La derecha y la extrema derecha confluyen – Por Nicolás Retamar

575

Por Nicolás Retamar, de la redacción de NODAL

La derecha y la extrema derecha regional siguen juntándose en la región, a veces con bombos y platillos y a veces en silencio, en grupo o reuniones personales, por iniciativas de funcionarios o de ONG’s, pero reuniéndose al fin. Sin embargo, la distinción entre derecha y extrema/ultraderecha empieza a desfigurarse y cada vez resulta más complicado separar una de la otra -si es que son distintas-.

Sentado frente a Álvaro Vargas Llosa, Mauricio Macri se diferenció de Javier Milei, economista mediático y primer candidato a diputado por la Capital Federal que se autodenomina libertario y es la principal figura de la extrema derecha en el país. El expresidente argentino sostuvo que no estaba de acuerdo “con las posturas anarquistas, porque a la democracia hay que cuidarla”. No obstante, adelantó que está en conversaciones con Milei y que tendrá acuerdos de cara a las elecciones presidenciales de 2023. Pese a defenderla, Macri afirmó que la democracia es “el peor de los sistemas pero el único posible, entonces hay que tratar de suscribir”.

Populismo, libertad, meritocracia, crisis asintomática, avance del crimen organizado, límites a los impuestos, respeto a las instituciones, atropello, abuso y cultura de poder fueron algunas palabras y frases que desplegó Macri en el encuentro regional “Desafíos económicos y geopolíticos en América Latina y el Caribe” organizado el 28 de septiembre por el Centro de Análisis para Políticas Públicas (CAPP) y realizado en República Dominicana.

El evento contó con la presencia del presidente Luis Abinader y otros expresidentes como “Tuto” Quiroga, expresidente de Bolivia, Luis Alberto Lacalle Herrera, expresidente de Uruguay, y Carlos Díaz-Rosillo, exdirector de Políticas Públicas de la Casa Blanca. Víctor “Ito” Bisonó, presidente del CAPP y ministro de Industria, Comercio y Mipymes de República Dominicana, resaltó que la región “enfrenta importantes desafíos, como una democracia en declive y una inmigración sin control ante el retroceso económico y social de naciones donde se infundió el llamado Socialismo del Siglo XXI”.

Otro de los oradores del evento -mediante videollamada- fue Sebastián Sichel, candidato a presidente de Chile por el oficialismo. El exministro de Desarrollo Social y Familia de Piñera atacó al populismo de izquierda que legitima la violencia, derroca la democracia representativa y puede provocar que las democracias “vuelvan a los tiempos oscuros de los años 80’ ya no por dictaduras militares sino más bien por dictaduras populistas”.

Otro evento que aglutinó nombres e ideas de derecha y extrema derecha fue el “Primer congreso Iberoamericano de liberalismo cultural”. Realizado de forma virtual los días 24 y 25 de septiembre, el congreso tuvo las participaciones de María Corina Machado, Javier Milei, Ricardo López Murphy, Luis Alberto Lacalle Herrera, Álvaro Vargas Llosa y su padre Mario Vargas Llosa. Algunos de los paneles fueron “Economía en clave populista: emisión, deuda y gasto en Iberoamérica”, “La cultura en disputa: ¿qué es la batalla cultural?” y “El caos organizado: objetivos y estrategias de la izquierda en América Latina”.

Por fuera de los eventos pero con una publicación en redes sociales, Keiko Fujimori dio cuenta de la reunión que tuvo con los españoles Hermann Tertsch -representante de VOX en el Parlamento Europeo-, Victor González -vicepresidente de VOX- y Jorge Frías -director de la Fundación Disenso, el think thank de VOX que impulsa la Carta de Madrid-. La preocupación de Fujimori sobre “el avance del comunismo” y “la defensa de la libertad y democracia” sonaron fuerte en la Iberósfera de Santiago Abascal.

En su recorrida por Perú, los representantes de la extrema derecha española fueron recibidos en el Congreso por la presidenta María del Carmen Alva, miembro del partido Acción Popular y opositora al gobierno de Castillo. En esa reunión, congresistas de Fuerza Popular -partido de Keiko Fujimori-, Avanza País y Renovación Popular firmaron la Carta de Madrid “contra el comunismo en defensa de la democracia”.

De figuras más institucionales como expresidentes hasta mediáticos emergentes, lo que se repite en cada reunión, cada congreso y cada evento son las mismas palabras, esas que taladran hasta el hartazgo y convencen que en América Latina y el Caribe hay comunismo y que está en peligro la libertad. Entonces, la pregunta es si la diferencia entre la derecha y la ultra/extrema derecha está en el contenido, en las formas o estamos presenciando el fin de la separación entre las distintas vertientes de la derecha.


VOLVER

Más notas sobre el tema