Grupo de Puebla advierte “intentos golpistas” y excanciller Béjar dice que la derecha busca destituir a Castillo

1.318

Grupo de Puebla en alerta ante los nuevos intentos golpistas en Perú

El Grupo de Puebla reafirma su compromiso con el gobierno democráticamente electo del presidente peruano Pedro Castillo, y hace un llamado de alerta a la comunidad internacional frente a las múltiples e incansables acciones de la derecha y algunos sectores de las Fuerzas Armadas que están creando el ambiente propicio para legitimar un golpe de Estado.

La ruptura de la estabilidad politica conseguida en las últimas elecciones tendría profundos impactos en la reactivación de la economía y la reconstrucción del tejido social después de la pandemia. El Grupo confía en que el pueblo peruano defenderá su democracia y las iniciativas de cambio de las fuerzas progresistas, porque saben que el Perú necesita un cambio profundo que podría legitimarse a través de un proceso constituyente como lo ha propuesto el propio Presidente Castillo.

Grupo de Puebla


Héctor Béjar, excanciller de Perú: “Los grupos ultras del Congreso quieren la destitución de Pedro Castillo”

Por Carlos Noriega

En diálogo con PáginaI12, el primer canciller del gobierno de Pedro Castillo, el exguerrillero y sociólogo Héctor Béjar, que antes de cumplir tres semanas en el cargo tuvo que renunciar a pedido del gobierno por presiones de los militares, la derecha y los medios, habla sobre los entretelones y repercusiones de su salida, el rumbo que está tomando la gestión de Castillo y los riesgos para su estabilidad. Este martes, Béjar traspasó la conducción de las relaciones exteriores del país a su sucesor, el diplomático Oscar Maúrtua, quien ya ejerció el cargo en el gobierno neoliberal de Alejandro Toledo (2001-2006). En su discurso de despedida insistió en lo que había dicho cuando asumió la Cancillería: la necesidad de cambiar la política exterior peruana para apostar por la integración regional.

El excanciller revela que después que la Marina emitiera un airado comunicado atacándolo por haber dicho, en una pasada conferencia dada antes de ser ministro, que miembros de ese instituto armado iniciaron en los años setenta el terrorismo en el país -hubo atentados contra altos oficiales de la propia Marina que apoyaban al gobierno reformista de izquierda del general Juan Velasco y sabotaje con explosivos contra dos barcos pesqueros cubanos-, lo llamó el jefe del gabinete ministerial, Guido Bellido, para comunicarle que el gobierno quería su renuncia. “Eso fue muy divertido porque Bellido estaba muy nervioso y no sabía explicar lo que quería decirme”, dice, riendo.

– La Marina amenazó denunciarlo judicialmente si no se rectifica y pide disculpas por sus afirmaciones de que ese instituto armado inició el terrorismo en el Perú. ¿Lo va a hacer?

– Claro que no. Lo que he hecho es acopiar más información. Lo que yo he dicho en una conferencia del año pasado de que, en 1974, antes que aparezca Sendero Luminoso en 1980, elementos de la Marina iniciaron el terrorismo en el Perú, es una verdad histórica.

– ¿En la guerra interna de los años ochenta y noventa hubo terrorismo de Estado?

– Claro que sí. El terrorismo de Estado fue terrible. Los Andes peruanos son una gran fosa común, hay miles de personas sepultadas. En el cuartel general del ejército, que aquí llamamos El Pentagonito, ubicado en un barrio residencial de Lima, hay hornos en los que se quemaron cuerpos. Son tan torpes que dejaron un dedo carbonizado, lo cual permitió comprobar que ahí se quemaban cadáveres.

– ¿Que el gobierno haya cedido a las presiones de la derecha y los militares para su salida de la Cancillería demuestra su debilidad y ha permitido que esos sectores ganen un importante espacio?

– Sí, absolutamente. Lo ocurrido ha sido una muestra de debilidad del gobierno ante el poder armado y un precedente muy peligroso. Aquí la derecha está formada por mafias comprometidas en diversos delitos que se cubren con una ideología de ultraderecha. Esos sectores han ganado muchísimo espacio político, pero en la calle no han ganado espacio. Esto ha sido el comienzo de un golpe de Estado blando. Los grupos ultras del Congreso lo que quieren es la destitución del presidente. La derecha puede sacar a Castillo en el Parlamento, otra cosa es que el Perú lo acepte.

– ¿La calle se levantaría si sacan a Castillo?

– Estos grupos de derecha están sumamente desprestigiados y me parece difícil que el país, más allá que la calle apoye o no al presidente Castillo, acepte un gobierno impuesto por estos grupos de delincuentes.

– ¿Por qué cree que la oposición de derecha al gobierno apuntó prioritariamente contra usted?

– A ellos les parece inaceptable que alguien que ha estado en la guerrilla esté en el gobierno. Les parecía que yo era el más peligroso del régimen, porque tengo una posición clara. En mi primer mensaje como canciller anuncié una política exterior independiente, soberana, eso es inaceptable para esos sectores.

– ¿Se forzó su salida para bloquear un cambio en la política exterior que priorice la integración regional?

– Sí. Ellos todavía viven la era Trump. La política exterior peruana ha obedecido a la política de Trump sin ninguna discusión. Trump ya no está, pero ellos siguen con esa política.

– ¿Cómo ve la política exterior peruana con el nuevo canciller Oscar Maúrtua?

– Es una interrogante. Espero que sean lo suficientemente valientes para no aceptar las sanciones contra Venezuela. Ojalá se tenga la decencia de no continuar la política hostil que ha habido contra ese país hermano. Por cortesía no quiero opinar sobre el nuevo canciller, pero tengo profundas dudas sobre la capacidad del gobierno de Castillo para mantener una política exterior digna.

– ¿Cuánta importancia le da Castillo a la política exterior, a la integración regional?

– Eso no está en su agenda prioritaria. Creo que eso lo tiene asumido de manera muy vaga, muy poco precisa.

– ¿El gobierno entregó su cabeza a la derecha para intentar bajar sus críticas pocos días antes que este jueves el gabinete ministerial se presente en el Congreso para pedir el voto de confianza?

– Sí. Quieren hacer méritos para que el Congreso, que está bajo la presión de un grupo de ultraderecha tipo Vox, los acepte. Desgraciadamente hay una tradición de un sector de la izquierda peruana de querer ser la izquierda que la derecha acepta. Creo que esa es la conducta que el gobierno está adoptando en este momento.

– ¿La estrategia de la derecha es centrar sus ataques contra el sector más de izquierda del gobierno?

– Sí, coincido con eso. La estrategia de estos grupos es primero hacer que el gobierno se desembarace de su izquierda más radical, cosa que ya el gobierno está haciendo, dividir al gobierno, que es una especie de alianza entre radicales y moderados, y cuando esa división esté establecida comenzar a atacar a los grupos moderados de la izquierda que están en el gabinete y sobre la base de este ataque chantajear a estos grupos moderados para que giren a la derecha. Si no logran eso, buscarán sacar al presidente Castillo.

– ¿Cómo ha visto al presidente Castillo y al gobierno desde adentro del Ejecutivo?

– Para ser franco, he visto un gobierno heterogéneo, débil, con una estatura menor que la necesaria. Y a un presidente sorprendido, que desconoce los mecanismos del poder estatal. Los grupos corruptos tienen iniciativa, mucho dinero y sí conocen el Estado. Hay una situación de desigualdad muy peligrosa para los intereses del pueblo y del país.

– ¿Siente desilusión por el rumbo que está tomando el gobierno?

– Más que desilusión, diría preocupación, y peor todavía, más que preocupación, casi tengo la convicción que el Perú se encamina a un gobierno de centro que es inviable, porque la corrupción es tan grande y el poder de estos grupos tan feroz que ni siquiera eso los va a satisfacer.

– ¿Cuál es la alternativa?

– Trazar una línea roja que no debe pasarse, que Castillo mantenga su alianza con los sectores más radicales y sobre la base de esa alianza proyectar una democracia real, con protagonismo de los sectores más pobres, a los que hay que darles poder.

– ¿Es viable un gobierno radical de Castillo con la derecha controlando el Congreso?

– Creo que sí, porque estos grupos de derecha son cobardes y cuando la gente se moviliza en la calle los matones corren. Se debe movilizar a la gente, pero no solo en mítines y manifestaciones, sino poniendo el poder en manos del pueblo, en los comités barriales que ya existen, darle poder a esa población. Esa enorme red de organización popular que hay en el Perú que está desarticulada, el gobierno debería articularla y transferirle poder y crear una nueva situación. Eso tiene que ser alrededor de los puntos que están en la primera agenda de sobrevivencia de la gente, que son trabajo, salud y educación.

– ¿Qué le dijo Castillo cuando le ofreció la Cancillería?

– Nunca antes había hablado con él. Me dijo que quería nombrarme canciller en homenaje a lo que represento. El homenaje no era a mí, sino a todos los que lucharon conmigo, sobre todo a ellos. Cómo iba a decir que no. No esperaba esa propuesta, vacilé unos quince segundos y acepté.

– ¿Cómo se siente ahora que ha tenido que dejar la Cancillería?

– Me siento muy bien, liberado. Seguiré escribiendo, dando conferencias. Seguiré tratando de colaborar con el gobierno porque esta es una oportunidad histórica que no debemos perder. Seré siempre un aliado del gobierno. Claro que si el gobierno se va al otro lado, entonces ya no seré su aliado. He recibido una enorme adhesión de miles de personas de toda América Latina, incluyendo muchos compañeros y compañeras de Argentina, por lo que estoy muy agradecido.

Página 12


Pedro Castillo asegura que no habrá más cambios en el gabinete ministerial

Pese a las informaciones suscitadas en los últimos días sobre posibles cambios en el gabinete ministerial, encabezado por Guido Bellido, previo a su presentación en el Parlamento este jueves 26 de agosto, el presidente Pedro Castillo aseguró que no se realizarán más cambios. Esta información la dio a conocer durante su visita a la provincia de Purús, Ucayali.

Si bien el jefe del Estado señaló que desde el Ejecutivo se encuentran “tranquilos”, instó al Legislativo a hacer las cosas “pensando en el Perú”.

“Nosotros estamos tranquilos, estamos aquí para trabajar. Yo invoco al Congreso para que haga también lo suyo, haga las cosas pensando en el Perú. Me gustaría que más allá de ver quién da la confianza y a quién se le retira, debemos tener la confianza del pueblo para seguir trabajando”, dijo.

Castillo remarcó que por “encima de las diferencias políticas está el país” y que, pese a los cuestionamientos que recaen sobre algunos ministros, mantiene la “fe” en este gabinete.

“Tienen todo nuestro respaldo para seguir trabajando. Nosotros nos veremos facultados, como el pueblo nos ha dado la confianza. (Veremos) en qué momento podemos hacer algunos cambios, vamos a ver quién se va o quién se queda, pero por el momento no se nos ha pasado nada de eso por la cabeza. Estamos pensando en trabajar por el país”, señaló el mandatario ante la prensa.

Castillo evaluaba cambios
Fuentes cercanas a Palacio de Gobierno y de Perú Libre informaron a este diario que Pedro Castillo contemplaba realizar cambios en diversos ministerios, incluido el presidente del Consejo de Ministros, Guido Bellido, debido a constantes desacuerdos con el líder del partido, Vladimir Cerrón.

Según las mismas fuentes, los ministros de Ambiente, Rubén Ramírez; de Cultura, Ciro Gálvez; de Vivienda, Geiner Alvarado; de Trabajo, Iber Maraví; y de Energía Minas, Iván Merino, estuvieron bajo evaluación.

La República


Jorge Montoya exige renuncia de Iber Maraví por su “pasado subversivo”

El vocero de Renovación Popular, Jorge Montoya, aseguró que exigen la “inmediata renuncia” del ministro de Trabajo y Promoción del Empleo, Iber Maraví, tras la publicación de un informe periodístico que señala que fue mencionado en atestados policiales de 1980 y 1981 vinculándolo a presuntos actos terroristas.

Exigimos la inmediata renuncia del ministro de Trabajo, Iber Maravi, quien se encuentra seriamente cuestionado por versiones periodísticas y atestados policiales donde estaría involucrado en atentados terroristas de Sendero Luminoso”, escribió el legislador en Twitter.

El Comercio publicó un informe en el que el titular del sector Trabajo y Promoción del Empleo aparece vinculado a atentados de Sendero Luminoso en la región Ayacucho, entre 1980 y 1981, junto a los terroristas Arturo Morote, Hildebrando Pérez Huarancca y Edith Lagos, con la condición de “no habido”.

Iber Maraví ha respondido estas alegaciones negando haber tenido en algún momento alguna investigación o sentencia por hechos vinculados al terrorismo y asegurando que desde 1981 él se encontraba en Ica realizando estudios universitarios.

“Obviamente estoy rechazando todas estas imputaciones. En un atestado policial por supuesto se procesa información que luego tiene que ser contrastada, llevada a nivel de la justicia y ahí se tiene que determinar, con el accionar del Ministerio Público la responsabilidad penal. No han encontrado nada. Aquí existe un odio, toda aquella persona incluida en un atestado policial para la ultra derecha es culpable”, acotó.

Jorge Montoya señaló que desde su bancada no aceptarán más ministros que tengan “un pasado subversivo”.

“No toleraremos más ministros impresentable con un pasado subversivo que tanto daño le hizo a nuestro país”, manifestó el congresista en Twitter.

Diario Correo


Nota relacionada | Convocan marcha en apoyo al gabinete y contra la presión de la derecha para destituir a Castillo


VOLVER

Más notas sobre el tema