Uruguay | Caso de violación en manada conmociona al país y los responsables están libres

1.447

Red contra la Violencia Doméstica y Sexual: sin una “emergencia nacional”, “seguiremos siendo violadas y sin tener una adecuada respuesta institucional”

La violación grupal de una mujer de 30 años en el barrio Cordón generó reacciones de todo tipo, aunque en general las manifestaciones fueron de repudio al hecho concreto, de preocupación por la situación de la violencia de género en general y, sobre todo para las mujeres, de miedo. La Red Uruguaya contra la Violencia Doméstica y Sexual (RUCVDS), que reúne a más de 30 organizaciones de la sociedad civil, no estuvo ajena, y este martes difundió un comunicado en el que aseguró que el caso demuestra, una vez más, que “la violencia basada en género es la única [violencia] en la cual se culpabiliza a la víctima”.

“Se sostiene que las mujeres no deben salir solas, vestirse provocativamente y menos ejercer su derecho a la sexualidad concurriendo al domicilio de un varón que conocen recién”, afirmó la red en el texto. “Lástima que, a la inversa, en lugar de pretender que las mujeres sigan atadas a las tradiciones patriarcales, no se vea necesario cambiarlas: que los varones no sean una amenaza para las mujeres y que respeten su derecho a una vida libre de violencia”.

Las organizaciones nucleadas en la RUCVDS también aseguraron que a veces se dice que “la Justicia está flechada a favor de las mujeres” y agregaron que, “si así fuera”, los responsables de la violación en Cordón “estarían esperando la prueba de ADN en la cárcel”. El lunes, los tres hombres denunciados fueron detenidos pero se negaron a hacer la prueba de ADN y fueron emplazados, mientras la Fiscalía espera los resultados de esos exámenes.

La RUCVDS recordó que desde hace “muchos años” reclaman un “cambio cultural” que, entre otras cosas, implique el cumplimiento cabal de la Ley 19.580, específicamente “enseñar perspectiva de género y violencia basada en género en el sistema educativo, desde jardinera a la universidad”, y “sensibilizar y capacitar en el sistema de justicia”.

El documento también asegura que, mientras la problemática de la violencia de género no sea abordada como una “emergencia nacional”, “mientras sigamos educando ‘princesas’ y ‘campeones’”, “mientras ‘cuidemos’ a las niñas y adolescentes y estemos ‘orgullosos/as’ de las ‘hazañas sexuales de los varones’, perpetuando la cultura de la depredación varonil”, “las mujeres seguiremos siendo violadas y sin tener una adecuada respuesta institucional”.

Clyde Lacasa, una de las coordinadoras de la RUCVDS y especialista en educación sexual, dijo a la diaria que es necesario “generar conciencia” sobre una problemática que se reproduce a diario en Uruguay. “Tiene que haber una toma de conciencia de que estas situaciones no pueden seguir sucediendo y que, si una mujer elige salir con alguien, está en todo su derecho, igual que el hombre elige salir con alguien y nadie se lo cuestiona”, apuntó.

La activista explicó que la violación grupal “no es un ejercicio de sexualidad, sino una demostración de poder de estos hombres ante la mujer, que en realidad deviene de una sociedad patriarcal y machista, en la cual vivimos y nos formamos, y seguimos trabajando para que esto cambie”. En el camino hacia ese cambio, insistió en la importancia de la educación en estos temas, no sólo a nivel del sistema educativo sino en la familia. Y reivindicó especialmente la educación sexual como una herramienta “fundamental para cuando trabajamos en la prevención de este tipo de situaciones”.

Los dichos del presidente

Este martes, durante una visita a Soriano, el presidente Luis Lacalle Pou fue consultado por la prensa acerca del caso. El mandatario respondió que “debería ser contundente la pena, ejemplarizante”, y afirmó que el episodio “no es propio del ser humano ni es propio del género masculino”. Para Lacasa, estas últimas declaraciones muestran que el presidente debería “informarse un poco más”. “Él vive en la misma sociedad en que vivimos todos, y las violaciones y los abusos sexuales son, lamentablemente, pan de cada día para nuestras niñas, nuestras adolescentes y las mujeres, mayoritariamente”, señaló la representante de la RUCVDS, y recordó que la violación sexual es una práctica que existe “hace muchísimos siglos”.

La Coordinadora de Feminismos también repudió los dichos de Lacalle Pou en un comunicado en el que aseguró que el presidente “pareciera tomar revancha ideológica frente a una situación dolorosa e injustificable, en la que se refiere a la violencia sexual como un acto no propio del género masculino, alimentando la idea de una supuesta guerra entre sexos, y desviándose del problema central: la violencia sexual como una problemática estructural”.

La plataforma de colectivos feministas recordó que en Uruguay “la violencia sexual es lamentablemente una de las armas más naturalizadas del patriarcado” y repudió que, “en pleno año 2022, sigan existiendo prácticas reproductoras de la cultura de la violación en lugares de entretenimiento y disfrute, como por ejemplo pueden ser los espacios bailables, donde se invite a ‘noches de chicas’ hasta cierta hora, donde los cuerpos feminizados nos volvemos oferta de consumo para los varones”.

La invitación de la coordinadora es “a reflexionar y pensarse, entendiendo que ningún aumento de penas va a solucionar de raíz ninguna violencia, si en nuestro día a día cotidiano seguimos naturalizando el maltrato, la discriminación, la violencia sexual, el feminicidio, y no tomamos acciones que puedan invitar a construir otras maneras de relacionarnos”.

La Diaria


Violación grupal a una mujer: Repudio y avance lento en la justicia

La fiscal Sylvia Lovesio está a la espera de una orden judicial para que habilite una prueba de ADN a dos hombres mayores edad que se encuentran emplazados junto a un adolescente como presuntos autores de la violación en grupo a una mujer de 30 años el domingo en el Cordón.

Ayer, mediante una primera orden judicial, se tomó muestra de ADN al menor, que el lunes se había negado a realizarse el test voluntariamente. Los dos mayores también se negaron a ceder por iniciativa propia una muestra de ADN.

Estas órdenes judiciales demoran más de 48 horas en ser emitidas, lo que excede el plazo máximo en que una persona puede estar detenida sin ser imputada. Por eso, Lovesio liberó a los arrestados y los emplazó con restricción de acercamiento a la víctima y prohibición de salir del país. De todas maneras, Lovesio adelantó que “ni bien” tenga “los resultados de los informes y las pruebas de ADN”, estas personas serán citadas a declarar “y se va a pedir la formalización”.

En diálogo FM Del Sol, la fiscal se refirió en particular a la indignación que generó el hecho de que se tratara el caso como de “presunta violación” y explicó el procedimiento que se está siguiendo. “Hasta que no tengamos evidencia contundente para poder ir al juez de garantías a pedir que se formalice la investigación de la Fiscalía, nosotros tenemos que entender que el o los denunciados son inocentes” en la medida que no se haya probado lo contrario “en un juicio oral y público”.

De todas formas, afirmó que empatiza con los reclamos que se suscitaron en redes sociales:

Me pasa lo mismo que al resto de la gente; a nosotros, que estamos todos los días trabajando con víctimas, nos gustaría que el sistema cambiara. Es lo que reclamo todos los días: poder tener las evidencias con mucho mayor inmediatez, para poder actuar más rápido, para poder darle a la víctima una respuesta.

Lovesio dijo que es necesario «cambiar» el proceso actual por el que pasan las víctimas de ese delito para poder dar «respuesta rápida», pero lamentó que los delitos sexuales en Uruguay «no son una prioridad en materia de políticas públicas».

La mujer denunciante relató que concurrió con una amiga a un boliche donde conoció a un hombre con el que se fue a un apartamento en la calle Jackson y Guaná y que mientras mantenía relaciones sexuales con él, llegaron otros dos que entraron en la habitación y la violaron.

En Perspectiva

Más notas sobre el tema