EEUU cierra frontera Texas-Coahuila para frenar el paso de migrantes y comienza a deportar a haitianos

1.107

EU cierra frontera Texas-Coahuila para frenar a migrantes

DEL RÍO, Texas.— Estados Unidos cerró su frontera con México en Del Río, Texas, en un intento por frenar la entrada de migrantes en el lugar, donde miles de migrantes de haitianos han establecido un campamento.

Unos 20 vehículos del Departamento de Seguridad Pública de Texas patrullaron el puente y la zona del río en la que desde hace tres semanas miles de migrantes quedaron varados e instalaron un campamento en la zona que comunica Ciudad con Del Río.

También enviaron agentes de la Patrulla Fronteriza que custodiaron la zona montados a caballo.

Además, los agentes acordonaron el sitio para impedir el paso hacia una presa que los migrantes recorrían para atravesar el río Bravo hacia el territorio estadunidense.

En tanto, las autoridades estadunidenses empezaron a repatriar a haitianos que estaban en el lugar, como anunció el sábado pasado el Departamento de Seguridad Interior.

De acuerdo con cifras de la Patrulla Fronteriza, unas tres mil 300 personas fueron retiradas del campamento en Del Río.

En total, se encuentran cerca de 14 mil 800.

Las autoridades programaron retirarlos a todos esta semana.

“Cuando fuimos a Estados Unidos, nos dejaron en detención por cuatro días, cuatro días sin lavarnos los dientes, cuatro días sin bañarnos, sólo nos dieron poca comida. Mire qué sucios estamos”, relató un hombre que aterrizó ayer en Puerto Príncipe en uno de los vuelos de deportación.

En tanto, el primer ministro haitiano Ariel Henry afirmó que le preocupan las condiciones del campamento y que los ciudadanos serán bienvenidos al regresar.

Sin embargo, los migrantes temen por la situación en su país de origen.

“En Haití no hay seguridad. El país está sumido en una crisis política”, comentó Fabricio Jean, un haitiano de 38 años que se trasladó a Texas con su esposa y dos hijas.

Pactan mayor cooperación

SALTILLO.— Autoridades de Coahuila y de Estados Unidos se reunieron para analizar la crisis migratoria que se registra en Acuña y Texas.

Representantes de ambas partes acordaron reforzar la seguridad en la frontera, además de invertir en tecnología e infraestructura para prevenir crisis migratorias.

Otro de los puntos destacados fue acordar la creación de infraestructura para ampliar los acuerdos comerciales.

En la reunión estuvieron presentes el secretario de Gobierno del estado, Fernando de las Fuentes Hernández; la Secretaría de Seguridad de Coahuila, Sonia Villarreal, y Segismundo Doguin, representante del Instituto Nacional de Migración, además de agentes de la Patrulla Fronteriza.

Los asistentes anunciaron acuerdos para fortalecer la tecnología, infraestructura y estrategias entre los dos países, para evitar un daño comercial.

El gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís tuvo una videoconferencia con el embajador Ken Salazar, en la que destacó el apoyo que Coahuila brinda al proceso.

Expulsiones vía Monterrey

México comenzará a devolver a migrantes haitianos a su país en los próximos días, reportó ayer la agencia AP.

Según informó a la agencia de noticias una autoridad federal que pidió el anonimato, los vuelos partirán desde Monterrey y desde Tapachula,

En Monterrey hay un nodo carretero que conecta con los principales cruces del este de la frontera con Texas.

Esto se llevará a cabo después de que miles de migrantes quedaron varados en la frontera entre Coahuila y Texas y crearan un campamento del lado estadunidense del río Bravo.

Algunos migrantes cuentan con visas humanitarias para poder desplazarse legalmente por territorio mexicano y las aprovechan para trasladarse hacia la frontera con Estados Unidos.

Excelsior


EE. UU. empieza a deportar a haitianos retenidos en Texas

stados Unidos inició ayer la deportación de decenas de haitianos retenidos en un campamento improvisado bajo un puente en la localidad de Del Río, en el sur de Texas, tras un cruce masivo en la frontera.

Un agente de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) de EE. UU., informó que ayer salieron tres vuelos desde Texas con dirección a Haití con “decenas” de nacionales de ese país caribeño.

“Esperamos que esto envíe un mensaje claro a los demás inmigrantes ilegales: si vienen sin justificación, los vamos a deportar”, señaló este agente después de aparcar una furgoneta de grandes dimensiones en un refugio de migrantes cerca de la frontera.
El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) anunció que ayer empezarían los traslados de los migrantes, tanto a otros puntos fronterizos, para agilizar el procedimiento, como directamente a sus países de origen. Según la agencia AP, el Gobierno estadounidense prevé continuar con el proceso durante los próximos días.

El jefe de la Patrulla Fronteriza, Raúl L. Ortiz, informó también que 3 mil 300 migrantes ya han sido trasladados del campamento de Del Río a aviones o centros de detención, y espera que 3 mil de los aproximadamente 12 mil 600 migrantes restantes se trasladen en un día. El resto debería salir en una semana, dijo. Los primeros tres aviones partieron de San Antonio hacia Puerto Príncipe ayer, y el primero llegó por la tarde.

“Estamos trabajando las 24 horas para sacar rápidamente a los inmigrantes de las condiciones de calor y naturales del lugar hacia nuestras instalaciones, donde serán procesados y trasladados fuera de Estados Unidos de acuerdo con nuestras leyes y nuestras políticas”, puntualizó Ortiz en una conferencia de prensa en el puente fronterizo, situado a 230 kilómetros al oeste de San Antonio.

En las últimas jornadas, unos 13 mil migrantes, en su mayoría haitianos, estaban acampando debajo del puente internacional que une Ciudad Acuña (México) y Del Río.

Según varios videos grabados por periodistas desde el lado mexicano, la zona cercana al río ha sido cortada por las autoridades estadounidenses, que han desplazado a los migrantes a otro campamento improvisado cercano.

Desde la parte estadounidense del linde, en Del Río, es imposible acceder al campamento debido a las medidas de seguridad, lo que impide ver cuál es la situación en el puente, dado que la única manera de entrar a él es desde México.

Varios medios de comunicación locales señalaron ayer que vehículos del Departamento de Seguridad Pública de Texas formaron una fila cerca del puente y del río para evitar que los migrantes crucen por una zona de menor profundidad por la que los haitianos han estado atravesando estos últimos días hacia EE. UU.

El Gobierno de México dijo ayer que también comenzaría a deportar haitianos a su tierra natal. Un funcionario afirmó que los vuelos serían desde ciudades cercanas a la frontera con EE. UU. y la frontera con Guatemala, donde permanece un grupo aún más grande de inmigrantes. El nuevo embajador de EE.UU. en México, Ken Salazar, visitó El Ceibo (Tabasco) para conocer la situación.

Cierran puentes

La oposición republicana ya ha señalado como responsable de la situación en la frontera al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que este viernes ordenó el cierre temporal de los puentes fronterizos en Del Río, EE. UU. También clausuró un segundo puente fronterizo, llamado Presa la Amistad, ubicado en las afueras de la ciudad. El gobierno estadounidense ordenó derivar todo el tráfico que normalmente pasa por estos dos puentes al cruce en Eagle Pass, fronterizo con Piedras Negras (México), y a unas57 millas (casi 100 kilómetros) al este de Del Río.

El Periódico


Haití expresa preocupación por sus ciudadanos en frontera de México y EEUU

El Gobierno de Haití expresó este domingo 19 de septiembre su preocupación por la “difícil” situación de miles de sus ciudadanos en un campamento improvisado bajo el puente internacional de Del Río, en la frontera de Texas con México, a la espera de entrar en Estados Unidos, que prepara su deportación.

“Estamos muy preocupados por las condiciones extremadamente difíciles en las que viven varios miles de nuestros compatriotas en la frontera entre Estados Unidos y México”, escribió el primer ministro de Haití, Ariel Henry, en su cuenta de Twitter.

Henry llamó a la unión nacional para “dar una oportunidad al país” y evitar que los haitianos sigan viviendo este tipo de “humillaciones”.

“Al tiempo que renovamos nuestra plena solidaridad con ellos, queremos asegurarles que ya se han tomado medidas para ofrecerles una mejor acogida a su regreso al país”, continuó.

“No se quedarán atrás”, prometió, mientras les daba la bienvenida con un proverbio muy utilizado por los haitianos: “Lakay se Lakay (La casa sigue siendo la casa)”.

Desde el agravamiento de la crisis socioeconómica y política en 2018, varios miles de haitianos han abandonado su país para ir a México, Estados Unidos y República Dominicana entre otros.

En el pasado, la mayoría de los haitianos que decidían abandonar el país eran analfabetos, pero en los últimos tiempos son profesionales y universitarios, que se marchan en busca de una vida mejor en otro lugar.

Además, cientos de haitianos que vivían en América Latina, sobre todo en Chile, Brasil y Ecuador, están realizando un largo viaje a través de más de una docena de países para intentar llegar a Estados Unidos.

Cerca de 13.000 inmigrantes irregulares, en su mayoría haitianos, están retenidos por las autoridades migratorias estadounidenses en un campamento improvisado debajo el puente internacional que une Del Río (Texas) con Ciudad Acuña (México).

Los migrantes han estado cruzando desde el pasado martes a Estados Unidos y han desbordado a las autoridades migratorias, que improvisaron el campamento a la espera de ir procesando solicitudes de asilo.

Según medios estadounidenses, el Gobierno de Estados Unidos prepara el envío de múltiples vuelos de deportación a Haití para desalentar la llegada masiva de ciudadanos de esta nación.

Televisa news

VOLVER

Más notas sobre el tema