Uruguay | Estudiantes protestaron contra la reforma educativa por “neoliberal y mercantilizadora”

1.190

Gremios estudiantiles pararon en rechazo a la reforma educativa que prevé implementar la ANEP

Por  Enzo Adinolfi 

Los gremios estudiantiles de secundaria realizaron un paro para defender la diversificación de los bachilleratos, algo que las autoridades educativas prevén modificar en el marco de la inminente reforma curricular en la educación obligatoria. Frente al Consejo Directivo Central (Codicen), los gremios manifestaron su “preocupación y más profundo rechazo” por la iniciativa del presidente del organismo, Robert Silva, de modificar la diversificación de las opciones de bachillerato hasta ahora existentes implementando un bachillerato común, con la posibilidad de elegir opciones en sexto año.

“Rechazamos hoy más que nunca esta reforma que fue comunicada a nosotros la mañana después de culminado un 14 de agosto histórico [por el Día de los Mártires Estudiantiles], a través de una nota de El Observador, que cambiaría profundamente todo el sistema educativo. Repudiamos esta forma de comunicar la reforma; apostamos a la planificación de la misma bajo una comunicación y participación de los entes que forman parte de la educación secundaria”, criticaron.

En ese sentido, también exigieron una “apertura plena al diálogo” y una “información completa, que deje a un costado a la prensa burguesa que día a día continúa defendiendo los intereses de las clases dominantes, dejando de lado las necesidades de les estudiantes”. Mariano Portugau, integrante del gremio del IAVA, señaló a la diaria que participaron en el paro y la movilización más gente de la que esperaban. Sobre la proclama que leyeron, sólo pidió que las autoridades educativas los incluyan en el debate de la reforma educativa. “Por ahora nadie se nos acercó”, lamentó

No es la forma

Los estudiantes rechazaron la reforma porque consideran que su aplicación es “inviable”, ya que la educación se encuentra “vulnerada por la crisis sanitaria” y por problemáticas de “hace tantos años”. En esa misma línea, expresaron que las autoridades “dejan en claro” el “pleno desconocimiento” sobre esta situación y las necesidades, que “siguen sin ser contempladas”.

En suma, consideraron que “esta reforma tiene un claro tinte neoliberal y mercantilizador”, que privará a los estudiantes de su derecho a la educación. “Marcará nuestro futuro, atropellando a todos aquellos quienes elegimos las artes y humanidades como camino de vida”, reclamaron, y agregaron: “Esta reforma lejos está de solucionar los problemas innegables del sistema educativo”, que no se revierten “jerarquizando ciertas áreas del conocimiento por sobre otras”, apuntaron.

En efecto, dijeron que siempre van a apostar a una educación “diversa, universal y de calidad”, que respete “profundamente” el “derecho de elección, garantizando herramientas que hoy escasean para transitar este camino lo más sano posible”. Los estudiantes entienden que la educación pública debe ser “integral” y también “accesible”, para “no acentuar la brecha público-privada”. “Estas orientaciones son la base también para construir jóvenes críticos y con memoria, que habiten activa y participativamente en la sociedad, y esta reforma es un claro ejemplo de cómo una vez más nos quieren ignorantes y serviles al sistema capitalista”, añadieron.

Asimismo, plantearon que la reforma es planteada en el marco del “recorte del presupuesto educativo más grande desde el retorno de la democracia” y de “la ley de urgente consideración que vuelve a vulnerar y privatizar la educación pública, entre otra cantidad incontables de atropellos que plantea a la educación, democracia, libertad y derechos conquistados”. Por eso, de cara al posible referéndum, dijeron que como estudiantes de secundaria “resistimos, apoyamos y militamos” la derogación de los 135 artículos que se buscan derogar.

La directora de Planificación Educativa de la ANEP, Adriana Aristimuño, es quien lidera la reforma educativa que se prevé implementar en pocos meses. No obstante, antes harán diferentes consultas. Para eso, en principio, se conformó un grupo de 13 actores sociales en los que no hay docentes ni estudiantes: “La construcción colectiva se genera a partir de la efectiva participación de distintos actores. Dentro del ámbito de cambio que está liderando Aristimuño se convocó a un grupo de expertos, que son 13 personas que yo como uruguayo me siento orgulloso de cada de uno de ellos, porque tienen orígenes distintos, realidades diferentes, y han sido exitosos en sus ámbitos de acción”, justificó Silva en un evento realizado por la agrupación estudiantil Brum, de la Facultad de Derecho.

Aristimuño adelantó que entre octubre y noviembre se llevarán adelante instancias de intercambio para esa transformación curricular con distintos actores, entre ellos empresarios, organizaciones que se dedican a la educación, partidos políticos, educadores, sindicalistas y actores de la educación terciaria, entre otros. La directora de Planificación Educativa sostuvo que será una “fuerte transformación curricular” que comienza este año y “que se va a proyectar hasta 2025 por lo menos”.

La Diaria


VOLVER

Más notas sobre el tema