Filtran mensajes de Bolsonaro: fake news sobre vacunas, elogios a Pinochet y chistes homofóbicos

1.103

Filtran mensajes de Bolsonaro: fake news sobre vacunas, elogios a Pinochet y chistes homofóbicos

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, divulgó noticias falsas sobre las vacunas contra el coronavirus y elogió al dictador chileno Augusto Pinochet en una serie de mensajes de WhatsApp enviados a personas de su entorno y filtrados por la prensa que contienen además bromas homofóbicas y ataques a Lula da Silva.

De acuerdo con los mensajes a los que tuvo acceso el periodista Paulo Cappelli, el mandatario afirmó que la vacuna Pfizer, distribuida por el gobierno federal, estaría matando a jóvenes.

“Jóvenes muriendo con Pfizer”, fue uno de los mensajes que Bolsonaro envió por la aplicación de mensajería.

“Riesgos – es necesario investigar! Jóvenes están muriendo de paro cardíaco”, difundió, junto a un video en el que también figura la leyenda “Bolsonaro tiene razón”.

En el video se reproduce una intervención de la comentarista Cristina Graeml, en el programa “Los puntos en las les” de la emisora radial Jovem Pan, en la que refiere a cinco casos de adolescentes que fallecieron recientemente, aunque dos de esas muertes citadas son de personas que no habían sido vacunados.

Una de las principales líneas de investigación de la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) en relación al coronavirus es sobre el retraso en la compra por parte del gobierno federal de la vacuna Pfizer. Según la información recabada hasta el momento, el Ministerio de Salud dejó sin responder 86 correos electrónicos enviados por la farmacéutica.

Estos mensajes del mandatario ultraconservador son apenas algunos de los difundidos entre el jueves de la semana pasada y el miércoles a través de un número recién adquirido, según O Globo.

El medio también aseguró que diferentes personas de su círculo recibieron el mismo contenido, incluidos otros importantes funcionarios, lo que indica el uso de una lista de difusión.

El jueves pasado, por ejemplo, divulgó un video con elogios del dictador chileno Augusto Pinochet e insinuó que si la izquierda regresa al poder, Brasil enfrentará un “destino preocupante”.

“Cuando los chilenos vean lo que es el comunismo, cuando entiendan los trucos, el engaño, cómo están engañando, se darán cuenta de que este gobierno tiene razón”, dice Pinochet en el video que incluye imágenes de las recientes protestas en Chile.

Luego vuelve con Pinochet, quien concluye: “Esto nunca fue una dictadura, señores. Esto es una dictablanda (dictadura blanda). Pero, si es necesario, tendremos que apretar la mano, porque primero tenemos que salvar al país y luego miraremos atrás”.

Bolsonaro acompaña este material con una inscripción que dice “adelante” y agrega: “Pinochet / Chile / 1982, Cuba, Venezuela, Argentina, B … (?)”.

Entre los mensajes enviados desde el mismo número también figuran bromas homofóbicas.

Por ejemplo, el lunes pasado realizó burlas con ironía al compartir un contenido que muestra a personas que aparentemente están en una protesta por los derechos de la comunidad LGBT quemando una bandera brasileña.

Ese no fue el único mensaje prejuicioso. En la madrugada del pasado domingo, Bolsonaro envió un video en el que el músico Rogério Skylab cuenta que tuvo relaciones homosexuales sin considerarse gay.

“Ya lo he hecho tres veces, pero soy heterosexual”, dijo el artista y el mandatario completa: “Hasta tres veces se puede”.

Bolsonaro también criticó al expresidente Lula y a China. El miércoles, el mandatario envió a sus contactos un video con la inscripción: “Lula se ha corrompido para mentirle al mundo que China es un ejemplo”.

El video, dividido en dos, muestra al dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) afirmando que el gigante asiático es “un ejemplo de desarrollo para el mundo” y, al mismo tiempo, a perros muertos que se venden como comida, así como un niño golpeado por un supuesto maestro adentro del aula.

Ámbito


La Justicia obligó a Bolsonaro a informar cuáles son sus políticas para paliar el hambre

Un juez del Supremo Tribunal Federal de Brasil obligó al Gobierno del presidente Jair Bolsonaro a proveer información sobre sus políticas contra el hambre, luego del shock provocado por fotografías publicadas por el diario Extra, de Río de Janeiro, en las que decenas de personas hacen filas para llevarse huesos y grasa de carne bovina descartadas por los supermercados, informó hoy la prensa local.

El juez Antonio Dias Toffoli acató un pedido de la Orden de Abogados de Brasil para determinar los planes del Gobierno federal frente al hambre y dio diez días de plazo a la Abogacía del Gobierno para responder, según informó el diario económico Valor.

La nueva pulseada entre los poderes fue disparada por la publicación el miércoles del diario Extra de un video e imágenes que muestran cómo camioneros que llevaban el descarte de huesos y grasa a los centros de reciclaje de residuos paran en una esquina del barrio de Gloria, zona sur de Río, para que las personas, sin ningún tipo de control higiénico ni refrigeración, se hicieran de ellos como si fueran alimentos.

“Yo aprovecho para usar la grasa como aceite, que está muy caro”, contó una de las personas de la fila.

Un caso similar ocurrió en agosto en Cuiabá, capital de Mato Grosso, principal estado ganadero del país, con filas de personas en los supermercados para recibir huesos y grasa vacuna como “donación” .

Organizaciones no gubernamentales de Río de Janeiro han venido informando que sus comedores no dan abasto, según informó la entidad Açao da Cidadanía; mientras que para el economista Marcelo Neri, de la Fundación Getulio Vargas y especialista en datos sociales, la inseguridad alimentaria de los brasileños creció incluso con el pago durante seis meses en 2020 del auxilio de emergencia, una suerte de IFE del Gobierno de Brasil.

“El 46% de la clase baja dijo que faltó dinero para comprar comida incluso recibiendo la ayuda”, dijo Neri.

Según Neri, existen en Brasil 27 millones de personas por debajo de la línea de pobreza, establecida en 261 reales o 48 dólares, el equivalente a 4.752 pesos, tomando en cuenta el dólar oficial en la Argentina.

De acuerdo con datos oficiales, un contingente de 19,2 millones de personas en 2020 sufrían inseguridad alimentaria en Brasil, lo que representa el 8,7% de la población.

El diario O Globo de Río de Janeiro indicó que, con más de 5%, el país estaría dentro del Mapa del Hambre de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que aún no fue publicado, luego que Brasil lograra salir de esa estadística durante el Gobierno de Dilma Rousseff (2011-2016).

“Si no se hace nada, todo será peor; debe haber un trabajo colectivo entre las esferas de los Gobiernos porque no hay salida para el caos económico que se ve actualmente. Río de Janeiro es uno de los estados con más dificultades”, dijo Daniel Balaban, representante en Brasil del Programa Mundial de Alimentos (WFP).

Balaban sostuvo que 26 millones de toneladas de alimentos se desperdician por año en Brasil en toda la cadena productiva, algo que podría evitarse para colaborar con la alimentación de la población más afectada.

El indice de desempleo en Río de Janeiro fue del 19,4% en mayo contra el 14,7% que en ese mes afectó a todo el país en su conjunto, un número récord de acuerdo a datos oficiales del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

En paralelo, en 12 meses, la inflación acumulada llegó al 10% por primera vez desde la recesión de 2015, en un país donde existe un control de metas de inflación por parte del Banco Central desde 1994, cuando se implementó el Plan Real.

El Gobierno del presidente Jair Bolsonaro está pagando un subsidio de 200 reales por tres meses a más de 60 millones de personas en la informalidad y pretende lanzar un plan social para que sea su marca electoral en 2022, de cara a su reelección, hoy en peligro por la creciente popularidad del exmandatario y líder de la oposición Luiz Inácio Lula da Silva.

En el pedido que la corte suprema hizo este jueves, la Orden de Abogados de Brasil indicó que entre 2018 y 2020 el número de personas que sufría inseguridad alimentaria grave en Brasil fue de entre 10,3 millones a 19,1 millones.

“Es un escenario de muerte, agravado por la actuación criminal e ineficiente del Gobierno en la pandemia”, sostuvo el pedido, revelado por el diario económico Valor.

El presidente Bolsonaro, sin embargo, acusa a los gobernadores y alcaldes de ser los responsables por la inflación en el precio de los alimentos porque la vincula a las cuarentenas y restricciones impuestas para enfrentar a la pandemia de coronavirus.

Además, el mandatario pide que los gobernadores renuncien a los impuestos locales como ICMS, el IVA brasileño, para intentar reducir el precio de los combustibles, entre ellos la nafta y la garrafa de gas.

Según entidades sociales, la cocina a leña en las favelas y barrios más pobres creció en Brasil a raíz del aumento del precio de la garrafa, que mantiene los precios internacionales determinados por la petrolera estatal Petrobras.

Télam


Brasil não aguenta mais 15 meses de insanidade e incompetência, afirmam centrais

“O Brasil não aguenta mais 15 meses de incompetência, negacionismo e insanidade”, afirmam, em nota, as centrais sindicais, pedindo ampliação do leque político para aprovar o impedimento do presidente da República. “Não podemos esperar até o próximo ataque à nossa democracia, que pode ser fatal.” No próximo sábado (2), haverá novas manifestações de protesto, no Brasil e no exterior pelo Fora Bolsonaro.

Segundo os dirigentes, é uma questão de “matemática” e não de ideologia. “Para derrubar Bolsonaro, é preciso ir além do nosso campo, pois precisamos de 342 votos na Câmara dos Deputados para aprovar o impeachment“, lembram. “Neste momento, um dos mais graves da nossa história, é necessário focar no que nos une, e não no que nos separa. Para podermos continuar a ter o direito de discordar, de disputar eleições livres e de manter a nossa democracia, Bolsonaro tem que sair já.”

Mais de 20 partidos
Representantes de pelo menos 21 partidos políticos estarão na Avenida Paulista, em São Paulo, segundo a colunista Mônica Bergamo, da Folha de S.Paulo. De todos os espectros políticos. Também participam as frentes Brasil Popular e Povo Sem Medo, além das centrais e outros movimentos sociais. Até o fechamento deste texto, havia confirmação de 260 atos em 251 cidades e 16 países – #2OutForaBolsonaro.

Os sindicalistas querem insistir na pressão sobre o presidente da Câmara, Arthur Lira (PP-AL), para que inclua na pauta “um dos mais de 130 pedidos de impeachment que se acumulam vergonhosamente em suas gavetas”. Caso contrário, acrescentam, será cúmplice nos crimes de responsabilidade.

Íntegra da nota das centrais sobre o Fora Bolsonaro
Centrais apoiam ampliação dos atos para outros campos do espectro político
Para aprovar o impeachment de Bolsonaro, é preciso unidade entre diferentes neste momento grave
As Centrais Sindicais têm participado de todas as manifestações contra Bolsonaro neste ano, a maioria de forma unitária. Neste 2 de outubro, mais uma vez CUT, Força Sindical, UGT, CTB, NCST, CSB, CSP-Conlutas, Intersindical Central da Classe Trabalhadora, Intersindical Instrumento de Luta e Pública estarão juntas na luta pelo impeachment do pior presidente do Brasil de todos os tempos.

Além de milhares de trabalhadores, estudantes e ativistas de movimentos sociais, desta vez também estarão lado a lado nas ruas lideranças e militantes de partidos de todos os campos do espectro político – todos unidos pelo Fora Bolsonaro.

As Centrais Sindicais apoiam a ampliação da diversidade de atores nas ruas pois entendem que nada é mais urgente do que impedir que Bolsonaro continue o seu desgoverno criminoso. Um governo responsável por grande parte das quase 600 mil mortes por Covid, pelo desemprego recorde, pela devastação ambiental, pela volta da inflação e da carestia.

E que ameaça diariamente a nossa democracia e as nossas instituições, apesar de falsos recuos momentâneos e estratégicos que não enganam mais ninguém.

Para derrubar Bolsonaro, é preciso ir além do nosso campo, pois precisamos de 342 votos na Câmara dos Deputados para aprovar o impeachment. Não é questão de ideologia, mas sim de matemática. Neste momento, um dos mais graves da nossa história, é necessário focar no que nos une, e não no que nos separa.

Para podermos continuar a ter o direito de discordar, de disputar eleições livres e de manter a nossa democracia, Bolsonaro tem que sair já.

O Brasil não aguenta mais 15 meses de incompetência, negacionismo e insanidade
Não podemos esperar até o próximo ataque à nossa democracia, que pode ser fatal. Por isso, neste sábado estaremos todos juntos, exigindo que o presidente da Câmara, Arthur Lira, paute um dos mais de 130 pedidos de impeachment que se acumulam vergonhosamente em suas gavetas. Se não ouvir a voz das ruas, Lira estará sendo cúmplice dos inúmeros crimes de responsabilidade de Bolsonaro contra o povo brasileiro.

RBA

VOLVER

Más notas sobre el tema