México | Asesinan a otro periodista y ya son seis en lo que va del año

959

Asesinan al periodista Jorge Camero, en Empalme, Sonora; el sexto del año, en México

El periodista Jorge Camero fue baleado el jueves en una localidad del norte de México convirtiéndose en el sexto comunicador asesinado en el país en dos meses, que han sido considerados los más violentos para la prensa mexicana.

Camero, quien dirigía el portal de noticias “El Informativo”, recibió varios disparos con un arma de fuego cuando se encontraba dentro de un gimnasio en la colonia Libertad del municipio Empalme, en el estado norteño de Sonora, anunció la Fiscalía General estatal. En el lugar se recolectaron ocho casquillos de bala calibre 9 milímetros.

El periodista se había desempeñado hasta hace unos días como secretario particular del alcalde del municipio de Empalme, Luis Fuentes Aguilar, cargo que dejó para retomar su actividad en el portal de noticias, señalaron medios locales.

La Fiscalía indicó en su cuenta de Twitter que Camero había solicitado una licencia al Ayuntamiento el 9 de febrero luego que se difundiese en las redes sociales un video en el que se le señalaba por participar en una estructura criminal, situación que estaba siendo investigada por las autoridades.

En los primeros dos meses del año, otros cinco comunicadores han sido asesinados, una situación que ha desatado protestas en varias ciudades de México y reacciones de rechazo de diferentes organizaciones de defensa de los derechos de los periodistas.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, expresó esta semana preocupación por los asesinatos de reporteros, lo que llevó al presidente, Andrés Manuel López Obrador, a afirmar que el alto funcionario estaba desinformado.

Tras las declaraciones del mandatario, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, difundió una carta que le envió a su homólogo estadounidense en la que le hizo notar que los casos de los periodistas asesinados se encuentran bajo indagación por parte de las autoridades locales y federales, y que se trabaja para garantizar que no haya impunidad.

Al referirse a los avances en estos casos, Ebrard dijo que se ha detenido y procesado a seis personas presuntamente involucradas en tres de los cinco homicidios.

José Luis Gamboa, director de un portal de internet, murió a comienzos de enero a consecuencia de una herida con arma blanca en el estado de Veracruz, con litoral en el Golfo de México. Pocos días después fueron baleados el fotógrafo independiente Margarito Martínez y la periodista Lourdes Maldonado en la ciudad fronteriza de Tijuana, el 17 y 23 enero, respectivamente. A finales de ese mes, Roberto Toledo, colaborador del portal de noticias Monitor Michoacán, falleció tras recibir varios disparos en la ciudad de Zitácuaro, en el estado occidental de Michoacán.

El 10 de febrero fue asesinado Heber López, director del portal Noticias Web, en la localidad portuaria de Salina Cruz, en el estado sureño de Oaxaca.

México es el país más violento del hemisferio occidental para el ejercicio del periodismo, según el Comité para la Protección de los Periodistas, un organismo activista de protección a la prensa con sede en Nueva York. De acuerdo con sus datos, nueve periodistas fueron asesinados en todo 2021 en el país.

La dificultad para esclarecer los homicidios de reporteros y activistas es un grave problema en México, según reconoció el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, quien en diciembre admitió que la impunidad en esos casos supera el 90%.

Televisa


México, el país sin guerra más peligroso para los periodistas

México es el país sin conflicto armado más peligroso para la prensa en todo el mundo, advierte la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) y alerta sobre el aumento de la violencia contra periodistas y los altos índices de impunidad.

En su reporte Bajo riesgo: un informe inédito de RSF sobre las deficiencias de los mecanismos de protección a periodistas en América Latina, señala que México concentra el 42 por ciento de los asesinatos de periodistas ocurridos en Latinoamérica entre 2011 y 2021.

Asegura que las políticas públicas implementadas por el gobierno mexicano, a través del mecanismo de protección de defensores de derechos humanos y periodistas, no han sido suficientes para frenar la violencia contra la prensa.

Por el contrario, señala que, de acuerdo con organizaciones de la sociedad civil, los ataques a periodistas y defensores de derechos humanos se agravaron con el comienzo del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. “Persisten amenazas, agresiones físicas y digitales, uso arbitrario del sistema de justicia, desapariciones y asesinatos; se multiplican las campañas de desprestigio, el hostigamiento e intimidación a organizaciones y medios”.

En su informe, RSF explica que en la última década (2011-2020) han ocurrido en México, Brasil, Honduras y Colombia al menos 139 casos de periodistas y comunicadores asesinados por causas relacionadas con su labor periodística. “Juntos, estos cuatro países son responsables de alrededor del 80 por ciento de los casos registrados por RSF en América Latina durante este periodo (173)”.

Asegura que las autoridades de los más altos niveles en estos países “adoptan y promueven discursos estigmatizantes contra la prensa. Molestos por la cobertura, los comentarios y las posiciones críticas, hacen todo lo posible para movilizar el aparato estatal con el objetivo de intimidar, acosar e incluso criminalizar a los periodistas”.

Agrega que, en su gran mayoría, los periodistas fueron ejecutados de forma premeditada por sicarios profesionales (92 por ciento de los casos), y había pruebas claras de amenazas.

En el caso de México, la organización internacional reportó 74 periodistas asesinados en esa década.

La cifra no incluye los cinco casos de periodistas asesinados entre enero y febrero pasados, pero RSF sí dedica unos párrafos al tema, incluso, destaca el caso de Lourdes Maldonado, ejecutada en Tijuana, Baja California, el 23 de enero, pese a estar en el mecanismo de protección a periodistas.

Explica que, además de asesinatos hay amenazas, secuestros o detenciones arbitrarias, en las que pueden enfrentarse a procedimientos judiciales abusivos, actos de espionaje o la destrucción de su material de trabajo. Indica que la mayor parte ocurre en estados con alta presencia del crimen organizado. Y en algunas regiones las agresiones son de grupos armados que mantenían vínculos con políticos.

RSF dijo que de las mil 140 investigaciones iniciadas entre 2010 y 2018, sólo el 16.3 por ciento terminó en procesos o juicios, y de las 10 sentencias logradas, en seis había un servidor público involucrado.

Finalmente, señaló que los reporteros que cubrían noticias locales sobre corrupción, narcotráfico, violencia, seguridad pública y asuntos relacionados, fueron las principales víctimas de estas agresiones, incluidos los asesinatos.

Los datos más destacados

RSF tiene registrados en la última década (2011-2021) al menos 139 periodistas asesinados por causas relacionadas con su labor periodística en México, Brasil, Honduras y Colombia.

80 por ciento de los crímenes contra comunicadores ocurrió en América Latina, donde se han dado 173 casos.

En ese lapso, en México han sido asesinados al menos 74 periodistas, cifra que representa 42 por ciento de los crímenes ocurridos en América Latina.

El reporte revela que 92 por ciento de los periodistas fue ejecutado de forma premeditada por asesinos profesionales y había pruebas de amenazas.

Señala que actualmente cerca de 40 periodistas están fuera de su territorio local, engrosando las filas de desplazamientos forzados por violencia.

Según reportes oficiales, hasta diciembre de 2020 se habían registrado 562 ataques a periodistas y mil 55 a defensores protegidos por el mecanismo de protección.

Según la clasificación mundial de la Libertad de Prensa 2021 México se ubica en el lugar 143 de 180 países evaluados.

El Financiero

Más notas sobre el tema