Ecuador | Segundo día de protestas tras la represión en las marchas de ayer

694

Mañana continúan las movilizaciones en el país, resuelve CONAIE

Por Patricio Peralta

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) resolvió avanzar al segundo día de movilización y resistencia a nivel nacional para este miércoles 27 de octubre de 2021.

Tras el paro nacional de este martes 26 de octubre, el Consejo Ampliado de la organización política realizó una reunión virtual con el carácter urgente para tomar varias resoluciones. El presidente de la CONAIE, Leonidas Iza, desde Riobamba, dio el anuncio.

Además de continuar con el paro nacional, ratificaron la movilización pacífica de los sectores populares, indigenas, campesinos y trabajadores.

Otra medida es exigir al Gobierno de manera inmediata la libertad de todos los detenidos, que asciende a 37 personas en todo el país. Señalan que sus aprehensiones se dieron por la fuerza de manera arbitraria, injusta y violenta.

También exigen la reparación integral de quienes han sido atacados y están heridos en esta movilización producto de la represión policial y militar iniciada por la fuerza pública.

Por último, convoca a toda la estructura en las tres regiones, así como a los sectores sociales y organizaciones a nivel nacional a sumarse «contra las políticas neoliberales y políticas impuestas por el gobierno nacional».

El movimiento indígena ratificó su propuesta para que el Gobierno congele el precio del diésel en $1.50 y la extra en $2.10, precio que se fijó el pasado 12 de junio del 2021.

El Gobierno decidió congelar el precio del diésel en $1.90 y la extra en $2.55.

Por último, Iza ratificó el estado de excepción en los territorios indígenas, al rechazar la presencia de los militares y policías que están ingresando a sus territorios y comunidades.

Pichincha Comunicaciones


La violencia en Quito marca la jornada de protesta, que dejó 37 detenidos en Ecuador

Un violento choque entre manifestantes y agentes de Policía en Quito, en las inmediaciones de la Presidencia, marcó la jornada de protestas sociales en Ecuador, que dejó unos 37 detenidos, al menos cinco heridos, y tuvo varios epicentros pero, ninguno como el de la capital.

El escenario fue la histórica Plaza de Santo Domingo, el lugar en el que confluyeron los manifestantes tras una marcha pacífica de menos de dos kilómetros que había sido convocada por gremios, sindicatos y grupos sociales.

“En todos los sitios de Ecuador las manifestaciones han sido pacíficas. Este es el único conato de violencia en todo el día”, dijo la ministra de Gobierno (Interior), Alexandra Vela, en una rueda de prensa en la que el Gobierno hizo balance de la jornada.

Y acusó del brote de “actos vandálicos” a un colectivo al que denominó “grupo guevarista”, unos “50 jóvenes vestidos de negro con mochilas de color verde” que iban al final de la marcha.

BATALLA CAMPAL. A su entrada en la plaza, según la ministra, el grupo comenzó a provocar a la Policía y arrojar piedras a los agentes, mientras los principales líderes sindicales tomaban la palabra desde el monumento en el centro del recinto.

Pese al nutrido grupo de antidisturbios apostados al otro lado, los manifestantes consiguieron arrancar las barreras de una de las calles que da acceso a la vecina Plaza Grande, donde se encuentra la Presidencia.

Agentes a pié respondieron con gases lacrimógenos mientras otros motorizados y a caballo alejaban a los manifestantes fuera del casco histórico, lo que consiguieron en menos de una hora.

Entretanto, grandes adoquines fueron desarmados del pavimento para utilizarlos como armas arrojadizas contra los agentes, cinco de los cuales resultaron heridos.

En total, dijo Vela, 37 personas han sido detenidas a lo largo de la jornada, algunos en la manifestación y otros por cortar y obstaculizar vías en varias provincias del país.

Videos en redes sociales mostraron, desde por la mañana, piquetes y bloqueos con ramas, piedras y fuego, así como enfrentamientos de menor intensidad, en provincias como Imbabura, Cotopaxi y Azuay, en la Sierra andina, y Guayas en la costa.

Grupos de derechos humanos han denunciado algunos casos de un presunto uso excesivo de la fuerza por parte de agentes policiales, en uno de los casos contra una periodista, mientras que se ha denunciado también un caso de abuso sexual a una mujer.

MILITARES RETENIDOS. En otro episodio, al norte de Quito, el ministro de Defensa, Luis Hernández, confirmó que dos soldados se encontraban retenidos en la zona de Atahualpa, al norte de Quito, por miembros de una comunidad.

“Los dos militares están bien. Estaban de civil en actividades logísticas”, confirmó sin revelar el estado de las negociaciones para liberarlos.

La manifestación en Quito era el corolario a una serie de movilizaciones para protestar las reformas que pretende realizar el presidente Guillermo Lasso y contra el progresivo alza de los precios de los combustibles en los últimos meses.

El viernes, en un intento por frenar la indignación de una parte de la ciudadanía, el mandatario anunció la congelación de los precios, lo que no persuadió ni a los sindicatos ni a los grupos sociales más afectados por la crisis que vive el país.

“El pueblo ecuatoriano se ha expresado hoy demostrando una vez más su disconformidad con las políticas liberales del presidente”, se quejó José Villavicencio, presidente de la UGTE, al apelar al Gobierno para que la “congelación” se haga en base a los precios del mes de junio y no los de septiembre, mucho más altos.

“Lasso no ha escuchado, y parte de la movilización de hoy es el tema de los combustibles, entre otros aspectos”, aseguró.

También pesaba en la concentraciones el escándalo de los Papeles de Pandora, en los que aparecieron las propiedades del mandatario en paraísos fiscales hasta 2017.

TRABAJAR, NO MANIFESTAR. En un mensaje por redes sociales, el presidente pidió a la ciudadanía decir “No” a las protestas, al considerar que afectan a la economía: “La paralización representa pérdidas económicas para los pequeños negocios, que son el sustento de miles de familias y hogares ecuatorianos”.

Lasso permaneció en el Palacio a lo largo de toda la jornada, donde mantuvo reuniones y encuentros de trabajo, confirmaron a Efe fuentes de la Secretaría de Comunicación.

Desde por la mañana las fuerzas del orden habían bloqueado todos los acceso a la Plaza Grande para evitar una posible irrupción en el Palacio de Gobierno, con dos anillos de seguridad, uno externo de la Policía y otro interno de las Fuerzas Armadas.

“Este es un día sin vencedores ni vencidos. Cuando grupos anarquistas tratan de destruir el deseo de producir y trabajar pierde el Ecuador”, valoró los episodios el ministro de Defensa, que recordó la disposición del Ejecutivo de “dialogar, dialogar y dialogar” con todos los grupos.

Esta noche, sindicatos y grupos sociales tenían prevista una reunión para hacer una valoración de la jornada y estudiar sus próximas protestas.

El Diario

Más notas sobre el tema