Chile | Último debate presidencial a seis días de las elecciones

1.037

Desafíos y flancos abiertos: lo que se juegan los presidenciables en el último debate

No arriesgar ni dejarse provocar parece ser la estrategia común que desarrollarán José Antonio Kast (Frente Social Cristiano) y Gabriel Boric (Apruebo Dignidad), los favoritos para pasar al balotaje, en el último debate presidencial, que ha sido organizado por la Asociación Nacional de Televisión (Anatel).

Por otro lado, tal vez esta sea la última chance que tienen Yasna Provoste (Nuevo Pacto Social) y Sebastián Sichel (Chile Podemos Más) para sumar indecisos y dar una sorpresa en las elecciones del próximo domingo, a pesar de los pronósticos de las encuestas.

El encuentro, que comenzará a las 20 horas en las dependencias de TVN, será moderado por los periodistas Constanza Santa María (TVN), Juan Manuel Astorga (Mega), Macarena Pizarro (CHV) e Iván Valenzuela (T13).

La última oportunidad de Provoste

“Tiene que dar codazos tanto a Boric como a Kast”. Ese es parte del análisis que hay en Nuevo Pacto Social respecto de la estrategia que debería asumir este lunes su abanderada presidencial.

En el sector están conscientes de que la militante decé se juega “todo por el todo” en el último debate televisivo y que debe aprovechar esta oportunidad en distintos sentidos.

Uno de ellos y que será clave es seguir tomando distancia de su contenedor de Apruebo Dignidad, estableciendo claramente el mensaje de que es ella y no el frenteamplista quien puede vencer a Kast en una segunda vuelta.

En su comando aseguran que si bien es Boric el que tiene más opciones de pasar a un eventual balotaje, la senadora debe enrostrarle uno por uno los flancos que se le abrieron esta última semana al frenteamplista. Por ejemplo, aprovechar el “paso en falso” que dio parte del PC este viernes al apoyar las elecciones en Nicaragua, lo que volvió a poner en evidencia las diferencias en materia de política exterior que hay al interior de Apruebo Dignidad. Ese episodio, dicen las mismas fuentes, será clave para demostrar que no son ellos quienes pueden garantizar estabilidad y certidumbre al país. De hecho, así lo expresó ayer Provoste en Mesa Central, de Canal 13, donde aseguró que “el partido más poderoso que apoya al candidato de la extrema izquierda no cree en el apoyo irrestricto a los derechos humanos”.

También apuntará a lo que terminó transformándose en un dolor de cabeza para el diputado por Magallanes: su manejo de las cifras y la economía. Ese, dicen en la centroizquierda, es el flanco que más puede aprovechar Provoste, quien debería hacer gestos al centro político durante el foro, centrados, precisamente, en esas materias.

En su equipo aseguran, asimismo, que la senadora tampoco debe ignorar la amenaza de Kast y, en ese sentido, plantean que es claro que también apuntará sus dardos a él. Sobre todo, luego de que el exdiputado negara las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura de Augusto Pinochet.

En Nuevo Pacto Social reconocen, en todo caso, que Provoste también enfrentará el debate tras una semana de varias derrotas a su liderazgo. El rechazo al cuarto retiro, que se dio tras el voto en contra de su camarada Carolina Goic, es algo que saben que estará sobre la mesa ese día y podría complicarla. Asimismo, el hecho de que la senadora no lograra alinear a su sector para que se rechazara la ampliación del estado de excepción en la Macrozona Sur.

Un tema que también tendrá que responder, afirman en su equipo, será su postura sobre la acusación constitucional contra el Presidente Sebastián Piñera que el Senado votará solo horas después del debate.

Sichel apuesta por gobernabilidad y estabilidad

Dos son los hitos claves que en el comando del candidato de Chile Podemos Más, Sebastián Sichel, definieron de cara a la recta final de la campaña: su participación en el encuentro empresarial Enade del pasado jueves y el debate de Anatel.

Por debajo de Kast y Boric -según las encuestas internas del comando-, en el equipo oficialista saben que será clave que tenga una buena performance a días de los comicios del 21 de noviembre para poder levantar su opción y entrar en un balotaje.

De ahí que el abanderado tenía programado para este fin de semana dedicar 10 horas por día -sábado y domingo- para prepararse para el debate, según daba cuenta una Carta Gantt a la que La Tercera tuvo acceso con el detalle de su agenda de la semana.

En el comando cuentan que parte de su arremetida será continuar con la idea de que Boric y Provoste están a favor del indulto de presos del estallido social, en contra del estado de emergencia en La Araucanía y a favor de la nacionalización de los fondos de pensiones.

Las mismas fuentes sostienen que la idea es establecer que Boric y Provoste dan “ingobernabilidad” e “inestabilidad” al país y que para derrotarlos se necesita una centroderecha como la que representa Sichel, pues una derecha más atrincherada como la de Kast, sostienen, puede perder, como ocurrió en el plebiscito constitucional.

Kast: mantenerse en la pole position

En el comando del candidato del Partido Republicano, José Antonio Kast, dicen que en sus desafíos está mantenerse dentro de las preferencias presidenciales, ya que algunos sondeos de opinión han mostrado que el líder de Republicanos está en el primer lugar de las opciones. La idea es que se mantenga en esa posición y no dé una performance que implique que Sichel lo sobrepase.

Las mismas fuentes sostienen que dentro del debate buscarán establecer diálogos y no caer en discusiones. Sus ideas de paz, progreso y libertad serán parte de lo que promoverá en la instancia.

De esta manera, Kast volverá a remarcar que su adversario es Boric y no Sichel, y solo le responderá a este último en caso de que lo emplace, como ha sido la tónica de otros debates anteriores.

Esto último es algo que podría darse, ya que durante los últimos días Sichel ha remarcado diferencias con Kast en temas como los valóricos, impuestos, cambio climático y agenda de género, por lo que la misma tónica se podría dar en esta oportunidad.

“Hay una situación que claramente marca una diferencia con lo que ocurre en Cuba, Venezuela o en Nicaragua. Creo que lo de Nicaragua refleja plenamente lo que en Chile no ocurrió, que, frente a elecciones democráticas, se realizaron y no se encerró a los opositores políticos. Y eso marca una diferencia fundamental”, señaló Kast la semana pasada ante medios de comunicación extranjeros.

La frase, aseguran en el resto de los comandos, le abre el flanco más complicado al candidato republicano, por lo que el tema sí o sí saldrá durante el debate.

Boric busca contener

Una serie de complicaciones se le han ido sumando durante los últimos días al candidato presidencial de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, de cara al debate de este lunes. La reaparición de una antigua acusación por acoso -de hechos supuestamente ocurridos en 2012- y de las tensiones con el PC por sus diferencias en política exterior le abrieron un flanco que en su equipo no dudan que sus adversarios podrían tratar de utilizar en su contra.

En el comando del diputado por Magallanes saben que el despliegue de Boric en ese encuentro y la forma en la que sortee los “ataques” del resto de los contendores podría ser clave para marcar el inicio de la última semana de campaña.

Por eso, sostienen en el equipo, durante estos días le han alivianado la agenda para que se concentre en la preparación de su performance.

En el círculo del abanderado aseguran que el debate de Anatel será una oportunidad para hacer frente a las críticas por un supuesto mal manejo económico y “falta de preparación”, punto en el que buscarán instalar con más fuerza el discurso de que la inestabilidad proviene de no realizar las transformaciones. “Es una oportunidad para afianzar el mensaje de la tranquilidad”, sostiene un dirigente del Frente Amplio.

Además, en el bloque aseguran que Boric debe dar cara al crecimiento de José Antonio Kast, quien según las encuestas lo ha ido superando en la recta final de la carrera.

Pese a esto, otros líderes del bloque desestiman la relevancia de ese encuentro por televisión. Según explican, de acuerdo a los datos de las encuestas públicas, el número de personas que aún no decide por quién votar estaría a la baja y, por lo tanto, el desempeño del candidato no sería tan crucial como en los primeros debates.

La Tercera


“Con usted quiero hablar”: los comandos definen a qué votante buscan en la semana final

Por Gladys Pierola

La cuenta regresiva de la última semana para la elección presidencial parte este domingo 14 de noviembre. Se entra en el tramo final de la carrera y según el ambiente en los propios comandos, todo puede pasar. El 21 de noviembre los siete aspirantes a La Moneda se medirán en las urnas y el escenario más esperado es que dos de ellos pasen a segunda vuelta.

Por eso, la estrategia de los punteros, de los que van más atrás e incluso de los que miran al balotaje como una herramienta de negociación está concentrada en afinar el discurso, los mensajes y evitar cometer errores no forzados para ir a la conquista de sus votantes y no espantarlos. Por eso, hay cuidado en cómo abordar las últimas entrevistas y también las últimas actividades en terreno.

Además, hay especial inquietud sobre el efecto que puede tener la prueba de fuego de esta etapa: el debate de Anatel que se realizará este lunes 15 en la noche. Ahí, seis de los siete candidatos -Franco Parisi (PDG) no llegó a Chile y tampoco puede participar de forma telemática- tratarán de marcar la diferencia en horario prime, sin tener tropiezos fatales que les puedan costar la elección.

De hecho, para ese último duelo televisivo, los conceptos que se escucharán y repetirán serán: miedo, seguridad, esperanza, certezas, orden, estabilidad, cambios y gradualidad. El énfasis y el tono de cada uno de estos dependerá de a qué nicho se apunte. No es lo mismo apelar al ABC1 de los Distritos 10 y 11 que se han movilizado en las urnas que a los sectores medios y bajos que se vieron perjudicados por la pandemia, que son más permeables al mensaje en redes sociales y que les cuesta más ir a sufragar. Tampoco da lo mismo si se le habla al voto convencido por Kast desde la derecha o como Eduardo Artés (UPA) que dirige sus esfuerzos a un nicho duro de izquierda que quiere refundar todo.

Si hay una gran duda transversal es cómo reaccionará ese voto que en las elecciones recién pasadas fue esquivo para los bloques tradicionales, pues tampoco da luces reales de cómo se comportará el próximo 21 de noviembre. Y en esto las proyecciones y las encuestas no han ayudado. Por eso, la meta, explican en los distintos equipos, es clara: hay una masa electoral en las capas medias y bajas que no ha votado en los últimos comicios, ya sea por desafección o por el Covid-19, y a ellos hay que convocarlos y convencerlos para que el domingo 21 vayan a las urnas ya sea por temor o por convicción. Ese grupo, que suele abstenerse, podría mover la aguja.

Boric: jóvenes y adultos mayores que buscan cambios con “tranquilidad”

En el comando del candidato de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, explican que los esfuerzos de los últimos 100 metros de campaña están en afianzar el discurso “en el público no político que votó Apruebo y demanda cambios con estabilidad”. La idea, dicen, es mantener fuerza en el voto menor a 30 años y conectar con el votante sobre 40 años, especialmente mayor de 55 años. ¿Por qué esos dos nichos? El tramo sub-30 es un votante más nuevo que se movilizó en el Plebiscito, mientras que el segmento adulto mayor tiene una cultura electoral más desarrollada, pero por la pandemia se quedó en la casa.

“Estamos principalmente enfocados en los segmentos C3, D y E, buscando a aquellas personas que han experimentado en carne propia las injusticias y dolores en salud, educación y sufrimiento ambiental como sequía o zonas de sacrificio. Es muy importante para nosotros conectar con esa experiencia y ofrecerle un camino de cambio tranquilo”, explica a PAUTA el antropólogo social y experto electoral del equipo de Boric, Claudio Villegas.

Para tener una idea, son sectores donde el ingreso familiar promedio es menor a un millón de pesos: C3 ($899.000); D ($562.000) y E ($324.000).

¿Dónde se centrará el discurso del candidato más joven de la papeleta? En segmentos medios y populares, donde existen hombres y mujeres que son deudores educacionales, tienen sueldos bajos con alto endeudamiento y sus adultos mayores reciben pensiones bajo el nivel de la pobreza. A esas personas quiere llegar el diputado por Magallanes y la razón es que el segmento socioeconómico más numeroso es D, con el 37% de los hogares, seguido del C3, con el 25%, pero también son los mismos sectores que suelen restarse a la hora de votar.

Kast: canalizar el voto descontento

En el equipo de José Antonio Kast comentan que es difícil definir el arquetipo de sus votantes, porque “cada vez son más los atrevidos que se han sumado a esta candidatura”. De hecho, el concepto “atrévete” o “atrevidos” es parte del corazón de la campaña del líder del Partido Republicano.

Kast ha subido su nivel de conocimiento y apoyos en las encuestas más allá de un sector más duro de la derecha y también ha permeado capas más populares. Al menos así lo reconocen en su comando y también sus adversarios. Sus mensajes ancla son libertad, paz y progreso enfocados a un sentimiento “antipolítica tradicional”, que ha encontrado eco tanto en el ABC1 y como también en el D.

De hecho, apela a una apatía política en sectores más adultos, en votantes sobre 50 años que desconfían de los bloques actuales y del Gobierno de Sebastián Piñera. Por eso, en las otras campañas advierten que ese votante podría confundirse, por ejemplo, con el nicho de Parisi en sectores más más vulnerables.

Sus propuestas buscan el “sentido común”, según ha definido el propio candidato del Frente Social Cristiano. Para ello, enarbola el sentimiento anticomunista y saca al pizarrón a Boric cada vez que puede. Al igual que sus contendores, la apuesta de los últimos días es ir por los votantes que se abstienen y para ello, su mensaje es fácil, aunque complejo de cumplir: poner orden, en el amplio concepto de la palabra. Una muestra de esto lo dijo el jueves 11 de noviembre en Enade: “La gente quiere orden para salir adelante más allá del color político”.

Provoste, Sichel y ME-O: seguridad y estabilidad para el votante del “Chile real”

“Yo soy de centroizquierda, vivo en regiones, estudié en una educación pública. No necesito una estrategia para mostrarme de centroizquierda o de clase media, porque soy de centroizquierda y soy una persona de clase media”, dijo el lunes 9 de noviembre en una entrevista con Radio Agricultura la senadora y candidata presidencial de Nuevo Pacto Social, Yasna Provoste.

En el comando de la senadora DC aseguran que el fuerte de los días finales de campaña estará centrado entre el C2 y el C3, en la clase media que tiene ingresos totales promedio mensuales entre $1.360.000 y $900.000. “La elección será definida por este segmento que tiene un gran problema para llegar a fin de mes. La elección se va a ganar en ese centro social, no en el centro político “, explica un miembro de su equipo.

Provoste ha estado en los últimos días apelando al voto de centroizquierda, que no quiere a los “extremos” y que busca seguridad social y económica. De hecho, ha dejado de utilizar la palabra “gobernabilidad” como centro, pues es más técnica y se la ha reemplazado por “estabilidad”.

Buena parte de su estrategia se ha centrado en marcar las distancias con Boric y Kast. Frases como “tenemos un foco claro en incentivar la inversión, en el camino de Gabriel saben que van a generar más inestabilidad” o “¿alguien cree que la propuesta de algunos como Kast de rebajar impuestos y proyectar un crecimiento de más del doble del consenso es real y serio?” han sido protagonistas de su discurso.

Asimismo, en el equipo de Provoste asumen que el discurso que “se vayan todos”, de Parisi o Kast, ha permeado en sectores más populares. Por eso en el tramo final afinará su discurso a un votante de clase media de centroizquierda más que de izquierda sobre los 45 años que está observando el panorama electoral. Un voto que muchas veces ha sido más masculino, porque, aunque sea contradictorio, la única mujer de la carrera presidencial le ha costado entrar en el nicho electoral femenino.

En ese eslogan “antiextremos”, Provoste también se topa con el candidato del oficialismo, Sebastián Sichel. Aunque el último mes tuvo un quiebre con una parte de Chile Podemos Más que se fue con Kast, la carta independiente de la centroderecha se enfocará en lo que ha denominado el “Chile real”; esto es C2 y C3.

“Si uno mira los números de Joaquín Lavín, él ganaba en todas las encuestas en el D y el E, pero no fueron a votar. Estos son segmentos muy grandes pero que tienen menor representación en las elecciones”, advierte un cercano a Sichel.

Ahí, dicen sus colaboradores, queda espacio para apelar al discurso de los que no quieren polarización. Saben que parte del ABC1 que ha votado tradicionalmente por la derecha hoy es más proclive a Kast, que es parte de su ADN, y que los sectores más populares se dividen entre el líder del Partido Republicano y la cabeza del Partido de la Gente. Según las mismas fuentes, competir con Kast en el electorado de derecha más dura es perder tiempo, porque la gente va a elegir al “original” de derecha y no al independiente más de centro y más liberal.

La idea es reencantar al voto adulto joven y adulto mayor de estos sectores medios y contener parte del voto que estuvo en la primaria. Para eso hay que diferenciarse de Kast. “Si uno le deja el espacio libre a Kast va a seguir creciendo. Hay que mostrar sus contradicciones, de que hay un programa que no calza y que hay números que no cuadran”, explican las mismas fuentes.

En el lado de izquierda, Marco Enríquez-Ominami también busca ese votante que no quiere que “el extremismo de derecha se responda con extremismos de izquierda”. Él hablará estos días sobre la “esperanza” y la “fuerza confiable del cambio”. De hecho, esta última palabra ha sido su caballito de batalla en las últimas cuatro elecciones presidenciales.

“Conocemos el camino, le vamos a hablar a las capas medias, a los más pobres y también al empresariado porque esto es con todos. Es incluso con Gabriel y con Yasna. Es con todos los que queremos construir un nuevo Chile”, dice a este medio el candidato del PRO.

ME-O, quien es el candidato con más experiencia en esta contienda, sabe que su propuesta está cuesta arriba en comparación con los números que sacó en 2009 o en 2013, y aunque hoy “torea” tanto a Kast como Boric, no se pierde que más allá de los resultados el 22 de noviembre se tiene que coordinar la oposición. De hecho, ya comenzó sus llamados públicos a Boric y a Provoste, pero sin mayor éxito.

Parisi: cuánto podrá traspasar de las redes sociales a las urnas

Franco Parisi es un caso aparte. Se convertirá en el único candidato presidencial que no hizo campaña presencial; y así y todo pelea el puesto con Sichel y ME-O e incluso alimenta más de un fantasma de Provoste. La gran incógnita es cuánto de su despliegue en redes sociales llegará finalmente a las urnas.

Tras anunciar su test positivo de Covid-19 y postergar su regreso al país, el líder del Partido de la Gente seguirá con su apuesta 100% digital e incluso para este lunes 15 ya está preparando su propio foro a la misma hora que los canales de televisión abierta transmitirán el debate presidencial.

“Apuntamos a la clase media-media. No estamos afianzado en la clase alta ni en la clase más baja”, dice a PAUTA el encargado de marketing de la campaña de Parisi, Giancarlo Barbagelata.

Como el fuerte de Parisi han sido las redes sociales, sus mensajes finales estarán enfocados en los consumidores de estas herramientas; en especial, en la “comunidad” que ha creado en YouTube y Facebook. En una semana, el equipo de Parisi puede subir cerca de 200 publicaciones entre todas las redes sociales y este ritmo se mantendrá hasta el final. Eso significa subir las propuestas más populares y videos resumen de los programas en los que participa Parisi desde Estado Unidos.

Ahí, el nicho es claro: gente que no vota y que está decepcionada de la derecha y la izquierda. Estos votantes que busca cautivar tienen entre 30 y 45 años, con un componente más masculino que femenino, educación media completa, superior técnica y universitaria. Además, apuestan a las personas que son emprendedores y que cuentan con negocios propios, como los taxistas. A ellos, dicen, les hace sentido las propuestas de la rebaja del IVA o la baja de impuestos a las bencinas.

“Al nicho que apuntamos es súper variado. Hay gente más tradicional, hay votantes de derecha y otros que vienen de los partidos tradicionales de la izquierda. Pero el grueso, es gente que no vota generalmente y que está desilusionada y ve una esperanza en esta candidatura que es distinta”, agrega Barbagelata.

Pauta


«No pasarán»: Feministas convocaron a una manifestación contra campaña de Kast

Una centena de mujeres, feministas y disidencias sexuales, se congregaron en el frontis del Estado Nacional para manifestarse contra el avance del fascismo en el país.

En una convocatoria que se replicó a lo largo de Chile y contó con la participación de diputadas, constituyentes, candidaturas del pacto Apruebo Dignidad y organizaciones como OTD y MUMS, las participantes intervinieron el espacio público para denunciar “el odio” y el “retroceso” que implica el programa del candidato presidencial, José Antonio Kast.

La cita en Santiago contó con una particular intervención en las puertas del Estadio Nacional. Un triángulo invertido apareció sobre la explanada con la consigna “No Pasarán”, mientras los puños de las asistentes se alzaban pintados con triángulos de color morado y verde, aludiendo al sistema de clasificación de víctimas en los campos de concentración nazis.

Con esto, las participantes buscaron entregar un claro mensaje contra el avance del candidato presidencial José Antonio Kast y su programa, leyendo el Manifiesto contra el Fascismo. “Venimos a alertar que para Kast ‘atreverse a cambiar Chile’ significa derogar la ley de aborto y reivindicar la objeción de conciencia. Su cambio se traduce en eliminar el Ministerio de la Mujer y en condicionar beneficios sociales a parejas heterosexuales casadas. Este ‘atreverse a cambiar Chile’ significa persecución ideológica mediante la creación de una Coordinación Internacional Anti-Radicales de Izquierda. Para nosotres eso no es cambio: es violencia, es censura, persecución y odio”, señaló Matival Cortéz, activista de la Asociación OTD, en la lectura del manifiesto.

En el acto estuvo presente la vocera del Comando de Gabriel Boric, diputada Camila Vallejo, quien manifestó que “cuando la derecha está en el poder viola nuestros derechos humanos, viola nuestros derechos fundamentales y hoy hay una ultraderecha que pretende hacer retroceder aquellos derechos que sangre, sudor y lágrimas nos ha costado conquistar”.

Por su parte, el activista LGBTIQ+ y candidato a diputado por el Distrito 5, Felipe Cárcamo, puntualizó: “Tenemos la esperanza de transformación y cambio junto a Gabriel Boric a la presidencia, pero también tenemos la amenaza de José Antonio Kast que quiere retrotraer derechos ya consagrados por las mujeres, grupo históricamente excluido, y sobre todo de las disidencias y diversidades sexuales. Nosotres desde la Región de Coquimbo decimos que esos avances de fascismo no los queremos tener en Chile sino que queremos avanzar en mejores y mayores derechos sociales».

«Hoy vemos candidaturas que proyectan un país donde las mujeres y disidencias tengan aún menos derechos, pero como Apruebo Dignidad y desde todos los espacios, estamos quienes defendemos la democracia y los proyectos transformadores», indicó la alcaldesa de Ñuñoa, Emilia Ríos.

La intervención que se realizó en Coquimbo, Viña del Mar, Antofagasta y Santiago apuntó también a levantar las propuestas del presidenciable Boric. “Venimos también a reafirmar que nuestro compromiso con el proyecto Apruebo Dignidad es garantizar un Sistema Nacional de Cuidados, que reconozca y remunere las labores de cuidado que realizan principalmente las mujeres y que la integre de manera plena a la vida comunitaria, para que nos garantice también una Educación Sexual Integral y afectiva, que no discrimine, que no establezca más estereotipos de género”, cerró Camila Vallejo.

En la actividad participaron también las constituyentes Constanza Schönhaut, Bárbara Sepulveda, Jennifer Mella junto a una centena de candidatas, mujeres feministas y disidencias del pacto Apruebo Dignidad e independientes.

El Desconcierto

Más notas sobre el tema