Migrantes centroamericanos piden libre tránsito hacia EEUU y anuncian “caravana madre” en protesta

608

Migrantes alistan salida de caravana madre de Tapachula rumbo a la CDMX en 20 días

Cientos de migrantes centroamericanos marcharon por calles de Tapachula, Chiapas, para exigir que el gobierno mexicano les otorgue papeles para que puedan transitar libremente por el país y continuar su viaje rumbo a Estados Unidos al argumentar que se han estancado durante varios meses.

Durante la manifestación, los extranjeros, en su mayoría haitianos, de Cuba, Venezuela, Guatemala, Honduras y El Salvador, anunciaron que en 20 días saldrán en marcha con o sin papeles para dejar Tapachula.

Los migrantes estuvieron acompañados por los activistas de Pueblos Sin Fronteras y el Centro de Derechos Humanos, durante sus protestas, en las que caminaron unos cinco kilómetros del centro de la ciudad hacia las oficinas de regularización migratoria, donde demandaron a ser atendidos para regularizar a los extranjeros varados sin embargo no obtuvieron respuesta.

Al respecto, Irineo Mujica Arzate, director de Pueblos Sin Fronteras, advirtió que con o sin documentos saldrán en los próximos 20 días con dirección a la Ciudad de México para marchar y pedir documentos al gobierno mexicano para estar legalmente en el país.

Explicó además que este flujo migratorio será la nueva caravana madre que tanto se había esperado, en tanto, los migrantes haitianos varados, pidieron a las autoridades mexicanas apoyo para regularizar su estatus migratorio, al argumentar que se han quedado sin recursos económicos y carecen de empleo.

Los migrantes culminaron su marcha pacífica y regresaron al parque bicentenario para seguir organizando los amparos.

SN Digital


CIDH y ONU condenan uso excesivo de la fuerza contra migrantes haitianos

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el relator especial de la Organización de las Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos de las Personas Migrantes condenaron el uso excesivo de la fuerza contra migrantes de Haití en Del Río, Texas, así como las remociones y expulsiones realizadas desde la frontera sur de los Estados Unidos, a México y directamente a Haití.

Ambos organismos solicitaron a Estados Unidos investigar y sancionar a los responsables de actos violentos y de prácticas de uso excesivo de la fuerza contra migrantes, así como garantizar la no repetición de este tipo de hechos, pues de acuerdo con la CIDH, los agentes fronterizos a caballo golpearon con riendas y realizaron otras agresiones a los migrantes ubicados en el campamento Del Río.

Por ello, la CIDH y el relator especial de Naciones Unidas enfatizaron que los dispositivos de seguridad en la frontera no deben obstaculizar el acceso a los procedimientos para la evaluación individualizada de las necesidades de protección.

De igual manera, resaltaron que las medidas y respuestas implementadas deben incorporar perspectiva de género y tratamientos diferenciados, en atención a la edad, raza y otras condiciones, ya que los agentes agredieron de manera indiscriminada a mujeres y niños que se encontraban en el campamento.

Aunado a lo anterior, reiteraron que Estados Unidos debe garantizar el derecho a buscar y recibir asilo, adoptando las medidas necesarias para facilitar el acceso a los procedimientos disponibles para tal efecto; eliminar las barreras y las dilaciones injustificadas en el curso de los procedimientos.

De igual manera, señalaron que debe adecuar su legislación nacional a los estándares internacionales según los cuales migrar no es un delito, pues, de acuerdo con ambos organismos, “muchas de las personas que integran los movimientos migratorios tienen necesidades de protección internacional y muchas otras se encuentran en situaciones de vulnerabilidad y requieren de protección especial”.

Al respecto, la Comisión Interamericana y el Relator Especial de la ONU solicitaron a Estados Unidos a asegurar las condiciones mínimas adecuadas de seguridad humana y de respeto al debido proceso necesarias para el procesamiento y reconocimiento de necesidades de protección de todas las personas en situación de movilidad.

Finalmente, resaltaron la importancia de que los Estados se adapten y fortalezcan las estructuras e instituciones migratorias y de protección, dotándolas de capacidades para procesar, decidir de manera adecuada y con respeto al debido proceso, la situación de las personas que integran las caravanas migrantes.

Milenio


Agentes del INM detienen a más de 100 migrantes de Centroamérica en Tabasco

Un total de 103 migrantes centroamericanos, entre ellos 38 menores, fueron detenidos por agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) de México en un punto de control del estado de Tabasco, sureste del país, informó este martes la institución.

En un comunicado, el INM, dependiente de la Secretaría (ministerio) de Gobernación, indicó que el lunes por la noche los agentes identificaron en un punto de control del estado de Tabasco a 103 personas extranjeras en condición de estancia irregular que se trasladaban en un autobús con destino al estado de Puebla.

Explicó que en el punto de revisión se identificó a 34 personas adultas, de las cuales 19 son originarias de Honduras, cuatro de El Salvador, siete de Nicaragua, tres de Guatemala y una de República Dominicana.

En tanto, en núcleo familiar, se identificó a 69 personas, 50 de Honduras (22 adultos, de ellas 17 son mujeres y cinco hombres) y 28 menores de edad.

Además de otras 15 personas de El Salvador, entre ellos, ocho adultos: cinco mujeres y tres hombres, así como siete menores, y dos personas más de Nicaragua, una mujer adulta y un menor, y dos menores de Guatemala.

EL INM señaló que el conductor, su ayudante y el camión en el que viajaban fueron puestos a disposición de la Fiscalía General de la República (FGR).

En cumplimiento a la Ley de Migración, las personas adultas fueron llevadas a sedes del INM para iniciar el procedimiento administrativo correspondiente, mientras las personas en núcleo familiar quedarán bajo la tutela del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de Tabasco.

El sur de México registra en los últimos meses un flujo migratorio histórico con 147,000 indocumentados detectados en México de enero a agosto, el triple de 2020, y un récord de 212,000 indocumentados detenidos solo en julio por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) de Estados Unidos.

En los primeros días de septiembre, desde Tapachula, municipio del suroriental estado de Chiapas, frontera con Guatemala, salieron cuatro caravanas de migrantes -muchos de ellos haitianos-, pero todas fueron desarticuladas en duros operativos de las fuerzas de seguridad.

Desde octubre de 2018, y a pesar del endurecimiento de la vigilancia en la frontera sur de México, miles de migrantes de Centroamérica, pero también de Cuba, Haití y de diversos países africanos y asiáticos ingresan en el territorio mexicano con el objetivo de llegar a Estados Unidos.

Los traficantes de personas buscan rutas para los extranjeros y en ocasiones estacionan en los estados de Chiapas, Tabasco, Veracruz, Oaxaca, Puebla y Estado de México, como una parada intermedia en su travesía hacia EE.UU.

Forbes


VOLVER

Más notas sobre el tema