Cuba tiene la vacunación diaria más rápida en el mundo

1.136

Vacunación contra la COVID-19 en Cuba, los últimos detalles

Cuba avanza a ritmo acelerado su proceso de inmunización contra la COVID-19. Según datos del Ministerio de Salud Pública, como promedio 200 mil dosis se reciben cada día, la vacunación diaria más rápida en el mundo.

Al cierre del 16 de octubre, de la población vacunable había recibido una dosis un total de nueve millones 713 mil 978 cubanos, en esa cifra se incluyen a los vacunados con Soberana Plus por haber padecido la enfermedad.

Además, ya totalmente inmunizados, con el esquema de vacunación completo se acumulan unas 6 777 771 personas, que representa el 60,6% de la población cubana. Esto coloca a Cuba como el país con más alto por ciento de vacunación en América Latina y el Caribe.

Asimismo, desde el 19 de julio se han administrado unas 14 millones 128 mil 741 dosis como parte de la vacunación masiva tras serle otorgadas a Soberana 02, Soberana Plus y Abdala el Autorizo de Uso de Emergencia (AUE) del Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (CECMED). Incluida en ese dato se encuentra también la población pediátrica de 2 a 18 años de toda la nación.

RESULTADOS PRELIMINARES FAVORABLES DEL ENSAYO CLÍNICO ISMAELILLO

El primero de julio de este año el CECMED aprobó el ensayo clínico pediátrico Ismaelillo, con la vacuna Abdala. Este consistió en un estudio adaptativo, aleatorizado, de grupos paralelos, a doble ciego, para evaluar la seguridad e inmunogenicidad en niños y adolescentes cubanos.

Para ello, se seleccionaron unos más de 500 menores con edades entre los 3 y 18 años de edad, incluidos con el Consentimiento Informado de sus padres o tutores legales. El esquema de vacunación escogido fue de tres dosis cada 14 días, pero con dos formulaciones distintas, una de 25 microgramos para un grupo y otra de 50 microgramos para el restante.

Camagüey fue la provincia escogida para realizar el ensayo, el cual se efectuó con rigurosidad y con el cumplimiento de todas las medidas establecidas por la autoridad reguladora.

Inició el 26 de julio su segunda fase y concluyó el pasado 13 de octubre. Los resultados preliminares del ensayo que duró casi tres meses fueron alentadores. Al respecto, la investigadora principal de los estudios con Abdala, Sonia Resik Aguirre, informó al Canal Caribe que más del 80 % de los eventos adversos reportados fueron leves y el resto de los indicadores eran comparables a los datos obtenidos en adultos, lo que demuestra que el inmunógeno es efectivo.

¿CÓMO MARCHA LA VACUNACIÓN EN LA CAPITAL?

La Habana fue por mucho tiempo el epicentro de la pandemia en Cuba. Sin embargo, la alta cifra de vacunados resultó un factor favorable para la disminución de contagios y casos graves de la enfermedad en el territorio.

La urbe de mayor cantidad de habitantes de la nación antillana, reportaba a finales del 14 de octubre unas 2 038 000 personas vacunadas, el 95.5 % de la población posible a vacunar.

Esto se ve reflejado en la disminución de casos en todos sus municipios. El 16 de octubre, del Grupo Temporal del Trabajo (GTT) para el control y enfrentamiento de la enfermedad en la provincia, daba a conocer que la tasa de incidencia territorial era de 146,6 por cada 100 000 habitantes, lo cual representaba una disminución de 3 357 casos, en esos últimos 15 días.

Pero, a la par que marcha la vacunación de los adultos, también avanza la de la población pediátrica. Con la segunda dosis del esquema de Soberana 02 y Soberana Plus fueron vacunados más de 50 mil niños, en edades comprendidas entre dos y diez años, en solo dos días de intervención.

Se espera que con la segunda dosis de Soberana 02 se vacunen a más de un millón 800 mil niños en todo el país.

Todos estos datos muestran resultados alentadores para que Cuba sea la primera nación cuyo curso escolar comience con sus alumnos vacunados, y que disponga de una población inmunizada y una situación epidemiológica controlada antes de la reapertura del 15 de noviembre.

Cubahora


La epidemia de la COVID-19 en Cuba no ha terminado

Al concluir la última semana, en Cuba se habían diagnosticado con la covid-19 10 354 personas menos que en igual periodo anterior. El descenso de casos confirmados, que se ha mantenido en las últimas cuatro semanas, «muestra claramente una disminución en la intensidad de transmisión de la enfermedad en todas las provincias».

Así lo confirmó este lunes el ministro de Salud Pública, José Angel Portal Miranda, en la reunión del Grupo temporal de trabajo para la prevención y control del coronavirus, encabezada, desde el Palacio de la Revolución, por el miembro del Buró Político y primer ministro, Manuel Marrero Cruz.

No obstante esa alentadora realidad, Portal Miranda insistió en la necesidad de tener presente que «la epidemia en Cuba no ha terminado».

Aunque los casos y los fallecimientos mantienen un ritmo de disminución –enfatizó– y nuestras vacunas han demostrado ser efectivas, incluso contra las variantes Beta y Delta, que han predominado en el escenario de vacunación, es «importante redoblar todos los esfuerzos y el control para que las cifras sigan su curso descendente».

Como elementos favorables destacó, además, que al concluir la más reciente semana, en todos los territorios disminuyó el número de pacientes ingresados. Se mantenían enfermas 8 683 personas, lo cual significa un 28,8 % menos que en los anteriores siete días.

Similar comportamiento se manifestó en lo referido a los fallecidos, pues en la semana analizada se produjeron 64 muertes menos que en la anterior, como consecuencia del sars-cov-2. En las provincias de Las Tunas y Ciego de Ávila ocurrieron más decesos que en la semana previa.

Todas las provincias, con excepción de Camagüey, explicó, disminuyeron su tasa de incidencia por cada 100 000 habitantes en los últimos 15 días. Solo Pinar del Río y Sancti Spíritus mantenían ese indicador sanitario por encima de mil.

Al comentar las gráficas que recogen el comportamiento de la epidemia en las provincias durante las últimas 11 semanas del año, el Ministro de Salud destacó el caso de Villa Clara, «que ha mantenido una contención de la enfermedad, a pesar de ser de los territorios que más tarde inició la estrategia de vacunación entre su población».

Esa tendencia a la disminución de las cifras de manera general –dijo– «necesitamos mantenerla con esfuerzo y mucha disciplina». En las provincias de Camagüey, Pinar del Río, Sancti Spíritus, Holguín, Las Tunas y Villa Clara, que manifestaron la mayor incidencia de la enfermedad al cierre de la semana, se concentró el 74 % de los casos.

Puntualmente sobre la estrategia de vacunación, el Ministro de Salud Pública aseguró que «continúa marchando bien». Más de 300 000 dosis se aplicaron el pasado 16 de octubre, lo cual evidencia un buen ritmo de inmunización.

Hasta ese día, detalló, el 99,2 % de la población cubana vacunable había recibido su primera dosis, y el 84,2 % la segunda. En tanto, el 69,2 % tenía completo su esquema de inmunización, lo cual incluye la aplicación de Soberana Plus a los convalecientes.

Como es habitual en estos encuentros, se intercambió a través de videoconferencia con las autoridades gubernamentales de las diferentes provincias, y se conoció acerca de la estabilidad en el suministro de oxígeno medicinal y de la situación electroenergética.

Desde territorios como el de Pinar del Río, el de mayor tasa de incidencia por cada 100 000 habitantes en los últimos 15 días, con 1 605,3, se supo, por ejemplo, que ese indicador sanitario descendió en un 58,4 % respecto a la semana anterior.

Asimismo, se enfatizó en que Camagüey, aun cuando logra un mejor comportamiento de otros indicadores, debe trabajar para mantener una mayor estabilidad en su tasa de incidencia.

Más allá de la disminución que se manifiesta en las cifras asociadas a la epidemia en Cuba, el reto ahora está en ser capaces de avanzar con sostenibilidad en el control de la enfermedad, sobre todo en momentos en que se acerca el anhelado regreso de todos los estudiantes a las aulas.

Cubadebate

Más notas sobre el tema