Bolivia | Arce en el cierre de la multitudinaria marcha oficialista: “Nunca más golpes de Estado”

Foto: AFP
760

Arce cierra masiva marcha con mensaje de ‘nunca más golpes de Estado’ y demanda de justicia

Por Carlos Corz

La marcha que empezó en Caracollo concluyó este lunes con una multitudinaria concentración en la plaza San Francisco, en La Paz, con mensajes de unidad, exigencia de justicia y advertencias a la dirigencia cruceña, principalmente. El presidente Luis Arce cerró el acto con el mensaje de “nunca más golpes de Estado” y advirtió que la democracia está en riesgo.

Arce, el vicepresidente David Choquehuanca, el expresidente Evo Morales y diferentes dirigentes de la cúpula del Pacto de Unidad y de la Central Obrera Boliviana (COB) hicieron uso de la palabra ante una masiva concentración que llegó a la plaza San Francisco desde los cuatro puntos cardinales de la ciudad de La Paz.

“Cuando avanzamos en resolver los problemas del pueblo la derecha se preocupa, utiliza a sus lacayos y se inquieta, porque sabe si nosotros seguimos en el gobierno, si seguimos avanzado en estas soluciones del pueblo, ellos no tienen cabida en el país”, afirmó e insistió en que la “derecha tiene miedo” a estos avances.

Además demandó respeto al voto en las urnas, que le dio el triunfo con el 55,1% de la preferencia electoral. El pueblo “exige respeto al voto en las urnas, exige que aquellos que nunca ganaron elecciones, que esos que perdieron en las urnas y siempre que la democracia no les sirve, utilizan todo para hacerse del poder”.

La oposición política con su bastión en Santa Cruz fue centro de los cuestionamientos, ya que en el paro de nueve días tomó el control y destino de la protesta que acabó con la abrogación de la ley de estrategia de lucha contra el lavado de dinero, aunque sumaron otras demandas y la restitución de los 2/3 de voto para todas las decisiones en el Legislativo. Ahora, alistan otras protestas.

Mientras que Morales advirtió con la defensa del denominado proceso de cambio en las calles. “Esta marcha es un calentamiento todavía, si siguen molestando, mejor que no nos provoquen, que no provoquen al movimiento indígena originario, a los profesionales patriotas. Vamos a defender nuestra revolución, nuestro proceso y modelo económico, eso pasa por la defensa de Lucho (Arce) y David (Choquehuanca)”, sostuvo.

En esa misma línea, el dirigente de la COB, Juan Carlos Huarachi, advirtió que de ser necesario la protesta en defensa del gobierno de Arce se trasladará a Santa Cruz, bastión de la oposición. “Si siguen provocando, la marcha se traslada a Santa Cruz”, amenazó en medio de su intervención en el acto de masas.

Rolando Borda, ejecutivo de la Central Obrera Departamental de Santa Cruz, fue más directo y demandó cárcel para el excívico y actual gobernador Luis Fernando Camacho y el cívico Rómulo Calvo. Camacho lideró las protestas de la crisis de 2019 que, junto al motín policial y la “sugerencia” militar de dimisión, acabó con la renuncia de Morales.

“Queremos que metan presos a Calvo, a Camacho, porque ya está de buen tamaño, porque el pueblo sigue esperando y la justicia está dormida”, demandó.

Se instalaron tres palcos, en uno de ellos amenizaban la concentración grupos musicales. Arce coincidió con Morales en demandar, justamente, justicia por lo ocurrido en 2019 y durante el gobierno de Jeanine Áñez, quien tomó el poder como resultado de una negociación entre cívicos y políticos.

“Sabemos que uno de los temas principales tiene que ver con la justicia, nosotros hemos presentado toda la documentación, los alegatos, y escuchando a todos ustedes exigimos a quienes administran la justicia que de una vez por todas hagan justicia para el pueblo boliviano”, demandó Arce.

Actualmente está en curso el caso denominado Golpe de Estado, que tiene a la expresidente Áñez en la cárcel. También hay causas abiertas por las masacres de Senkata y Sacaba, donde en noviembre de 2019, a días de la renuncia de Morales, perdieron la vida más de una veintena de personas por impactos de bala en un operativo policial-militar

“Es importante que la justicia boliviana haga justicia, tantas pruebas, el pueblo pide justicia, tiene que hacerse justicia, esa tarea es responsabilidad de la Justicia boliviana, justicia para que nunca más vuelvan otros golpistas, se trata de eso”, exigió Morales, por su parte.

La marcha encabezada por Morales empezó en Caracollo y se dio en respuesta a la protesta iniciada por gremiales y transporte pesado, pero de la que tomó control el cívico Calvo con amenazas de “el último raund”, de “que tienen la receta en el bolsillo” o hablando de tumbar al gobierno de Arce.

En Potosí, a la cabeza del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), se rearticuló el movimiento cívico y programó para el 15 de enero un cabildo nacional para asumir acciones en contra del gobierno de Arce para retomar las demandas que quedaron pendientes.

“El pueblo también ha venido a decirle a esa derecha golpista: nunca más golpes de Estado en nuestro país, nunca más, el pueblo ha decidido resolver los problemas en las urnas, que se respete el voto en las urnas”, exigió Arce y reiteró la advertencia de que “la democracia está en riesgo”.

La Razón


Marcha por la Patria supera el millón de personas

Sin importar los rigores del clima y el cansancio, la fuerza y unidad durante los siete días de caminata permitió cumplir el cometido de llegar a la sede de gobierno con una interminable columna que se extendía más de nueve kilómetros del principio al fin de la Marcha por la Patria, encabezada por las principales autoridades del gobierno, dirigentes de organizaciones sociales y sectores de base, que fueron el grueso de la movilización.

PRIMER DÍA

Con el firme compromiso de hacer respetar el voto del pueblo que eligió democráticamente al gobierno de Luis Arce, la defensa de la Revolución Democrática Cultural, el Proceso de Cambio y la democracia, desde la madrugada del 23 de noviembre cerca a cinco mil personas de organizaciones sociales y sindicales se concentraron en la localidad de Caracollo, Oruro, para iniciar la Marcha por la Patria.

El presidente del Movimiento Al Socialismo (MAS-IPSP), Evo Morales, comandó la marcha que recorrió una distancia de 188 kilómetros hasta La Paz.

La jornada empezó con una ofrenda a la Pachamama o Madre Tierra y dio paso a emotivos y encendidos discursos de líderes sindicales y sociales para cerrar, antes de emprender la marcha, con las palabras de Morales y del presidente Luis Arce Catacora.

Luego, miles de personas caminaron algunos kilómetros junto a Arce, Morales, el vicepresidente David Choquehuanca, los presidentes del Senado, Andrónico Rodríguez, de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani Laura, varios ministros, autoridades, legisladores y demás representantes de las bases oficialistas.

El Jefe de Estado advirtió entonces que si la derecha golpista no respeta el voto, el pueblo lo defenderá en las calles.

SEGUNDO DÍA

Luego de pernoctar en la localidad de Panduro, la Marcha por la Patria inició su jornada de caminata a las 05.30 de la mañana, después de desayunar en los coliseos y unidades educativas que fueron habilitadas por la Alcaldía de esa región con rumbo a la localidad de Lahuachaca.

Durante el trayecto, muchos de los marchistas seguían su paso firme por la carretera Oruro- La Paz. Las muestras de apoyo de otras organizaciones sociales eran evidentes, pues los recibían con cariño y les entregaban alimentos, agua, dulces y otros. Los vecinos y los mercados formaron comisiones para preparar un chicharrón de pollo acompañado de fideo y papa. Más de tres mil porciones fueron repartidas entre los marchistas.

Varios puntos fueron instalados para la atención médica para las dolencias ocasionadas por el esfuerzo, como la aparición de ampollas en los pies, dolores estomacales, de cabeza, entre otros.

TERCER DÍA

A las 5.00 de la mañana, la caminata inició su recorrido por la carretera que une Oruro con La Paz. Otros sectores se sumaban poco a poco y engrosaban las filas de la marcha que crecía cada día.

Los marchistas eran resguardados por los Ponchos Rojos y los cooperativistas mineros, quienes hicieron un cordón humano desde el inicio de la movilización. Se sumaron también personas que se disfrazaban del propio Evo Morales y otros animales característicos de la zona andina.

CUARTO DÍA

En el Día de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, cientos de jóvenes, adultas y personas de la tercera edad realzaron la fecha protagonizando la Marcha por la Patria y la Democracia, que reanudó su las cinco de la madrugada desde la localidad de Lahuachaca, en su tercer día de recorrido rumbo a la sede de gobierno Los cánticos entre los marchistas fueron una característica importante que se observó durante el recorrido en la marcha, pues las voces se escuchaban a lo lejos y quienes se encontraban en la cabecera las acompañaban.

Pobladores de cada localidad se apostaban a las riberas de la carretera para entregarles alimentos y demostrarles su respaldo a una reivindicación como es la defensa de la democracia, el apoyo al gobierno de Luis Arce, el repudio contra los intentos de desestabilización y un segundo golpe de Estado de parte de la derecha, además de exigir justicia por las masacres registradas en 2019.

Durante su recorrido, los movilizados hicieron al menos tres paradas para descansar, donde médicos no sólo de Oruro sino de Santa Cruz que acompañan la marcha atendían ante las dolencias como los calambres y dolores de los pies.

Luego de 30 kilómetros, la larga columna de marchistas encabezada por Morales llegó al municipio de Patacamaya. Cientos de personas se volcaron al lugar donde se encontraba el palco oficial.

QUINTO DÍA

Armados con pancartas de apoyo al gobierno de Arce y Choquehuanca, además de gritos de apoyo a la democracia y pedido de justicia para los responsables de las muertes en las masacres de 2019, las organizaciones sociales cumplieron su quinto día de movilización.

Morales destacó la participación en la Marcha por la Patria de la Central Obrera Boliviana, confederaciones, federaciones, alcaldes, exautoridades y ciudadanía que se unió a la movilización en defensa de la democracia, del voto popular, del gobierno legalmente constituido y en exigencia de justicia para las víctimas del golpe de Estado de 2019.

SEXTO DÍA

En su sexto día de caminata, los marchistas iniciaron su recorrido a las 05.30 de la madrugada desde la localidad de Calamarca. En muchos de los rostros se reflejaba el cansancio, pero la convicción de seguir adelante para demostrar no sólo al país sino al mundo que el pueblo está unido primó ante todo, pese al frío y la lluvia.

Día a día se fueron sumando más sectores sociales que no formaban parte de las organizaciones del Pacto de Unidad en defensa de la democracia, el apoyo al gobierno del presidente Luis Arce, ante los afanes desestabilizadores y un segundo golpe de Estado de parte de la derecha y exigir justicia por las masacres y cárcel para quienes cometieron delitos de lesa humanidad en 2019.

LA POBLACIÓN SE SOLIDARIZÓ CON LA MARCHA
Desde muy temprano, vecinos de varias localidades y municipios, además de otras personas, se apostaban en la carretera Oruro-La Paz con bolsas de alimentos para los marchistas para que puedan continuar su recorrido.

Estas personas entregaron agua, jugos de frutas en bolsitas pequeñas y dulces de todo tipo. Muchos de ellos manifestaron su apoyo a los marchistas por una convicción como era llegar a la sede de gobierno para demostrar que la unidad, la fortaleza están presentes en las organizaciones sociales que exigían el respeto a la democracia, al gobierno de Luis Arce y justicia por las masacres de 2019 y cárcel para los responsables.

Una de las personas que no quiso ser identificada dijo que su presencia en la marcha era en apoyo al respeto a la democracia, pues los bolivianos no quieren otro golpe de Estado y menos convulsiones que puedan derivarse en muertes de personas.

“Hemos venido un grupo de personas que trajimos agua y sándwich para que puedan comer al paso porque es imposible que se detengan”, expresó.

MÉDICOS ATENDIERON TODO EL RECORRIDO DE LA MARCHA
Galenos de Santa Cruz y Oruro y del Ministerio de Salud atendieron a los marchistas en todo el recorrido de la caminata. A lo lejos se podía divisar los guardapolvos blancos que caminaban desde la cabecera de la marcha hasta la cola de la larga columna para controlar la salud de los marchistas.

En cada punto de descanso, los más de 270 médicos de las tres instituciones atendieron a más de tres mil personas aproximadamente que presentaban dolencias en los pies, en la cabeza y descompensaciones que sufrían a causa de la altura principalmente los marchistas de Santa Cruz, Beni y Pando.

El ultimo día, los galenos socorrieron a una embarazada que quería tener a su bebé en plena carretera. Según declaraciones del doctor Germán Santos en el recorrido de la marcha una mujer se encontraba a punto de dar a luz. El galeno informó que luego de convencerla, porque quería tener al bebé en la carretera, fue llevada a un centro de salud cercano.

“En el camino encontramos a una señora de nueve meses de embarazo en trabajo de parto. Quería que su niño nazca en la caravana y que se llame Evo, pero le explicamos a ella y su esposo que era necesario conducirla a un nosocomio para que se garantice el nacimiento del bebé. Al final accedió, pero entre sollozos”, relató el galeno Germán Santos.

Indicó que durante todo el trayecto se contó con el apoyo de las ambulancias, la atención médica pronta y oportuna. Hubo un botiquín muy nutrido de medicamentos y ungüentos para los pacientes.

Se entregaron además una cantidad significativa de barbijos a los marchistas para evitar posibles contagios.

Ahora el Pueblo


Marcha por la Patria, un reencuentro de Evo Morales con las bases del proceso de cambio

A dos años del golpe de Estado de 2019, las bases del proceso de cambio volvieron a las calles para defender la democracia. Esta vez, junto a su líder nacional, el expresidente Evo Morales en la denominada Marcha por la Patria, que llegó este lunes a la ciudad de La Paz en una multitudinaria columna.

El 29 de noviembre de 2019, la abrogación del Decreto Supremo 4078, también conocido como el Decreto de la Muerte, era noticia nacional en el régimen de Jeanine Áñez, quien se instaló en el Gobierno tras la ruptura institucional el 12 de noviembre de ese año.

Así las Fuerzas Armadas (FFAA) se replegaban de las calles luego de participar de las masacres de la zona de Senkata en la ciudad de El Alto y en la zona de Hayllani en el municipio de Sacaba.

El informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI-Bolivia) concluye que en ambas zonas existió vulneración a los derechos humanos, masacres con armas letales utilizadas por las fuerzas de seguridad, ejecuciones extrajudiciales con un saldo de 37 personas fallecidas.

El Decreto Supremo 4078 del 14 de noviembre de 2019 permitió la participación de las FFAA en apoyo a la Policía Boliviana ante movilizaciones que se generaron por la crisis poselectoral. La norma establecía que los militares que participen en operativos estarán exentos de responsabilidad penal pese al uso de armas contra quienes protestaban contra el régimen y el golpe.

Para ese entonces, Morales se encontraba en México, donde protegió su vida al acogido por el Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador. Hoy, a dos años de los hechos, el contexto es distinto. El pueblo defiende nuevamente la democracia; pero, esta vez junto a su Gobierno, el que eligió el 18 de octubre de 2020 para dar fin al régimen.

El 18 de octubre de 2020, según los datos oficiales del Tribunal Supremo Electoral (TSE), el MAS, que tuvo como candidato a Luis Arce, logró un respaldo nacional de 3.394.052 votos (55,11%) en comparación al 1.775.953 (28,83%) de Carlos Mesa, quien ocupó el segundo lugar como postulante de la alianza de oposición Comunidad Ciudadana (CC).

Arce fue posesionado como presidente constitucional el domingo 8 de noviembre de 2020 en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), donde aseguró que el Gobierno de facto dejó una economía en crisis, aumento del desempleo, la pobreza y las desigualdades.

Desde entonces, aplicó medidas para contrarrestar las crisis política, económica, educativa y sanitaria en busca de la reconstrucción de Bolivia y su estabilidad tras el golpe de Estado de 2019. A un año de gestión, presenta avances.

El reencuentro en defensa de la democracia

Desde el 8 de noviembre de 2021, día en el que Luis Arce cumplió un año en el Gobierno, sectores de oposición, sobre todo comités cívicos de Santa Cruz y Potosí, impulsaron un paro cívico para aplicar medidas de violencia y desinformación contra el Gobierno y el pueblo boliviano. Las acciones de desestabilización duraron nueve días y dejaron un fallecido en Potosí.

Esa situación provocó que las organizaciones sociales, aquellas que salieron a defender la democracia en 2019, se organizaran con el liderazgo de Evo Morales que retornó al país en 2020.

La marcha dirigida por el líder del MAS contó con la participación de diplomáticos, autoridades nacionales, militantes del MAS, la Central Obrera Boliviana (COB), el Pacto de Unidad conformado por la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia – Bartolina Sisa (CNMCIOB-BS), la Confederación Sindical de Comunidades Interculturales Originarios de Bolivia (CSCIOB), el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq), la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano (Cidob), además de organizaciones sociales como juntas vecinales, gremiales, cocaleros, mineros cooperativistas, entre otros.

Desde el 23 de noviembre, recorrió un aproximado de 188 kilómetros en la siguiente ruta: Caracollo, Panduro, Lahuachaca, Patacamaya, Calamarca, Achica Arriba y La Paz. En los diferentes puntos, recibió el respaldo del pueblo sin importar el sol y la lluvia.

“Siento que esto solo es un calentamiento, hermano Lucho (Arce), hoy día, mañana, es calentamiento; el día lunes, próximo lunes 29, va a reventar La Paz, vamos a demostrar nuestra fuerza. Todos estamos con el proceso de cambio”, indicó Morales en el inicio de la movilización el 23 de noviembre en el municipio orureño de Caracollo.

Después de siete días de movilización, una multitudinaria Marcha por la Patria, de más de un millón de personas, llegó a la ciudad de La Paz y culminó en un cabildo masivo que concentró a organizaciones sociales de diferentes regiones de los nueve departamentos.

La respuesta a la convocatoria hecha por los sectores sociales fue contundente. Mientras la cabeza de la marcha pasaba aproximadamente a las 13.00 a una plaza San Francisco abarrotada de personas, la columna aún ingresaba de la ciudad de El Alto una hora y media después.

“A mí me han dado golpe de Estado, (la derecha) no nos perdonó por haber garantizado la soberanía y dignidad. Hermano Lucho, con esta gente (Marcha por la Patria) no te van a dar golpe de Estado, no vamos a permitir el golpe de Estado, estamos unidos y organizados, y aquí estamos nuevamente con vida para seguir luchando por nuestra querida Bolivia”, advirtió el líder del MAS.

Liderados por Morales, las principales organizaciones sociales de alcance nacional, entre otras, volvieron a ratificar su compromiso con el proceso de cambio, esta vez en las calles.

“¿Por qué la Marcha por la Patria? Hay antipatrias que no quieren que crezca la economía nacional. Con paros forzados y pagados, quieren que Bolivia se hunda económicamente. No quieren que la familia humilde mejore su economía. ¡Qué mezquindad! ¡Qué egoísmo! Al margen de defender la democracia es para defender la economía que nuevamente se levanta”, dijo Morales en La Paz.

La Marcha por la Patria, por la defensa de la democracia, por la unidad del país y en apoyo a la gestión del presidente Arce y el vicepresidente Choquehuanca fue organizada como medida pacífica ante las acciones de desestabilización provocadas durante noviembre por sectores de oposición protagonistas del golpe de Estado de 2019.

Además, demandó justicia para las víctimas de las masacres de Senkata, de la ciudad de El Alto, y Hayllani, del municipio de Sacaba (Cochabamba), que fueron reprimidos por las Fuerzas Armadas durante el régimen de Jeanine Áñez.

“Vamos a defender nuestra revolución, vamos a defender nuestro proceso de cambio y nuestro modelo económico, eso pasa por la defensa de Lucho y David, presidente y vicepresidente. Estamos aquí, lo decimos públicamente”, aseveró Morales en su discurso este 29 de noviembre, jornada de culminación de la marcha.

La Época

Más notas sobre el tema