Comenzó la redacción de la nueva Constitución con la creación de siete comisiones

724

Tres comisiones iniciaron la histórica misión de escribir la nueva Constitución

Por Isabel Charlín

A las 15.38 horas del lunes la Convención Constitucional comenzó el trabajo de fondo para la redacción de una nueva Cartamagna, luego que concluyera el proceso reglamentario, el cual duró 95 días.

De esta manera, y en un día simbólico, pues se conmemoraban dos años desde el estallido social, se dio inicio oficial al debate constituyente, el cual culminará con la redacción de las normas que estarán plasmadas en la propuesta de texto de Carta Fundamental.

Luego de la breve sesión del pleno, en la que la presidenta de la instancia, Elisa Loncón, llamó a “sanar las cicatrices de Chile”, comenzaron a constituirse las siete comisiones encargadas de proponer la redacción de las normas que estarán plasmadas en la denominada “hoja en blanco”: comisión de Sistema Político, de Derechos Fundamentales, Descentralización, Medio Ambiente, Principios Constitucionales; Cultura, Ciencia y Teconología y Sistema de Justicia.

Sesionaron este lunes las de Principios Constitucionales, Sistema Político y Medioambiente.

Tres miradas

El constituyente por Ñuble de Vamos por Chile, Martín Arrau, quien integra la comisión de Principios Constitucionales, adelantó uno de los temas que se discutirán en dicha instancia: el tamaño del Estado.

“En la Convención vamos a discutir precisamente el tamaño del Estado. Hay muchos matices, pero dos versiones antagónicas: la de un Estado de tamaño justo y eficiente, que haga bien su trabajo en dar seguridad, justicia y educación y que sea fuerte en el combate de la corrupción, dando más espacio a la iniciativa de las personas; y otro grande, acaparador, que ocupa cada día más espacios, ofreciendo más servicios, creando más aparataje, cargos públicos y más políticos, y que le quita espacio a la iniciativa de las personas. En la práctica, el desafío es equilibrar entre un Estado pequeño, de bajo costo y uno grande, de alto costo”, planteó el exintendente de Ñuble.

Otra comisión que sesionó fue la de Medioambiente, integrada por la convencional independiente, Carolina Sepúlveda, quien destacó el hecho de haber aprobado en el reglamento que la nueva Constitución se escriba “en un contexto de Emergencia Climática y Ecológica”.

“La nueva Constitución se está escribiendo bajo el efecto de un cambio climático, y esto quedó establecido en el reglamento con una votación superior a los 2/3. Esto da el puntapié para que este principio, de que el medioambiente es algo a proteger quede escrito en la nueva Constitución, es algo que me tiene muy contenta, porque da esperanza de que lo derechos de la naturaleza van a quedar establecidos, la forma de ver el agua también será distinta, algo que transmitimos en campaña y que seguiremos transmitiendo durante las semanas territoriales”, aseveró.

El representante de Pueblo Constituyente, César Uribe, en tanto, enfatizó que mientras más participativa sea la discusión, menor posibilidad habrá de recurrir a los plebiscitos dirimentes, si es que no se alcanzan los 2/3 al discutir una norma.

“La clave será que entre más participe y más integrada esté la comunidad en este proceso de discusión, se van a alcanzar los quórum, y si no se consiguen, en los plebiscitos dirimentes se tomarán las decisiones. Si bien tenemos poco tiempo, no es para nada tiempo perdido, como algunos pueden pensar, salir, estar en terreno y sacar la convención, pues esto nos acerca a la realidad del país, y acerca también a la gente al proceso, lo que permitirá que se alcancen los quórum”, sostuvo el representante de San Fabián.

Fecha simbólica

Si bien el hecho que se iniciara el debate constitucional el lunes no gustó a los convencionales de Vamos por Chile, quienes manifestaron que el 18-O “no es una fecha para celebrar”, dicha coincidencia fue destacada desde el mundo académico.

“El 18 de octubre marca una ruptura en nuestra normalidad institucional, es algo en lo que todos o la mayoría puede concordar. La disputa, desde luego, está en la forma en cómo interpretamos ese acontecimiento. Es cierto que existieron actos de violencia que cabe rechazar, pero quedarse solo en ese aspecto, supondría no ver el proceso en toda dimensión. En efecto, millones de personas salieron a marchar pacíficamente exigiendo una mejora en sus condiciones de vida. La presión ciudadana fue tal, que esto obligó a los partidos y al órgano Ejecutivo, a dar una salida a la crisis. Por tanto, comenzar la redacción de la nueva Constitución un día 18 de octubre, encierra un gran simbolismo. Muestra que este tipo de crisis se pueden canalizar de forma institucional y pacífica, y que la violencia puede dar paso al diálogo y la deliberación. Es una forma de cerrar el círculo, y de dar comienzo a un ciclo político”, sostuvo el académico de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la U. de Concepción, Alfonso Henríquez.

Respecto de cómo influirá la campaña presidencial en esta primera etapa de debate en la Convención, afirmó que “por un lado, dependerá en buena medida de quienes pasen a segunda vuelta. Si lo hace el candidato José Antonio Kast, es probable que la campaña en contra del trabajo de la Convención aumente, y esto genere un ambiente más polarizado al interior del órgano constituyente. Por otro lado, también estará condicionado por los temas que se estén discutiendo en el momento de la elección. Por ejemplo, las cuestiones vinculadas con la libertad de enseñanza, la propiedad o el modelo económico, pueden dar pie a que los distintos candidatos usen estos temas como bandera de lucha en sus programas”, aseveró.

Según la politóloga y académica de la UdeC, Jeanne Simon, “el hecho que se inicie el 18 de octubre es simbólico, en especial para las personas que asocian el hito de la Convención con la movilización. En contraste, para los y las convencionales más partidistas e institucionales, el hito será el acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución firmado el 15 de noviembre. Seguirá esta tensión entre estas dos visiones de democracia, y se requieren liderazgos que logren visibilizar en sus discursos la estrecha relación entre las dos posturas”, argumentó.

Sobre los efectos de la campaña presidencial en el trabajo de la Convención, manifestó que “hasta ahora, la campaña presidencial tiene poco contenido programático, está más enfocada en hechos de corrupción y en el cuarto retiro. Por lo tanto, no se percibe que incide mucho. Además, los constituyentes estarán trabajando en comisiones sin mucha posibilidad de plantear posiciones ‘partidistas’. Me parece que sí podría incidir en las propuestas del sistema de gobierno, debilitando la opción de un sistema presidencial, en el cual es más difícil terminar el período de manera anticipada, y en la forma del Estado, con la demanda de descentralización”, precisó.

La Discusión

Más notas sobre el tema