Luego de tres días de paro, gremios e indígenas retomarán las protestas después de los feriados

787

Conaie hace una tregua por finados, pero volverá a las calles después del 10 de noviembre

“Respetuosos de nuestras tradiciones, nos volvemos a las comunidades para pasar finados”, dijo Leonidas Iza, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie).

Con este anuncio terminó el tercer día del paro nacional, la tarde de este jueves 28 de octubre de 2021.

Iza, quien se reunió en Aualusí, en Chimborazo, con otros dirigentes campesinos y las bases de la organización, señaló que la tregua es solamente “un puente” y que después del 10 de noviembre volverán a las calles para “seguir por la lucha del pueblo”.

Hizo un informe sobre las últimas 72 horas y elogió a las comunidades que cerraron las vías. Finalmente, denunció “el arresto violento” de varios manifestantes.Las manifestaciones del 10 de noviembre, señaló, están condicionadas al diálogo que tendrá con el presidente Guillermo Lasso ese mismo día. Para esa cita puso como condición que el diálogo sea público.

Por la mañana, las principales vías del país se encontraban parcialmente habilitadas. El Frente Unitario de Trabajadores (FUT) y la Unión de Organizaciones Campesinas de Cotacachi (UNORCAC) decidieron suspender las manifestaciones mientras sus líderes siguen con los diálogos y mantienen asambleas con otras organizaciones campesinas e indígenas.

Expreso


FUT retomará acciones de protesta después del feriado

El Frente Unitario de Trabajadores (FUT) informó que retomará las acciones de protesta después del feriado por el Día de los Difuntos, aunque seguirán apoyando a la Conaie en varias provincias, así lo anunció el presidente de esa organización sindical.

“Las acciones de lucha las retomaremos luego de que volvamos del famoso feriado, tan largo, que tiene el país. Vamos a tener una reunión del FUT para determinar, analizar y ver la posibilidad de declarar una huelga nacional”, comentó Ángel Sánchez, presidente del FUT.

Alentados por el movimiento indígena, manifestantes bloquearon este miércoles al menos una docena de carreteras, entre ellas el acceso norte a Quito, mientras el presidente Guillermo Lasso instaba nuevamente al “diálogo” para solucionar los problemas económicos y sociales.

Algo más aplacada que el martes, cuando la capital fue el epicentro de los choques con la Policía, la ola de protestas de la segunda jornada de movilización se ha traducido sobre todo en el bloqueo de vías principales, con algunos brotes de violencia al acudir las fuerzas del orden a desbloquearlas.

Un “protocolo” que se ha repetido en al menos 9 provincias de las 24 del país, todas ellas a lo largo de la Sierra y la Amazonía, en las que la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) tiene mayor predicamento.

El martes, al menos 8 policías resultaron heridos en los disturbios y 37 personas fueron detenidas, para quienes los sindicatos y movimientos sociales exigieron su inmediata liberación.

Tras una reunión, sus líderes calificaron como un “éxito” la primera jornada de protestas y aseguraron que “el pueblo ya no tiene miedo”, según Wilson Álvarez, presidente de la Federación Ecuatoriana de Trabajadores Municipales.

En una rueda de prensa en Quito, anunciaron para la próxima semana una convención para promover una huelga nacional, entre las medidas previstas de lo que llamaron una “movilización permanente”.

Ecuavisa

Más notas sobre el tema