Defensoría de Oaxaca pide no criminalizar a caravana migrante y ayuda humanitaria

547

Derechos Humanos de Oaxaca pide a autoridades abstenerse de criminalizar a caravana migrante

La Defensoría de Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca pidió implementar medidas cautelares para brindar ayuda humanitaria a la “Caravana por la justicia, la dignidad y la libertad del pueblo migrante” que ingresó a la entidad, e instó a las autoridades municipales, estatales y federales a abstenerse de criminalizar la migración.

De igual forma, informó que envió una misión de observación debido al paso de la caravana por la región del Istmo de Tehuantepec, para evitar posibles violaciones a sus derechos humanos.

Sostuvo que activó un protocolo de atención para dar seguimiento en terreno a la caravana migrante, “especialmente en lugares que están dentro de la entidad, con el objetivo de documentar cualquier posible violación a sus derechos humanos, además de realizar acciones de sensibilización a las autoridades de los tres niveles de gobierno para que brinden un trato humanitario”.

Su preocupación, dijo, la soporta en la vulnerabilidad de niñas, niños y adolescentes no acompañados, así como de mujeres embarazadas y lactantes, además de las personas mayores o con discapacidad, y la comunidad lésbico, gay, bisexual, transgénero, transexual, travesti e intersexual, que son parte de la caravana migrante y se exponen a un mayor riesgo.

En este contexto, la Defensoría recordó que el Estado mexicano debe observar estrictamente su deber de protección a las personas que integran la caravana migrante, lo que también implica que el uso de la fuerza sea un recurso extraordinario y de absoluta necesidad; además, en caso de hacer uso de ella, sea acorde con los principios de legalidad y proporcionalidad.

Señaló que las autoridades municipales, estatales y federales deben abstenerse de criminalizar la migración, pues quienes integran la caravana son personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad y requieren una protección acorde a su condición.

La Defensoría resaltó que, independientemente de la condición migratoria de las personas, el Estado tiene la obligación de proteger sus derechos humanos.

“Migrar no es un delito, sino un derecho, además de que los movimientos migratorios masivos que venimos observando desde hace años son producto de las difíciles condiciones que enfrentan las personas en sus países, pues debido a la violencia generalizada, la discriminación, la pobreza y la desigualdad, las personas se ven obligadas a abandonar sus lugares de origen para buscar mejores condiciones de vida”, apuntó.

Entre las instancias a las que solicitó medidas cautelares se encuentra la Secretaría de Salud, a la que pidió brinde atención en la materia, mientras que a la Procuraduría Estatal de Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Oaxaca, la Secretaría de Seguridad Pública, la Secretaría de Gobierno y diversas autoridades municipales, les solicitó proporcionar atención humanitaria de urgencia.

Finalmente, detalló que debido a las condiciones en las que se encuentran las personas que integran la caravana migrante requieren apoyo para cubrir necesidades básicas, por ello es necesario que se les proporcione alimentos, agua, sueros hidratantes, productos de aseo personal, así como atención médica y medicinas.

Proceso


Nota relacionada: Caravana migrante llega a Oaxaca con más de tres mil integrantes


ONU pide migración controlada de Colombia a Panamá ante peligrosa selva del Daríen

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), de Naciones Unidas, abogó el lunes en Panamá por rutas más controladas para los miles de migrantes, principalmente haitianos, que van de sur a norte en Latinoamérica en una peligrosa travesía hacia Estados Unidos.

El llamado lo hicieron las directoras adjuntas de OIM, Ugochi Daniels y Amy Pope, quienes se encuentran en Panamá para visitar los refugios del gobierno para migrantes que a diario atraviesan a pie y durante al menos cinco días la peligrosa selva del Darién, desde Colombia.

“Es muy importante comprender que el problema de los migrantes en el Tapón del Darién es complicado, no hay una solución de un solo clic”, dijo Daniels, directora general adjunta de Operaciones.

Por esa selva virgen, de 575 mil hectáreas, han pasado en 2021 más de 91 mil migrantes, según Migración de Panamá, una cifra equivalente al total de los cinco años anteriores.

Las autoridades panameñas estiman que al final de año la cifra llegará a 150 mil.

En el camino, los migrantes están expuestos a fuertes lluvias, altas temperaturas, mordedura de animales y también al crimen organizado.

Mientras se trabaja en resolver los problemas de largo plazo, Daniels consideró necesario ofrecer a quienes llegan “asistencia humanitaria, acceso a los servicios de salud, acceso a la protección, ya que han pasado por un viaje largo y muy arriesgado”.

Al entrar a Panamá por Colombia, los migrantes llegan al poblado de Bajo Chiquito, en la provincia de Darién. Allí pernoctan con sus propios recursos antes de tomar una balsa hasta el primer refugio del gobierno en la zona. Daniels pidió apoyar “a las comunidades de los anfitriones”.

Agregó que, en el medio plazo, lo que “hemos estado discutiendo es una migración más controlada en la frontera con Colombia, similar a lo que Panamá tiene con Costa Rica”.

Desde agosto, Colombia y Panamá acordaron el paso diario de un máximo de 600 migrantes. Sin embargo, la idea en el largo plazo es buscar “rutas más convencionales, para que los migrantes no tengan que ponerse en riesgo”, añadió.

Panamá es uno de los pocos países de la región que ofrece refugio y tránsito gratuito a los migrantes, en su mayor parte haitianos, que sueñan con llegar a Estados Unidos en busca de una mejor condición económica. La mayoría de ellos viene de países como Chile o Brasil, donde permanecieron durante los últimos años pero quedaron sin empleo durante la pandemia.

“No es solo un problema de Panamá, es un problema regional, por lo que requerirá que los gobiernos de la región trabajen juntos”, demandó Daniels.

Una delegación de la OIM también estará en Colombia y México esta semana.

Contra Réplica

Más notas sobre el tema