Ministro argentino advierte a Uruguay por posible TLC con China: “En el Mercosur se negocia en bloque, no individualmente”

1.447

Matías Kulfas y las negociaciones entre Uruguay y China: “En el Mercosur se negocia en bloque, no individualmente”

Por Eduardo Menegazzi

Aunque desde la Cancillería argentina prefieren la cautela y apuestan a que con el paso de los días se pueda alcanzar algún punto de acuerdo, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, dejó en claro que al Gobierno la decisión de Uruguay para avanzar en un Tratado de Libre Comercio (TLC) con China por fuera del Mercosur no le resulta razonable. “El Mercosur se rige por la regla del consenso, se negocia en bloque, no un país individualmente”, expresó en la Casa Rosada al culminar la reunión semanal de Gabinete económico.

Ante los periodistas acreditados en Casa de Gobierno, Kulfas sostuvo: “De parte del Gobierno no hay una posición en particular. Está claro que Uruguay es un país soberano puede tomar la decisión que le parezca más conveniente. Uruguay puede hacer un acuerdo bilateral con China por afuera del Mercosur o puede seguir en el Mercosur. La normativa del Mercosur es muy clara, los acuerdos se hacen en bloque, no de manera unilateral. Estaremos observando a ver qué es lo que hace”.

Y agregó: “Uruguay ha planteado esto desde hace algún tiempo, la idea es aumentar los acuerdos con otros países. Nosotros hemos dicho que estamos de acuerdo en generar algunos esquemas de tratados entre Mercosur y otros mercados. Hay que hacerlo con mucho cuidado porque esto genera impactos y está claro que la economía de Uruguay, es diferente a la de Brasil, a la de Argentina y a la de Paraguay. Hay heterogeneidades productivas que se pueden discutir”.

Uno de los participantes de la reunión, en estricto off, confesó que al acuerdo uruguayo-chino lo ven “inviable”. La decisión de Lacalle Pou, que le fue comunicada al canciller argentino Felipe Solá a través de una llamada de su par Francisco Bustillo, provocó sorpresa. Y no hizo más que volver a tensar las relaciones bilaterales, que ya tuvieron otros episodios de desencuentros que ponen en riesgo el futuro del bloque regional. Desde la Cancillería argentina evitaron dar mayores precisiones: “No tenemos nada para decir por ahora”.

El presidente uruguayo Luis Lacalle Pou había convocado este martes a una reunión a los representantes de todos los partidos políticos de su país para anunciar los “últimos avances” en los acuerdos comerciales con China, aunque en la conferencia de prensa de poco más de 17 minutos que pronunció manifestó “su decisión histórica de permanecer en el Mercosur”. Brasil, según Lacalle Pou, le dio “una recepción aceptable” a esta propuesta, pero del otro lado del Río de la Plata saben que Argentina se opone a esta política aperturista.

“Primero se hará un estudio de factibilidad. Y si hay acuerdo, se avanzará en el TLC”, le comentó el presidente uruguayo tanto a los representantes de su coalición de gobierno como a los de la oposición que están representados en el Parlamento. Según informó el diario uruguayo El Observador pasaron casi cinco años “desde el 18 de octubre de 2016 en el que el entonces presidente Tabaré Vázquez apretó la mano de Xi Jinping y recibió la bienvenida a la iniciativa del Tratado de Libre Comercio (TLC)”. De acuerdo al mismo artículo de ese medio, ahora Lacalle Pou tuvo la respuesta formal del gobierno chino mediante una carta de su embajador en Uruguay, Wang Gang, en la que se explicita la disposición de “avanzar en un TLC” entre ambos países, cuya primera etapa implica la realización de un “estudio de factibilidad” que debería concluir a fines de 2021.

“El presidente y el gobierno nacional han manifestado en diferentes instancias la vocación aperturista de Uruguay y la necesidad de concretar acuerdos comerciales con el propósito de generar oportunidades de progreso para el país”, expresó ayer el gobierno uruguayo en un comunicado emitido para anunciar los acuerdos comerciales con China.

“En las dos reuniones informales que tuvimos con el Presidente argentino, una en Colonia y la otra, el otro día en Buenos Aires, hablamos de este tema. Quedamos en que Uruguay inicia sus negociaciones y que Uruguay comunica y eventualmente convoca al resto de los socios del Mercosur para avanzar”, aclaró Lacalle Pou. El canciller uruguayo, Francisco Bustillo, fue el encargado de avisarle a Felipe Solá de las negociaciones abiertas con el gigante asiático.

Tras la reunión con los partidos políticos de este martes, el mandatario uruguayo tendrá encuentros con delegados de las cámaras empresariales y los sindicatos. “Veremos quiénes serán ganadores y perdedores de estos acuerdos y si hay medidas compensatorias”, afirmó. Acerca del estudio de prefactibilidad, Lacalle Pou dijo que desde China se propuso su finalización a fin de año. “Veremos si es posible, haremos las cosas profesionalmente”, señaló el mandatario. “Estamos ansiosos y apurados, pero el apuro no puede llevar a equivocarnos, lo debemos hacer en conjunto”, apuntó.

China es el principal socio comercial de Uruguay. El último informe de la Unión de Exportadores del Uruguay sostiene que el gigante asiático es el principal destino de las exportaciones uruguayas al representar el 26,21 %. La Presidencia uruguaya recordó este martes en el comunicado que, durante la cumbre de Jefes de Estado del Mercado Común del Sur (Mercosur) del 8 de julio, Lacalle Pou reafirmó su intención de que Uruguay iba a apostar a negociar por su cuenta con otros países, pese a las reticencias de otros miembros del bloque, fundamentalmente Argentina.

Alberto Fernández con Luis Lacalle Pou, en la residencia de Olivos, en la reciente visita del uruguayo a nuestro país. EFE/ Presidencia de la Nación Argentina
En el Gobierno argentino desconocen todavía los términos del acuerdo. Lacalle Pou expuso que los intercambios se darán en materia de servicios, tecnologías, turismo y electrónica. “Confiamos en el trabajo de los uruguayos, en la excelencia de lo que producen. Debemos bajar barreras arancelarias que se nos ponen para entrar en una competencia en igualdad de condiciones (…). Con esa cancha abierta los uruguayos andarán bien”, enfatizó.

Lacalle Pou confía en que no haya rispideces con los países que integran el Mercosur, porque considera que Uruguay fue trasparente y leal. “Queremos la prosperidad de todos los países del bloque y estoy seguro de que el resto quiere lo mismo para Uruguay”, agregó. “Dijimos que el Mercosur en su conjunto tiene más poder negociador que solo; lo que no estábamos dispuestos o no creíamos oportuno es que, porque los demás países no avancen, el Uruguay deba quedarse quieto. Eso nos parecía, a todas luces, equivocado”, concluyó.

Cuando estuvieron en Olivos en la noche del 13 de agosto compartiendo una cena, Alberto Fernández y Lacalle Pou, abordaron este tema. La intención de flexibilizar el Mercosur para permitir acuerdos extrabloque viene siendo propuesta por Uruguay desde hace ya varios meses y ello provocó numerosos desencuentros entre ambos mandatarios.

Las máximas tensiones quedaron expresadas tanto en la cumbre que se realizó virtualmente desde el Museo del Bicentenario el 26 de marzo de este año para celebrar los 30 años de la creación del Mercosur como el 8 de julio cuando Argentina le transfirió a Brasil la presidencia pro-témpore por los próximos seis meses.

En aquella cumbre por los 30 años del Mercosur el jefe de Estado uruguayo habló de la participación en el bloque como un “lastre” por las necesidades de apertura comercial que necesitaba su país. Fernández le respondió con dureza y le espetó: “No queremos ser una carga para nadie. Si esta carga pesa, lo mejor es abandonar del barco”.

Después de ese cruce, desde ambos lados intentaron relativizar las diferencias. El 7 de julio de este año Uruguay anunció que iba a negociar por fuera del mercado común y eso volvió a tensar el vínculo bilateral. Al día siguiente, cuando Argentina traspasó la presidencia, en los discursos fue evidente que el proceso de revisión del AEC sigue siendo tema de controversias. Brasil propone que se bajen los aranceles de todos los productos con una rebaja drástica mientras que Argentina quiere proteger a algunos sectores industriales como automotrices, metalurgia y textiles para que las importaciones no los afecten tanto. Varias cámaras industriales brasileñas apoyan esta posición argentina.

En la reunión de hace un mes de los ministros de Economía y Finanzas de las cuatro naciones, Uruguay anunció que iba a comenzar a establecer acuerdos con terceros países en busca de nuevos mercados. En una reciente exposición ante la Cámara de Diputados uruguaya, el canciller Francisco Bustillo sostuvo que buscaban “mejores oportunidades para las exportaciones uruguayas, a descubrir nuevos nichos y, particularmente, a darnos la posibilidad de mejorar los aranceles, sobre todo en algo que todos conocemos, que es la competencia que presentan otros países u otros bloques en áreas en las que Uruguay definitivamente brilla, como es todo lo que hace a los bienes agropecuarios”.

Infobae


Delgado: avance de negociación con China es un acto “de una política exterior como hacía tiempo no se daba”

Avanzar en este caso es un acto de responsabilidad política con mayúscula, de una política exterior como hacía tiempo no se daba, que es una política exterior de Estado”, destacó este miércoles en rueda de prensa el secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, y recordó que la intención de firmar un TLC con China no es nueva.

“Todos los gobiernos intentaron este proceso”, dijo y señaló que así viene siendo desde el año 1988, además de que el expresidente Tabaré Vázquez había anunciado un acuerdo de este tipo, que finalmente no se pudo concretar.

En ese sentido, también mencionó la resolución 32, suscrita por los países del Mercosur en el año 2000, que impide la negociación individual de cada uno de los miembros con terceros países, pero recordó que en ocasión del TLC entre Uruguay y México hubo una “no objeción” y se pudo avanzar

“Tenemos que trabajar rápidamente en la negociación para ver los beneficios y aquellos que puedan sentir algún tipo de desafíos adicionales para darles los mecanismos compensatorios o cláusulas de salvaguarda que permitan avanzar como país y generar de esto una gran oportunidad laboral, comercial y de bienestar nacional”, resumió.

Delgado consideró además que “avanzar en un estudio de factibilidad habla muy bien de Uruguay, de China y de la política del gobierno en materia exterior y comercial y habla de una oportunidad que no solo va a ser para Uruguay”. Por eso, afirmó, es que el presidente Luis Lacalle Pou pidió al canciller que informe a los países del Mercosur antes de la reunión que se mantuvo este martes en Torre Ejecutiva con representantes de todos los partidos con representación parlamentaria.

El secretario de Presidencia apuntó que lo que se busca es que Uruguay “sea punta de lanza de un proceso que no sea ‘en desmedro de’, sino ‘acompañado de’”. “Que Uruguay sea puerta de entrada del Mercosur, con el Mercosur mismo. Ese es el objetivo final y quizá el más importante, pero por algún lugar había que empezar y Uruguay tiene un vínculo con China muy notorio”, agregó.

El país

VOLVER

Más notas sobre el tema