Crisis carcelaria: misión de la CIDH viajará al país para evaluar situación luego de las matanzas

311

La crisis carcelaria, bajo la mirada de la CIDH

La situación que se vive en los centros de rehabilitación social del Ecuador despierta preocupación en organismos internacionales. De allí que una misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) tiene previsto llegar al país en los próximos días, para conocer con más detalles esta problemática interna.

No es la primera vez este año que la CIDH expresa su preocupación por la violencia en las cárceles. A través de un comunicado emitido en agosto, el máximo organismo de Derechos Humanos hizo un llamado al Estado, para que se activen “medidas inmediatas y efectivas para garantizar los derechos a la vida e integridad personal de quienes están bajo su custodia, así como para prevenir la repetición de estos hechos”.

La violencia no ha parado y, por el contrario, las matanzas han continuado y la crisis carcelaria está en una situación sin precedentes. La declaratoria del más reciente estado de excepción que finalizó ayer no ha contribuido a reducir esos índices.

La Comisión ha insistido en la necesidad de que el Estado tome acciones efectivas para prevenir y controlar los posibles brotes de violencia en los centros de detención. Estas acciones incluyen implementar protocolos para prevenir amotinamientos y restablecer las condiciones de seguridad; incrementar el personal destinado a la seguridad y vigilancia interior; imponer controles efectivos para impedir la entrada de armas y otros objetos ilícitos, y prevenir el accionar de organizaciones delictivas con presencia en las cárceles.

Como un mecanismo para atenuar este problema de consecuencias impredecibles, el Ejecutivo ha promovido un acercamiento con las demás funciones del Estado para establecer acciones y políticas urgentes. No obstante, esa hoja de ruta no termina de corregir los problemas de fondo en el sistema de rehabilitación social.

Si bien las crisis pueden ser oportunidades, en esta ocasión se requiere un plan de soluciones estructurales de corto, mediano y largo plazo. La cooperación internacional también es bienvenida, en la medida que aporte en la búsqueda de soluciones.

El Comercio

Más notas sobre el tema