Argentina | Espionaje ilegal: juez rechaza la recusación de Macri y le fija nueva fecha de indagatoria

1.090

Espionaje ilegal al ARA San Juan: el juez volvió a citar a indagatoria a Macri

El juez federal Martín Bava volvió a citar al expresidente Mauricio Macri a prestar declaración indagatoria en el marco de la causa por el espionaje a los familiares del ARA San Juan. Tras rechazar la recusación que planteó el exmandatario este miércoles, el magistrado lo convocó otra vez y fijó fecha para el próximo 28 de octubre a las 12 en los tribunales de Dolores “bajo apercibimiento de ley”.

“Atento a una nueva incomparecencia y a lo resuelto en el día de la fecha en el marco del Incidente Nro. 10, fíjese nueva audiencia para el próximo jueves 28 de octubre a las 12 hs a fin de que el Sr. Mauricio Macri, comparezca a prestar declaración indagatoria en los términos del art. 294 del CPPN, conforme los hechos imputados y bajo los mismos elementos de cargo detallados en la resolución del pasado 1ro. de octubre en el punto XII, bajo apercibimiento de ley”, escribió el juez. Tras el faltazo de Macri, las querellas habían pedido la detención del exjefe de Estado.

“Bajo apercibimiento de ley”, escribió el magistrado. Si bien es se trata de una fórmula estereotipada en este contexto adquiere especial relevancia. Es que el artículo 282 del Código Procesal Penal resalta que “si el citado no se presentare en el término que se le fije ni justificare un impedimento legítimo, se ordenará su detención”.

Macri fue citado para prestar declaración indagatoria el 7 de octubre (estaba en el exterior); se lo volvió a convocar para este miércoles pero en lugar de concurrir a declarar recusó al magistrado. Ahora Bava lo vuelve a citar para el jueves de la otra semana. Le imputa haber ordenado y posibilitado el espionaje ilegal contra los familiares del ARA San Juan.

Previamente, el magistrado había rechazado la recusación planteada por Macri, quien había acusado al juez de prejuzgamiento y temor fundado de parcialidad. En el escrito del expresidente, que lleva la firma de su abogado Pablo Lanusse, se había pedido producción de prueba y un audiencia, en una clara maniobra dilatoria.

“Del escrito presentado por la defensa del Dr. Lanusse no se desprenden razones sensatas para considerar un temor de parcialidad por parte del suscripto, más allá del desacuerdo de la parte con la citación formulada”, le respondió el juez Bava en una resolución de 18 páginas.

Recusación y rechazo
Para poder citarlo nuevamente a prestar declaración indagatoria, el juez Bava rechazó in limine la recusación que este miércoles presentó Macri a través de su representante legal.

Macri había acusado a Bava de prejuzgar por, supuestamente, haber adelantado opinión de forma intempestiva antes de definir la responsabilidad del expresidente en los hechos investigados. También lo acusó de falta de imparcialidad por las valoraciones que volcó en su resolución del 1º de octubre cuando citó al exmandatario por primera vez a indagatoria.

El magistrado inicia su respuesta resaltando que Lanusse pide apartarlo del caso “el mismo día que tenía previsto su defendido concurrir a estos estrados a prestar declaración indagatoria”. Y luego destaca que no se encuentra “comprendido en ninguna de las causales de recusación establecidas en el ordenamiento procesal y que las invocadas” por el abogado de Macri “son manifiestamente improcedentes”.

“No tengo amistad, enemistad ni prejuicio de ningún tipo, objetivo ni subjetivo con los imputados ni con los querellantes. Tampoco los tengo con relación al objeto que es materia de estudio. Mucho menos, como alude el inciso en el que funda su pretensión el defensor, manifesté opinión extrajudicialmente sobre el proceso a persona alguna”, argumentó el juez Bava. Y añadió: “No he formulado recomendaciones a favor ni en contra de ninguna de las partes y no tengo otro interés en el proceso que no sea el de cumplir acabadamente el deber constitucional de afianzar la justicia (…)”.

También le indicó a Lanusse, quien había criticado supuestas valoraciones del juez, que “el análisis y evaluación que efectuamos los jueces en los casos en los que nos toca intervenir son el reflejo de un proceso valorativo y fundado de los medios de prueba, sobre cuya base se adoptan las decisiones que corresponden”. “Esas decisiones podrán ser acertadas o criticables, puede discutirse la metodología de valoración de la prueba o el mérito de mis consideraciones, pero de ningún modo la discrepancia de alguna de las partes con lo decidido puede ser causal suficiente para fundar el apartamiento de un magistrado del conocimiento del expediente”, resaltó.

En otro pasaje de su resolución de 18 páginas, el magistrado señaló “que la pretensión de apartar a un juez de una investigación es una medida procesal excepcional, acto de extrema gravedad que afecta intereses singulares como generales en un proceso”. En esa línea afirmó que “el carácter restrictivo de su procedencia tiene que ver con asegurar la garantía del juez natural, que no sólo protege a las personas involucradas en un caso de ser juzgadas por un magistrado imparcial, sino también preserva el buen funcionamiento del servicio de justicia”. Si así no fuera, cada parte podría pedir jueces a la carta.

No obstante, le respondió a Lanusse que lo “que el aquí imputado llama prejuzgamiento no fue más que la evaluación y sopesamiento de los elementos de prueba obrantes en autos, que acto seguido derivaron en su llamado a indagatoria por entender que estaba dado el estado de sospecha exigido por el artículo 294 CPPN”.

En este marco, Bava le recordó a Macri que se reunió con el camarista Gustavo Hornos en diversas oportunidades y que a pesar de eso, aquel juez no fue apartado de uno de los casos en los que se había excusado. Hornos fue uno de los protagonistas de la “Operación Olivos” que reveló El Destape.

“La excepcionalidad que revisten los pedidos sobre el apartamiento de un magistrado es de tal extremo, que ha llevado a que recientemente el máximo tribunal penal de nuestro país rechace un planteo de excusación del Dr. Gustavo Hornos, para entender en un asunto en el que se encuentra denunciado el Sr. Mauricio Macri. Vale aclarar que la excusación llevada adelante por el magistrado se fundó en ‘motivos graves de decoro o delicadeza’ en virtud de las numerosas visitas registradas por este a la residencia presidencial en contextos donde el Juez se encontraba pronto a resolver en causas de sensible gravedad institucional”, citó Bava en su resolución. Y destacó que “los Dres. Gemignani y Riggi entendieron que no se daban los presupuestos suficientes para sostener que la intervención del magistrado pudiera vulnerar la garantía de imparcialidad”.

Bava también le indicó al expresidente que “la existencia de una mecánica similar entre las maniobras analizadas” en este caso y otras causas de espionaje ilegal macrista “no fue una idea original de este magistrado, sino que fue dicho por el Juez que me precedió al frente de este Tribunal”, es decir, Alejo Ramos Padilla, y “que también lo sostuvo” la Comisión Bicameral de Seguimiento de los Organismos de Inteligencia “en el Informe ‘Espionaje Ilegal 2016-2019’”.

Otro tema cuestionado por Macri fue la competencia del juzgado de Dolores para intervenir. Pretende llevar la causa a los tribunales federales de Comodoro Py. Al respecto, Bava aseguró que “la competencia de este Tribunal para intervenir en este proceso fue ratificada en dos oportunidades por la Excma. Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata”. Es que en este caso del espionaje a los familiares del ARA San Juan ya se había trabado un conflicto de competencia entre los tribunales de Mar del Plata (donde se inició el proceso) y los de Dolores, donde finalmente quedó radicada la causa por su conexidad con el caso de las Bases AMBA, es decir, la investigación sobre las bases que la AFI desplegó en la provincia de Buenos Aires para hacer un espionaje ilegal masivo.

En la última parte de su respuesta, el juez le dice a Lanusse que “constituye un absurdo sostener que cualquier convocatoria a prestar declaración indagatoria resulta un acto de prejuzgamiento porque se ha emitido un juicio de valor provisorio sobre la prueba, cuando estas son precisamente las exigencias que para ese acto establece el ordenamiento ritual”.

“En conclusión, ha quedado descartado en esta incidencia que sobre el suscripto medie una causal que habilite su apartamiento de estas actuaciones. No ha habido ni hay animosidad alguna en contra del imputado Mauricio Macri. Sólo se lo ha convocado a indagatoria sobre la base de la plataforma fáctica delimitada oportunamente por el Ministerio Público Fiscal y una vez que se entendió que se encontraba reunido el estado de sospecha exigido por el art. 294 del código de rito”, cerró el magistrado.

Con estos argumentos, el juez rechazó apartarse del caso. Y luego citó a Macri para el 28 de octubre.

¿Cómo sigue el caso? Lanusse adelantó en declaraciones mediáticas que Macri se presentará a la nueva fecha de indagatoria. Así las cosas, el foco pasará a estar en la Cámara Federal de Mar del Plata, que deberá ratificar o apartar a Bava del caso ya que el juez decidió la elevar su decisión para que sea revisada. Si la cámara lo corriese, lo dispuesto por el magistrado podrá ser declarado nulo. Esa es la gran apuesta de Macri, que lejos de ponerse a Derecho con su planteo de este miércoles buscó embarrar el caso y ganar tiempo. Pero el juez rechazó de plano su pedido casi de inmediato. Y ahora Macri tiene una nueva cita con la Justicia el jueves de la semana próxima.

El Destape

Más notas sobre el tema