México | Migrantes protestan en Chiapas contra la represión y por el libre tránsito hacia EEUU

628

Marchan migrantes para pedir alto a la represión

Unos 500 migrantes de distintas nacionalidades como Haití, Cuba, Honduras y El Salvador marcharon ayer por esta ciudad, fronteriza con Guatemala, y realizaron bloqueos en varias carreteras.

Al llegar a una estación migratoria de la región, la Siglo XXI, los manifestantes exigieron que les permitieran avanzar hacia el Norte, luego que en las últimas semanas varias caravanas hayan sido desarticuladas por parte de las autoridades.

También exigieron la destitución del representante estatal del Instituto Nacional de Migración (INM) en Chiapas, Aristeo Taboada, a quien acusaron de realizar duros operativos y deportaciones.

En medio de los preparativos por el Día de la Independencia que se celebra en México, los migrantes salieron en caminata con una cartulina pidiendo el fin de la represión en su contra.

Al grito de “¡queremos pasar, queremos pasar!”, los extranjeros caminaron unas 20 calles y bloquearon la vía principal de la zona.

“Si no nos dejan pasar a nosotros, tampoco pasaron los choferes con sus carros“, dijo uno de los migrantes haitianos, que como miles llevan meses varados en esa región.

Uno de los migrantes haitianos que participaron en la marcha denunció que él cuenta con el documento que otorga la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) y la visa humanitaria, por lo que ha comprado en cinco ocasiones un billete para viajar hacia el norte del país, pero las autoridades se lo impiden.

Otro de los caribeños afectados pidió a las autoridades federales que los dejen pasar con documentos legales, porque lo que no quieren es quedarse en esta ciudad fronteriza.

Yucatan


Arrestos de migrantes en frontera entre México y EU se mantienen en máximos de 20 años

Las autoridades estadounidenses arrestaron a más de 195,000 migrantes en la frontera con México en agosto, según cifras del gobierno publicadas el miércoles, profundizando el desafío humanitario y político al que se enfrenta el presidente Joe Biden mientras lucha por frenar las altas cifras.

Si bien el número de arrestos disminuyó ligeramente en comparación con julio, representa un aumento en comparación con agosto de 2019, cuando las cifras se dispararon antes de que la pandemia de coronavirus frenara la migración en todo el mundo.

Los arrestos fronterizos han rondado máximos de 20 años en los últimos meses.

El aumento de los pasos en la frontera ha creado un dolor de cabeza político para el demócrata Biden, y los críticos argumentan que su revocación de las políticas de línea dura del expresidente republicano Donald Trump está impulsando la migración.

Los expertos en migración dicen que la pobreza, la violencia y la inseguridad son factores que llevan a los migrantes a salir de Guatemala, Honduras y El Salvador.

Los agentes fronterizos de Estados Unidos están expulsando rápidamente a casi todos los adultos solteros y algunas familias encontradas en la frontera bajo una orden relacionada con el Covid-19 implementada por Trump y mantenida en gran parte por Biden.

El total incluye 18,534 niños migrantes no acompañados, según las cifras.

Forbes


Pobreza e inseguridad, principales motivos para salir de su país, aseguran migrantes

Por Isis Rábago

Fernando Izaguirre y Antonio Rodríguez son originarios de Honduras, uno de Tegucigalpa y el otro de San Carlos respectivamente, y aunque sus historias son totalmente diferentes, tienen algo en común; ambos decidieron dejarlo todo e ir en busca del sueño prometido en Estados Unidos.

Desde hace varios días llegaron a Gómez Palacio, en donde recorren diferentes calles para pedir dinero, comida o cualquier tipo de ayuda, pues ahora todo les sirve. Aunque señalan que la gente los ha tratado bien, en sus pensamientos no ha nacido la idea de quedarse en La Laguna, sino continuar el camino y cumplir con la meta que se fijaron desde que tomaron la decisión de partir de su lugar de origen.

Al cuestionarlo sobre los principales motivos que los orilla a tomar sus pertenencias más indispensables para emprender un viaje y recorrer kilómetros en donde se encuentran en su mayoría con situaciones adversas para llegar a Estados Unidos, Fernando Izaguirre responde: “La necesidad, la necesidad porque no hay empleo allá, y pues no es bien pagado, cien pesos no le alcanza a uno, y es lo que le obliga a uno a estar aquí”.

Solamente estudió hasta el 6° grado en el sistema educativo de Honduras, a los 14 años empezó a trabajar como ayudante de albañilería así como en el mercado de su ciudad, a lo más que podía aspirar era a percibir entre 50 a 70 pesos diarios, equivalente a la moneda nacional mexicana, con lo cual no le alcanzaba para nada.

A los 15 años el sueño americano le empezó a coquetear, pues sus amigos y conocidos le hablaban sobre la vida en Estados Unidos, la cual no era nada comparada con lo que tenía en ese momento, y era inimaginable, por lo cual empezó a buscar la forma de cómo enfrentarse al viaje. Fernando Izaguirre actualmente tiene 29 años, en Tegucigalpa vivía con sus padres; Santos y Alicia quienes se dedican a la venta del periódico, y aunque tiene una hija de 9 años, desde antes de que emprendiera el viaje ya no la ve, aunque señala que tanto con sus papás como con ella, trata de comunicarse lo más que pueda.

La autoridad migratoria, los ladrones y secuestradores representan para Izaguirre los peligros más grandes que viven los migrantes que deciden viajar hacia el vecino país del norte, sin embargo señala que prefiere arriesgarse a vivir en su ciudad en la pobreza y sin la oportunidad de crecimiento.

La meta aún está bien arraigada en él, la cual es llegar a Estados Unidos aunque el miedo de nuevamente ser deportado lo acecha, “es lo que da más miedo tirarse y que lo agarren”. Hay mucha delincuencia:

Antonio Otra de las historias de migrantes, le pertenece a Antonio Rodríguez Hernández, quien partió de San Carlos, Honduras, hace más de un mes, y hace alrededor de una semana que está en Gómez Palacio, viviendo de ayuda y haciendo lo que pueda para reunir dinero y retomar su camino. “Me agarraba a trabajar por ahí, con la gente, como quiera la gente es linda y si nos ayuda”.

La necesidad, como su compatriota, fue el principal motivo que lo obligó a decidir emprender el camino hacia Estados Unidos, pero además la tranquilidad de vivir en un país donde el peligro acecha. “Por ejemplo, allá no te puedes dormir en la calle, te cortan el cuello, hay mucha delincuencia, hay mucha gente mala”. Con su cara larga y ojos verdes algo tímidos, mientras comía en el dispensario de Santa Teresa de Calcuta de Gómez Palacio, en donde al menos consigue una comida gratuita durante la semana, Antonio Rodríguez de 45 años, platica como ha sido para él la experiencia de tomar el tren, el cual tomó junto con otros 50 centroamericanos y llegar a La Laguna.

También dejó en su país a una hija, que ahora ya está jovencita, sin embargo hace mucho tiempo que dejó de verla. “Pues mi meta es para allá… en estos días, a lo mejor mañana, pasado cualquier día”. Los peligros son muchos, asegura Antonio , como que alguien malo pase y le estrelle una piedra en la cabeza, picaduras de animales peligrosos e inclusive hasta violaciones. “Aunque lo ve gente como si nada pero es un riesgo difícil”.

Señaló que para el viaje, los principales es prepararse para comer, pues a veces el tren se para y dura como un día estacionado, y en ocasiones no tiene con que alimentarse para tener fuerza, que requerirá cuando llegue a la frontera con Estados Unidos, en donde deberá cruzar el río para estar cerca de cumplir con su sueño.

A diferencia de Izaguirre, Antonio tiene familiares en Estados Unidos, son dos primos con quienes anhela llegar y empezar una nueva vida, en donde la falta de oportunidades para mejorar su economía, no sea el problema.

Milenio

VOLVER

Más notas sobre el tema