Bolsonaro, sin estar vacunado, abre el debate en la Asamblea General de la ONU

967

Bolsonaro abre con discurso Asamblea General ONU en Nueva York

Naciones Unidas, 21 sep (Prensa Latina) El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, abrirá hoy aquí la 76 sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas con un discurso en el cual abordará, según comunicó, las verdades del gigante suramericano.

Como es tradición, el gobernante brasileño subirá las cortinas del solemne cónclave, seguido por el mandatario de Estados Unidos, Joe Biden.

Por la pandemia de Covid-19, el evento fue virtual en 2020. Este año, se adoptó un modelo híbrido, con declaraciones presenciales y otras por video.

El tema de este año en el cónclave es ‘Crear resiliencia a través de la esperanza: para recuperarse de la Covid-19, reconstruir la sostenibilidad, responder a las necesidades del planeta, respetar los derechos de las personas y revitalizar las Naciones Unidas’.

Según la televisora CNN, el exmilitar declaró que abordará este martes en su arenga cuestiones como el medio ambiente, el turismo, la agroindustria, además de las acciones de su gobierno para combatir el virus. Está previsto que regrese a su país en la jornada.

Bolsonaro llegó a Nueva York a última hora de la tarde del domingo y platicó con los ministros que integran su delegación.

Cenaron pizza en una tienda de campaña, pues el jefe de Estado no está vacunado contra la Covid-19 y Nueva York exige una prueba de inoculación contra la enfermedad para entrar en lugares como bares y restaurantes.

La víspera, Bolsonaro se reunió además en la icónica urbe con el primer ministro británico, Boris Johnson, quien elogió la vacuna antiCovid-19.

Durante la conversación entre ambos, Johnson recomendó el inmunizante de la Universidad de Oxford (Reino Unido) y la empresa anglo sueca AstraZeneca, que también se produce en Brasil en asociación con la fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz).

‘Es una gran vacuna. Gracias, personal. Tomen las vacunas de AstraZeneca’, dijo el premier europeo junto al exparacaidista brasileño.

También la titular del Partido de los Trabajadores, Gleisi Hoffmann, criticó ayer a Bolsonaro por asistir a la Asamblea General sin haberse vacunado.

‘Bolsonaro sabía que no iba a entrar en un restaurante (en la ciudad estadounidense) por esto y salió a la calle a lucirse, mientras parte del pueblo brasileño pasa hambre’, escribió Hoffmann en la red social Twitter.

La diputada calificó además ese flagelo de gran vergüenza para Brasil, un país productor de alimentos.

Consideró asimismo que no resulta una vejación comer pizza en la calle, como lo hizo el excapitán del Ejército en Nueva York, sino que ‘un presidente de un país no se vacune’.

De acuerdo con un informe del conglomerado comunicacional británico BBC, Bolsonaro es el único de los 19 líderes del G20 (compuesto por las 19 principales economías más la Unión Europea) presente en la asamblea de la ONU sin inocularse contra el patógeno.

Prensa latina


Líderes mundiales regresan a ONU, enfrentan múltiples crisis

NUEVA YORK (AP) — Los líderes mundiales regresarán el martes a la sede de Naciones Unidas por primera vez en dos años con una enorme agenda de crisis en aumento para abordar, incluyendo la pandemia del coronavirus y el imparable calentamiento del planeta.

Otros asuntos acuciantes son las crecientes tensiones entre Estados Unidos y China, el incierto futuro de Afganistán con el nuevo liderazgo del Talibán y los conflictos activos en Yemen, Siria y en la región etíope de Tigray.

El año pasado, ningún líder viajó a la sede de la ONU por el azote del coronavirus en todo el mundo y todos los discursos fueron grabados con antelación. Este año, la Asamblea General ofreció a los mandatarios la opción de viajar a Nueva York o intervenir online, y más de 100 jefes de Estado y de gobierno han confirmado que estarán en el salón.

El secretario general de la ONU, António Guterres, que inaugurará el evento de una semana, “no escatimará esfuerzos al expresar su preocupación por el estado del mundo y mostrará una visión para salvar las numerosas divisiones que se interponen en el camino del progreso”, dijo Stephane Dujarric, vocero de la institución.

Por tradición, la primera nación en intervenir es Brasil, cuyo presidente, Jair Bolsonaro, no está vacunado contra el coronavirus. El pasado jueves reiteró que no tiene previsto hacerlo pronto y se justificó alegando que pasó el COVID-19 y que tiene un elevado nivel de anticuerpos.

Un asunto clave en vísperas de la Asamblea fueron los requisitos de entrada a Estados Unidos — y a la propia sede de la institución — para los líderes mundiales. Estados Unidos exige estar vacunado o presentar un test negativo al COVID-19 reciente, y la ONU operará con un sistema de honor por el que cualquiera que entre al complejo certifica que no tiene síntomas y que no arrojó positivo en los últimos 10 días.

Los tres discursos más esperados del martes por la mañana serán los del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que se estrena en la reunión tras derrotar a Donald Trump en las elecciones de noviembre; el del presidente de China, Xi Jinping, quien en un sorpresiva decisión aparecerá en video, y el recién elegido presidente de Irán, el conservador Ebrahim Raisi.

Antes del inicio del Debate General anual de la Asamblea, Guterres lanzó una dura advertencia de que el mundo podría caer en una nueva, y probablemente más peligrosa, Guerra Fría si Estados Unidos y China no reparan su relación “totalmente disfuncional”.

El jefe de la ONU dijo en una entrevista con The Associated Press este fin de semana que Washington y Beijing deberían cooperar en la crisis climática y negociar en comercio y tecnología, pero “desafortunadamente, hoy solo tenemos confrontación”, incluyendo en cuestiones de derechos humanos y geoestratégicas, principalmente en el Mar de la China Meridional.

Entre los líderes que intervendrán de forma presencial en la reunión, que termina el 27 de septiembre, están el rey Abdullah II de Jordania; el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, los primeros ministros de Japón, India y Gran Bretaña; el nuevo primero ministro de Israel, Naftali Bennett, y el presidente palestino, Mahmud Abás.

La nación

VOLVER

Más notas sobre el tema