El Congreso de EEUU aprobó una ley que endurece las sanciones contra funcionarios nicaragüenses

529

Congreso de EE. UU. aprueba la Ley Renacer, que endurece las sanciones al régimen

Una amplia mayoría del Congreso de Estados Unidos aprobó este miércoles 3 de noviembre la iniciativa de Ley Renacer, que endurece las sanciones contra los funcionarios del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, y solicita al presidente estadounidense, Joe Biden, revisar la participación de Nicaragua en el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, República Dominicana y Centroamérica (DR-Cafta).

El proyecto legislativo fue aprobado con 387 votos a favor; 35 en contra y cuatro abstenciones.

La aprobación ocurre un día después que el Senado estadounidense enmendara “con arreglos técnicos” la iniciativa de ley, “para permitir su rápida consideración por parte de la Cámara de Representantes”, según un comunicado del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta.

El proyecto original —Ley de Reforzamiento de la Adherencia de Nicaragua a las Condiciones para la Reforma Electoral (Renacer)— fue aprobado en agosto pasado por una mayoría del Senado, con el apoyo de demócratas y republicanos.

Ahora, un texto legislativo — compuesto por las versiones aprobadas en ambas Cámaras— pasará directamente a la Casa Blanca, para que sea firmado por Biden, y así entre en vigencia, según fuentes del Congreso de Estados Unidos.

Congresistas y senadores celebran
La iniciativa fue presentada a finales de marzo pasado de manera bipartidista en el Senado. El proyecto fue liderado en la Cámara Alta por el senador demócrata Bob Menéndez, presidente del Comité de Relaciones Exteriores. En la Cámara Baja, la propuesta ha sido impulsada por el congresista demócrata Albio Sires.

“No es muy frecuente que republicanos y demócratas puedan reunirse estos días para encontrar puntos en común y abordar un desafío serio; este proyecto de ley es una rara excepción”, comentó el senador Menéndez.

“Estamos siendo testigos del peor asalto autoritario a la democracia en América Latina en décadas, y me enorgullece liderar este esfuerzo para que el Congreso actúe de manera decisiva para que el régimen de Ortega-Murillo sepa que habrá grandes consecuencias para la pseudocoronación de su dictadura dinástica”, dijo el senador demócrata, quien adelantó: “Espero trabajar con el presidente Biden para garantizar la rápida implementación de la Ley Renacer”.

“La aprobación de hoy de la Ley Renacer muestra que el Congreso de los Estados Unidos no se quedará al margen mientras Ortega consolida una dictadura de partido único y refleja nuestro firme apoyo a las aspiraciones democráticas del pueblo nicaragüense”, aseguró el congresista Sires.

La congresista republicana, María Elvira Salazar, señaló que “durante meses, el pueblo nicaragüense nos ha suplicado que ayudemos a detener el reinado de terror de Daniel Ortega”.

“La aprobación de la Ley Renacer golpeará a Ortega donde duele, apenas unos días antes de que solidifique su dictadura a través de sus falsas elecciones presidenciales”, dijo la representante por Florida.

Ley Renacer amplia motivos de sanciones
La Ley Renacer establece específicamente que serán sujetos a sanciones económicas las “personas extranjeras que obstruyan directa o indirectamente el establecimiento de las condiciones necesarias para la realización de elecciones libres, justas y transparentes en Nicaragua”.

El texto detalla que los posibles sancionados incluyen a funcionarios del Gobierno y familiares de Ortega; miembros de la Policía Nacional, el Ejército Nacional, y del Consejo Supremo Electoral (CSE). Así como “miembros del partido y funcionarios electos del Frente Sandinista de Liberación Nacional y sus familiares”.

Además, ordena a que la Administración de Biden haga “gestiones diplomáticas” con los Gobiernos de Canadá, la Unión Europea (UE) y países de Latinoamérica y el Caribe “para imponer sanciones selectivas” contra los ciudadanos que obstruyan las elecciones nicaragüenses.

Entre 2019 y 2021, Canadá, la Unión Europea, Reino Unido y Suiza han seguido los pasos de Estados Unidos, al sancionar a algunos funcionarios del régimen, acusados de corrupción y violaciones contra los derechos humanos.

Revisión del DR-Cafta
La Ley Renacer recomienda también al Gobierno de Biden “revisar la participación continua de Nicaragua” en el acuerdo comercial DR-Cafta.

La salida del acuerdo comercial le costaría a Nicaragua unos 1500 millones de dólares en exportaciones, solo del sector textil. Empresarios y economistas consultados por CONFIDENCIAL aseguran que también afectará el empleo, la recaudación de impuestos y las cotizaciones al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

El DR-Cafta —que entró en vigencia para Nicaragua el 1 de abril de 2006— representó una gran oportunidad para el país. Nicaragua pasó de exportar a Estados Unidos, 228.4 millones de dólares, en 2006, a 1402.1 millones de dólares, en 2020.

Confidencial

Más notas sobre el tema