Ecuador | Se realizó la primera marcha de mujeres indígenas por la eliminación de la violencia de género

940

Histórico: Se realizó la primera marcha de mujeres indígenas por la eliminación de la violencia

Armadas de tambores, pañoletas y carteles iniciaron la caminata a las 10:00. Sus pancartas llevaban frases que decían Kawsami Munarinchik (vivas nos queremos), Warmikuna Kushijuita Maskashunchik (mujeres busquemos la felicidad) o Runa Warmikunapash Ushanchikmi (las mujeres indígenas también podemos).

Sus tambores tocaban ritmos como el huayno, samba reggae, mapalé y baiao. Fue la primera vez que un grupo de mujeres campesinas se unieron para tocar este instrumento en un acto público para luchar por sus derechos.

Según miembros de la batuka Wayunga Yachai no es común que las mujeres toquen instrumentos en Otavalo. Sin embargo, se organizaron hace más de dos meses, junto a la Batuka Batumbá de Quito para crear este colectivo de mujeres indígenas.

Alrededor del sonido del tambor buscan acompañarse, aprender, romper el silencio emanciparse y construir un mundo más justo y feliz.

Este acto simbólico lo hacen porque en Imbabura el 73,6 % de las mujeres mayores a 15 años sufrieron algún tipo de violencia, según cifras del INEC de 2019. Esto quiere decir que es una de las provincias con mayores índices de violencia de género del país.

Esta fue una marcha auto convocada y auto gestionada por el 25N, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en conjunto con otras colectivas como Tuparina. Así reafirmaron su derecho, poder de autonomía y capacidad de organización comunitaria.

En total, cerca de 25 mujeres del colectivo Wayunga Yachai y de la Batuka Batumbá caminaron juntas por las calles de Otavalo hasta el Parque Bolívar.

Más personas se unieron a la marcha a la misma hora, aunque fueron convocadas por el Municipio de la ciudad, pero para marchas por otras causas como la paz.

Las mujeres del colectivo Wayunga Yachai y la Batuka Batumbá luchan contra la violencia machista, racista y extractivista.
Además, reclaman que la violencia en las comunidades de Imbabura está invisibilizada.

Tamia Fuentes, miembro del colectivo, contó que tuvo una tía que fue asesinada a golpes por su pareja cuando estaba embarazada a los 21 años.
“Gracias a estas marchas y a más mujeres que se juntan y hablan de este tipo de temas es que en las comunidades nos damos cuenta de que no es normal que esto es violencia”, comenta Tamia.

Luz de la Torre vio como la marcha pasaba por la calle y manifestó: ” a mí me causó mucha impresión porque yo también he vivido lo que ellas hablan y quiero ser parte de este grupo”.

Yla Santillán tiene 18 años y es parte de la batuka de Otavalo. Comenta que su abuela perdió 4 hijos porque su abuelo la golpeaba mientras estaba en gestación y relató que por eso está experiencia fue muy importante para ella. “Ver que nos acompañamos entre mujeres aunque sean de otras ciudades es muy lindo y creo que a las mujeres de acá les va a ayudar mucho”, agregó.

Al finalizar, algunas warmis (mujeres) se trasladaron a la ciudad de Quito para marchar en el encuentro convocado por el 25 N. Era la primera vez que muchas de ellas visitaban la capital.

El Telégrafo


25N: por qué se conmemora el Día de la No Violencia Contra la Mujer

Por Luciana Mazzini Puga

Este 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, fecha en que se recuerda el asesinato de las hermanas dominicanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, por parte de la dictadura de Rafael Trujillo, en 1960.

El caso generó tal impacto que tiempo después, en 1981, se celebró en Colombia el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, donde se decidió que el 25 de noviembre sería el Día Internacional de No Violencia contra las Mujeres, en memoria de las tres hermanas.

En 1993, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer que reconoce “la urgente necesidad de una aplicación universal a la mujer de los derechos y principios relativos a la igualdad, seguridad, libertad, integridad y dignidad de todos los seres humanos”.

Finalmente, en 1999, la Asamblea General reconoció el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Las hermanas Mirabal

Patria, Minerva, María Teresa y Bélgica Adela “Dedé” Mirabal nacieron y crecieron en un hogar rural ubicado en el pueblo Ojo de Agua, municipio de Salcedo. Eran hijas de Mercedes Reyes Camilo y Enrique Mirabal, un hombre de negocios.

Las hermanas estudiaron como internas en el Colegio Inmaculada Concepción de La Vega, dirigido por monjas españolas de la Orden Terciarias Franciscanas de Jesús y María.

25N: por qué se conmemora el Día de la No Violencia Contra la Mujer - Imagen 1

En 1949, la familia Mirabal fue invitada a una recepción en honor de Trujillo, quien se sintió atraído por la belleza de la hermana del medio, Minerva, y comenzó a cortejarla sin mucho éxito. Por el contrario, la joven le exigió que deje de acosar judicialmente a Pericles Franco, uno de los fundadores del Partido Socialista Popular, encarcelado en varias ocasiones, y amigo de Minerva.

Desde ese momento, la dictadura trujillista comenzó a perseguir a la familia Mirabal: las hermanas Patria, Minerva y María Teresa fueron apresadas y puestas en libertad tiempo después – “Dedé” no era activista por lo que sobrevivió a la dictadura- . Por su parte, el padre fue encarcelado y liberado en varias oportunidades hasta que enfermó y falleció en 1953.

En 1955, Minerva contrajo matrimonio con Manolo Tavares, un estudiante de derecho, y quien sería el primer presidente de la Agrupación 14 de Junio, un movimiento opositor al régimen, donde las tres hermanas – conocidas como “Las Mariposas” dentro de la organización– jugaron un papel destacado. Tavares como muchos de los integrantes del movimiento fueron perseguidos y apresados. En 1960, cuando regresaban de visitar a sus maridos en la cárcel, las hermanas Mirabal fueron atrapadas, golpeadas, ejecutadas y arrojadas dentro de un jeep a un barranco.

Lejos de calmar los levantamientos que estaban sucediendo en República Dominicana, el crimen de “Las Mariposas” marcó el principio del fin de la dictadura de Trujillo, quien fue asesinado el 30 de mayo de 1961.

“Dedé”, única sobreviviente, crió los nueve hijos de sus hermanas y se dedicó a permanecer viva la memoria de “Las Mariposas”, un símbolo de lucha y resistencia contra la violencia hacia las mujeres.

Mundo TKM

Más notas sobre el tema