Brasil | La Amazonía alcanzó un nuevo récord de deforestación y Bolsonaro niega los incendios

860

Brasil alcanzó un nuevo récord de deforestación

La deforestación de la Amazonía de Brasil alcanzó niveles sin precedentes en octubre con la pérdida de 877 km2 de cobertura forestal. Los datos publicados por el Instituto Nacional de Investigaciones Especiales (INPE) ponen bajo la lupa los ambiciosos compromisos anunciados por el gobierno de Jair Bolsonaro durante la cumbre climática de la ONU en Glasgow.

Contradicciones

Hace unos días el gobierno de Brasil se comprometía a eliminar la deforestación ilegal en el territorio para 2028, adelantando dos años la meta climática. El gigante sudamericano alberga un 60 por ciento de la selva amazónica. Sólo en octubre de 2021 el país perdió 877 kilómetros cuadrados, un 5 por ciento más de lo que se deforestó ese mismo mes en 2020 cuando se perdieron 836 kilómetros cuadrados de vegetación nativa.

En lo que va del año las actividades ilegales de minería y ganadería llevaron a la deforestación de unos 7.880 km2, un número similar al que se registró en 2020 con la pérdida de 7.890 km2 de zona boscosa. Según los datos del INPE, el estado de Pará fue el de mayor deforestación en octubre, con 501 kilómetros cuadrados, seguido por Amazonas con 116, Mato Grosso con 105 y Rondonia con 100.

Para las organizaciones defensoras del medio ambiente el último reporte del INPE contradice el discurso de los funcionarios de Bolsonaro en la COP26 que aseguraron que las tasas de deforestación vienen en caída por la intensificación de las acciones de control y vigilancia para frenar la devastación de la Amazonía. “Las emisiones ocurren en el suelo del bosque, no en las plenarias de Glasgow “, dijo Marcio Astrini, secretario ejecutivo del Observatorio del Clima, una red que reúne a más de 70 organizaciones ecologistas.

Una política antiambientalista

A su vez, desde la ONG Greenpeace indicaron que los anuncios del gobierno brasileño en Glasgow no modifican la realidad que se vive en el territorio donde los incendios sin control y la violencia contra pueblos indígenas va en aumento.

“Mientras el Gobierno federal intenta vender a Brasil como potencia verde en la COP26, la deforestación en octubre rompió otro récord y ha sido impulsada por la política antiambientalista del presidente y del ministerio de Medio Ambiente, con el apoyo de parte del Congreso nacional”, señaló Rómulo Batista, portavoz de la campaña Amazonía de Greenpeace. Según consigna el matutino Folha de Sao Paulo, cuando se le consultó al ministro por el aumento de la deforestación de la Amazonía, Leite no respondió, “según sus colaboradores porque estaba involucrado en las negociaciones financieras del mercado de carbono”.

Además, organizaciones indígenas repudiaron el discurso de la Leite en la COP26. Treinta organizaciones firmaron un comunicado en el que rechazan las declaraciones del ministro de Medio Ambiente por ser “alejado de la realidad” y “distorsionado”. En uno de los pasajes de su discurso, Leite dijo “reconocer también que donde hay mucho bosque hay también mucha pobreza”.

En el comunicado las organizaciones señalaron que “tal afirmación es diametralmente opuesta al propio concepto de sostenibilidad, como si una supuesta solución a la grave crisis ambiental que azota al país fuera, en realidad, la profundización de un proceso ya acelerado de deforestación y desmantelamiento de la gobernanza ambiental de Brasil”.

A su vez, reprocharon que el gobierno no acredito a ningún integrante del movimiento indígena. En cambio, la delegación gubernamental que estuvo compuesta por militares, agroindustriales y otros actores de la industria, lo que “revela las verdaderas intenciones del gobierno en la COP”.

Gobernar y deforestar

Desde el Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonía (IPAM) remarcan la falta de control sobre la tala ilegal del bosque puede perjudicar los compromisos realizados en la cumbre climática. “En las dos últimas semanas hemos visto al gobierno brasileño decir en la COP26 que tiene la deforestación bajo control”, afirmó Ane Alencar, la directora de ciencia del IPAM citada por Folha. “El verdadero Brasil es el que muestran los satélites”, añadió.

“El hecho de que la deforestación haya aumentado incluso con más lluvias de las previstas demuestra que las actuales acciones del gobierno federal no están funcionando”, aseguró Alencar.

Desde la llegada de Jair Bolsonaro a la presidencia de Brasil en 2019 los índices de deforestación llegaron a níveles inéditos en la última década. Ese mismo año fueron talados más de 10.100 kilómetros cuadrados de árboles nativos de la Amazonía. La cifra llegó a 10.900 kilómetros cuadrados en 2020.

El ultraderechista defiende la explotación de recursos naturales en la región boscosa, incluso en los territorios resguardados por pueblos indígenas. Además flexibilizó el control de actividades como las mineras y madereras, éstas últimas en general se realizan de forma ilegal en la Amazonía.

Página 12


Em Dubai, Bolsonaro diz: “Amazônia, por ser uma floresta úmida, não pega fogo”

Durante a abertura do Invest in Brazil Forum (evento com investidores), em Dubai, nos Emirados Árabes Unidos, o presidente Jair Bolsonaro (sem partido) afirmou nesta segunda-feira (15) que os ataques sofridos pelo Brasil sobre o desmatamento na Amazônia “não são justos”.

“Nós queremos que os senhores conheçam o Brasil de fato. Uma viagem, um passeio pela Amazônia é algo fantástico…. Até para que os senhores vejam que a nossa Amazônia, por ser uma floresta úmida, não pega fogo, que os senhores vejam, realmente, o que ela tem”, disse Bolsonaro em Dubai.

“Com toda certeza uma viagem inesquecível, além de conhecer aqui o que seria o paraíso aqui na terra. A Amazônia é um patrimônio, a Amazônia é brasileira. Vocês vão comprovar isso e trarão uma imagem que condiz com a realidade. Os ataques que o Brasil sofre quando se fala em Amazônia não são justos. Lá mais de 90% daquela área está preservada. Está exatamente igual de quando foi descoberto no ano de 1500. A Amazônia é fantástica”, destacou o presidente.

Segundo dados da plataforma Terra Brasilis, ferramenta desenvolvida pelo Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais (Inpe), outubro de 2021 registrou o segundo pior índice de desmatamento da Amazônia Legal para o mês na história do monitoramento, que é feito desde 2015. Foram 795,1 km² de área desmatada na região em outubro, de acordo com as informações da plataforma.

Também segundo dados do painel Plena Mata, um monitor da floresta que utiliza dados do MapBiomas, com base na média do desmatamento diário detectado pelo Deter/Inpe, mais de mil árvores foram desmatadas por minuto na Amazônia Legal neste ano. Em outubro, foram 109.083 hectares desflorestados na Amazônia Legal.

No acumulado do ano, 2021 já superou o desmatamento do ano passado, mas ainda está um pouco abaixo em relação ao ano de 2019. Já na comparação aos anos de 2018 e 2017, o ano presente já contabilizou ao menos o dobro do desmatamento da Amazônia Legal registrado nos outros anos citados.

A Amazônia Legal é um território que compreende nove estados do Brasil (Acre, Amazonas, Amapá, Maranhão, Mato Grosso, Pará, Rondônia, Roraima e Tocantins).

Bolsonaro e PL

No domingo, também em Dubai, Bolsonaro falou sobre seu futuro político e a possível filiação ao Partido Liberal (PL). O evento de filiação marcado para o dia 22 foi cancelado. “Só vale depois que eu assinar embaixo. Enquanto eu não assinar, não vale. Você quer saber a data da criança, eu nem casei ainda. Tem muita coisa que para conversar com o Valdemar da Costa Neto ainda”, disse Bolsonaro, fazendo referência ao ex-deputado e atual presidente do PL.

CNN Brasil

Más notas sobre el tema