El cambio climático causa estragos en la agricultura amazónica – Por Christian Garavaglia

877

Por Christian Garavaglia*

La actividad extractiva en la Amazonía ya está sintiendo los efectos del cambio climático. Cultivos como la nuez de Brasil, el açaí, el cacao, el cupuaçu, el caucho y los aceites de copaiba y andiroba corren el riesgo de desaparecer o reducir drásticamente la producción en los próximos 30 años, advierten los científicos.

Los productores de açaí han informado que las plantas se están debilitando: comienzan a no dar frutos y mueren en una etapa temprana . Los productores también mencionan la inusual muerte de los castaños, árboles gigantes que pueden alcanzar los 50 metros de altura y se destacan en el bosque por su altura. La castaña se encuentra entre las especies más afectadas , ya que requiere ciertas condiciones ambientales y la polinización de insectos específicos.

Uno de nuestros principales productos es el açaí y últimamente hemos tenido una pérdida muy grande por este tema de la temperatura, afirma Ladilson Amaral, productor.

El último informe del IPCC advierte que habrá impactos potencialmente irreversibles sobre la biodiversidad y el equilibrio de la selva amazónica. Pero más allá del impacto ambiental, las consecuencias sociales afectarán especialmente a los agricultores que trabajan con plantas nativas, provocando un agravamiento de la desigualdad social y un desplazamiento de personas del campo a las zonas urbanas.

Esta es la conclusión de una encuesta realizada por científicos de cinco universidades brasileñas que analizó 18 de los principales cultivos en 56 reservas extractivas en el bosque: en un escenario donde no se toman acciones y las emisiones de dióxido de carbono continúan aumentando, las especies nativas brasileñas se verán gravemente afectadas en los próximos 30 años.
¿Cómo analizó el estudio la selva amazónica y el cambio climático?

Ya sabemos que la Selva Amazónica es muy vulnerable al cambio climático y fácilmente influenciada por los humanos, sufriendo especialmente por los incendios y la deforestación. Muchas poblaciones tradicionales que habitan la región dependen de recursos forestales no madereros para su alimentación o sustento económico, y pueden verse gravemente dañadas por los cambios provocados en la región.

De las 56 reservas analizadas, 21 pueden perder al menos una especie relevante, mientras que 4 reservas ubicadas en el estado de Rondônia – Barreiro das Antas, Rio Cautário, Pacaás Novos y Curralinho – pueden perder las 18 especies nativas. Este impacto provocado por el cambio climático perjudicará a miles de familias que viven del cultivo de estas especies.

Es posible medir estos impactos a través de patrones cambiantes de temperatura, humedad, tipo de suelo y también precipitaciones asociadas a escenarios de cambio climático, junto con modelos científicos de nichos ecológicos. Con ello, el estudio concluye que, dentro de unos años, dejarán de existir las condiciones climáticas necesarias para la supervivencia de estas especies.

El estudio también advierte que la falta de diagnósticos socioambientales de estas reservas dificulta hacer un pronóstico más detallado de los impactos sociales y, en consecuencia, la formulación de medidas para mitigar el problema y ayudar a los agricultores locales.
Impacto social del calentamiento global en la Amazonía

Las mayoría de las pérdidas significativas se producen en regiones que ya sufren de incendios, la minería y la deforestación ilegal. Sin conexión con estas actividades delictivas, las familias residentes de estos lugares serán las más afectadas debido a que su sustento se fundamenta en la extracción y la agricultura a pequeña escala.

En la Amazonía central, sin embargo, el estudio encontró que existen áreas más aptas para la supervivencia de especies en el futuro, principalmente porque están alejadas de los impactos de la fragmentación del hábitat, variaciones microclimáticas, invasiones y otras presiones. Esto enfatiza la necesidad de unidades de conservación.

Los científicos aconsejan a los tomadores de decisiones no solo que protejan las áreas de conservación existentes, sino también que creen otras nuevas. También será necesario invertir en más investigación científica para desarrollar variedades de plantas resistentes al clima para familias extractivas, así como programas de manejo de las especies existentes más utilizadas.

Algunas de estas plantas pueden convertirse en plantas del futuro; en otras palabras, plantas adecuadas para la restauración ambiental, especialmente en áreas de transición entre biomas. Cualquier tipo de programa de restauración que dé prioridad a especies prometedoras, que aún se encuentran en fase de investigación, será bienvenido. Las políticas de control de emisiones contaminantes también, por supuesto, pero en esta etapa, la mayoría de los científicos ya se han rendido ante los escenarios más optimistas.

MeteoRed


VOLVER

Más notas sobre el tema