La batalla de 2022 en Brasil: ¿con qué programa? – Por Pedro Tierra

743

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Por Pedro Tierra(*)

La historia de los últimos seis años de la disputa de clases en Brasil fue responsable de recuperar la imagen del Partido de los Trabajadores en la sociedad brasileña. En el momento en que se lanzó el golpe de Estado contra la presidenta electa Dilma Rousseff en 2016, el PT era el partido preferido por el 9% de los votantes (Ibope).

A fines de diciembre pasado, a medida que nos acercamos a la contienda electoral de 2022, según datos publicados por institutos de investigación, el Partido llega al 28% (Datafolha), considerando el margen de error, algo cercano a un tercio de los votantes, como en su mejor momento. momentos.

Desmoralizó el lavado de autos, desmoralizó a los fiscales de Curitiba y su power point,declaró sospechoso y parcial el ex juez y ahora candidato que confesó públicamente haber utilizado el poder judicial para combatir al PT, desmoralizó a los medios corporativos y sus editoriales comprometidos con la campaña contra el Partido, el pie de foto vuelve a ocupar su espacio en la escena política del país como principal alternativa al gobierno neofascista de Jair Bolsonaro. Luego de una impresionante racha de victorias judiciales -21 procesos anulados o cerrados por falta de materialidad que los sustente- a lo largo de 2021, Lula recuperó sus derechos políticos, que habían sido dilapidados por el lavado de autos y Sérgio Moro para impedirle disputar las elecciones en 2018 y se reafirmó como el liderazgo popular más sólido del país.

No hay constancia en la historia jurídica del país de un poder judicial que, en tan poco tiempo histórico, se haya visto obligado a revisar y anular un número similar de casos contra un líder político.

La preferencia de los votantes por un Partido en particular en Brasil, un país cuya cultura política da más importancia a las personas que a las instituciones, tiene un impacto relativo en los resultados electorales.

En el caso del PT, sin embargo, además de infundir ánimo en el seno de una militancia que demuestra una innegable capacidad de resistencia, nos retrotrae a un aspecto poco considerado en relación con otras siglas del partido: el programa. Junto a la declaración de preferencia, el Partido es siempre identificado por los votantes como el que más defiende los intereses de los trabajadores asalariados.

Nadie que siga de cerca el panorama político del país debería pasar por alto su complejidad. A aliança da direita convencional, ancorada pela plutocracia e articulada com interesses internacionais foi responsável direta pelo golpe de estado de 2016. Não importa que seu subproduto – o bolsonarismo – tenha atropelado suas próprias pretensões eleitorais em 2018, para conduzir o país à barbárie em que nos encontramos. No solo supo digerirlo, sino que vivió cómoda y rentablemente con él durante estos tres años en el cargo.

El proyecto neoliberal fracasó en Brasil, seis años después del golpe de Estado. En economía, en política, en relaciones internacionales. No hay forma de ocultar los hechos, como pretenden los medios corporativos. El país que tenía 6 aLa economía mundial, que alcanzó el pleno empleo durante los gobiernos democráticos populares liderados por el PT, está en el decimotercero para posicionarse estancada lidiando con la inflación y el paro masivo. Las relaciones políticas se rigen por el más superficial patrimonialismo y clientelismo. Brasil, que durante décadas proyectó una diplomacia marcada por la competencia y el profesionalismo, ha perdido el respeto que se ha construido frente al mundo. Quedó reducido a un paria.

Frente a este cuadro de tierra arrasada que resultó del pisoteo de la Carta de 1988, nunca aceptada del todo por la plutocracia, es erróneo suponer que, en las elecciones de 2022, volveremos a la disputa rutinaria de la gestión económica del capitalismo, como ocurrió antes de 2016. de una verdadera lucha por el poder político. Desde la imposición del proyecto. De una polarización – ¡necesario! – entre la consolidación y profundización del proyecto neoliberal que utilizó el neofascismo para ejecutarlo contra el proyecto democrático popular interrumpido por el golpe.

Un requisito básico para las fuerzas democráticas y populares comprometidas con la derrota del neofascismo en Brasil es, por tanto, cumplir su papel de educación política de las clases trabajadoras, demostrar que el asalto a sus derechos no fue inevitable, no fue el trabajo. El azar, ni la intención de la divina providencia, fue un objetivo político trazado por los sectores privilegiados de la sociedad.

Y responsabilizar a la plutocracia: el capital financiero especulativo, la agroindustria, los medios corporativos de la demolición económica, social, sanitaria, cultural y de la soberanía nacional que se produjo en el período posgolpe. Y, por otro lado, dejar claro el carácter antineoliberal y antifascista de su programa para el país.

¿Qué significa un programa antifascista y antineoliberal en Brasil en 2022?

Además de rescatar el régimen democrático desfigurado por el golpe de Estado de 2016, significa, sin subterfugios, recuperar el papel del Estado como inductor del desarrollo del país. Y recuperar la capacidad inversora que los privatistas no quisieron o no pudieron realizar.

¿Y cómo hacerlo con la autoridad monetaria – el Banco Central – sometida a los intereses de los bancos, articuladores directos o indirectos de todo el apoyo institucional construido para sostener las reformas neoliberales?

No hay forma de hacer esto sin devolver al Banco Central al control público adecuado. Dirigido no solo a la defensa de la moneda, sino comprometido con la actividad productiva, por lo tanto, con tasas de empleo, en la perspectiva de un proyecto de desarrollo de largo plazo para Brasil y no solo con las fluctuaciones cambiarias y cambiarias para responder a las necesidades especulativas necesariamente inmediatas. intereses del capital financiero.

Negociar los términos de una Reforma Tributaria que incluya el impuesto a las grandes fortunas como una forma de devolver a la sociedad lo que fue sacado abusivamente del fisco mediante exenciones, exoneraciones, amnistías o simplemente la evasión fiscal sistemática. Revisar las políticas fiscales que resultaron en la concentración del ingreso en la cúspide de la pirámide social y en el empobrecimiento y la miseria de millones en la base asalariada, empujados hacia la informalidad o el desempleo.

Abolir esta excrecencia del “techo de gasto” injertado en la Constitución por los golpistas de 2016 para volver a poner al pueblo en el presupuesto a través de políticas públicas de lucha contra el hambre (con seguridad alimentaria, reforma agraria y desarrollo socioambiental sostenible), salud, educación , vivienda, transporte digno, cultura y ocio para todos.

Derogar la privatización de empresas estratégicas para asegurar los fondos necesarios para un proyecto de reconstrucción nacional y desarrollo a largo plazo, inclusivo y ambientalmente sustentable, con fuertes y continuas inversiones en educación, ciencia, tecnología e innovación.

La derogación de la Reforma Laboral neoliberal, que agredió los derechos de los asalariados y no generó empleo, por el contrario, la precarizó y arrojó al desempleo a millones de brasileños, no se puede ver con asombro. Es solo cuestión de reafirmar el compromiso histórico del PT con la clase trabajadora, su base de apoyo social.

La reconstrucción de la Seguridad Pública, demolida por la Reforma pinochetista de Guedes / Bolsonaro que dejó a los jubilados a su suerte, pasará a la agenda, como sucedió en Chile, que actualmente está construyendo alternativas al desastroso legado de la dictadura.

Para que estos objetivos se materialicen, la campaña 2022 debe estar anclada en la militancia y alimentada por la movilización popular como una demostración inconfundible de las mayorías sociales de ruptura con la armadura institucional del neoliberalismo que nos condujo al gobierno neofascista.

A la hora de que un jaguar beba agua, los medios corporativos no faltan y no dudan en defender el trabajo de Temer y Bolsonaro, como lo hace el diario “O Globo” en un editorial el viernes 7 de enero. Huérfana de una “Tercera Vía” que aparentemente nació muerta, no tiene reparos en falsificar o borrar información sobre el desempeño de la política económica de los gobiernos democráticos populares.

El alcance de la calamidad que le sobrevino al país con el covid-19 tiene que ver con Bolsonaro y su política deliberada de boicotear las medidas de salud recomendadas por la OMS y el bloqueo de recursos destinados al SUS. Pero también se trata de convertir la salud pública en una mercancía. Y con la medicina empresarial que derivó en la privatización de los servicios de salud, no se detiene ni ante la delincuencia, como vimos en el caso de Prevent-Senior., revelado por el CPI del Senado. Aquí tenemos un ejemplo, habrá otros, que expone la hipocresía de los defensores de un Pocketnarismo sin Bolsonaro.

Por ello, en 2022, los sectores democráticos y populares tendrán que luchar no solo contra el pocketnarismo -expresión más radical, neofascista del actual modelo de acumulación capitalista- sino las concepciones económicas que le dan su fundamento: el privatista, el neoliberal. modelo de acumulación capitalista.

¿Con que alianzas? Con aquellas fuerzas políticas que estén dispuestas a componer un campo comprometido con la lucha contra el hambre, el desempleo, las consecuencias y secuelas duraderas de la pandemia, la afirmación de la soberanía nacional y la integración latinoamericana. Con esta alianza y la necesaria movilización social, avanzaremos hacia la construcción de una sociedad verdaderamente democrática, con amplia participación popular en las decisiones, para derribar el cerco ideológico privatista que asfixia al país.

En el bicentenario de la Independencia, en 2022, la sociedad brasileña tendrá la oportunidad de elegir entre la vocación colonial y esclavista de las élites que nos gobiernan y la posibilidad de reconstruirnos como una nación justa y soberana ante el mundo. Y entenderá que no podemos resistir estos seis años de calamidades económicas, sociales y de salud producidas por el fracaso del proyecto neoliberal para, en la hipótesis de ganar las elecciones, poner en práctica el programa que sumió a Brasil en la barbarie en que se encontraba. se encuentra.

(*) Poeta. Expresidente de la Fundación Perseu Abramo

Más notas sobre el tema