Perú | Laboratorio certificado inicia el primer cultivo de marihuana para uso medicinal

413

Este mes de octubre, se cumplen cuatro años desde que el Poder Legislativo de Perú aprobó la Ley 30681, que le dio la exclusividad de la producción de cannabis para uso medicinal a los laboratorios certificados. Tras un proceso que se inició en el 2018 y con una inversión de más de US$ 7 millones, Cann Farm Perú SAC inició, esta semana, su primer ciclo de cultivo en el distrito de Sayán (Huaura), donde tiene un fundo de 62 hectáreas.

Hasta la fecha, usuarios medicinales que usan la vía regulada solo tienen acceso a productos importados de Colombia, Estados Unidos y Uruguay. Con el inicio de este cultivo, se estima que en diciembre de este 2021, los pacientes en Perú tendrán la opción de acceder a los primeros productos nacionales de cannabis cultivado y con licencia. Este primer ciclo de cultivo de Cann Farm Perú es con semillas de variedades altas en cannabidiol (CBD) y cannabigerol (CBG), cannabinoides sin efecto psicotrópico y con diversas propiedades terapéuticas.

En el caso del CBD, hay productos aprobados tras ensayos clínicos que demuestran su eficacia como anticonvulsivante, por lo que se usa en casos de epilepsia, Sindrome de Lennox-Gastaut y síndrome de Dravet. Además, en la práctica clínica, el CBD se usa en casos de ansiedad, problemas inflamatorios, insomnio, entre otros diagnósticos. En el caso del CBG, según un reciente estudio del Dr. Ethan Russo, publicado hace dos semanas, los pacientes lo usan para tratar ansiedad, dolor crónico, depresión e insomnio.

En declaraciones a Sativa Info, Andrés Vázquez, presidente de Cann Farm Perú, precisó que la mayoría de semillas que han importado desde Colombia son de CBD, explicó que, por ser el primer ciclo de cultivo, han optado por estos dos cannabinoides y adelantó que, para el segundo ciclo sí incluiría al tetrahidrocannabinol (THC), cannabinoide con propiedades analgésicas, antiespasmódicas, antieméticas, relajantes musculares y con el que se están llevando a cabo estudios por su potencial antitumoral.

Ya iniciado el primer ciclo de cultivo formal de cannabis para uso medicinal en Perú, el reto que tendrá el laboratorio con la primera producción nacional será competir en el mercado. Actualmente, se venden extractos estandarizados con 500mg de CBD a 30 soles en un establecimiento de salud publica.

El partido recién lo empezamos a jugar, ahora hay que dominar el cultivo, validar que las genéticas funcionen bien, hay que ver la productividad. De nada nos sirve tener un cultivo si es que no lo manejamos bien porque tenemos que poder tener productos de alta calidad más competitivo que lo que se importa, si no, ¿por qué una farmacia local me compraría a mi en vez de comprar algo importado de Colombia?”, dice Vázquez.

Un proceso fiscalizado por Senasa

En marzo pasado, el Ministerio de Salud (Minsa) otorgó la primera licencia de producción (con cultivo) a Cann Farm Perú. En medio de la inestabilidad política en el país, la empresa decidió, a fines de junio, activar el proceso para importar las semillas. En julio, notificó al proveedor en Colombia, se ajustaron las cantidades de semillas y en agosto, el papeleo ya estaba resuelto.

A fines de setiembre, cuenta Vázquez, llegaron las semillas en un proceso de importación simple, ya que, reconoce, el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa) fue eficiente en los trámites. Luego, se hizo el traslado y Senasa viene acompañando el proceso: desde la llegada de las semillas, la siembra y germinación, hasta que las plantas salgan de cuarentena, fase en la que se encuentran actualmente. Culminada esa etapa, el material queda liberado para que, cuando florezcan, puedan ser usadas y procesadas para los extractos.

¿Por qué siguen siendo el único laboratorio con licencia para cultivar?

El presidente de Cann Farm Perú señala que hay diversos factores que explican esta situación. Desde la inestabilidad política, la crisis económica, las expectativas que habían de que la industria de la cannabis para uso medicinal explote, hecho que no ocurrió, hasta la competencia desleal.

“La empresa la creamos en el 2018. Y las inversiones empezaron en marzo del 2019, justo después del Reglamento. Yo no sé, y lo digo con sinceridad, no sé, si es que yo tuviera que tomar esa decisión hoy, la tomaría igual. A principios del 2019 era un entorno muy diferente, recién se había aprobado la nueva ley agrícola en Estados Unidos (EEUU), recién se había legalizado el cáñamo en ese país, el mundo creía que el mercado internacional iba a explotar al instante, cosa que no se dio. Y ha habido otro panorama político acá. Puede ser que ese sea uno de los elementos que explique por qué los inversionistas están en duda. No digo que todo el mundo lo tenga que hacer como nosotros, se puede hacer de otra manera”, dijo Vázquez.

Para el presidente de Cann Farm Perú, el problema no son las trabas, ya que, después de dos años de aprobado el Reglamento de la Ley 30681, hay un aprendizaje de los funcionarios públicos que tienen que ver en el sector: Minsa, Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri) y Ministerio del Interior (Mininter).

“Yo no percibo trabas, no es que sea fácil tampoco, porque te tienes que certificar como laboratorio, tienes que tener tu sistema de seguridad, cumplir todos los requisitos y eso toma tiempo, esfuerzo para hacerlo técnicamente bien”, señala.

En este sentido, Vázquez resalta que es de su interés que existan más empresas con licencia para producir cannabis de uso medicinal. Señala que eso es importante y está abierto a resolver las consultas de las personas interesadas en saber cómo emprender este camino para que la industria avance.

Por último, el presidente de Cann Farm Perú recuerda a pacientes, médicos y autoridades que actualmente hay un problema de salud pública: la comercialización de productos que dicen estar hechos a base de cannabis que se venden sin cumplir con la legislación vigente.

Actualmente, con la Ley 30681, la normativa exige que, para acceder a cannabis de uso medicinal, se debe estar inscrito/inscrita en el  el Registro Nacional de Pacientes Usuarios de Cannabis (RENPUC), pasar por consulta y acudir con una receta médica con una vigencia de 30 días (incluso si fuera CBD, sustancia no controlada) a uno de los pocos establecimientos con licencia para comercializar cannabis en todo el país.

Los problemas de acceso

Cuatro años después de promulgada la Ley 30681, al menos el 58% de usuarios medicinales de cannabis accede a su medicina a través de vías no reguladas. Entre otros factores influye el hecho de que 93% de los establecimientos con licencia para comercializar estén centralizados en Lima Metropolitana, mientras hay usuarios medicinales en todas las regiones del país (al menos 17,900 según cifras oficiales hasta setiembre pasado). Solo las regiones La Libertad, Arequipa y Tacna cuentan con 1 establecimiento formal cada una y los pacientes solo tienen disponible CBD y pertenecen a una sola razón social.

Además, el Artículo 14 del Reglamento de la Ley 30681 prohíbe la comercialización por Internet y el despacho a domicilio. Sin embargo, este periodista está a la espera de la respuesta oficial de Digemid para conocer cómo ha interpretado esta restricción, ya que algunas empresas están vendiendo de manera no presencial.

Por otro lado, es importante señalar que este hito en la industria del cannabis peruano se produce mientras pacientes esperan un Reglamento de la Ley 31312 (Ley de Cultivo Asociativo) sin restricciones para que permita resolver el grave problema de salud pública que representa el acceso restringido a una planta medicinal que no tiene dosis estándar ni dosis mortal.

La Mula

Más notas sobre el tema