Brasil | Bolsonaro, el destructor del futuro – Por Samuel Pinheiro Guimarães

877

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Por Samuel Pinheiro Guimarães(*)

1. Si bien estos son aspectos relevantes de su personalidad y comportamiento y no deben ser minimizados, no es correcto decir que el presidente Jair Bolsonaro es un psicópata, enloquecido, incoherente, astuto, ignorante, violento, fascista y genocida y que su gobierno es incompetente y sin rumbo, sin un proyecto para Brasil.

2. Bolsonaro es todo esto y peor que todo esto. Su gobierno tiene un proyecto y este proyecto tiene como objetivo destruir el futuro de Brasil.

3. El proyecto del Gobierno de Bolsonaro se caracteriza por la destrucción, como declaró: “Yo no vine a construir. Vine a destruir “. Jair Bolsonaro, 2019.

4. El proyecto económico de Bolsonaro es un proyecto ultraneoliberal cuyas premisas son simples: a) todos los problemas económicos pueden ser resueltos por la empresa privada; b) la empresa privada aún no los ha resuelto debido a la desastrosa acción regulatoria y empresarial del Estado.

5. La política económica de Bolsonaro busca ardientemente desregular las actividades económicas; privatizar empresas estatales; vender activos estatales; permitir la autorregulación de las empresas; Reducir los derechos de los trabajadores.

6. En el ámbito exterior, las medidas económicas están encaminadas a abrir ampliamente la economía al capital extranjero y las importaciones; “trabar” esta política económica neoliberal por la adhesión de Brasil a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la obligación de seguir sus “códigos”; negociar acuerdos de libre comercio y abandonar la posibilidad de utilizar aranceles de importación en ellos; transformar el Mercosur en una zona de libre comercio.

7. El proyecto social de Bolsonaro es una reversión de los valores más conservadores de la sociedad brasileña, que comenzó a reformarse en 1930.

8. El proyecto social de Bolsonaro para Brasil se basa en la premisa de que los grupos marxistas estimularon e implantaron el ateísmo; atacó la religión cristiana y sus iglesias; atacan los principios de la Familia; atacan los valores de la Patria y la Nacionalidad; Fomentar el libertinaje sexual.

9. Bolsonaro cree que el interés del individuo siempre es superior al interés colectivo; que la corrupción en la sociedad es causada por el estado; que la intervención del Estado en la educación es la principal causa de la pérdida de valores; que las afirmaciones de las minorías son indebidas porque estas minorías son “inferiores”; que el uso de la fuerza para preservar los valores es legítimo.

10. Los instrumentos de política social de Bolsonaro son eliminar la acción cultural estatal; beneficio máximo para las entidades religiosas, especialmente las evangélicas; privatizar la educación y legalizar la educación en el hogar; ridiculizar a la ciencia, los científicos y los profesores; fomentar el odio a las minorías étnicas, las mujeres, LGBTQIA +; Fortalecer a la Policía y al Ministerio Público para combatir la corrupción y “enmarcar” a sus “enemigos”.

11. El proyecto político de Bolsonaro es la implantación de un sistema político y gubernamental autoritario, una dictadura fascista que garantice la libertad del capitalismo (para las empresas) y la sumisión de los trabajadores; Consolidar en la legislación los valores sociales ultraconservadores y la perpetuación de esta dictadura. Es un proyecto para revertir la situación política anterior a 1930, para fortalecer a los Estados en relación a la Unión.

12. Su principal instrumento es armar a la población, la policía y las milicias que pretende utilizar en el golpe fascista, que intentará en 2022.

13. Otros instrumentos de este proyecto político son transferir poderes y recursos de la Unión a los Estados y Municipios; contratar personal sin competencia; designar a personas sin experiencia contra la acción del Estado en cada área; reducir los recursos de las entidades públicas y así “justificar” su privatización; controlar el Poder Judicial.

14. Bolsonaro en sus “vidas” escandalosas, por lenguaje y contenido, y en su “vallado” desacredita los Poderes del Estado; acusa a sus oponentes de comunistas, ateos y pervertidos; acusa al sistema electoral de fraude; acusa al Congreso y al Poder Judicial de “no dejarlo trabajar”; desacredita a los jueces del Tribunal Superior Electoral (TSE); Afirma que “quieren matarlo” y, entre otras declaraciones, ofende a la prensa y periodistas y minimiza al covid-19 y ridiculiza a quienes le temen.

15. En política exterior, Jair Bolsonaro ha revelado y continúa revelando su admiración por los gobiernos y líderes de extrema derecha; su incansable devoción a los Estados Unidos y su fiel adhesión a las posiciones estadounidenses; su admiración por Israel; su antagonismo hacia China; y sigue la guía de Steve Bannon , el ideólogo estadounidense y articulador de la extrema derecha en los Estados Unidos y en todo el mundo.

16. Jair Bolsonaro se dedicó a destruir la política exterior brasileña en sus cimientos y así retiró a Brasil de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC); retiró a Brasil de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur); participó, con otros gobiernos de derecha, en la creación de Prosul; nombró a un general para formar parte del Comando IV Americano; permitió la presencia de tropas estadounidenses en entrenamiento en Brasil ; participó en las maniobras golpistas en Venezuela; anunció el traslado de la Embajada de Israel a Jerusalén, en violación de las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU.

17. Si en algún momento, antes de octubre de 2022, Bolsonaro determina que no tiene posibilidades de ganar las elecciones, intentará un golpe de Estado, su única posibilidad de escapar de las numerosas demandas que tendrá que enfrentar en los tribunales debido a la enormidad y diversidad de sus crímenes contra brasileños y brasileños.

(*) Fue Secretario General de Itamaraty (2003-09) y Ministro de Asuntos Estratégicos (2009-10).

Más notas sobre el tema