Debate sobre Nicaragua: gobiernos de Argentina y Bolivia llaman a la OEA a no intervenir en asuntos internos

586

Argentina y Bolivia llaman a la OEA a no intervenir en asuntos internos

Argentina y Bolivia instaron este jueves a la Organización de Estados Americanos (OEA) a no interferir en los asuntos internos de sus miembros, alegando el derecho de cada país a elegir su sistema sin injerencias externas ni «amenazas», cuando el ente se alista a debatir un proyecto de resolución sobre Nicaragua.

Las declaraciones, a nivel de cancilleres, se dieron en el segundo día de la Asamblea General, el cónclave hemisférico anual que se celebra del miércoles al viernes en formato virtual con Guatemala como anfitrión.

«Debemos recuperar en la OEA la capacidad de consensuar soluciones basadas en el respeto a la soberanía y la igualdad de los Estados miembros», afirmó Santiago Andrés Cafiero, ministro de Relaciones Exteriores de Argentina.

Por su lado, Canadá dijo que la organización no debe solo «seguir mirando» los problemas en la región. «Debemos tomar acciones», afirmó la ministra de Relaciones Exteriores Mélanie Joly, refiriéndose directamente a las elecciones en Nicaragua.

Canadá presentó el miércoles una resolución en su nombre y otros siete países (Estados Unidos, Canadá, Chile, Costa Rica, Ecuador, República Dominicana, Uruguay y Antigua y Barbuda), para pedir al Consejo Permanente de la OEA que haga «una evaluación colectiva inmediata (…) a más tardar el 30 de noviembre y tome las acciones apropiadas» contra el gobierno de Daniel Ortega.

Ortega, quien lleva 14 años consecutivos en el poder en Nicaragua, fue reelecto el domingo para otro mandato de cinco años, frente a cinco candidatos derechistas desconocidos, acusados de confabular con el gobierno, y tras haber apartado a los opositores que podían hacerle sombra.

El triunfo fue saludado por Venezuela, Cuba y Bolivia.

El representante de Nicaragua, Michael Campbell, arremetió este jueves contra Ottawa y dijo que las elecciones habían sido «libres». «Nicaragua se respeta», insistió.

Críticas a la OEA

La polémica que suscita el papel de la OEA en la región volvió al tapete en esta edición del máximo órgano del ente regional.

Argentina estima que la organización se ha apartado «de sus fundamentos al apoyar la interrupción del orden democrático, como en Bolivia».

Una auditoría de la OEA concluyó que hubo irregularidades en los comicios de 2019, en los que el entonces mandatario Evo Morales se declaró ganador, aunque acabó dimitiendo al perder el apoyo de militares y policías, en medio de una fuerte conmoción social por los cuestionados resultados electorales.

Las violentas manifestaciones opositoras que se desencadenaron entonces dejaron 37 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

«La ideología, las pasiones o el racismo nublaron el juicio de muchos», dijo el canciller argentino sobre la OEA, denunciando una «vergonzosa página de nuestra historia».

En su intervención, Bolivia, gobernada tras nuevos comicios en 2020 por Luis Arce, delfín de Morales, abogó por «repensar la OEA».

«Para la OEA es como si todos los problemas centrales estuviesen lejanos», afirmó el canciller Rogelio Mayta.

El gobierno boliviano acusó de nuevo a la organización de haber tomado partido en la crisis de su país e insistió en que «todo pueblo tiene el derecho a construir su sistema libre de amenazas».

México, Argentina y Nicaragua suelen respaldar la postura de Bolivia tras la crisis de 2019, mientras que Estados Unidos, Canadá, Colombia y Ecuador, entre otros, apoyan las conclusiones de la OEA.

«El caso» de Venezuela

La situación en Venezuela también salió a relucir en el penúltimo día de la asamblea general.

Brasil lo considera «el caso más paradigmático» de lo que hay que arreglar en la región.

«Es necesario que (el presidente) Nicolás Maduro demuestre su buena fe en el ámbito del proceso negociador» con la oposición encabezada por el dirigente Juan Guaidó, afirmó el canciller brasileño Carlos Alberto França.

Para Brasil, las elecciones regionales y municipales venezolanas del 21 de noviembre «serán cruciales para evaluar la credibilidad de este esfuerzo (…) Es un paso importante hacia las futuras elecciones presidenciales, que abre el camino para la restauración de la democracia en Venezuela», dijo.

El hecho de que Venezuela esté representada en la OEA por un delegado de Guaidó, reconocido como presidente interino por más de 50 países, levanta ampollas entre algunos Estados miembros.

México, Bolivia, Nicaragua, Argentina, Dominica, Antigua y Barbuda, Belice y Trinidad y Tobago insistieron en que Venezuela no es un Estado miembro de la organización porque en 2017 presentó la solicitud formal para salirse de la OEA, que considera que el gobierno de Maduro es un «régimen ilegítimo». Estiman por lo tanto que quien la representa

La Razón


ALBA-TCP rechaza injerencia de EEUU contra Nicaragua

Por Carlos Eduardo Sánchez

El secretario general de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), Sacha Llorenti, informó este jueves a través de su cuenta en Twitter @SachaLlorenti que países miembros de este organismo multilateral rechazan la acción injerencista de los EEUU en contra de la República de Nicaragua al promulgar el 10 de noviembre de 2021, la “Ley para Reforzar el Cumplimiento de Condiciones para la Reforma Electoral en Nicaragua” (RENACER)

A través de un comunicado el ALBA-TCP rechaza todas las medidas coercitivas unilaterales violatorias del Derecho Internacional en contra de Estados soberanos.

En la misiva reiteran el llamado realizado a todos los Estados, por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 75/181, a que «cesen de adoptar o aplicar medidas unilaterales contrarias al derecho internacional, al derecho internacional humanitario, a la carta de Naciones Unidas y a las normas que rigen las relaciones pacíficas entre Estados».

Últimas Noticias


Cafiero cuestionó el funcionamiento de la OEA con citas al Papa y a Perón

El canciller Santiago Cafiero cuestionó este jueves el funcionamiento de la Organización de Estados Americanos (OEA) con citas al papa Francisco y al expresidente Juan Domingo Perón, y advirtió que la organización debe “recuperar” la “capacidad de consensuar soluciones basadas en el respeto a la soberanía y la igualdad de los Estados miembros”.

Cafiero se pronunció de ese modo en su primer discurso durante las sesiones plenarias de la Asamblea General de la OEA, que se realizan en Guatemala en el marco del 51 período de sesiones extraordinarias, en el que ratificó la posición de Argentina respecto al escenario global en la pospandemia, la actualidad regional, el papel de la OEA en el fortalecimiento de las democracias y la Cuestión Malvinas.

“Debemos recuperar en la OEA la capacidad de consensuar soluciones basadas en el respeto a la soberanía y la igualdad de los Estados miembros”, advirtió el canciller en la exposición que hizo de modo virtual y sostuvo que “se debe despejar la triste historia reciente de haberse apartado de sus fundamentos al apoyar la interrupción al orden democrático como sucedió en Bolivia”.

En ese sentido, manifestó que “la ideología, las pasiones o el racismo nublaron el juicio de muchos” y señaló que “la esencia” de la OEA es la de “preservar la cooperación en el marco del respeto y la solidaridad con una apuesta permanente al diálogo”.

“Si esta Organización se hubiera mantenido fiel a los principios que rigen sus instrumentos fundacionales, no tendríamos que lamentar esta vergonzosa página de nuestra historia”, consideró.

Asimismo, afirmó que la pandemia “no solo expuso desigualdades estructurales”, sino que también “mostró la necesidad de un Estado presente que implemente políticas públicas orientadas a reorganizar la vida social” de los pueblos, “con relaciones más justas e igualitarias”.

“Debemos atender las consecuencias de esta pandemia en términos sanitarios y de reconstrucción de la situación económica y social”, dijo y citó las palabras del Papa Francisco, en su Encíclica Laudato Si: “Necesitamos una solidaridad universal nueva”.

“Luchar contra la pobreza, especialmente contra la pobreza crítica, es luchar por la democracia”
canciller santiago cafiero

En ese contexto, el canciller argentino remarcó que “luchar contra la pobreza, especialmente contra la pobreza crítica, es luchar por la democracia” y dijo que “la igualdad, la equidad y la justicia social son parte esencial de la promoción y consolidación de los sistemas democráticos”.

Cafiero también recordó las palabras de Perón, el tres veces presidente de Argentina, en su mensaje a los Pueblos del Mundo de 1947, cuando dijo que representaba “una patria que vive, desde su origen, los principios de la libertad” y cuando planteó que “no podrá haber jamás diferendo de cualquier naturaleza que no encuentre en los caminos del derecho y de la justicia el cauce para que la civilización no fracase”.

Respecto de la OEA, Cafiero puso de relieve que “la plena vigencia de la democracia y del estado de derecho es la esencia misma de la organización”, lo que “compromete a garantizar la elección de los gobernantes mediante la celebración periódica de comicios libres y transparentes”.

“Corresponde a cada uno de nosotros la construcción y fortalecimiento de nuestras instituciones democráticas como lo establece el artículo 3 inciso e) de la Carta de la OEA”, expresó y citó: “Todo Estado tiene derecho a elegir, sin injerencias externas, su sistema político, económico y social, y a organizarse en la forma que más le convenga, y tiene el deber de no intervenir en los asuntos de otro Estado”.

De ese modo, el canciller reiteró el principio de no intervención que está en las raíces mismas de “nuestro nacimiento como Estados americanos, y desde entonces constituye una postura invariable en nuestras políticas exteriores”.

En ese sentido, afirmó que el histórico apego de la Argentina a este principio se refleja en varios hitos de la historia del país y mencionó que la Doctrina Drago, elaborada “por quien me precediera en este cargo en los años 1902 y 1903, consagró la prohibición de la intervención a través de la fuerza armada para el cobro de deudas públicas”.

Cafiero citó la “Doctrina Calvo”, que “apuntó a evitar la intervención judicial extranjera en los asuntos internos de un Estado” y “el Tratado Antibélico Saavedra Lamas, Canciller argentino y Premio Nobel de la Paz, que reafirmó en 1933 el principio de no intervención en la región”.

Por otra parte, señaló que tampoco es válido el recurso de sanciones que “terminan vulnerando la estabilidad y la convivencia pacífica de las sociedades” y “conducen a que se adopten posturas radicales” que “sólo perjudican el disfrute de los derechos básicos de las poblaciones más vulnerables”, tal como establece el Artículo 20 de la Carta de la Organización.

“La OEA no debe desviarse de los postulados que la rigen, y debe abocarse a redoblar sus esfuerzos para honrarlos, más aún en estos tiempos donde se libra una batalla contra una pandemia y sus deplorables consecuencias sociales y económicas”, puntualizó.

Recordó que para Argentina “la Comisión Interamericana de Derechos Humanos tiene un valor especial por su rol crucial en el retorno a la democracia”, al haber expuesto su informe de visita “en 1979 la sistematicidad y planificación de las violaciones a los derechos humanos perpetradas por la dictadura cívico-militar argentina, comprobando la existencia de desapariciones forzadas”.

“Y es en el marco de este compromiso activo que hemos decidido la presentación de la candidatura de Verónica Gómez a jueza de la Corte Interamericana de Derechos Humanos”, destacó Cafiero.

Finalmente, Cafiero reiteró la “promoción y protección de los derechos humanos” como política de Estado en Argentina y los “legítimos e imprescriptibles derechos de soberanía de la República Argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes”, al tiempo que agradeció el “continuo apoyo” de los Estados miembros de la OEA.

Télam

Más notas sobre el tema