Se realiza en Cuba una consulta popular sobre el matrimonio igualitario

1.127

Cuba: comenzó la consulta popular sobre el matrimonio igualitario

La consulta popular para el nuevo el Código de Familias que busca legalizar la unión civil entre dos personas del mismo sexo y la posibilidad de que puedan adoptar, comenzó ayer en Cuba y terminará el 30 abril, para luego ser aprobado en un referendo.

El avance hacia la ley de matrimonio igualitario en Cuba comenzó en 2018 durante el proceso de reforma constitucional y trató de ser incluida con la promulgación de la nueva Carta Magna de 2019, pero fue eliminada finalmente debido a las numerosas opiniones contrarias, sobre todo de las iglesias protestantes y católica.

El nuevo Código de Familias sustituirá al vigente desde 1975, ya tuvo 23 versiones y fue aprobado por el Parlamento e incluye los derechos de niñas y niños, protección legal de adultos mayores y discapacitados, corresponsabilidad de la pareja ante los hijos.

“El proyecto de Código se corresponde con la nación que somos y, además, con la que queremos y debemos ser”, dijo este martes el diario oficial Granma.

El matrimonio igualitario es un tema candente en una sociedad todavía machista, y de un Gobierno que marginó a los homosexuales en las décadas de los 60 y 70, con internamiento en campos de trabajo y “parametración”, o sea, limitación a ocupar ciertos trabajos y posiciones sociales por parámetros establecidos.

Sin embargo, el tratamiento oficial de la homosexualidad cambió notablemente en los últimos 20 años con el trabajo del Centro Nacional de Educación Sexual, que dirige la diputada Mariela Castro, hija del líder Raúl Castro.

“Quienes pretenden sabotear la aprobación del Código apuestan por que triunfen los prejuicios sobre la inteligencia; las mentes cerradas antes que la sensibilidad. No existe mejor antídoto frente a las manipulaciones que informarse”, dijo Granma.

La consulta es organizada por el Consejo Electoral Nacional (CEN) y se prevén 78.000 puntos para celebrar las reuniones públicas, que tendrán una asistencia máxima de 150 personas, debido a las medidas sanitarias por la pandemia del covid-19.

En la consulta también pueden participar los cubanos residentes en otros países, mediante reuniones en embajadas y consulados cubanos, o el envío de sus opiniones vía internet a un departamento de la cancillería habilitado a esos efectos.

Los interesados pueden plantear modificaciones, adiciones, eliminaciones y dudas sobre el texto difundido en un tabloide en venta o disponible en varios puntos de internet.

María Esther Bacallao, secretaria del CEN, dijo que “la intención no es discrepar, sino recopilar todas las intervenciones, tal cual sean emitidas por los electores”.

Página 12


Consulta popular del Código de las Familias, una oportunidad para fortalecer el diálogo social 

Como un texto inclusivo, que reconoce a todas las familias, a todos los tipos de familias que existen en Cuba, y los problemas asociados a su desarrollo, calificó recientemente al Código de las Familias el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

El mandatario ha afirmado que la consulta popular y el posterior referendo son procesos políticos importantes, pues se trata de un Código emancipador que resuelve problemáticas que existen a nivel social en el país. Como parte de estas reflexiones, compartidas en la pasada sesión del Consejo de Ministros, el Presidente dijo que resumir el documento solo al matrimonio igualitario es simplificarlo, y resaltó los aspectos enaltecedores que lo componen, así como su amplitud, integralidad, modernidad, fortaleza y aporte para la sociedad cubana.

Con esa visión, comenzó desde ayer la consulta popular en todo el país. En Las Tunas, Martha Rodríguez Martínez, presidenta del Consejo Electoral Provincial, exhortó a la ciudadanía a no dejar pasar este momento, expresión de la democracia cubana, y a aprovechar la oportunidad no solo para aportar a la conformación de un mejor Código, sino para fortalecer el diálogo social.

Los representantes del Consejo Electoral en el territorio recalcaron que los participantes podrán hacer sus planteamientos, que pueden ser de adición, modificación o eliminación, y podrán emitirlos verbalmente o entregarlos por escrito. Agregaron que la consulta no está concebida para contraponer criterios; será «para escuchar y asesorar, nunca para entrar en discusión, y nada se someterá a votación, solo se recogerán las propuestas».

En Las Tunas están programados 3 733 encuentros en las circunscripciones, y en cada uno participarán no más de 150 personas para respetar las pautas sanitarias contra la COVID-19.

Unos 800 juristas fungirán como consultores, para escuchar y esclarecer cualquier duda. Además, más de 60 supervisores y un número superior de colaboradores, sobre todo de las organizaciones estudiantiles, velarán por la calidad y transparencia del ejercicio en esta provincia.

Gramma

Más notas sobre el tema