Bolivia | José Carlos Gutiérrez, diputado opositor: “Arce es pasible de un golpe que se lo va a dar Evo Morales”

802

Por Luciana Mazzini Puga, de la redacción de NODAL

La polarización política en Bolivia se agravó a fines de septiembre luego de que el partido oficialista, Movimiento al Socialismo (MAS), denunciara al gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, por agravio a la wiphala. Posteriormente, gremios y comités cívicos opositores realizaron un paro el 11 de octubre en rechazo a la Ley contra las Ganancias Ilícitas. Este viernes vuelven a movilzarse.

Por su parte, el gobierno denuncia que la derecha busca desestabilizar al país y conseguir impunidad para los autores del golpe de Estado de 2019. Asimismo, ha acusado a los gobernantes de Santa Cruz de incurrir en el “delito de separatismo” por aprobar una ley que autoriza la designación de autoridades que son de incumbencia nacional.

NODAL dialogó con José Carlos Gutiérrez, presidente de la Brigada Parlamentaria de Santa Cruz y diputado por el partido opositor Creemos.

¿Cuáles son los orígenes y cómo puede explicar el conflicto entre las autoridades de Santa Cruz y el gobierno nacional?

El problema no es entre Santa Cruz y el gobierno, sino que es el centralismo y el resto del país. Hay un gran problema de centralismo en Bolivia que lo ha generado y profundizado el gobierno nacional del MAS desde el 2005. Con la reforma a la Constitución, con la Constituyente y con la nueva Carta Magna de 2009, el MAS “re-centralizó” y desinstitucionalizó absolutamente todo en el país, como los poderes ejecutivo, legislativo, judicial y electoral. Además, Evo Morales, en 2005 utilizó el indigenismo, el resentimiento de la gente y una simbología extorsiva de unos contra otros y de división de ricos y pobres. También utilizó la lógica socialista-comunista que ya conocemos los resultados: Cuba, Venezuela, Nicaragua y otros países que están viviendo una suerte de inestabilidad económica y social, como Argentina.

El conflicto no es entre Santa Cruz y el gobierno nacional. Si este quiere verlo así es porque necesita con quién pelear y a quién perseguir. Esto ya lo hizo en 2008, cuando se acusó de “separatismo” a Santa Cruz y persiguieron a más de 2 mil personas. El resultado fue: ninguno.

Creemos impulsó, en las últimas semanas, movilizaciones a las que llamó “prodemocráticas”. ¿Considera que el gobierno de Luis Arce no es democrático?

Nuestro partido no ha impulsado movilizaciones, sino que ha sido la gente la que se ha movilizado porque quiere vivir en libertad. La población cree que sus derechos están vulnerados, considera que no hay justicia, que hubo un fraude en 2019 perpetrado por Evo Morales y que el gobierno de Luis Arce Catacora quiere, a través de leyes, ahogar la posibilidad de reclamar sus derechos.

Con la Ley contra las Ganancias Ilícitas es más que evidente que se le da carta blanca a funcionarios del gobierno para extorsionar y amedrentar a los que piensan diferente. Además, hay un montón de decretos y leyes que no están siendo aplicadas en favor de ciudadanos, como la Ley de Emergencia Sanitaria, sino solamente para favorecer al gobierno del MAS y a sus afiliados.

El problema no es Arce Catacora, sino que es el MAS al que se considera antidemocrático. En mi consideración, el que gobierna es Evo Morales y no Arce. El expresidente no es democrático ya que violó la Constitución, pasó por encima un referendo, cometió fraude, pero sigue manipulando a la Justicia para parecer que fue democrático. Por lo tanto, Arce Catacora aquí no es considerado presidente y es pasible de un golpe que se lo va a dar Evo Morales porque quiere convulsionar el país.

¿Es cierto que Santa Cruz quiere separarse de Bolivia como afirma el gobierno nacional?

Santa Cruz nunca ha querido separarse de este país. No existe ninguna certeza ni se acerca a la realidad este tipo de acusaciones que la ha hecho el senador Andrónico Rodríguez, quien es precisamente representante de una republiqueta separatista llamada Chapare, que produce 7 mil hectáreas de coca, de las que el 95% se va al narcotráfico. Los representantes de esta republiqueta, donde se esconde Evo Morales, quien huyó y renunció por haber hecho fraude, son el presidente del Senado, Andrónico Rodríguez, y el senador Leonardo Loza. El gobierno siempre acusa a los cruceños de separatistas pero los únicos separatistas y golpistas son los masistas.

Más notas sobre el tema