Bolivia | Organizaciones sociales se movilizaron en defensa de la wiphala y la democracia tras el paro opositor

775

Arce advierte a opositores: ‘Si no quieren respetar en las urnas, nos vamos hacer respetar en las calles’

En un duro discurso en la ciudad de Cochabamba, el presidente Luis Arce advirtió a la oposición con hacer respetar en las calles la decisión de las mayorías, en alusión a la victoria que obtuvo el Movimiento Al Socialismo (MAS) en las urnas.

El pronunciamiento del mandatario se dio durante una masiva concentración del evento denominado “wiphalazo” donde hizo mención que ayer la población prefirió trabajar y no acatar el paro cívico que había sido convocado por el movimiento cívico.

“Los que decían defender la democracia, hoy se oponen a respetar la mayoría popular pero hermanas, hermanos, tenemos a un pueblo que va hacer respetar su voto popular en las calles si no quieren respetar en las urnas, nos vamos hacer respetar en las calles, hermanas, hermanos”, afirmó.

La convocatoria del movimiento cívico y de la oposición que rechaza el proyecto de ley Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas, la presunta persecución contra políticos de oposición, entre otros, solo buscan generar violencia como lo ocurrido en el Plan 3.000 de la capital cruceña.

“Los que nuevamente no pudieron ganar en las urnas quieren hacerlo a través de grupos mafiosos a través de grupos criminales, pero hermanas, hermanos, hoy también en Bolivia les vamos a decir a todos años que no lo vamos a permitir”, aseguró.

Tras cumplirse el paro cívico, el presidente del Comité Cívico Pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, afirmó que los gremiales dieron plazo de 72 horas al Gobierno para que pueda dejar sin efecto la norma en cuestión, caso contrario advirtió con asumir un nuevo paro de 48 horas.

La medida de presión de este lunes fue mayormente acatada en las ciudades de Santa Cruz, La Paz y Cochabamba con bloqueos en lugares céntricos.

Erbol


El Vicepresidente participa del wiphalazo en Oruro y exige respeto a los símbolos patrios

El vicepresidente David Choquehuanca participó este martes del wiphalazo en la ciudad de Oruro y exigió el respeto a los símbolos patrios y las normas vigentes en el país.

“Somos de la cultura de la unidad, de la hermandad, de la armonía; no somos de la cultura del enfrentamiento, no somos de la cultura de la división y hoy por eso levantamos nuestra wiphala y exigimos respeto a nuestros símbolos nacionales, respeto a las leyes”, dijo Choquehuanca en un contacto en Bolivia TV.

El wiphalazo fue convocado por distintas organizaciones sociales, precisamente, en desagravio a la bandera de la wiphala, que es reconocida en la Constitución Política del Estado como uno de los símbolos patrios de Bolivia, y también en defensa del presidente Luis Arce.

La movilización se realiza en distintas ciudades del país y se produce después de que el pasado 24 de septiembre, durante los actos protocolares en homenaje a Santa Cruz, la wiphala fue agraviada en la plaza principal de la capital cruceña luego de que momentos antes fue izada por Choquehuanca.

Pero “hoy estamos aquí para reafirmar nuestra identidad (…) que todos los bolivianos llevamos en la sangre, hoy (estamos) para sentirnos orgullosos de nuestra cultura”, agregó Choquehuanca, quien participó de la marcha acompañado del ministro de Justicia, Iván Lima.

La Razón


Catalogan el paro de la derecha como una rotunda derrota

El presidente del Estado Plurinacional, Luis Arce, afirmó que una minoría de los bolivianos acató el paro que se cumplió ayer. Esta evaluación del Primer Mandatario obedece a las movilizaciones y bloqueos esporádicos que se registraron en algunos departamentos del país.

El Jefe de Estado lamentó que un grupo minoritario haya pretendido imponerse a la mayoría de la población, esto en referencia a las protestas contra la persecución política y el proyecto de la Ley Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas que está siendo socializado por los legisladores de la Cámara de Senadores en los nueve departamentos.

“No volveremos a los periodos nefastos de nuestra historia como el golpe de Estado de 2019 o como el que pretenden abrir nuevamente unas minorías que sólo conciben democracia cuando las mayorías están silenciosas y excluidas de la participación política en nuestro país, eso nunca más volverá a suceder”, señaló.

El presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, calificó el paro convocado por la derecha como un total fracaso y aseguró que la conciencia de la población se impuso ante todo.

“Se ha querido desinformar al pueblo boliviano utilizando un proyecto de ley que pretendería afectar a los hermanos transportistas, gremiales y sectores informales, nada más falso porque esta norma no les afecta”, expresó.

El diputado por el Movimiento Al Socialismo (MAS) Sandro Ramírez sostuvo que la ciudad de El Alto no acató el paro, sino al contrario, cumplió con total normalidad sus actividades.

El ministro de Salud, Jeyson Auza, dijo que dicha cartera de Estado desarrolló sus actividades de manera normal y la vacunación anticovid prosigue de acuerdo con el cronograma establecido, esto ante el paro político que sólo buscó frenar la reactivación económica que lleva adelante al Gobierno nacional.

El viceministro de Seguridad Ciudadana, Roberto Ríos, informó que este paro cívico convocado por los Comités Cívicos del eje central, con el objetivo de dar impunidad a los implicados del golpe de Estado y responsables de las masacres 2019, fue un fracaso.

Al respecto, el presidente de la Federación de Asociaciones Municipales de Bolivia, Enrique Leaño, calificó como un “fracaso” el paro de esta jornada y añadió que el 95% de los municipios a nivel nacional no acató esta medida.

El alcalde de San Miguel y presidente de Amdecruz, Pedro Damián Dorado, expresó que el paro cívico convocado por logias, grupos de poder representados por el Comité Cívico salieron derrotados en su paro que trae zozobra, busca caminos de la muerte, dolor y luto evitando la reactivación de la economía nacional.

Una jornada de trabajo normal

Las organizaciones sociales y los gremialistas llevaron adelante sus actividades diarias de manera normal. En algunos puntos de Santa Cruz, se identificaron enfrentamientos por parte de actores que dijeron haber sido atacados por personas en estado de ebriedad.

Mientras tanto, los mercados, vendedores de la calle y los centros de comercio registraron un día de ventas activo. El transporte no paró y funcionó desde tempranas horas de la mañana.

En respuesta, las organizaciones sociales, indígenas y campesinas rechazaron esta medida y recordaron que hoy mostrarán su apoyo a la democracia y a la actual gestión de Gobierno.

Ahora el Pueblo


Camacho ve que el “wiphalazo” es un show político para confrontar el país

El gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, ve en el acto del “Wiphalazo” solo un show político armado por el gobierno de turno con el único propósito de agudizar la polarización en el país y confrontar a la ciudadanía.

Camacho enfatizó que no hubo ninguna ofensa a la wiphala con el retiro del símbolo en el acto del 24 de septiembre en Santa Cruz, debido a que no estaba en el cronograma.

“El querer reivindicar un hecho que nunca fue motivo de falta de respeto, creo que es parte de un show político que busca seguir queriendo confrontar a la ciudadanía con algo que ya género un problema”, señaló la autoridad.

Este martes, el partido de gobierno y sus organizaciones afines, con la participación de funcionarios públicos, realizó un acto de reivindicación de la wiphala y la defensa del gobierno de Luis Arce.

Camacho aseguró que “ofensa es lo que hizo el vicepresidente David Choquehuanca al meterla (la wiphala) en la cartera de la responsable de protocolo para sacarla a escondidas (e izarla), le da vergüenza su bandera (por eso hace eso); creo que aquí fuimos claros, que en los actos (oficiales) se levanta la verde-blanco-verde (bandera de Santa Cruz) y la rojo-amarillo-verde (bandera de Bolivia)”.

La autoridad aseguró que esta nueva convocatoria del MAS no logrará ninguna provocación a la población, por lo que pueden realizar los actos que vean convenientes, y remarcó que, si el objetivo del “wiphalazo” es “hablar de la ofensa de sus símbolos patrios, no es pues la realidad”.

“Creo que está demás eso, pero se van a dar cuenta que van a poder hacer de forma tranquila su wiphalazo, a pesar de que están generando un mensaje incorrecto, la ciudadanía lo va a respetar”, apuntó.

Los Tiempos

Más notas sobre el tema