El enviado de EEUU en Haití renuncia a su cargo por deportaciones “inhumanas”

1.559

Renuncia enviado especial de EU en Haití por deportaciones “inhumanas”

El enviado especial del gobierno de Joe Biden para Haití renunció en protesta por las expulsiones “inhumanas” de migrantes haitianos a su país desgarrado por contiendas civiles y desastres naturales, dijeron funcionarios estadunidenses el jueves.

Daniel Foote fue designado al puesto en julio luego del asesinato del presidente de Haití. Desde antes de las expulsiones de los migrantes haitianos de la pequeña población de Del Río, Texas, se sabía que el diplomático de carrera sentía profunda insatisfacción con lo que consideraba la falta de urgencia en Washington y la lentitud de los esfuerzos para mejorar las condiciones en el país caribeño.

Foote escribió al secretario de Estado, Antony Blinken, que renunciaba inmediatamente “con profunda desilusión y disculpas a los que buscan cambios cruciales”.

“No permitiré que me asocien con la decisión inhumana y contraproducente de Estados Unidos de deportar a miles de refugiados haitianos e inmigrantes ilegales a Haití, un país donde funcionarios estadunidenses están encerrados en cuarteles seguros debido al peligro que significan las pandillas armadas en la vida cotidiana”, escribió. “El enfoque de nuestra política para Haití sigue siendo profundamente defectuoso, y mis recomendaciones han sido ignoradas y descartadas, cuando no modificadas para proyectar una narrativa distinta de la mía”.

Dos funcionarios con conocimiento directo del asunto confirmaron la renuncia bajo la condición de anonimato por no estar autorizados a hablar públicamente sobre ello.

Un funcionario, que no estaba autorizado a hablar públicamente sobre cuestiones de personal y lo hizo bajo la condición de no ser identificado, dijo que Foote solicitó con insistencia una mayor supervisión de los planes para Haití y que el gobierno no consideraba que sus pedidos fueran apropiados.

La renuncia repentina de Foote deja un vacío en los planes de Estados Unidos para Haití y suma una nueva voz prominente y crítica a la respuesta del gobierno a los haitianos acampados en la frontera de Texas con México. Se prevé que la embajadora de Estados Unidos en Haití, Michele Sison, otra diplomática de carrera, deje el puesto próximamente tras su designación como secretaria adjunta de asuntos internacionales de organización del Departamento de Estado.

El campamento se ha reducido considerablemente desde que superó las 14 mil personas el sábado, muchas de ellas expulsadas y muchas liberadas en Estados Unidos con órdenes de presentarse ante las autoridades de migración.

La Casa Blanca enfrenta fuertes críticas de ambos partidos. Los demócratas y muchos grupos defensores de los inmigrantes dicen que la expulsión de miles de haitianos sin darles la oportunidad de pedir asilo viola los principios estadunidenses. Además los han enfurecido las imágenes ampliamente difundidas de agentes de la Patrulla Fronteriza a caballo empleando tácticas agresivas contra los migrantes.

Entre el domingo, cuando comenzaron, y el martes hubo 10 vuelos de deportación a Haití, de acuerdo con funcionarios haitianos. Funcionarios estadounidenses dicen que habrá siete vuelos diarios, lo que significaría una de las expulsiones en mayor escala en varias décadas.

Foote fue previamente subjefe de la misión en Haití y antes embajador en Zambia. En su nueva función, trabajó con la embajadora para dar a apoyo a Haití tras el asesinato del presidente Jovenel Moïse.

Desde hace semanas impulsaba discretamente en Washington un plan para mejorar la ayuda a Haití en materia de seguridad y así allanar el camino hacia las elecciones presidenciales. Pero los observadores de la situación dicen que sentía una creciente decepción con la lentitud del proceso de toma de decisiones en el gobierno.

“Cuando una persona encargada de los planes para Haití en el más alto nivel renuncia porque sus ‘recomendaciones son ignoradas y descartadas’, no solo es problemático sino revelador de que este gobierno no tolera a quienes no coinciden con su visión distorsionada de los hechos”, dijo Damian Merlo, un estratega republicano que ha trabajado durante años en asuntos haitianos y ahora es cabildero registrado del gobierno. “Dan Foote es un diplomático de primera categoría que se niega a permitir que le digan lo que debe hacer. Ojalá hubiera más funcionarios del servicio exterior con el valor de desafiar a sus jefes”.

La Jornada


“Es una decisión inhumana”: la dura carta de renuncia del enviado especial de EE.UU. para Haití por el trato a los migrantes de la nación caribeña

“No estaré vinculado con la inhumana y contraproductiva decisión de Estados Unidos de deportar a miles de refugiados haitianos e inmigrantes ilegales a Haití, un país donde los funcionarios estadounidenses están encerrados en instalaciones protegidas debido al peligro creado por grupos armados que controlan la vida cotidiana”.

Con esa dura crítica a su propio gobierno, el enviado especial de Estados Unidos para Haití, Daniel Foote, anunció este miércoles su renuncia inmediata al cargo.

En una carta dirigida al secretario de Estado, Anthony Blinken, Foote dijo que dejaba el cargo decepcionado y advertía que la política de Estados Unidos hacia Haití era “profundamente defectuosa”.

Su renuncia al cargo, que ocupaba desde julio, se produjo luego de que el pasado fin de semana el gobierno de Estados Unidos empezó a deportar a unos 13.000 migrantes haitianos que se hallaban reunidos junto a un puente en una localidad fronteriza de Texas.

Estos haitianos habían levantado allí un campamento improvisado, donde vivían bajo temperaturas de 37ºC mientras esperaban su oportunidad para ser admitidos como refugiados en Estados Unidos, junto a grupos más reducidos de cubanos, peruanos, venezolanos y nicaragüenses.

Desde el domingo hasta este jueves, Estados Unidos ya ha deportado hacia Haití a unos 1.400 migrantes que estaban en ese campo.

En su carta de renuncia, Foote advirtió que Haití era un “estado colapsado” que “simplemente no puede soportar la infusión forzada de miles de migrantes retornados que carecen de comida, refugio y dinero sin una tragedia humana adicional y evitable”.

El malestar de los deportados se hizo visible el martes en el aeropuerto de Puerto Príncipe, cuando un grupo de ellos corrió de vuelta hacia el avión en el que habían sido trasladados, mientras que otros lanzaron sus zapatos hacia la aeronave en muestra de su descontento.

Al menos uno de los deportados casi logró abordar nuevamente una aeronave, lo que fue impedido por la tripulación que se apresuró a cerrar la puerta antes de que la alcanzara, según informó Reuters.

Imágenes de video también muestran algunas escenas de caos mientras muchos deportados buscaban sus pertenecias, luego de que su equipaje fue arrojado fuera del avión.

También circularon reportes de prensa según los cuales algunos migrantes no habían sido informados de que serían devueltos a Haití.

Asilo, no deportaciones

Las imágenes difundidas en estos días de agentes estadounidenses montados a caballo intentando arrear a los inmigrantes en Texas generaron gran rechazo al evocar comparaciones con la época de la esclavitud en Estados Unidos y con el maltrato que la población negra ha sufrido históricamente en ese país.

Esas imágenes, captadas por un fotógrafo de la agencia AFP, parecen mostrar a los agentes fronterizos a caballo usando sus riendas en contra de los migrantes y empujándolos hacia el Río Bravo que marca la frontera con México.

Su difusión incrementó la presión sobre el gobierno de Biden y generó llamamientos dentro del propio gobernante Partido Demócrata para que a los haitianos se les ofrezca asilo y no se les deporte.

Funcionarios del departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos informaron este jueves que el gobierno suspendería temporalmente el uso de patrullas a caballo en la localidad fronteriza de Del Río, donde se encuentra el campamento de migrantes haitianos.

Muchos haitianos abandonaron su país después de un devastador terremoto en 2010. Gran cantidad de los que están en el campamento en Texas habían estado viviendo en Brasil y en otros países de América del Sur, desde donde se trasladaron hacia el norte luego de que no haber logrado conseguir empleos ni un estatus migratorio legal.

Este año la situación en Haití empeoró al generarse más inestabilidad política, tras el asesinato en julio del presidente; y al producirse un terremoto mortal en agosto.

Foote sostuvo que los haitianos necesitan “asistencia inmediata” y criticó que Estados Unidos y otros países estén interfiriendo en la política de ese país.

“Lo que nuestros amigos haitianos realmente quieren, y necesitan, es la oportunidad de fijar su propio rumbo”, escribió.

Un portavoz del departamento de Estado agradeció a Foote por su trabajo y aseguró que Estados Unidos se mantiene “comprometido con respaldar una migración segura, ordenada y humana en toda la región”.

Casi 19.000 migrantes, mayormente haitianos, se encuentran en Colombia, esperando a cruzar hacia Panamá en su recorrido hacia Estados Unidos.

BBC


Crise migratoire, l’émissaire américain Daniel Foote remet sa démission en signe de protestation

L’émissaire spécial américain pour Haïti, Daniel Foote a remis sa démission, mercredi afin de ne pas s’associer à « la décision inhumaine et contre-productive des États-Unis d’expulser des milliers de réfugiés et d’immigrants clandestins vers Haïti », a-t-il expliqué dans une lettre adressée au secrétaire d’état Anthony Blinken.

Le diplomate estime qu’il est impossible dans le contexte actuel, d’imaginer qu’Haïti puisse accueillir des milliers de migrants dénués de toute ressource.

En outre, l’envoyé spécial qui s’est rendu à deux reprises en Haïti pour rencontrer des acteurs de la crise au cours de l’été, dénonce l’implication des Etats unis dans l’accession au pouvoir du premier ministre Ariel Henry.

Un type d’intervention qui « a systématiquement produit des résultats catastrophiques jusqu’ici », note Daniel Foote, une fois encore, dans sa lettre de démission.

Le Département d’État a confirmé ce jeudi, la démission de l’envoyé spécial Foote, mais s’est gardé de commenter ses violentes critiques contre la politique menée par les Etats unis en Haïti.

Metropole


México y EU montan ‘muro’ para cercar a migrantes haitianos en la frontera

Por Magda Guardiola

Saltillo, Coah.- Autoridades estadounidenses y mexicanas cercaron este jueves al grupo de 5 mil personas migrantes que permanecen aún en la línea fronteriza entre Coahuila y Texas.

La Patrulla Fronteriza estadounidense informó a las personas migrantes que permanecen del lado norteamericano bajo el Puente Internacional Ciudad Acuña- Del Río, que ya no les permitirán el cruce al lado mexicano, a donde pasaban por comida, insumos y realizar llamadas a sus familiares.

El gobierno norteamericano envió al Río Bravo camiones de pasajeros para llevar a los indocumentados a centros de detención para revisar su situación migratoria y deportar vía aérea a quienes no califiquen para asilo humanitario.

Además colocó un muro con cientos de patrullas a metros del río para disuadir a las personas migrantes de intentar ingresar a Estados Unidos más allá de las márgenes.

La madrugada de este jueves, a las 5:00 horas autoridades estatales y migratorias cerraron los accesos al parque Braulio Fernandez, de Ciudad Acuña, donde acampan una 700 personas migrantes.

El ingreso y salida de este lugar fue restringido; solo agentes del estado, personal de migración y de organismo humanitarios internacionales pueden ingresar o salir. Al menos cuatro camiones foráneos ingresaron al parque durante la madrugada, pero salieron vacíos. De acuerdo a autoridades migratorias que estuvieron el miércoles en el campamento, la deportación desde México será voluntaria

El financiero

VOLVER

Más notas sobre el tema