Perú | Keiko Fujimori y partidos políticos aliados apuestan a debilitar al gobierno – Por David Pereda

987

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Por David Pereda*

Diferentes sectores de la derecha política en nuestro país no paran en sus ofensivas contra el presidente Pedro Castillo y su Gobierno, especialmente en dos flancos distintos donde intentan escalar: el Congreso y las movilizaciones de ciudadanos.

En el Parlamento, las agrupaciones de derecha han derrotado a la bancada oficialista, Perú Libre, en sus principales pretensiones: conseguir la Mesa Directiva y las presidencias de las comisiones de Educación y Constitución. Además, han avanzado en diferentes iniciativas contra el Poder Ejecutivo, como la aprobación de formar comisiones investigadoras, la futura renovación del Tribunal Constitucional y los pedidos de interpelación contra ministros.

Fuerza Popular tiene especial peso en el flanco del Congreso, según diversas fuentes consultadas para esta publicación.

“Los fujimoristas han sabido posicionarse en este Parlamento y sí están en las coordinaciones para las decisiones más importantes marcando la pauta, pesando en las definiciones”, comenta un legislador de una bancada que participa de los acuerdos con Fuerza Popular.

El apoyo del fujimorismo a la fórmula que ganó la Mesa Directiva del Congreso, en la que están Acción Popular, Alianza para el Progreso (APP), Avanza País y Podemos Perú, fue un hecho significativo del entendimiento que desde entonces mantienen.

Con este hito, además, los colaboradores más cercanos de Keiko Fujimori celebraron también debilitar el liderazgo de Rafael López Aliaga en la derecha, según fuentes ‘naranjas’.

El reparto de presidencias de comisiones fue otra muestra del avance de la ofensiva de esta coalición contra las pretensiones del Gobierno. No le dieron Educación y entregaron Constitución al fujimorismo, otra señal del peso de Fuerza Popular.

Además, han aprobado formar comisiones para investigar supuestos ilícitos de los primeros días del Gobierno y para elegir miembros del TC, que puede contraponerse al Ejecutivo.

Movilizaciones

En las calles, colectivos derechistas no cesan en las marchas contra Castillo y su gestión en el Ejecutivo. La campaña “Respeta mi voto”, que cuestionaba los resultados de la segunda vuelta, sumada a diversos rechazos a la izquierda, dejó un ánimo favorable a estas movilizaciones.

El siguiente paso ha sido descentralizar estas manifestaciones para contravenir la percepción de que el rechazo es esencialmente limeño y asociado a las élites de la capital.

El último domingo 15, además de Lima, hubo una marcha contra Castillo en la ciudad de Trujillo, donde participaron el excongresista aprista Jorge del Castillo y la exlegisladora, excandidata presidencial y exasesora de Fuerza Popular, Lourdes Flores, entre otros políticos.

Para este sábado 21, se alista una manifestación similar en la ciudad de Arequipa, con presencia de Del Castillo, Flores Nano, el exlegislador Juan Sheput y otros activistas. Uno es el abogado Lucas Ghersi, que recolecta firmas para evitar que haya una asamblea constituyente.

En internet, activistas como Vanya Thais y otros, buscan apuntalar opiniones contra el Gobierno, la izquierda, sus aliados y apoyar movilizaciones. Thais fue rostro visible de la campaña “Respeta mi voto” y el apoyo electoral a Fujimori.

Suman firmas para evitar una constituyente

El colectivo No a la Asamblea Constituyente recoge la iniciativa del abogado Lucas Ghersi y recolecta firmas para evitar que haya una asamblea constituyente, una intención del Gobierno para que se cambie la Constitución política.

Busca modificar el artículo 206 de la Constitución para prohibir la realización de una asamblea constituyente.

La campaña tiene puntos de recolección en diversos puntos de Lima y otras ciudades del país. Hasta el momento, sus impulsores aseguran haber recolectado alrededor de un millón de firmas. Esperan acercarse a los tres millones de adhesiones para plantear su iniciativa al Congreso.

La República


VOLVER

Más notas sobre el tema