Gobiernos de Colombia y Panamá diseñan una ruta de salida para movilizar migrantes

750

Gobiernos de Colombia y Panamá ya diseñaron ruta de salida para atender crisis migratoria

La vicepresidenta y canciller, Marta Lucía Ramírez, se reunió este viernes, 6 de agosto, con su homóloga panameña, Erika Mouynes, en el corregimiento de Metetí, provincia de Darién, con el fin de trabajar coordinadamente para dar una respuesta efectiva a la crisis migratoria que se vive en Necoclí y el norte del Urabá antioqueño.

Como conclusiones del encuentro se establecieron los siguientes puntos:

Se acordó que el lunes, 9 de agosto, la Cancillería, Migración y Ministerio de Defensa, se encontrarán en el punto de embarque de Colombia para determinar un número de migrantes, los cuales puedan ser recibidos de una manera segura y ordenada por el lado panameño.

Además, trabajarán de manera integral, conjunta, para lograr la judicialización en el tema de trata de personas. También, Panamá y Colombia montaran un frente común para atender la migración.

La vicepresidencia anunció, además, que tendrán una reunión el 11 de agosto para que haya soluciones conjuntas y, están a la espera de confirmar un encuentro con las autoridades de Ecuador.

Por su parte, el ministro de Defensa, Diego Molano, se reunió con el ministro de Seguridad Pública de Panamá, Juan Pino, para conformar acciones judiciales conjuntas. Esto, luego de que se identificara que hay bandas dedicadas al narcotráfico que estañan reclutando migrantes haitianos, cubanos, venezolanos y de otras nacionalidades, para la comisión de delitos.

“No vamos a permitir el delito de trata de personas ni que se manipulen migrantes para proyectos de narcotráfico. Los responsables serán capturados y judicializados en una operación conjunta entre autoridades de Panamá y Colombia”, dijo el ministro Molano.

Según el Ministerio de Defensa, se apoyarán y vigilarán traslados controlados hacia Panamá de migrantes haitianos y de otras nacionalidades represados en los municipios Carepa y Nococlí de Antioquia y, Acandí en Chocó.

En Carepa este lunes, 9 de agosto, se reunirán altos mandos de la Policía de Panamá y de Colombia para definir las líneas de investigación que permitan identificar a los cabecillas e integrantes de bandas criminales y, de narcotráfico que han traficado igualmente con personas.

Blu Radio


Panamá y Colombia buscan establecer una ruta humanitaria para movilizar a los migrantes

Las autoridades de Panamá y Colombia acordaron este viernes, 6 de agosto, coordinar acciones para establecer una ruta humanitaria que les permita movilizar de forma segura a los miles de migrantes que se encuentran en tránsito en la frontera que comparten los dos países.

La presencia de este gran número de migrantes, de diferentes nacionalidades, en los pueblos fronterizos de ambas naciones llevó a una reunión entre la canciller panameña, Erika Mouynes y la canciller colombiana, Marta Lucía Ramírez. Antes, una delegación oficial tanto de Panamá como de Colombia recorrió, en horas de la mañana, la estación receptora de migrantes ubicada en San Vicente, provincia de Darién.

Tras el encuentro, Mouynes dijo que se busca que haya una movilización segura y ordenada de los migrantes, judicializar el tráfico de personas y que el resto de los países involucrados se sumen a estas acciones porque Panamá y Colombia solo son países de paso.

“Juntos podemos establecer los mecanismos, de manera que el flujo sea controlado, seguro y que tengan un enfoque humanitario”, afirmó.

Por su parte, la canciller colombiana reconoció que este tránsito está ocasionando “situaciones difíciles” en ambos países y que este trabajo binacional se tiene que extender al resto de los países.

Ramírez anunció también que el lunes Panamá y Colombia tienen una reunión operativa para determinar cómo se va a desarrollar el traslado de estas personas, “de tal manera que aquí corramos los menores riesgos desde el punto humanitario”.

“En esa reunión del lunes se definirá cómo saldrán, de qué manera organizamos este tráfico: marítimo o el transporte que sea, que se defina la cantidad de personas que Colombia responsablemente va a poder controlar”, explicó Ramírez.

La reunión del lunes se desarrollará en la localidad de Careta (Colombia) y contará con la participación de los ministros de seguridad, fuerza fronterizas y cancillería.

De acuerdo con los reportes preliminares, hay cerca de 10 a 15 mil migrantes entre los dos territorios fronterizos; la mayoría tiene como destino Estados Unidos.

Más temprano, Moynes dijo que Panamá ha cumplido con el apoyo humanitario a estas personas que, para llegar desde Colombia a territorio panameño, tienen pasar el peligroso tapón del Darién durante siete y ocho días.

El 11 de agosto próximo se llevará a cabo una reunión con cancilleres de la región, donde se busca generar corresponsabilidad de la comunidad internacional. Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y Costa Rica ya han confirmado su participación en esta reunión, cuya sede está aún pendiente de ser definida.

Ramírez resaltó que Chile es el país de origen en donde la mayoría de los migrantes inician la travesía. Añadió que se invitará a Estados Unidos porque es el destino de estas personas.

Según el ministro de Seguridad Pública, Juan Manuel Pino, en lo que va del año unos 49 mil migrantes que han pasado por el país, la mayoría de Haití y Cuba.

Prensa


Panamá pide ‘corresponsabilidad internacional en crisis migratoria’

En medio de la creciente ola de migrantes irregulares en la selvática zona fronteriza de Panamá con Colombia, la canciller panameña, Erika Mouynes, informó que este viernes, 6 de agosto, se reunirá en Darién con su homóloga colombiana, Marta Lucía Ramírez, como parte del seguimiento de la primera reunión y el acuerdo que firmaron en abril pasado, para tratar de regularizar el flujo migratorio.

En conferencia de prensa, Mouynes dijo que hay dos puntos muy importantes que están tratando de abordar en esta y otras reuniones sostenidas con las autoridades colombianas y costarricenses: el número de migrantes que llega a Panamá y el intercambio de información. “Es imprescindible tener estos dos elementos para poder tener este flujo ordenado”.

“Panamá está cumpliendo su parte y lo que estamos buscando a través de estos ejercicios es que la comunidad internacional genere también una corresponsabilidad en este proceso migratorio”, afirmó la canciller panameña, previo a la reunión programada.

Mouynes agregó que el segundo ejercicio tiene que ver con involucrar a todos los actores que tienen parte en este proceso. Es decir, “aquellos países a los que llegan o que son parte destino, realmente donde son receptores y los migrantes empiezan a seguir su curso hasta el último punto, porque como todos sabemos estos migrantes a donde quieren llegar es a Estados Unidos”, explicó.

Destacó que para la próxima semana, el Gobierno de Panamá también convocó a una reunión regional con representantes de países de tránsito de migrantes para analizar soluciones al fenómeno que afecta a varias naciones y “generar corresponsabilidad de la comunidad internacional y evidenciar que Panamá está haciendo su parte”.

Por ende, “necesitamos que todos los otros actores involucrados cumplan, se involucren en este proceso. Podemos involucrar muchos protocolos de manejo de los migrantes, de para mantener este flujo de una manera ordenada”, sostuvo Mouynes.

La canciller panameña aseguró que en el tema migratorio, Panamá tiene un enfoque humanitario en el trato de estas personas, y hay una serie de medidas que aplican en las que el país “es único en la región”. Desde la atención, la alimentación, los datos biométricos y la atención en salud que se les da a los migrantes.

“Panamá está cumpliendo realmente (en el trato humanitario a los migrantes), y queremos visibilizarlo con las otras partes involucradas y tomar acciones en conjunto”, subrayó.

Moynes señaló que también ha invitado a Estados Unidos a ser parte de la mesa de la reunión ministerial convocada para el 11 de agosto de la próxima semana; y que dentro de la política exterior, ellos se han enfocado mucho en la “migración del triángulo norte” y Panamá está tratando también de atraer un poco la atención en este aspecto.

“La nacionalidad número uno que cruza la frontera Sur de Estados Unidos es la de haitianos. Ellos han respondido positivamente y nos han dicho que van a ser parte de la reunión ministerial de la próxima semana e ir involucrándose en este tema”, apuntó.

Respecto al acercamiento con otros países de Centroamérica para tratar el tema migratorio que se da en las fronteras entre Panamá y Colombia, dijo que ha sido “positivo”. “A final yo creo que uno puede dividir este tipo de migración en los países que somos pasos de estos migrantes y los que realmente son receptores como punto inicial y punto final”, dijo.

Mencionó que Costa Rica y México, por ejemplo, está muy interesado en ser parte de esto, y de hecho este último ha mostrado interés en participar en la próxima reunión ministerial. Y es que “al final este fenómeno migratorio, su descontrol, y su proceso no regulado afecta a todos los países por los cuales va pasando y es de interés de todos. Y una respuesta conjunta, puede ser claramente la diferencia”, apuntó Mouynes.

Por su parte, el ministro de seguridad Juan Manuel Pino, dijo que hasta la fecha de hoy (5 de agosto de 2021) por Panamá han transitado 49 mil migrantes, la mayoría de nacionalidad haitiana y cubana.

“Quiero recalcar que Panamá ha jugado su rol, su compromiso en este fenómeno migratorio que venimos manejando desde el año pasado muy responsablemente. Le pedimos a ustedes la paciencia y esa confianza que siempre les he pedido como ministro de Seguridad de la forma que hemos tratado estos problemas”, expresó Pino.

También se refirió a la reunión de la próxima semana, señalando que el encuentro permitirá terminar de alinear el triángulo sur, entre Costa Rica, Panamá y Colombia. “Somos países de paso y tenemos que ponernos de acuerdo para llegar a un flujo controlado…. Es importante lograr esos acuerdos para que ellos (migrantes) sigan su tránsito hacia Norteamérica que es su destino”, manifestó Pino.

Por su lado, la directora de Migración, Samira Gozaine, recordó que Panamá y Colombia mantienen un acuerdo que permite al vecino país compartir información con relación a las personas que vienen a las frontera entre ambos países, pero, “no” se estaba cumpliendo.

“Lamentablemente esa información no la estaban recibiendo de manera oportuna. Otra situación que se presentó era que nos pasaran un número específico de personas. Esa es la clave para poder manejar la situación de la mejor manera”, afirmó Gozaine.

Adelantó que ya conversaron con el director de Migración de Colombia y se espera que hoy se llegue a un acuerdo que permita un mejor manejo de la situación, que es humanitaria, pero a la vez de seguridad.

“Nos mantenemos en conversación tanto con Colombia como con Costa Rica de manera permanente hasta manejar esta crisis, que no tiene forma de acabar pronto por la crisis humanitaria que vive el mundo con relación a la covid-19, pero que depende del mejor manejo de todas las autoridades. Y este equipo de Panamá está haciendo lo mejor posible para que esta situación esté controlada, y sea un flujo seguro, en la protección de ellos y de toda la región”, puntualizó Gozaine.

En las últimas semanas, una 15,000 migrantes se encuentran varados en Necoclí, Colombia, según cifras de la Defensoría del Pueblo de Colombia.

La Estrella de Panamá


 

Más notas sobre el tema