México registra la inflación más alta en 20 años

370

El incremento anualizado de los precios al consumidor en la primera quincena de noviembre fue de 7.05 por ciento, el nivel más elevado en los últimos 20 años en México, producto del aumento en las tarifas de los energéticos, el alza de los productos agropecuarios y de las mercancías alimenticias, principalmente.

El incremento se da en medio de la inédita disrupción de las cadenas de valor y del aumento de los commodities industriales (petróleo, metales) y agropecuarios a nivel internacional; por lo que, por ejemplo, las mercancías siguen reflejando diversos choques de oferta por la obstrucción en la proveeduría y altos costos de insumos.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) subió 0.69 por ciento en los primeros 15 días de noviembre respecto de la quincena previa, el mayor aumento quincenal en cuatro años, cuando en el mismo periodo de 2017 (año del gasolinazo) subió 0.92 por ciento.

Con ello, la inflación anualizada alcanzó una tasa de crecimiento de 7.05 por ciento en la primera quincena de noviembre, la más alta desde la segunda quincena de abril de 2001, cuando registró un aumento de 7.08 por ciento; pero también la tasa anual más alta de una primera quincena de noviembre desde el año 2000.

El incremento de precios lleva 35 quincenas fuera del objetivo de estabilidad de precios que tiene el Banco de México (BdeM) de una inflación de 3 por ciento, con la perspectiva de que seguirá subiendo y cerrará este año arriba de 7 por ciento.

El aumento quincenal de la inflación se explica por el alza del tomate verde (42.06 por ciento); la electricidad (24.16); otros chiles frescos (19.77); transporte aéreo (7.08); otras verduras y legumbres (4.83); jitomate, pollo, con un incremento de 3.92 y 2.76 por ciento, respectivamente. Los automóviles subieron 0.79 por ciento.

Según datos del Inegi, las mercancías alimenticias, los energéticos y los productos agropecuarios son los principales elementos que han llevado a la inflación arriba de 7 por ciento, más del doble de la meta de estabilidad de precios.

El dato de inflación resultó nuevamente arriba de las expectativas del consenso del mercado, en donde en la última encuesta de Citibanamex se pronosticó una inflación de 0.50 por ciento quincenal y una tasa de 6.84 por ciento anual.

Eclipsan El Buen Fin

El índice subyacente, que excluye de su medición los productos de alta volatilidad de precios como son los energéticos y los agropecuarios, volvió a presionarse e hiló seis lecturas al alza, subió 0.15 por ciento quincenal y 5.53 por ciento con respecto al mismo periodo de 2020, la mayor alza desde abril de 2009.

La no subyacente, aquella que sí incluye productos de alta volatilidad, como los precios agropecuarios y energéticos, aumentó 2.29 por ciento en la primera quincena de noviembre; mientras de manera anual subió 11.68 por ciento.

Sorpresa de analistas

“Destacaron los incrementos en la energía, por la estacionalidad en la electricidad, y en agropecuarios. En la subyacente, las mercancías no alimenticias (ropa y accesorios, televisiones y teléfonos) exhibieron menores precios, por el efecto de la campaña promocional de El Buen Fin; los alimentos procesados y los servicios se encarecieron”, describió Alejandro Saldaña, subdirector de Análisis de Ve por Más.

Sorprendió, afirmó Ricardo Aguilar, economista en jefe de Invex, el alza de 0.25 por ciento quincenal de los precios de servicios con todo y las promociones de El Buen Fin (10-16 de noviembre). Destacó el incremento en tarifas aéreas (7.08 por ciento quincenal).

Es parte de un fenómeno mundial y de la crisis pospandemia: AMLO

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que los empresarios están de acuerdo en llevar a cabo la revisión anual del salario mínimo porque ha quedado claro que ese factor no es inflacionario. Rechazó que el actual nivel del índice de precios sea el más alto en dos décadas.

En conferencia de prensa recalcó que el alza es parte de un fenómeno mundial y de la crisis pospandemia.

La inflación de México –agregó– es regularmente superior a la de Estados Unidos, pero ahora están en los mismos niveles (7 por ciento), mientras la de Brasil se ubica en 11 por ciento.

“Yo espero que esto se resuelva pronto. Tiene que ver con los incrementos en los precios de materias primas, de alimentos; el incremento del precio del acero ha impactado mucho en los costos del transporte marítimo, se han elevado.”

Afortunadamente, sostuvo, nosotros vamos logrando estabilizar los precios, por eso necesitamos la reforma eléctrica, para que no aumenten los precios de la luz.

Mostró en el salón una gráfica elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía en la cual hay picos dos picos más altos que el nivel actual.

–Según las cifras de hoy, la inflación está arriba de 7 por ciento, precisó una reportera.

–Sí, pero mire, aquí todavía no había pandemia, señaló el presidente al apuntar uno de los picos.

El mandatario se reunió el martes con varios empresarios, algunos de los cuales forman parte de su consejo asesor para asuntos del sector privado.

En 3 años, 50% de aumento

Comentó que en esta comida se habló del tema del incremento a los salarios mínimos y ha quedado claro que no afecta al índice de precios al consumidor.

El mandatario dijo que ese argumento “se usó para engañar al pueblo. Los tecnócratas corruptos e ineficientes hablaron durante más de 30 años que no podían aumentar el salario porque se incrementaba la inflación y eso es falso”.

Destacó que en lo que va del sexenio el salario ha aumentado casi 50 por ciento, hecho sin precedente en tres décadas, con énfasis mayor en la frontera.

“Yo no sé, de veras, cómo hay gente tan insensata y de mal corazón que desea que regrese esa política”; aumentar el salario poco a poco –de golpe sí generaría inestabilidad– es un asunto de justicia, pero también para ayudar al mercado interno.

La Jornada

Más notas sobre el tema