Inundación histórica azotó la ciudad de Montevideo

1.983

Cómo fue la hora y media en que “se inundó todo” y por qué volvieron a cruzarse Cosse y la oposición

A las 5 de la madrugada empezó a sentir la lluvia. A las 6 el agua ya había pasado la altura del cordón. Y a las 6.30 ya tenía su casa inundada. “En media hora subió más de un metro y medio y ahí hizo todo el destrozo”, dijo a El País José Hermosillo, que vive en la calle Asturias y Mahoma, en el límite de Malvín y el Buceo, donde él y otros vecinos pasaron la jornada sacando muebles, colchones y electrodomésticos hasta la vereda. En esa cuadra había de todo sobre la calle. Y casi todo perdido.

“A mí el agua me tapó el auto”, dijo Laura Ortas, que también vive unos metros más hacia la rambla. “Fue imponente. Se me inundó todo”, agregó mientras con la escoba marcaba el nivel al que había llegado el agua.

Lo mismo sucedió unas cuadras más al este. En Concepción del Uruguay y Pilcomayo, Ruben se despertó “con el agua en la cama”. “El televisor y la heladera flotaban. Nunca en 32 años me pasó algo así”, dijo este vecino que como al menos otros 10 consultados por El País en esa zona dijeron que el agua ingresó cuando todavía descansaban.

Frente a sus casas, el arroyo Malvín pasa entubado por debajo del cantero. Pero ante la lluvia, el agua empezó a salir a la superficie y no solo desbordó las calles sino que terminó dentro de las casas, con marcas en promedio de más de un metro.

Las inundaciones en Montevideo tras las fuertes lluvias. Foto: Leonardo Mainé.

 

Las inundaciones en Montevideo tras las fuertes lluvias. Foto: Leonardo Mainé.

En los garajes de los edificios, relataron los vecinos, los autos flotaban y se daban contra el techo. Por redes sociales circularon videos de contenedores de basura que corrían al ritmo de la corriente de agua. En Malvín testificaron haber visto algunas de esas escenas.

Así cayó la lluvia sobre Montevideo. La intensidad y cantidad de agua trajo evacuaciones, pérdidas en viviendas, calles inundadas, tránsito cortado, y también abrió paso a un debate político sobre la infraestructura de la ciudad.

En el asentamiento La Chancha, en la zona de Punta de Rieles, lo perdieron todo, dijo a El País el alcalde del Municipio F, Juan Pedro López. Hasta el mediodía llevaban 25 personas evacuadas. Otros asentamientos como Capra, Los Sueños y Los Milagros también reportaron damnificados.

Cómo quedó Malvín tras las incesantes lluvias. Foto: Leonardo Mainé.

 

Cómo quedó Malvín tras las incesantes lluvias. Foto: Leonardo Mainé.

“Es una situación crítica. El agua corrió con tanta fuerza que las maderas de unas casas tiraban las otras. En las zonas más humildes fue algo muy jodido”, dijo el alcalde.

El Instituto Uruguayo de Meteorología informó que las lluvias más intensas fueron entre las 5 de la madrugada y las 7 horas. En el Aeropuerto de Carrasco se registraron 108 milímetros de lluvia y, en el Prado, 102 milímetros. La Intendencia de Montevideo (IMM) informó que la red pluviométrica registró entre 90 y 150 milímetros en una hora.

Al cierre de esta edición quedaban 4.400 servicios de UTE afectados en la capital. Mientras la IMM recibió 450 llamadas con denuncias por reclamos de servicios hasta las 13:30 horas de ayer, Bomberos informó que solo hasta las 15.30 horas había abordado 248 llamadas, unas 164 por evacuaciones.

Así quedó la fachada de una casa después de las lluvias de la jornada del lunes. Foto: Leonardo Mainé.

 

Así quedó la fachada de una casa después de las lluvias de la jornada del lunes. Foto: Leonardo Mainé.

Las lluvias también dieron paso a cruces políticos. La oposición salió a cuestionar el estado de la infraestructura de la ciudad, sobre todo por la falta de limpieza de cañadas y de drenajes pluviales. El edil blanco Diego Rodríguez planteó incluso una quita de la contribución y del impuesto de puerta a los vecinos afectados.

La intendenta de Montevideo, Carolina Cosse, respondió a ese planteo y acusó a la oposición de “hacer política menor y lucrar con la desgracia de la gente”. “La verdad que nosotros estamos trabajando en serio. Esto no es un tema vinculado con el saneamiento. Es un tema vinculado con el drenaje”, dijo en una conferencia de prensa.

El cruce llegó en un momento en que el gobierno departamental y la oposición discuten un préstamo de US$ 70 millones del Banco Interamericano de Desarrollo, que destina unos US$ 47,6 millones para limpieza y US$ 22,4 millones para saneamiento.

En diálogo con El País, el edil blanco Javier Barrios remarcó que a su criterio “la intendenta le está sacando la pata al lazo” porque hubo “una obra faraónica de piletas pluviales en Rivera y Comercio, y el problema de las inundaciones sigue pasando”. También señaló otras pendientes, como en VIlla García.

El País


“Hay gente acá que lo perdió todo”: el relato de vecinos de Malvín tras las fuertes lluvias

El sol apenas había salido cuando Carla escuchó una explosión en su casa, ubicada en el barrio Malvín. Durante unos segundos estuvo sin entender lo que pasaba. Incluso, seis horas después, sigue sin saber muy bien qué fue lo que ocurrió. “El agua presionó contra la puerta del garaje que está abajo, se salió completamente del eje y  entró como si fuera un tsunami”, contó a El País.

La intensidad de las lluvias ocurridas en las últimas horas acumularon agua en las calles y de ahí se fue moviendo hacia las casas, ingresando con fuerza a través de puertas y ventanas. “Entró como una marea. Mi marido intentó ir a salvar las cosas que teníamos, algunas de valor, las fotos de mis hijos cuando nacieron por ejemplo, estaba todo en el garaje”, relató.

Inundación en casa de Malvín. Foto: Leonardo Mainé.

 

El agua de la lluvia inundó varias casas en Malvín. Foto: Leonardo Mainé.

Sin embargo, cuando quiso bajar “casi se lo lleva la corriente. Lo hubiera dejado contra las rejas”, contó Carla y agregó: “Fue como una correntada que vino, explotó la puerta, reventó el muro del fondo y se llevó todo”.

De todas maneras, asegura que de sus vecinos no fue ella la que pasó por la peor situación. “Perdimos muchas cosas materiales, pero la parte operativa como tal está arriba, la cocina, los cuartos. Pero hay casas que usan los garajes como apartamentos, o sea que hay gente acá que lo perdió todo, porque así como me entró a mí esa correntada, les entró a ellos en sus casas”, dijo.

Vicente, un vecino de la zona, coincide. “Hay gente que perdió todo. Les quedó todo bajo agua y quedaron solo con lo puesto. Nunca me hubiera imaginado que algo así iba a pasar”, indicó a El País.

Inundación en casa de Malvín. Foto: Leonardo Mainé.

 

El garaje de Carla se inundó y perdió muchas de sus cosas. Foto: Leonardo Mainé.

En el edificio en el que vive, ubicado en el mismo barrio, el garaje quedó completamente inundado y sin posibilidad de acceder. “En este momento hay unos diez o 12 autos que están abajo del agua”, contó.

Desde su apartamento logró capturar en video el momento en el que personas de la cuadra caminaban con las piernas bajo agua para intentar sacar las cosas que todavía estaban adentro de sus casas.

“Hasta el momento no ha venido nadie a ayudar, nos ayudamos entre vecinos”, dijo Carla y relató que aunque llamó desde muy temprano tanto a la Policía como a los Bomberos, todavía no tuvo respuesta. Tampoco de parte de cuadrillas de la Intendencia de Montevideo.

“Acá no se ha aparecido nadie. Ni en el momento en el que pasó todo, cuando nos ayudamos entre nosotros, ni ahora. Había personas pidiendo auxilio. A un bebé lo sacaron con los brazos para arriba. Yo estoy temblando por el estado de nervios de la gente que no podía salir”, expresó.

“Tenemos un Renault Kwid en el fondo que no sabemos cómo llegó”

Mientras Vicente se preparaba para ir a trabajar escuchaba la lluvia golpear contra sus ventanas. El sonido del agua no paraba. Cuando se asomó, vio una volqueta flotando. En ese momento entendió que no se trataba de una tormenta cualquiera.

“Tenemos un Renault Kwid en el fondo que no sabemos cómo llegó hasta ahí. Tengo zapatos en mi casa que no sé de quién son”, contó Carla y agregó que los muebles de su patio quedaron a 150 metros de su vivienda.

Lo mismo ocurrió con la heladera de su vecino, que fue arrastrada por la corriente y ahora está en un terreno baldío ubicado a pocos metros de la casa. “En mi garaje, ahora, hay ratas flotando. En la casa de mi vecino encontraron hasta una serpiente”, relató.

Inundación en casa de Malvín. Foto: Leonardo Mainé.

 

Inundación en casa de Malvín. Foto: Leonardo Mainé.

Ahora, tanto Vicente como Carla están sin luz y forman parte de los casi 30.000 clientes que se vieron afectados. Los cortes se dieron, según explicó Silvia Emaldi a El Espectador, debido a que también hubo “inundaciones en subestaciones y estaciones a las que ingresó el agua”, lo que llevó a cortar el suministro de energía en algunas zonas.

El jefe de pronósticos del Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet), informó que las precipitaciones de las últimas horas equivalen al registro de un mes. Sin embargo, aseguró que para hoy no se prevén más lluvias para el sur.

El País

Más notas sobre el tema