Policía de Guatemala reprimió la primera caravana de migrantes centroamericanos del año que partió rumbo a EEUU

998

Migrantes se enfrentan a integrantes de la Policía y del Ejército

Por Enrique García

La caravana de cientos de migrantes que partieron este sábado de San Pedro Sula, norte de Honduras, con intenciones de entrar a Estados Unidos, se disipó al ingresar a Guatemala por los controles impuestos por las autoridades.
Nicaragüenses y hondureños salieron ayer por la mañana de la Gran Central Metropolitana (ubicada en la norteña ciudad).

Aunque llegaron compactos a Corinto, la frontera con Guatemala, se separaron en grupos pequeños para ingresar.

Sin embargo, al carecer de un documento de identificación o pruebas negativas de COVID-19 eran detenidos y retornados a suelo hondureño. En grupos de aproximadamente cien personas, comenzaron a llegar a tempranas horas al Puesto Fronterizo Corinto, en donde eran ya esperados por autoridades de la Policía Nacional Civil (PNC), Ejército y autoridades del Instituto Guatemalteco de Migración.

Esta se convierte en la primera caravana de migrantes de 2022. Al finalizar la tarde, Migración reportó el ingreso oficial de 150 personas que cumplieron con los requisitos, otros grupos fueron retornados hacia Honduras. “Quienes no presenten la documentación migratoria requerida e incumplan con los requisitos sanitarios establecidos no podrán ingresar a territorio guatemalteco”, señalaron las autoridades migratorias de Guatemala. Estos requisitos son el documento de identificación personal o pasaporte para mayores de edad; los menores deben presentar, de forma obligatoria, el pasaporte e ir acompañados de ambos padres; así mismo, deben contar con el carné de vacunación completa contra el COVID-19 y la constancia de prueba negativa PCR o Antígeno.

Enfrentamiento

Por la noche, un grupo de migrantes se enfrentaron al cerco policial instalado en el kilómetro 303 en jurisdicción del Puesto Fronterizo Corinto, ubicado entre Honduras e Izabal.

La Dirección General de Migración reportó que un grupo de personas intentó ingresar a Guatemala de forma ilegal y lanzaron piedras contra los agentes policiales y soldados. Al menos 15 integrantes de la PNC y del Ejército resultaron heridos.

Al cierre de la edición, las autoridades señalaban que mantenían el diálogo con ciudadanos hondureños y nicaragüenses que buscaban continuar su camino hacia Estados Unidos.

Las caravanas

La primera caravana masiva de migrantes salió en octubre de 2018, cuyos integrantes llegaron a México y Estados Unidos un mes después. De los miles que partieron, las cifras de cientos de personas que se apostaron en el punto fronterizo entre los dos países es inexacta.

Hace un año se registró una nueva movilización de migrantes, pero en el camino se encontraron cercos de militares y policías y fueron detenidos con gases lacrimógenos. En dicha ocasión, las autoridades de Honduras y Guatemala calculaban los integrantes entre seis a nueve mil personas.

“Por un mejor futuro”

Se busca “un mejor futuro para la familia”, expresó un nicaragüense que dijo llamarse Ovaldo y no dio su apellido.

Como él, decenas de hombres y mujeres, algunos con niños, se habían congregado desde la tarde del viernes.

“Nos vamos por falta de empleo, vamos a buscar un futuro mejor”, dijo Miguel Domínguez, un perito mercantil, originario de Taulabé, departamento de Comayagua, en la región central de Honduras.

Cada año, más de 500 mil guatemaltecos, hondureños y salvadoreños intentan emigrar de manera irregular a Estados Unidos para buscar mejores condiciones de vida y alejarse de la pobreza y la violencia presentes en la región.

El Periódico

Más notas sobre el tema