Argentina reclama al gobierno de Bolsonaro por el aumento de vuelos militares británicos entre Brasil y las Malvinas

992

La embajada de Argentina en Brasil manifestó su “preocupación” ante la cancillería del gobierno de Jair Bolsonaro por el aumento significativo de vuelos militares de Reino Unido entre el territorio brasileño y las Islas Malvinas.

El gobierno argentino detectó que entre el 4 y el 28 de enero hubo un tráfico inusual de siete vuelos militares británicos que conectaron Malvinas y Brasil. De acuerdo con el detalle, al que tuvo acceso LA NACION, los aviones partieron de Río de Janeiro, San Pablo y Porto Alegre, y cinco de esos siete trayectos fueron viajes de ida y vuelta.

La aceptación de esos vuelos hacia Malvinas podría significar en la práctica una supuesta anuencia de Brasil a la presencia militar británica en el Atlántico Sur, asunto rechazado por los miembros del Mercosur y considerado contrario a la búsqueda de una solución pacífica por la soberanía de las Islas.

“Argentina apreciará que el gobierno brasileño procure restringir el otorgamiento de permisos para aeronaves militares británicas procedentes o con destino a las Islas Malvinas, únicamente en casos estrictamente humanitarios”, reza la nota que el embajador en Brasilia, Daniel Scioli, entregó en manos a Pedro Miguel Costa e Silva, secretario de negociaciones bilaterales y regionales en las Américas de Itamaraty.

Una fuente diplomática al tanto de la presentación dijo a LA NACION: “Permitir esta frecuencia de vuelos significa aceptar como algo normal una base militar en la región”.

La embajada que conduce Scioli busca cerrar el camino para que eventualmente las autoridades británicas se amparen en el tráfico aéreo para dar legitimidad a la presencia militar en las Islas. Reino Unido suele justificar el flujo de vuelos debido al comienzo de la campaña Antártica en el sur, pero el inusual volumen de tráfico aéreo llamó la atención de las autoridades argentinas.

El 21 de enero, por caso, en uno de los últimos vuelos registrados, un avión Boeing C-17 Globemaster III aterrizó en el aeropuerto de Porto Alegre para cargar combustible y salió el día siguiente hacia las Malvinas, menos de 24 horas más tarde. El avión, de 53 metros de largo, tiene cuatro motores y es utilizado habitualmente para transporte militar pesado.

La presentación de la embajada argentina en Brasilia llega dos días después de que la cancillería argentina rechazara a través de una nota el despliegue militar británico en el Atlántico Sur.

El Palacio San Martín, al tanto de la presentación de Scioli, reclamó el sábado por la reciente instalación de un sistema de defensa áerea de nueva generación llamado Sky Sabre. Según la Cancillería, se trató de una “injustificada demostración de fuerza” que aparta a Reino Unido de la búsqueda de una solución pacífica en la disputa por la soberanía de Malvinas y plantea una amenaza para la región.

La ampliación de la capacidad armamentística británica en el Atlántico Sur implica una contravención de dos resoluciones de la Asamblea general de Naciones Unidas, que insta a los Estados a reconocer a la región como una zona de paz y cooperación y también pide tanto a la Argentina como a Reino Unido que no tomen decisiones unilaterales exhortando a que la soberanía de Malvinas pase por un proceso de negociación.

Reino Unido suele utilizar Brasil como base para aterrizaje y punto de partida de vuelos humanitarios hacia las Islas, explicaron fuentes diplomáticas. De la misma manera, Uruguay suele ser el punto de llegada para abastecimiento de barcos que más tarde siguen viaje hacia las Islas. Sin embargo, el volumen inusual de vuelos militares registrados el último mes llamó la atención de las autoridades argentinas, que este lunes expresaron su preocupación en la cancillería de Bolsonaro.

A principios de mes, el canciller Santiago Cafiero anunció el lanzamiento de la agencia “Malvinas 40 años”. El gobierno argentino espera desplegar una centena de actividades en la Argentina y el mundo para reivindicar la soberanía sobre las Islas, en el cuarenta aniversario de la guerra

La Nación


 

Más notas sobre el tema