Brasil | Lula, un candidato de centro – Por César Locatelli

844

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Por César Locatelli(*)

Las ideas reveladas por Lula, respecto a las elecciones de fines de este año y un posible nuevo gobierno liderado por él, han generado efectos contradictorios entre sus seguidores. Esta oposición de opiniones, ideas y sentimientos ha sido evidente entre las personas. Pero no solo eso, muchas discusiones se han hecho con ellos mismos. El origen de esta desarmonía puede estar en una valoración idealizada de la posición ideológica del expresidente.

La prensa corporativa lo trata como un radical de izquierda. ¿De verdad? La mayoría de sus seguidores no lo ven como un radical, pero lejos del centro de la izquierda. ¿De verdad? ¿Lula estaría más en el centro, más a la izquierda, de lo que afirman la prensa y los simpatizantes?

Para formular una hipótesis sobre este tema, es necesario partir de puntos de referencia de lo que mejor caracterizaría a izquierda y centro. A partir de aquí, se podrá evaluar con mayor objetividad las declaraciones del expresidente. Incluso admitiendo la falibilidad e imprecisión de cualquier “definición” de los conceptos de izquierda y centro, Norberto Bobbio y Marcus Ianoni proporcionan aquí estos marcos.

Norberto Bobbio, en Direita e Esquerda , entiende que “el igualitarismo es la característica distintiva de la izquierda” y que la propiedad individual es “desde la antigüedad, uno de los mayores, si no el mayor, obstáculo para la igualdad entre los hombres”.

Una definición “estática” del centro sería aquella posición “que defiende el capitalismo mitigado por las políticas sociales y la democracia representativa (de baja intensidad, con participación exclusivamente electoral)”, dice el politólogo y profesor Marcus Ianoni.

¿Cuáles fueron las declaraciones de Lula en la reunión de medios independientes? ¿Qué está implícito en sus declaraciones sobre la igualdad, la propiedad privada, la mitigación del capitalismo a través de políticas sociales y la democracia representativa? “El sistema financiero tendrá que aprender, cuando se siente a hablar con el presidente, a no solo discutir sus intereses”, dijo.

Esta declaración parece revelar la voluntad del expresidente de buscar entendimientos con el sistema financiero, para convencer a sus integrantes de la necesidad de acciones que promuevan una mayor igualdad, lo que parece alejarse enormemente de cualquier amenaza real al capital financiero. Recordó los superávits fiscales primarios de su gobierno, no dijo que aumentaría la tributación de los bancos, ni que buscaría su nacionalización, ni que intentaría revertir la independencia del Banco Central.

Muy por el contrario, Lula ya vislumbra la convivencia “en el buen sentido” con la autoridad monetaria independiente:

“La gente puso un obstáculo en el llamado Banco Central independiente. Este BC tiene que estar comprometido con el pueblo brasileño, no conmigo. Tendrá una meta de inflación. Pongamos una meta de empleo, pongamos una meta de crecimiento económico también. Comprometámonos [el BC] con algo positivo. Y yo soy el que tiene que llamar al tipo para hablar… Hablemos de Brasil, en el buen sentido”.

La defensa del exgobernador de São Paulo, Geraldo Alckmin, y la declaración explícita de que buscará aliados en el centro, e incluso en la centroderecha, permiten nuevamente especular sobre su posición más a la derecha de lo que muchos suponen. Él mismo admite su andar por el centroderecha “si es que es así”:

“No tendré problema si tengo que aliarme con Alckmin para ganar las elecciones y gobernar este país… Vamos a construir un programa de interés para la sociedad brasileña… No renuncio a que la prioridad sea el pueblo brasileño”.

El expresidente no habló de medicinas amargas, ni de una nueva carta a los brasileños, como la que, supuestamente, restringió sus acciones en 2003. Advirtió que la travesía será oceánica y que el éxito será llegar vivo por el otro. lado:

“El Brasil de 2023 será un Brasil mucho, mucho, mucho más destruido que el Brasil de 2003… Lo que se necesita es inteligencia política para construir la gente (sic) que puede querer remar contigo para hacer este cruce del océano… Es para hacer de este país que necesito construir una relación política más amplia que el PT. Y ya no a la izquierda, sino al centro y, si es necesario, incluso con sectores de centro derecha”, señaló.

Trabajar para que todos puedan subsistir con cierta dignidad no parece una actitud de izquierda radical. Lula no habló de expropiar la propiedad privada ni los medios de producción, ni la tierra, ni las máquinas: “Este país sólo será soberano, democrático y respetado cuando todos tengan acceso a los bienes que ayudan a producir, cuando todos puedan estudiar, comer, tener acceso a la cultura…”

El expresidente dijo creer que la consolidación de la democracia brasileña tomará lugar donde personas de los estratos más pobres de la sociedad logran alcanzar altos cargos, por ejemplo en el Poder Judicial. Propone mejorar las instituciones que sustentan el capitalismo y no derribarlas, destruirlas.

Muestra que cree en la revitalización de la política, fuertemente criminalizada en este período oscuro, y cree que podrá lograr su objetivo con la estructura económica y social existente: “Es completamente posible mejorar la vida de estas personas”. .

Lula definitivamente no es un radical de izquierda. No es posible definir con la misma firmeza si su discurso se mueve hacia la derecha por creencia personal o por estrategia electoral y preocupación por la gobernabilidad.

Se puede especular que sus manifestaciones ya reflejan una versión actualizada de la carta a los brasileños. Sea como fuere, un gobierno de Lula revertirá gran parte del retroceso civilizatorio impuesto a los brasileños.

(*) Magister en Economista, analista de Carta Maior, medio asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)

Más notas sobre el tema