la pobreza.

El martes, el FUT, la mayor central obrera del país, convocó a una movilización en todo el país, alegando que la medida obedece también a la renuencia del Gobierno a escuchar la voz de los trabajadores, sobre todo en torno a la aplicación de la “ley humanitaria” aplicada durante la pandemia para evitar el desplome de empresas y un mayor desempleo.

A ellos se sumó un día después el principal movimiento indígena Conaie, que dio de plazo a Lasso hasta el próximo martes para que responda a sus demandas, que incluyen asimismo la eliminación de los polémicos decretos y una serie de exigencias sectoriales de su comunidad relacionados con el medioambiente, el extractivismo y el endeudamiento de las familias.

El mandatario les respondió que su Gobierno no hará lo que “ellos quieran, sino lo que le conviene al pueblo ecuatoriano” y que, pese a estar dispuesto a hacer “todos los esfuerzos para proteger la economía de los más vulnerables, de los más pobres del Ecuador”.

“Nosotros los representamos a ellos, no aquellos que se visten como pobres, pero son mercantilistas, capitalistas”, añadió. “Solo buscan la desestabilización de la democracia con fines simplemente protervos”, agregó Lasso en un acto público.

Al igual que los otros grupos, en su comunicado los estudiantes han sumado una serie de demandas como “un presupuesto de calidad para la universidad pública”, “empleo digno para la juventud”, “la no privatización de empresas públicas” y “la defensa de la seguridad social”, entre otras.

“El Gobierno de Lasso no quiere escuchar las propuestas de los sectores sociales para enfrentar la crisis económica, laboral y social que atraviesa Ecuador”, se quejó la FEUE y alega que el llamado “Gobierno del encuentro” del que habla el presidente es “solo con los grandes grupos económicos que buscan cargar la crisis en los bolsillos de los ecuatorianos”.

Vistazo


VOLVER

Más notas sobre el tema