Perú | Pedro Castillo presenta balance de sus primeros 100 días de gobierno

637

Pedro Castillo presenta este miércoles su balance de los primeros 100 días de Gobierno desde Ayacucho

Mientras se espera que anuncie la salida del cuestionado ministro de Defensa, Walter Ayala, el presidente de la República, Pedro Castillo, se alista a presentar este miércoles su balance sobre los primeros 100 días de gestión. Será este miércoles a las 11 de la mañana en la Plaza de Armas de Ayacucho.

“En estos días se cumplen los 100 días de Gobierno y el presidente de la República hará un informe sobre los 100 días de su Gobierno el próximo miércoles en la ciudad de Ayacucho. Ese día dará cuenta sobre los avances de su gestión durante esta etapa y también cuáles son los objetivos que busca cumplir en los próximos meses y, por supuesto, para los próximos años”, manifestó la semana pasada la primera ministra Mirtha Vásquez.

Al día siguiente de jurar en el cargo de Presidente de la República, se llevó a cabo una “juramentación simbólica” en la Pampa de la Quinua, Ayacucho el 29 de julio en compañía de presidentes de varios países de la región.

El pasado 5 de noviembre se cumplieron los primeros 100 días del Gobierno de Pedro Castillo Terrones, quien asumió el cargo el 28 de julio tras ganar las elecciones en segunda vuelta en las cuales compitió con Keiko Fujimori, candidata presidencial de Fuerza Popular.

Durante los primeros tres meses y medio del Gobierno, se han nombrado dos Gabinetes ministeriales distintos, el primero de ellos encabezado por el congresista de Perú Libre por Cusco, Guido Bellido.

El 6 de octubre se procedió a aceptar la renuncia de Bellido al cargo y Pedro Castillo juró en el cargo a Mirtha Vásquez, quien entró a presidir el equipo con seis ministros nuevos en distintos sectores.

El Comercio


Pedro Castillo: “Ratifico nuestro respeto irrestricto a la institucionalidad de las FF. AA.”

El presidente de la República, Pedro Castillo, manifestó que su gobierno respeta la institucionalidad de las Fuerzas Armadas y exhortó a sus representantes a trabajar “unidos por el país”. Dichas declaraciones se dieron en el marco de las polémicas generadas por los ascensos irregulares en el Ejército que habrían sido promovidos por el mandatario y otros funcionarios del Ejecutivo.

“En nombre de mi Gobierno, ratifico nuestro respeto irrestricto a la institucionalidad de las FF. AA., que son garantes de la integridad territorial, el Estado de derecho y el orden constitucional. Sigamos trabajando unidos por el bien del país. Eso hemos fortalecido hoy”, escribió Pedro Castillo en su cuenta de Twitter.

Este pronunciamiento del jefe de Estado se dio poco después de que el ministro de Defensa, Walter Ayala, declarase ante la prensa sobre lo ocurrido en las designaciones del Ejército, alegando que las versiones dadas por los excomandantes retirados, José Vizcarra y Jorge Chaparro, se debían a “intereses políticos”.

“Si yo estoy acá, ahorita, es porque tengo la consciencia tranquila, la consciencia limpia (…) Para mí, los señores (excomandantes) generales se han metido ya en un terreno político”, declaró ante la prensa.

“Entonces, hay algunas cosas (funciones) que son de las Fuerzas Armadas, que son de los ministros (…) Pero pienso que todo el Perú se ha dado cuenta que ha vendido humo, una vez más, gente que quiere desestabilizar al Gobierno”, añadió.

Luego, Ayala aseveró que sí hubo deméritos por los que se retiró de sus cargos a las referidas autoridades, pese a que solo habían transcurrido tres meses desde que fueron nombrados.

“Si ustedes quieren saber por qué salieron, creo que hay un montón de razones. Solamente les voy a decir dos, creo, porque son como cinco. Cuando ellos ingresan a trabajar, todos en general, hace más o menos 100 días, se le deja tarea a cada general. El presidente les pide que le den un plan de trabajo, que convoquen a los batallones de ingeniería y que hagan las maquinarias. Nunca cumplieron con hacerlo”, dijo.

“El avión presidencial nunca salió. Dijeron ‘Este mes’, ‘El otro mes’, ‘En quince días’, ‘Una semana’… Estamos 9 de noviembre y no hay avión presidencial. Cada vez que vamos a provincia estamos yendo en un avión de las Fuerzas Armadas y, la verdad, si hubiera un avión presidencial, y habiendo un ente del Estado que se dedica a reparar aviones, si eso no se llama deficiencia, no sé cómo se llama”, afirmó también.

Bruno Pacheco fue denunciado penalmente

Durante la tarde de este martes 9 de noviembre se dio a conocer que Bruno Pacheco, secretario de la Presidencia de la República que también habría interferido en los ascensos de altos mandos del Ejército, fue denunciado por la Procuraduría Anticorrupción por el presunto delito Contra la Administración Pública, en la modalidad de tráfico de influencias.

La república consultó sobre el tema al abogado especialista Carlos Caro Coria, quien señaló que, de hallarse culpable a Bruno Pacheco, este recibiría una pena privativa de la libertad de hasta ocho años.

La República


La nueva oposición que enfrenta Pedro Castillo en el Congreso

Por Diego Quispe

El presidente Pedro Castillo necesita 44 votos para conservar el cargo, en caso aparezcan voces que pidan la vacancia presidencial. Para una destitución, el Congreso requiere 87 votos de los 130 parlamentarios.

Además, el Ejecutivo necesita la mayoría simple de los congresistas a su favor, que son 66 para impulsar iniciativas legislativas y 87 para reformas constitucionales.

Tras el voto de confianza, lo concreto, por ahora, es que el Gobierno tiene a su favor 20 votos castillistas de Perú Libre, cinco de Juntos por el Perú, ocho relativos de Somos Perú-Partido Morado y cuatro de Podemos Perú. Son 37 en total.

En el otro extremo, el de la oposición radical, están los 24 votos de Fuerza Popular, los 10 de Avanza País y nueve de Renovación Popular. No obstante, en el caso de Avanza País, en la decisión de la investidura hubo tres legisladores de esta bancada que apoyaron al gabinete.

Y en Renovación Popular fueron dos. En este partido, su presidente, Rafael López Aliaga, ordenó que esta será la última vez que su agrupación vota fraccionada.

El presidente Pedro Castillo necesita 44 votos para conservar el cargo, en caso aparezcan voces que pidan la vacancia presidencial. Para una destitución, el Congreso requiere 87 votos de los 130 parlamentarios.

Además, el Ejecutivo necesita la mayoría simple de los congresistas a su favor, que son 66 para impulsar iniciativas legislativas y 87 para reformas constitucionales.

Tras el voto de confianza, lo concreto, por ahora, es que el Gobierno tiene a su favor 20 votos castillistas de Perú Libre, cinco de Juntos por el Perú, ocho relativos de Somos Perú-Partido Morado y cuatro de Podemos Perú. Son 37 en total.

PUEDES VER: Presentarán moción de interpelación contra Walter Ayala este lunes por ascensos irregulares en el Ejército
En el otro extremo, el de la oposición radical, están los 24 votos de Fuerza Popular, los 10 de Avanza País y nueve de Renovación Popular. No obstante, en el caso de Avanza País, en la decisión de la investidura hubo tres legisladores de esta bancada que apoyaron al gabinete.

Y en Renovación Popular fueron dos. En este partido, su presidente, Rafael López Aliaga, ordenó que esta será la última vez que su agrupación vota fraccionada.

A ellos se suman en eventuales decisiones, como en la suspensión de las elecciones primarias, los congresistas cerronistas de Perú Libre. La semana pasada fueron 16 de ellos quienes rechazaron la confianza.

En este bloque opositor también están Carlos Anderson, de Podemos Perú; Gladys Echaíz y Roberto Chiabra, de Alianza para el Progreso (APP), y Alfredo Azurín, de Somos Perú.

En este bloque hay 63 votos. Los suficientes para complicar al Gobierno de no haber quórum completo en el Pleno del Congreso durante una votación de un tema importante.

En medio de estas disputas están las bancadas de Alianza para el Progreso y Acción Popular, así como el congresista no agrupado Carlos Zeballos.

Ellos son los 32 votos determinantes para el Ejecutivo en cualquier demanda. Pueden inclinar la balanza a favor o en contra. Los congresistas de estas agrupaciones no se consideran oficialistas, sino una oposición de centro. Pero ¿cómo puede lidiar el Gobierno con ellos?

Choque con la cúpula

Para el analista político José Alejandro Godoy, estas dos organizaciones tienen intereses marcados y están motivadas por afinidades de representación , más aún porque se vienen las Elecciones Regionales y Municipales 2022.

Sin embargo, precisó Godoy, que AP y APP hayan apoyado la confianza no da garantías de que se pongan de lado del Ejecutivo.

“Les conviene tener, no digo un grado de cercanía, pero no quemar los puentes (con el presidente). Tienen intereses pragmáticos”, considera el autor del libro El último dictador.

Respecto a la relación del presidente y el ala cerronista, comentó que es evidente que la cúpula de Perú Libre “quiere marcar un proyecto político y jugar con la carta de decir que el Gobierno no es tan de izquierda”. No obstante, dicho vínculo está resquebrajado, pues se refleja en la siguiente controversia, según Godoy: “Vladimir Cerrón termina defendiendo las elecciones en Nicaragua y la Cancillería señala que estas no son limpias”.

Esto pasa con el ala dura de Perú Libre, agregó, porque responden a los intereses de un caudillo: Vladimir Cerrón.

Los gestos de Perú Libre

El analista José Alejandro Godoy comenta que existen similitudes en el ala radical de Perú Libre y lo que fueron, en su momento, las bancadas de Unión por el Perú (UPP) y Frente Amplio. Estas dos agrupaciones, recordemos, en principio respaldaban las reformas planteadas en el gobierno de Martín Vizcarra. Pero en el último año apoyaron la vacancia.

“No hablaría de que ellos (el grupo cerronista de Perú Libre) apoyarían hoy, pero tienen una similitud y el capital político que ganan lo terminan lapidando”, dice Godoy.

Asimismo, recordó, en el caso de UPP y FA, apoyar la destitución de Vizcarra les costó la popularidad electoral y la consecuencia ha sido que ambos perdieran la valla electoral.

APP y AP son oposición, pero más centristas
Jeffrey Radzinsky, Grupo Fides Perú

Esta frase, un poco trillada, “los extremos se juntan”, es verdad. Tienen muchas cosas en común la extrema izquierda y la derecha, no solo en la vocación que linda con lo autoritario y arbitrario, sino en la poca vocación de construir un consenso amplio. En eso se parecen: en la poca institucionalidad.

Tienes un grupo que pretende la vacancia y una bancada de Perú Libre que no respeta las reglas de juego más elementales y sigue insistiendo en ambigüedades con una asamblea constituyente.

De Alianza para el Progreso y Acción Popular, diría que ambos son oposición, pero son más centristas y pueden buscar puntos de contacto en ambos lados.

El presidente tiene más posibilidades de buscar consenso con estas dos bancadas. Perú Libre, en cambio, tiene una agenda más dogmática. Hay mayor espacio de negociación con Acción Popular y APP. También incluiría ahí a Somos Perú-Partido Morado.

La República

Más notas sobre el tema