Perú | Defensoría del Pueblo registra más de 3.400 niñas, adolescentes y mujeres desaparecidas en lo que va del año

1.102

La Defensoría del Pueblo informó que, de enero a julio del presente año, se han reportado 3425 notas de alerta por desaparición de niñas, adolescentes y adultas mujeres (16 en promedio por día), lo que representa un 16 % más que lo advertido en el mismo periodo del 2020 (2965). Esto significa que la problemática se va agravando, ante lo cual se debe asegurar un adecuado tratamiento de las denuncias y una búsqueda efectiva que garantice la integridad de las víctimas.

En julio, 417 niñas/os y adolescentes fueron reportadas/os como desaparecidas/os. De esta cifra, 363 eran niñas y adolescentes mujeres, es decir, un 87 % del total, lo cual reafirma la mayor vulnerabilidad por el factor de género de las víctimas. En comparación con junio, se advierte un aumento del 3 % en las de notas de alerta, reflejado principalmente en los departamentos de Lima, que pasó de 112 a 129; Lambayeque de 16 a 25; Puno, de 17 a 23; Junín, de 10 a 18, entre otros.

También, durante julio, 171 mujeres adultas fueron reportadas como desaparecidas, cifra que representa una ligera disminución del 1 % en el registro respecto a junio. No obstante, se observó un incremento en departamentos como Lima, de 70 a 76; Callao, de 5 a 9; Junín, de 4 a 8; Huánuco, de 2 a 7; Cusco, de 4 a 6; entre otros.

En suma, en lo que va del 2021, ya se han reportado 1243 mujeres adultas y 2182 niñas y adolescentes mujeres reportadas como desaparecidas, lo que hace un total de 3425. Las regiones donde más se registraron notas de alerta de este tipo fueron Lima (1299), Arequipa (180), Lambayeque (179), Callao (152) y Cusco (147).

Cabe recordar que, ante una desaparición, el Estado debe cumplir con la debida diligencia –reforzada en el caso de niñas/os y adolescentes– a través de una intervención oportuna y acciones mínimas de búsqueda e investigación con enfoque de género. Esta actuación debe ser pronta e inmediata para ubicar a las víctimas, por lo que es clave que existan procesos adecuados de recepción de la denuncia y acciones de búsqueda que posibiliten la investigación desde las primeras horas de la desaparición bajo la presunción de que las personas siguen con vida.

Por otro lado, en julio, se advirtieron 14 feminicidios y 1 muerte violenta, que aún viene investigándose de acuerdo con el protocolo del Ministerio Público, lo que representa una reducción con respecto a junio; no obstante, el número de tentativas de feminicidio se incrementó a 12. En suma, de enero a julio, se han producido 92 feminicidios, 23 muertes violentas y 79 tentativas de feminicidio.

Sobre la problemática de la desaparición, para la Defensoría resulta clave seguir fortaleciendo el Sistema de Búsqueda de Personas Desaparecidas. Para esto, es necesario el acceso directo a notas de alerta de meses pasados y subsanar los problemas en los registros de datos de las víctimas, que persisten en la plataforma donde se alojan. Además, es necesario fortalecer la sección ¿Cómo denunciar? con datos como la no necesidad de esperar 24 horas para denunciar la desaparición, las diligencias urgentes e inmediatas para la investigación y búsqueda, entre otros.

Adicionalmente a ello, deben extenderse permanentemente las campañas que busquen visibilizar la problemática de la desaparición y las otras formas de violencia que derivan de esta situación y que exponen principalmente a niñas, adolescentes y adultas. Estas campañas deben incidir también en la obligación de la PNP de cumplir los protocolos de búsqueda, respondiendo a los principios de oportunidad, interés superior del niño, celeridad, entre otros.

De otro lado, es necesario que se incluya la cantidad de personas ubicadas y en qué estado fueron halladas en el Registro de Información de Personas Desaparecidas (Reniped), disgregada por edad, identidad de género, entre otros. Asimismo, se debe seguir capacitando al personal policial sobre el registro de información de las denuncias y en el tratamiento de las mismas, lo cual también debe extenderse al personal de los centros emergencia mujer, unidades de protección especial y Línea 100.

Finalmente, la Defensoría del Pueblo insiste en que la desaparición de mujeres por particulares debe incluirse como una forma de violencia tanto en la Ley n.° 30364 como en la formulación del nuevo Plan Nacional Contra la Violencia de Género que regirá a partir del 2022. Esto permitirá darle visibilidad y especializar los servicios de atención a las víctimas, además de formular e implementar políticas públicas y mecanismos de acción territoriales desde un enfoque interseccional.

Puede ver el reporte ¿Qué pasó con ellas? del mes de julio en el siguiente link: https://www.defensoria.gob.pe/wp-content/uploads/2021/08/Reporte-18-Qu%C3%A9-pas%C3%B3-con-ellas.pdf.

Defensoría del Pueblo de Perú

Más notas sobre el tema