Áñez envía carta a Almagro y denuncia que el gobierno “quiere que muera” en prisión

1.111

Jeanine Áñez pide en una carta al secretario de la OEA frenar a Luis Arce y Evo Morales, a quienes llama “proxenetas” del poder en Bolivia

La expresidenta interina de Bolivia Jeanine Áñez dio a conocer este viernes en sus redes sociales una carta de su puño y letra dirigida al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, en la que le pide que junto a la comunidad internacional ponga “un alto a los proxenetas del poder”.

“Mientras me observa mi carcelero, aprovecho estas pocas líneas y desde mi oscuro y frío encierro, cada momento pierdo las esperanzas que en Bolivia tengamos justicia verdadera para componer grietas hoy existentes”, así inicia la carta de Áñez con fecha del 5 de septiembre.

La expresidenta interina, quien cumplirá el próximo lunes seis meses en detención preventiva, tiene abiertas varias causas como el caso conocido como “golpe de Estado” en el que se le acusa de los delitos de sedición y terrorismo.

“Mi pedido de clamor y ayuda no es por mí, sino por un país totalmente destruido judicialmente y que su poder judicial está prostituido al gobierno de turno”, afirma en la misiva en la que pide que la comunidad internacional viaje a Bolivia para “ver lo que está pasando con la justicia y los presos políticos”.

En ese sentido, le señala al secretario general de la OEA y a la comunidad internacional que “deben venir a Bolivia y poner un alto a los proxenetas del poder que son liderados por (el presidente boliviano) Luis Arce y (el exmandatario) Evo Morales junto a toda la élite masista.
Salud debilitada

“Seguramente mis carceleros quieren que muera en esta cárcel de la que hoy le escribo y a veces pienso que es la mejor solución”, escribe Áñez, quien desde que está recluida ha presentado varios problemas de salud por la hipertensión arterial que padece y también ha registrado episodios de depresión.

Pero reconoce que “eso no arreglará el tema de fondo que es que en Bolivia la justicia no vale ni arregla sino divide y arruina”.

A finales del mes pasado Áñez manifestó que ya “no quiere vivir”, luego de conocerse que se autolesionó en los brazos, por lo que su familia ha pedido en varias ocasiones que le permitan que sea atendida por un especialista, pero las autoridades sostienen que la exmandataria está “estable”, recibe la atención adecuada y es apta para cumplir su detención preventiva.
Defensa de Derechos Humanos

Carolina Ribera, la hija de Áñez, se encuentra por estos días en Estados Unidos en donde ha sostenido sendas reuniones con organismos como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), instancia que recientemente le solicitó al Gobierno de Bolivia información sobre la situación de la ex jefa de Estado interina.

La defensa de Áñez acudió a la CIDH para solicitar una medida cautelar para que el Estado boliviano proteja a la exmandataria y puedan darle detención domiciliaria teniendo en cuenta su estado de salud.

“Solo le pido a Dios que mueva sus corazones y en estas horas que estará con mi hija, pueda sentir nuestra resignación y tome la decisión de venir a Bolivia con la comunidad internacional”, le pide a Almagro.

En su viaje a Washington Ribera también se reunió con José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), para exponer la situación de su madre y lograr un respaldo por parte de organismos y de la comunidad internacional.

En su carta Áñez señala que el hecho de “ser mujer y política en Bolivia es casi una maldición ya que el poder nos ultraja y nos usa para sus fines personales”.

“Soy madre privada de ver a mis hijos, soy una hija privada de ver a mi madre anciana y enferma. Pero lo más importante es que soy la expresidenta constitucional de Bolivia, aunque un mentiroso y vil ser humano como Evo Morales y sus sirvientes digan lo contrario”, concluye.

El Movimiento al Socialismo (MAS) considera que la salida de Evo Morales del poder en 2019 fue por un golpe de Estado, mientras que sus detractores sostienen que la crisis fue consecuencia de un fraude electoral en beneficio del entonces presidente en los fallidos comicios generales de ese año.

El Universo


Gobierno responde solicitud de informe de la CIDH sobre medidas cautelares para Áñez y pide su inadmisibilidad

El procurador General del Estado, Wilfredo Chávez, informó este viernes que Bolivia envió la respuesta a la solicitud de información de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre una demanda de medidas cautelares planteada en favor de la exmandataria de facto Jeanine Áñez y su hija Carolina Ribera, con el pedido de su inadmisibilidad porque no cuenta con las causales requeridas.

“El Estado Boliviano, representado por la Procuraduría General del Estado, anoche ha dado respuesta ante la CIDH a la solicitud de información MC 782-21 sobre solicitud de medidas cautelares para la ciudadana Jeanine Áñez Chávez y la ciudadana Carolina Ribera Áñez (…). Hemos pedido que se declare inadmisible dicha medida”, afirmó, en una conferencia de prensa.

El 26 de agosto, el abogado de Áñez, Luis Guillén, planteó la demanda ante la CIDH bajo el argumento de que su cliente tiene diferentes padecimientos físicos y mentales que no estarían siendo debidamente atendidos, así como de amenazas, hostigamientos y agresiones, en el marco de su detención preventiva por el caso golpe de Estado.

En ese contexto, la autoridad estatal dijo que el documento expresa que la exmandataria no tiene el estado de salud que se alega en el pedido de medidas cautelares, lo que fue sustentado con varios exámenes médicos suscritos incluso por su abogado y su galeno de confianza.

“No convergen los elementos o requisitos de gravedad de la situación que es un elemento sustancial para este tipo de medidas. Tampoco se ha acreditado la urgencia, dada cuenta del informe médico que se ha requerido. Hemos tenido una junta médica el día 7 de septiembre, recién hace un par de días atrás, para fundamentar este informe”, precisó.

Mencionó que en el caso de Carolina Ribera se planteó que ella no tiene un proceso penal iniciado, por lo que no existe algún grado de persecución en su contra.

“Menos convergen los requisitos que acabo de mencionar, que son aquellos que podrían fundar en algún momento una medida cautelar como la que se ha pedido”, complementó.

Explicó que Bolivia esperará ahora con paciencia que la CIDH valoré el documento proporcionado en el plazo establecido y dé un resultado que esté acorde con el pedido de la inadmisibilidad de la solicitud de medidas cautelares para Áñez y su hija.

El Procurador General del Estado recordó que no debe olvidarse que el procesamiento penal y la detención preventiva de la exmandataria de facto tienen origen en un “sentido mínimo de justicia”, porque el país sufrió un golpe de Estado en 2019 con masacres.

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI-Bolivia) presentó también un informe final bastante claro sobre el caso de sucesión inconstitucional que provocó que Áñez llegue a la Presidencia del Estado Plurinacional, y el exmandatario Eduardo Rodríguez Veltzé ratificó que ese acto fue absolutamente contrario a lo establecido en la Carta Magna y fue una toma de poder de facto, agregó.

“No estamos hablando de un caso en el que se estén vulnerando derechos o garantías, estamos hablando de un caso que está siendo investigado y que cumple los estándares internacionales, que es lo que queremos recalcar”, concluyó.

ABI


Fiscalía instruye evaluar el estado cognitivo, mental, emocional y afectivo de Áñez

La Fiscalía emitió un requerimiento para que se evalúe el estado cognitivo, mental, emocional y afectivo de la expresidenta Jeanine Áñez, quien en los últimos días escribió una carta en la que afirma que su muerte sería una “solución”.

La instrucción designa a dos peritos del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) para que realicen la valoración de la mujer, que cumple seis meses de detención preventiva en una cárcel de La Paz.

El pedido está formulado por los fiscales Omar Mejillones y Lupe Zabala, quienes llevan adelante la investigación por el supuesto “golpe de Estado”, a denuncia de la exdiputada Lidia Patty, del MAS.

Dicho documento, firmado el 8 de septiembre, da un plazo de 15 días para que se entreguen las conclusiones de los análisis, además de recomendaciones para tratar a la exmandataria, que sufrió diversas crisis en semanas pasadas.

Ayer se conoció una carta que Áñez le escribió al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, en la que manifiesta: “Seguramente mis carceleros quieren que me muera en esta cárcel de la que le escribo y a veces pienso que es la mejor solución”.

La defensa jurídica y la familia de la exjefa de Estado sostiene que padece hipertensión arterial, gastritis aguda, derrame pericárdico, polineuropatía y depresión severa, aspectos que ponen en riesgo su salud.

El Deber


VOLVER

Más notas sobre el tema