Migrantes realizan protesta para que no los criminalicen y piden reunirse con autoridades

553

Integrantes de caravana migrante protestan en sede del INM

Integrantes de la caravana migrante se movilizaron ayer por la sede del Instituto Nacional de Migración (INM). Tres son sus demandas: que no se continúe criminalizando al contingente, una reunión con autoridades federales y que se resuelva su situación migratoria en México.

En su segundo día en la Ciudad de México, alrededor de 200 migrantes salieron de la Casa del Peregrino San Juan Diego, en la delegación Gustavo A. Madero –habilitada para resguardarlos durante su estancia en la capital— con rumbo a Polanco, para unirse a una concentración convocada por organizaciones civiles y federaciones estudiantiles para protestar contra la política migratoria en el país.

Empezaron su andar poco después de las cinco de la tarde. Se dirigieron a la estación del Metro Martín Carrera, cercana a la Casa del Peregrino. Cubrieron las diez estaciones del trayecto de la línea 6 hasta la terminal Rosario, donde transbordaron a la línea 7 para ir con rumbo a la estación Polanco. Al salir del transporte subterráneo, caminaron hasta la sede del INM.

Al grito de “los migrantes no somos criminales, somos trabajadores internacionales” se unieron a la manifestación que ya se desarrollaba en el lugar.

Entrevistado en el lugar, Irineo Mujica, coordinador de la caravana y dirigente de la organización Pueblo Sin Fronteras, afirmó que están a la espera de una respuesta del gobierno federal pero hasta ahora no se ha dado ninguna comunicación.

“Hay un silencio total. No sé si es por vergüenza, porque realmente son inhumanos o porque no nos ven como seres humanos. Haremos lo que tengamos que hacer. Sólo estábamos dando un tiempo a que el gobierno sea responsable y busque la manera de solucionar esta situación.Podremos ir al Zócalo si no nos escuchan, a la Secretaría de Gobernación, haremos huelga de hambre, cierre de calles, haremos lo que tengamos que hacer para que se nos escuche”, dijo.

Ciudad de México. Integrantes de la caravana migrante se movilizaron esta tarde a la sede del Instituto Nacional de Migración (INM). Tres son sus demandas: que no se continúe criminalizando al contingente, una reunión con autoridades federales y que se resuelva su situación migratoria en México.

En su segundo día en la Ciudad de México, alrededor de 200 migrantes salieron de la Casa del Peregrino San Juan Diego, en la delegación Gustavo A. Madero –habilitada para resguardarlos durante su estancia en la capital— con rumbo a Polanco, para unirse a una concentración convocada por organizaciones civiles y federaciones estudiantiles para protestar contra la política migratoria en el país.

Empezaron su andar poco después de las cinco de la tarde. Se dirigieron a la estación del Metro Martín Carrera, cercana a la Casa del Peregrino. Cubrieron las diez estaciones del trayecto de la línea 6 hasta la terminal Rosario, donde transbordaron a la línea 7 para ir con rumbo a la estación Polanco. Al salir del transporte subterráneo, caminaron hasta la sede del INM.

Al grito de “los migrantes no somos criminales, somos trabajadores internacionales” se unieron a la manifestación que ya se desarrollaba en el lugar.

Entrevistado en el lugar, Irineo Mujica, coordinador de la caravana y dirigente de la organización Pueblo Sin Fronteras, afirmó que están a la espera de una respuesta del gobierno federal pero hasta ahora no se ha dado ninguna comunicación.

“Hay un silencio total. No sé si es por vergüenza, porque realmente son inhumanos o porque no nos ven como seres humanos. Haremos lo que tengamos que hacer. Sólo estábamos dando un tiempo a que el gobierno sea responsable y busque la manera de solucionar esta situación.

Podremos ir al Zócalo si no nos escuchan, a la Secretaría de Gobernación, haremos huelga de hambre, cierre de calles, haremos lo que tengamos que hacer para que se nos escuche”, dijo.

Innovación tras innovación: la primera caravana solar
Los manifstantes también protestaron por “la responsabilidad” de las autoridades en el accidente de la semana pasada en Chiapas, cuando un tráiler que transportaba a más de 166 migrantes se volcó, dejando 55 personas fallecidas.

Los integrantes de la caravana se retiraron hace unos momentos del lugar y regresaron a la Casa del Peregrino. Mañana una comisión tendrá una reunión con la presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Rosario Piedra Ibarra.

La Jornada


Van 56 migrantes muertos por volcadura de tráiler en Chiapas

El secretario de Salud de Chiapas, José Manuel Cruz Castellanos, informó que ayer murió uno de los migrantes que resultó lesionado en el accidente del pasado 9 de diciembre en el tramo carretero Chiapa de Corzo-Tuxtla Gutiérrez.

Se trata de un hombre de identidad desconocida, cuyo estado de salud era muy grave, con diagnóstico de traumatismo cráneo encefálico severo y de tórax, por lo que se encontraba intubado en la Unidad de Cuidados Intensivos Adultos del Hospital General “Dr. Jesús Gilberto Gómez Maza”.

Asimismo, informó que en las últimas horas fueron dados de alta tres pacientes centroamericanos que recibían atención en unidades hospitalarias del sector salud del estado, por lo que suman 45 migrantes recuperados de las lesiones que sufrieron como consecuencia del accidente ocurrido en el tramo carretero Chiapa de Corzo-Tuxtla Gutiérrez.

Con base en este último reporte, el titular de la Secretaría de Salud estatal actualizó que del total de 114 personas migrantes atendidas en unidades médicas de la Región Metropolitana, 62 pacientes permanecen hospitalizados, 45 han sido dados de alta y siete perdieron la vida mientras recibían atención debido a la gravedad de las lesiones. Señaló que de los 62 pacientes que aún reciben atención, cuatro se encuentran en condiciones muy graves en el área de terapia intensiva y el diagnóstico médico para el resto de las personas lesionadas es de graves y delicados estables. Finalmente, reiteró que el Hospital General “Dr.

Jesús Gilberto Gómez Maza” y los hospitales básicos continúan dando su mejor esfuerzo para lograr la recuperación de las personas migrantes que siguen internadas.

Milenio

Más notas sobre el tema